DEBUTA EN MARATÓN

Pre­pá­ra­te con no­so­tros pa­ra tu pri­mer 42K. Ten­drás el plan de en­tre­na­mien­to per­fec­to pa­ra es­tar a pun­to de ca­ra al Maratón de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Runner's World (México) - - Calentamiento -

¿Qué es?

Sien­do la te­ra­pia más co­mún de las des­cri­tas aquí, las agu­jas se­cas son usa­das por te­ra­peu­tas fí­si­cos que quie­ren lle­gar a áreas pro­ble­má­ti­cas del te­ji­do que se en­cuen­tran muy den­tro del múscu­lo. In­ser­tan agu­jas del­ga­das (co­mo las de acu­pun­tu­ra) en las ban­das ten­sas de los múscu­los. “Cuan­do las agu­jas pe­ne­tran, re­la­jan y ha­cen que se li­be­ren los neu­ro­quí­mi­cos que es­tán pro­vo­can­do el do­lor”, di­ce Scott Eps­ley, di­rec­tor de psi­co­te­ra­pia y diag­nós­ti­co clí­ni­co pa­ra los 76ers de Fi­la­del­fia en la NBA. “Ha­ce que los múscu­los se re­la­jen, au­men­te el flu­jo san­guí­neo, y que se ac­ti­ve el pro­ce­so na­tu­ral de re­cu­pe­ra­ción del cuer­po”, co­men­ta. “Una vez que el pun­to ata­ca­do se suel­ta, el múscu­lo rá­pi­da­men­te em­pie­za a con­traer­se y fun­cio­nar con nor­ma­li­dad”.

¿Qué es lo que tra­ta?

Eps­ley di­ce que fre­cuen­te­men­te tra­ta a co­rre­do­res con do­lor de es­pal­da ba­ja, de ro­di­lla, ca­de­ras, es­pi­ni­lla y fas­ci­tis plan­tar, usan­do las agu­jas se­cas.

¿Qué tan efec­ti­vo es?

Hay un cre­cien­te nú­me­ro de evi­den­cia pu­bli­ca­da que mues­tra los be­ne­fi­cios de es­tas agu­jas en le­sio­nes li­ge­ras de te­ji­do.

¿Quién lo ha pro­ba­do?

La 3 ve­ces cam­peo­na mundial de Iron­man, Mi­rin­da Car­frae, usa es­ta te­ra­pia cuan­do es­tá al to­pe en el en­tre­na­mien­to. Y aun­que Car­frae di­ce que los ma­sa­jes a fon­do ayu­dan a ali­viar la ma­yo­ría de sus pro­ble­mas, a ve­ces tie­ne un múscu­lo muy ten­so que sim­ple­men­te no quie­re sol­tar­se. Pa­ra esos ca­sos, ella acu­de a las agu­jas, lo cual “pue­de ir más a fon­do y so­lo le to­ma una o 2 se­sio­nes pa­ra ayu­dar a que el múscu­lo se re­la­je”.

¿Due­le?

Las agu­jas son muy del­ga­das, así que la in­co­mo­di­dad es mí­ni­ma cuan­do en­tran. Una vez que lle­gan al pun­to cla­ve, pue­des es­pe­rar un po­co de do­lor, si­mi­lar a si al­guien te pre­sio­na­ra en un mo­re­tón, de- pen­dien­do de la zo­na. Las agu­jas per­ma­ne­cen en su po­si­ción de 5 a 15 mi­nu­tos, o son in­ser­ta­das y re­ti­ra­das del área va­rias ve­ces se­gui­das. Pue­de que ha­ya un po­co de in­fla­ma­ción por 1 o 2 días des­pués del tratamiento, pe­ro “na­da gra­ve”, de acuer­do a Eps­ley, con una ex­cep­ción: las pan­to­rri­llas. Eps­ley es jui­cio­so so­bre tra­tar esa área, es­pe­cial­men­te si el co­rre­dor tie­ne un even­to cer­cano o ne­ce­si­ta re­gre­sar a su en­tre­na­mien­to de in­me­dia­to. “Las pan­to­rri­llas tien­den a sen­tir­se más in­fla­ma­das y ado­lo­ri­das que otras áreas por un par de días más”, ex­pli­ca.

¿Quién lo ofre­ce?

Los te­ra­peu­tas es­tán ocu­pan­do las agu­jas se­cas en al­re­de­dor de 25 te­rri­to­rios en los Es­ta­dos Uni­dos. Di­cho eso, muy po­cos usan ul­tra­so­ni­do pa­ra guiar las agu­jas, lo cual Eps­ley sí ha­ce, “ayu­da a que el po­si­cio­na­mien­to sea más pre­ci­so y que ge­ne­re me­jo­res re­sul­ta­dos”. (Una cer­ti­fi­ca­ción especial se re­quie­re pa­ra que los te­ra­peu­tas pue­dan usar ul­tra­so­ni­do; Eps­ley cree que más te­ra­peu­tas es­tán bus­can­do es­ta cer­ti­fi­ca­ción, así que su uso pro­ba­ble­men­te se in­cre­men­te).

¿Cuál es el cos­to?

La ma­yo­ría de las ase­gu­ra­do­ras no cu­bren es­te pro­ce­di­mien­to. Y co­mo se tra­ta de una con­sul­ta ge­ne­ral, pe­ro no se pue­de co­brar por se­pa­ra­do, a ve­ces hay un pe­que­ño in­cre­men­to por in­cluir­lo. Si se brin­da co­mo tratamiento ais­la­do (sin pres­crip­ción pa­ra PT) pue­des es­pe­rar pa­gar de 65 a 120 dó­la­res (mil 200-3 mil pe­sos).

¿El plan?

Eps­ley di­ce que los co­rre­do­res re­quie­ren de 2 a 7 se­sio­nes du­ran­te el cur­so de po­cas se­ma­nas. Si es­te te­ma no me­jo­ra des­pués de múl­ti­ples tra­ta­mien­tos, “pue­de ser que al­go más, co­mo una frac­tu­ra por es­trés, es­té cau­san­do el pro­ble­ma”, ex­pli­ca.

Usar un kit de es­ti­mu­la­ción ósea en ca­sa pue­de ayu­dar­te a evi­tar la ci­ru­gía por una frac­tu­ra que no se re­cu­pe­ra, aun­que el tratamiento to­ma de 3 a 4 me­ses en dar re­sul­ta­dos. Es­tas del­ga­das agu­jas pue­den en­trar y re­la­jar la ten­sión mus­cu­lar más...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.