Mi pri­mer me­dio maratón

Siem­pre que es­toy cer­ca de la línea de sa­li­da, ro­dea­do de co­rre­do­res, me emo­ciono y pon­go ner­vio­so. Y esa ma­ña­na del 19 de fe­bre­ro no fue la ex­cep­ción. Pe­ro ha­bía al­go di­fe­ren­te, la Ca­rre­ra 21K Ta­rahu­ma­ra-Ho­me De­pot, en la ciu­dad de Mon­te­rrey, Nue­vo León,

Runner's World (México) - - Carreras Lugares - Por Ro­dri­go Morales

Ca­len­té con los de­más in­te­gran­tes del pri­mer blo­que, el que sal­dría a las 7:30 de la ma­ña­na. Al­gu­nos pa­re­cían muy con­cen­tra­dos al con­fi­gu­rar sus re­lo­jes; otros en pe­que­ños gru­pos, mien­tras es­ti­ra­ban, son­reían pa­ra la sel­fie y pla­ti­ca­ban; has­ta ade­lan­te, ya muy cer­ca de la zo­na de sa­li­da, pu­de ob­ser­var a va­rios ra­rá­mu­ris con as­pec­to re­la­ja­do ajus­tán­do­se sus shorts, a al­gu­nas de sus com­pe­ti­do­ras con ves­ti­dos co­lo­ri­dos (ta­ba­cha­me) y hua­ra­ches de cue­ro; era su ca­rre­ra. Al ini­ciar la cuen­ta re­gre­si­va pa­ra el dis­pa­ro de sa­li­da, re­cor­dé que la úni­ca con­sig­na que te­nía era dis­fru­tar ca­da mo­men­to, y así lo hi­ce, le di­je adiós al tiem­po, no me preo­cu­pé por mi mar­ca per­so­nal (no te­nía pa­ra esa dis­tan­cia) y di el pri­mer pa­so. No ha­bía­mos re­co­rri­do ni 2 ki­ló­me­tros cuan­do en la ave­ni­da Eu­ge­nio Gar­za La­güe­ra, las subidas y ba­ja­das se hi­cie­ron pre- sen­tes (se man­tu­vie­ron a lo lar­go de to­da la ca­rre­ra), el sol co­men­zó a pe­gar más fuer­te y el su­dor tras­pa­só las pla­ye­ras, aun­que tam­bién es­ta­ban las ga­nas de se­guir ade­lan­te pa­ra acu­mu­lar más me­tros. Ade­más de ser mi pri­mer 21K, era mi pri­me­ra vez en esa ciu­dad, al­go que en­ri­que­ció el re­co­rri­do. No ima­gi­na­ba que Mon­te­rrey tu­vie­ra ce­rros tan im­po­nen­tes, co­mo el de las Mi­tras y el de la Si­lla, o qué de­cir de su ar­qui­tec­tu­ra, con sus ras­ca­cie­los co­mo el de la Torre Co­mer­cial Amé­ri­ca, un es­pec­tácu­lo pa­ra la vis­ta de cual­quier co­rre­dor. Así pues, con los ojos más pues­tos en el pai­sa­je que en el pa­vi­men­to, co­rrí sin pro­ble­ma. Cuan­do pa­sé el ki­ló­me­tro 10, me sen­tía en­te­ro, nun­ca ha­bía su­pe­ra­do esa dis­tan­cia, rom­pí la ba­rre­ra. A par­tir del 18 las co­sas se com­pli­ca­ron: no fue una cues­tión de des­hi­dra­ta­ción, más bien, de­bo re­co­no­cer­lo, se tra­tó de una dis­trac­ción, des­de esa po­si­ción al­can­cé a ver la me­ta y por mi no­va­tez o esa ma­nía que ten­go de nun­ca es­tu­diar la ru­ta, ace­le­ré a mar­chas for­za­das mis pasos pa­ra ce­rrar lo más rá­pi­do po­si­ble. Pues no, aún fal­ta­ban 3 ki­ló­me­tros y yo ya ha­bía que­ma­do mis piernas. Es­tu­ve a pun­to de pa­rar, pe­ro po­co a po­co lo­gré re­cu­pe­rar mi ritmo. No sé si fue el gri­to de “áni­mo, ya fal­ta po­co” de un hom­bre que ves­tía co­mo co­rre­dor, pe­ro que traía mu­le­tas y la pier­na de­re­cha ven­da­da, o la can­ción

Gim­me Shel­ter de The Ro­lling Sto­nes, que sa­lía de unas bo­ci­nas ins­ta­la­das en el co­fre de su ca­mio­ne­ta, lo que me pro­por­cio­nó la ener­gía pa­ra con­ti­nuar has­ta la me­ta. Des­pués de 1h57min lo­gré ter­mi­nar la #Ca­rre­raTa­rahu­ma­ra, re­ci­bí mi me­da­lla de for­ma de co­ne­jo ta­lla­da en ma­de­ra, así co­mo la sa­tis­fac­ción de su­pe­rar mis ex­pec­ta­ti­vas y so­bre to­do ayu­dar y apren­der de la cul­tu­ra ra­rá­mu­ri a tra­vés de mi par­ti­ci­pa­ción en es­ta ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.