A TU RIT­MO

Ra­zo­nes para ver en el me­dio ma­ra­tón una de las dis­tan­cias más dis­fru­ta­bles en­tre los co­rre­do­res.

Runner's World (México) - - Calentamiento -

Arturo Aguilar cuen­ta las ra­zo­nes para ver en el me­dio ma­ra­tón una de las dis­tan­cias más dis­fru­ta­bles en­tre los co­rre­do­res.

No lo voy a ocul­tar y se­ré fran­co con us­te­des des­de un ini­cio: el me­dio ma­ra­tón es mi dis­tan­cia fa­vo­ri­ta. Y lo es por­que creo que ofre­ce al­go ge­nui­na­men­te atrac­ti­vo para cual­quier ti­po de co­rre­dor. Ya sea que ha­ble­mos de esos que co­men­za­ron a co­rrer al­gu­nos me­ses y que ya han par­ti­ci­pa­do en va­rios 10K, tan­to co­mo para los ma­ra­to­nis­tas de hue­so co­lo­ra­do que po­cas ve­ces se ani­man a ha­cer ca­rre­ras me­no­res a 30 ki­ló­me­tros. En pri­mer lu­gar, para quie­nes han ve­ni­do evo­lu­cio­nan­do en su re­la­ción con la prác­ti­ca de es­ta ac­ti­vi­dad, los que han ido acu­mu­lan­do dis­tan­cias y pa­sa­ron de ha­cer un 5K a un 10K y bus­can un si­guien­te re­to, el me­dio ma­ra­tón se con­vier­te en una suer­te de ri­tual de con­fir­ma­ción de su ni­vel de in­te­rés, co­ne­xión o amor con es­te de­por­te. El me­dio ma­ra­tón exi­ge un ni­vel de com­pro­mi­so im­por­tan­te con una me­ta a me­diano pla­zo. Para ha­cer bien un 21K (para no su­frir­lo o pa­de­cer­lo) es to­tal­men­te ne­ce­sa­rio se­guir un plan de en­tre­na­mien­to du­ran­te un par de me­ses, por lo me­nos. El com­pro­mi­so y la cons­tan­cia que es­ta ca­rre­ra de­man­dan son há­bi­tos que, sin du­da, re­sul­tan en im­pac­tos po­si­ti­vos que muy na­tu­ral­men­te po­de­mos apli­car en nues­tra vi­da co­ti­dia­na u otras cues­tio­nes más allá de co­rrer. A di­fe­ren­cia de la po­pu­lar prue­ba de 10 ki­ló­me­tros, la cual es po­si­ble aca­bar con ape­nas un mes de pre­pa­ra­ción y mí­ni­mo en­tre­na­mien­to, ya que se tra­ta de un es­fuer­zo de en­tre 60 y 80 mi­nu­tos (na­da fue­ra de lo nor­mal en el ima­gi­na­rio del es­fuer­zo y el ejer­ci­cio: el tiem­po que du­ra una cla­se de gim­na­sio, un par­ti­do de fut­bol) para el que nues­tro cuer­po es­tá pre­pa­ra­do para en­fren­tar; el me­dio ma­ra­tón exi­ge un des­gas­te del cuer­po que lo obli­ga a re­car­gar ener­gía en el tra­yec­to, apren­der a ad­mi­nis­trar­se y te­ner una es­tra­te­gia. Sin un plan de en­treno y el com­pro­mi­so de cum­plir el mis­mo, es di­fí­cil lle­gar a la lí­nea de sa­li­da de un me­dio ma­ra­tón con la fuer­za y con­di­ción para co­rrer­lo de ini­cio a fin sin ne­ce­si­dad de pau­sas o des­can­sos. Des­pués de 40 o 50 mi­nu­tos de es­fuer­zo cons­tan­te, las re­ser­vas de glu­có­geno del cuer­po se va­cían y es ne­ce­sa­rio reabas­te­cer­las para se­guir ade­lan­te lú­ci­da­men­te. Se quie­ra o no, las ca­pa­ci­da­des fi­sio­ló­gi­cas de nues­tro cuer­po de­fi­nen que es­ta ca­rre­ra ten­ga obli­ga­to­ria­men­te una es­tra­te­gia, que se ne­ce­si­te es­tar cons­cien­te y aten­to de có­mo nos sen­ti­mos y có­mo va­mos tra­ba­jan­do a lo lar­go de un pe­rio­do de más de 90 mi­nu­tos, para no aca­bar­nos la ga­so­li­na ca­si al lle­gar a la me­ta. An­tes y du­ran­te la ca­rre­ra, es ne­ce­sa­rio que es­te­mos con­cen­tra­dos en nues­tro ob­je­ti­vo. Sea unos ki­ló­me­tros o unas se­ma­nas más ade­lan­te. Y me en­can­ta esa par­te de re­to men­tal, pre­vio y du­ran­te, que vie­ne na­tu­ral­men­te con el me­dio ma­ra­tón. Para los aman­tes de las dis­tan­cias lar­gas o de so­lo ins­cri­bir­se en ma­ra­to­nes, o para los que vi­ven en una eter­na eta­pa de en­tre­na­mien­to para una nue­va ca­rre­ra o ma­ra­tón, es­ta dis­tan­cia les per­mi­te un siem­pre ne­ce­sa­rio res­pi­ro y un des­can­so, un ra­to de con­vi­ven­cia con más atle­tas, ali­men­tar el la­do lú­di­co de co­rrer. No to­do pue­den ser nue­vos ré­cords per­so­na­les y en­tre­na­mien­tos. Una ca­rre­ra es una ex­pe­rien­cia tan­to co­mo una com­pe­ten­cia. Y a ve­ces ol­vi­da­mos lo pri­me­ro por es­tar de­ma­sia­do ob­se­sio­na­dos con lo se­gun­do. En oca­sio­nes es bueno ver­nos en otros, en los que con ge­nui­na emo­ción en­fren­tan por pri­me­ra vez esos re­tos que qui­zás uno su­peró ha­ce mu­chos ki­ló­me­tros o años. Re­cor­dar esa pa­sión y emo­ción fren­te lo nue­vo, an­te los re­tos, es al­go que siem­pre nos ha­rá bien, que nos ha­rá dis­fru­tar de ma­ne­ra más sen­ci­lla y me­nos com­pe­ti­ti­va es­ta ac­ti­vi­dad. Y de eso se tra­ta, que go­ce­mos de to­do lo que nos pue­de dar. En esa zo­na pre­ci­sa es­tá el me­dio ma­ra­tón. En ese lu­gar don­de po­de­mos re­gre­sar a dis­fru­tar lo que es una pa­sión co­lec­ti­va y don­de lle­ga­mos a rom­per nues­tros pro­pios lí­mi­tes y su­pe­rar nue­vos re­tos.

Por Arturo Aguilar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.