Es­ti­mu­la­ción ósea por ul­tra­so­ni­do pul­sa­do de ba­ja in­ten­si­dad

Runner's World (México) - - Gear -

¿Qué es?

“Las on­das ul­tra­só­ni­cas ac­ti­van las cé­lu­las cer­ca­nas a la frac­tu­ra en un hue­so pa­ra es­ti­mu­lar el pro­ce­so de cu­ra­ción”, di­ce Step­hen Pri­but, po­dó­lo­go del de­por­te ra­di­ca­do en Washington, D.C., y pro­fe­sor y asis­ten­te clí­ni­co de ci­ru­gía en la es­cue­la de me­di­ci­na y cien­cias de la sa­lud en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washington. A los pa­cien­tes se les otor­ga un pe­que­ño kit de ul­tra­so­ni­do pa­ra usar en ca­sa. Se ase­gu­ra con co­rreas a la zo­na de la frac­tu­ra, usual­men­te en el pie o la es­pi­ni­lla, pa­ra que los en­fer­mos se pue­dan sen­tar a leer o ver la te­le mien­tras es­tán en tratamiento.

¿Qué es lo que tra­ta?

La es­ti­mu­la­ción ósea ge­ne­ral­men­te es usa­da si un hue­so en el pie o la es­pi­ni­lla no sa­na des­pués de 4 a 6 me­ses de tratamiento tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go, a ve­ces es em­plea­da co­mo un pro­ce­di­mien­to in­me­dia­to si hay frac­tu­ras en el quin­to me­ta­tar­siano, ya que es­te hue­so en par­ti­cu­lar no se re­cu­pe­ra sin es­ti­mu­la­ción o ci­ru­gía. “Si has lle­ga­do al pun­to en el que ne­ce­si­tas es­ti­mu­la­ción ósea, es­to sig­ni­fi­ca que pro­ba­ble­men­te tam­bién re­que­ri­rás ye­so o mu­le­tas”, di­ce Pri­but.

¿Qué tan efec­ti­vo es?

Va­rios es­tu­dios lo res­pal­dan co­mo al­go efec­ti­vo. Y en su clí­ni­ca, Pri­but tam­bién ha des­cu­bier­to que es­to es cier­to. “No es que la es­ti­mu­la­ción ósea por ul­tra­so­ni­do pul­sa­do ace­le­re la re­cu­pe­ra­ción de frac­tu­ras co­mu­nes”, ex­pli­ca, “pe­ro pa­ra los que les ha fa­lla­do la te­ra­pia tra­di­cio­nal, o con el quin­to me­ta­tar­siano, de­fi­ni­ti­va­men­te ayu­da”.

¿Quién lo ha pro­ba­do?

Rich Ke­nah, atle­ta olím­pi­co en dis­tan­cias de 800 me­tros, usó un es­ti­mu­la­dor óseo pa­ra sa­nar una frac­tu­ra de es­fuer­zo na­vi­cu­lar en su pie. “Me re­cu­pe­ré de la frac­tu­ra, re­gre­sé a ser par­te de un equi­po olím­pi­co y hoy en día to­da­vía co­rro sin do­lor al­guno”, se­ña­la. “Es­toy con­ten­to de ha­ber ele­gi­do es­ta ru­ta en vez de la ci­ru­gía”.

¿Due­le?

Al­gu­nas per­so­nas re­por­tan un po­co de ca­lor en el tratamiento, pe­ro la ma­yo­ría de los pa­cien­tes no sien­te na­da. “To­das las vi­bra­cio­nes son pro­fun­das e in­ter­nas”, apun­ta Pri­but.

¿Quién lo ofre­ce?

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, la te­ra­pia de es­ti­mu­la­ción ósea se ha vuel­to muy po­pu­lar. “La ma­yo­ría de los mé­di­cos del de­por­te de­be­rían co­no­cer­la y te­ner ac­ce­so a la tec­no­lo­gía”, in­di­ca.

¿Cuál es el cos­to?

Los se­gu­ros re­gu­lar­men­te cu­bren la es­ti­mu­la­ción en frac­tu­ras que no han sa­na­do des­pués de 4 o 6 me­ses, o por frac­tu­ras en el quin­to me­ta­tar­siano.

¿El plan?

Pri­but re­co­mien­da que los co­rre­do­res uti­li­cen es­ta es­ti­mu­la­ción por 20 mi­nu­tos al día du­ran­te 3 a 4 me­ses. Da­do que el pro­ce­so tar­da tan­to, di­ce que “mu­chos de los atle­tas eli­te pre­fie­ren so­me­ter­se a ci­ru­gía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.