PRO­TE­GIEN­DO AL CO­RRE­DOR

El au­men­to de la par­ti­ci­pa­ción en los ma­ra­to­nes me­xi­ca­nos ha si­do ex­plo­si­vo en los úl­ti­mos años. Mien­tras que en 2013 hu­bo 24 mil 200 fi­na­lis­tas en 21 even­tos ce­le­bra­dos en Mé­xi­co, en 2016 la su­ma cre­ció a 42 mil 200 en 27 ma­ra­to­nes.

Runner's World (México) - - Kilómetro -

El in­cre­men­to fue del 74% en ape­nas 4 años. Muy po­cos paí­ses cre­cen a ese ritmo en sus ma­ra­to­nes, y la ex­pli­ca­ción es ló­gi­ca: en Mé­xi­co hay mu­chos nue­vos co­rre­do­res de fon­do. Una re­vi­sión de los ma­ra­to­nes az­te­cas que más rá­pi­do cre­cen en el país per­mi­te ver que más del 30% de sus par­ti­ci­pan­tes co­rren su 42K por pri­me­ra vez. Lo preo­cu­pan­te es que en al­gu­nos ca­sos, los cua­les no son po­cos, hay quie­nes se ins­cri­ben en su maratón más por el con­ta­gio de pa­rien­tes y ami­gos, que por la con­vic­ción de me­jo­rar su sa­lud y ca­pa­ci­dad fí­si­ca a tra­vés del en­tre­na­mien­to. En pa­ra­le­lo con lo an­te­rior, se ha ob­ser­va­do que el tiem­po que tar­dan los úl­ti­mos co­rre­do­res en cru­zar la me­ta en los ma­ra­to­nes es ca­da vez ma­yor. Es fre­cuen­te que los úl­ti­mos com­pe­ti­do­res re­gis­tren cro­no­me­tra­jes de 7 ho­ras o más, lo que ge­ne­ra pre­sión so­bre el or­ga­ni­za­dor, que man­tie­ne abier­ta la me­ta (y el cro­no­me­tra­je) en con­si­de­ra­ción al es­fuer­zo de los atle­tas. REDUCCIÓN POR SA­LUD To­do es­to vie­ne al ca­so an­te el anun­cio he­cho por el Maratón de Va­len­cia, España (maratón de Eti­que­ta Oro de la IAAF), de que a par­tir de 2017 el tiem­po lí­mi­te pa­ra ce­rrar la me­ta (al me­nos sus cro­nó­me­tros) ba­ja­rá de 6 a 5.5 ho­ras. Aquí lla­ma la aten­ción que mien­tras la ten­den­cia en al­gu­nos ma­ra­to­nes es man­te­ner abier­ta la me­ta por más tiem­po, esa ca­rre­ra lo va a re­du­cir. ¿Qué ra­zo­nes tu­vie­ron los or­ga­ni­za­do­res va­len­cia­nos pa­ra to­mar esa de­ci­sión, que muy pro­ba­ble­men­te no se­rá del agra­do de mu­chos co­rre­do­res? Al mar­gen de que ce­rrar an­tes la me­ta fa­vo­re­ce al fun­cio­na­mien­to de la ciu­dad, ya que per­mi­te abrir las ca­lles al trán­si­to vehi­cu­lar con an­ti­ci­pa­ción, los or­ga­ni­za­do­res se pro­nun­cia­ron por pro­te­ger a los par­ti­ci­pan­tes. “La or­ga­ni­za­ción (del maratón) bus­ca un per­fil de co­rre­dor más pre­pa­ra­do y con me­jor es­ta­do de sa­lud (aun­que pue­da per­der ins­crip­cio­nes en el cen­so glo­bal). To­do aquel que no cum­pla con ese tiem­po de­be­ría plan­tear­se re­tos más cor­tos has­ta al­can­zar una con­di­ción fí­si­ca ade­cua­da pa­ra co­rrer el maratón”, di­ce su co­mu­ni­ca­do. Un es­tu­dio rea­li­za­do en McLean Hos­pi­tal, en Mas­sa­chu­setts, a raíz de la muer­te por in­far­to de 6 co­rre­do­res de maratón, re­ve­ló que ellos acu­mu­la­ban me­nos de 40 ki­ló­me­tros de en­tre­na­mien­to por se­ma­na en pro­me­dio y que en su to­rren­te san­guí­neo en­con­tra­ron una pro­teí­na lla­ma­da tro­po­ni­na, que apa­re­ce cuan­do el co­ra­zón su­fre al­gún da­ño por ha­ber rea­li­za­do un es­fuer­zo ex­ce­si­vo. Lo pro­ba­ble es que esos co­rre­do­res ha­yan lle­ga­do suben­tre­na­dos a la línea de sa­li­da de sus ma­ra­to­nes. De­pen­dien­do de ca­da per­so­na y del en­tre­na­mien­to que si­ga, el mí­ni­mo ki­lo­me­tra­je ne­ce­sa­rio pa­ra co­rrer un maratón de­bie­ra ser de 50-60 ki­ló­me­tros por se­ma­na, y lo in­tere­san­te es que, de acuer­do con un buen nú­me­ro de pla­nes de en­tre­na­mien­to, quien cum­pla con esos ki­lo­me­tra­jes de­be­ría po­der co­rrer su maratón en­tre 5 y 6 ho­ras en con­di­cio­nes nor­ma­les.

TO­DO POR EL CO­RRE­DOR Es­ta­ble­cer un tiem­po lí­mi­te pa­ra co­rrer un 42K pue­de ser una buen me­di­da pa­ra pro­te­ger la in­te­gri­dad fí­si­ca de los atle­tas, aun­que en el aná­li­sis fi­nal eso pue­de no ser to­do lo ne­ce­sa­rio. Hay ma­ra­to­nes, co­mo el de París, que to­man otro ti­po de medidas: Ese 42K pi­de un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co de ca­pa­ci­dad fí­si­ca a quie­nes se ins­cri­ben pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de que su­fra un in­far­to. En es­te sen­ti­do el Maratón de Va­len­cia, igual que el de París, po­drían es­tar sen­tan­do un pre­ce­den­te de ma­du­rez y res­pe­to a la dis­tan­cia en la or­ga­ni­za­ción de ma­ra­to­nes. Qui­zá sea pre­fe­ri­ble en­fren­tar los re­cla­mos de los co­rre­do­res por fal­ta de tiem­po pa­ra cru­zar la me­ta, que en­fren­tar­se a una fa­ta­li­dad. No ol­vi­des que pa­ra pre­pa­rar el Maratón de la Ciu­dad de Mé­xi­co pue­des se­guir el plan de principiantes en la pá­gi­na 74 o ins­cri­bir­te al #Run­nin­gDay en www.run­ners.mx Re­cuer­da que co­rrer es s alud y al­go más… me­jor ca­li­dad de vi­da.

Por Ru­bén Ro­me­ro

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.