Lí­NEA DE ARRAN­QUE

No hay co­sa más di­fí­cil que acep­tar no en­tre­nar o te­ner que ha­cer­lo po­qui­to al­gu­nas ve­ces. Es­ta gran fuer­za de vo­lun­tad y en­tu­sias­mo gi­gan­te es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los que nos gus­ta co­rrer to­dos los días, pe­ro esa gran ener­gía y ga­nas por realiz

Runner's World (México) - - Calentamiento - Coach Fa­bri­cio Cha­mor @Al­de­baRu­nenrs con­tac­to@al­de­ba­rans­ports.com

Nues­tro coach te ex­pli­ca có­mo pue­des pre­ve­nir el so­bre en­tre­na­mien­to si es­tás em­pe­zan­do a co­rrer.

El so­bre­en­tre­na­mien­to es uno de los fan­tas­mas más da­ñi­nos que deam­bu­lan en torno a to­do co­rre­dor, en es­pe­cial a los que son co­no­ci­dos por la al­ta in­ten­si­dad con la que se pre­pa­ran y com­pi­ten. Es­te mal es al­go que lle­ga a ser in­clu­so mu­chas ve­ces más pe­li­gro­so e in­ca­pa­ci­tan­te que una le­sión o en­fer­me­dad.

¿CÓ­MO SE SIEN­TE EL SO­BRE­EN­TRE­NA­MIEN­TO?

Es un es­ta­do fí­si­co, men­tal y vo­li­ti­vo muy com­pli­ca­do al que se arri­ba por un ex­ce­so en la car­ga de en­tre­na­mien­to du­ran­te un lar­go pe­rio­do o bien, que se pre­sen­ta tam­bién por la fal­ta de des­can­so su­fi­cien­te en el pro­gra­ma de en­treno de cual­quier atle­ta, ob­via­men­te in­clui­dos los co­rre­do­res de cual­quier ni­vel de­por­ti­vo. El ago­ta­mien­to or­gá­ni­co que cau­sa el so­bre­en­tre­na­mien­to pue­de ser muy va­ria­do, pe­ro tie­ne en co­mún una ba­ja del ren­di­mien­to im­por­tan­te, mu­chas ve­ces se re­fle­ja en la di­fi­cul­tad para des­can­sar (dor­mir), tam­bién se pre­sen­ta una fal­ta de ener­gía per­ma­nen­te que re­per­cu­te en to­das nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, in­clu­yen­do el tra­ba­jo, la es­cue­la y, por su­pues­to, el en­tre­na­mien­to. Al­gu­nos mo­les­tos do­lo­res ar­ti­cu­la­res, que pa­re­cie­ran ve­nir de la na­da, son co­mu­nes y di­fi­cul­tan mu­cho el co­men­zar a en­tre­nar y, en oca­sio­nes, lo vuel­ven ca­si im­po­si­ble. Otra de las afec­ta­cio­nes más gra­ve e im­por­tan­te es la dis­mi­nu­ción en la res­pues­ta del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, y con ello una ba­ja en la ca­pa­ci­dad men­tal de la con­cen­tra­ción e in­clu­so en la lu­ci­dez. Una de las si­tua­cio­nes más com­pli­ca­das a las que te pue­de lle­var un so­bre­en­tre­na­mien­to es una frac­tu­ra por es­trés en al­gún hue­so de los miem­bros in­fe­rio­res (pier­nas), prin­ci­pal­men­te en los co­rre­do­res.

¿QUÉ LO pro­vo­ca ?

Co­mo lo men­cio­na­ba, la cau­sa prin­ci­pal es una so­bre­car­ga en tu en­tre­na­mien­to; es­to pue­de de­ber­se a un ex­ce­so en al­gu­nos de los com­po­nen­tes del en­tre­na­mien­to, co­mo se­ría un ex­ce­so de vo­lu­men en el ki­lo­me­tra­je que es­tás ha­cien­do, o una exa­ge­ra­da y con­ti­nua al­ta in­ten­si­dad en las dis­tan­cias. La fal­ta de tra­ba­jo de fuer­za pue­de pro­vo­car que es­ta so­bre­car­ga se pre­sen­te de ma­ne­ra más fá­cil. En los co­rre­do­res, la cau­sa más co­mún para lle­gar a es­te es­ta­do de so­bre­en­tre­na­mien­to es el ex­ce­so de ki­lo­me­tra­je en días con­ti­nuos du­ran­te un lap­so muy pro­lon­ga­do, es de­cir, el co­rrer y co­rrer de­ma­sia­do dia­ria­men­te no es siem­pre la me­jor ma­ne­ra de pre­pa­rar­se y sí mu­chas ve­ces el ca­mino más rá­pi­do a una so­bre­car­ga, que nos pue­de de­jar sin po­si­bi­li­dad de en­tre­nar por al­gún tiem­po, ya sea un par de se­ma­nas o in­clu­so, en ca­sos muy ex­tre­mos, has­ta una o 2 tem­po­ra­das com­ple­tas.

¿CÓ­MO PREVENIRLO?

Lo me­jor para evi­tar es­to es te­ner una pla­nea­ción muy bien pen­sa­da y ela­bo­ra­da lo más per­so­nal po­si­ble para ti. Para es­to, apó­ya­te en un ins­truc­tor ca­li­fi­ca­do que do­mi­ne la pla­nea­ción y do­si­fi­ca­ción de las car­gas y el en­tre­na­mien­to. Pro­cu­ra te­ner por lo me­nos un día de des­can­so a la semana y, si eres ma­yor de los 55 años, te re­co­mien­do has­ta 2 días de des­can­so o car­ga muy ba­ja por semana. Di­ver­si­fi­ca tus en­tre­na­mien­tos, es de­cir, no ha­gas siem­pre lo mis­mo; pro­gra­ma tra­ba­jo de fuer­za y fle­xi­bi­li­dad por lo me­nos un día a la semana; aplí­ca­te hie­lo 10’ en las ar­ti­cu­la­cio­nes des­pués de ca­da en­tre­na­mien­to y, si fue muy in­ten­so tu tra­ba­jo, pon­te ca­lor en los lum­ba­res du­ran­te 5’. La te­ra­pia de re­cu­pe­ra­ción (re­co­very) es oro pu­ro en el post-en­tre­na­mien­to, so­bre to­do para man­te­ner ale­ja­do de ti a es­te mal­va­do fan­tas­ma del so­bre­en­tre­na­mien­to. Así que si es­tás en po­si­bi­li­dad de ac­ce­sar a es­te ti­po de tra­ta­mien­to, no lo du­des y adóp­ta­lo co­mo par­te de tu ru­ti­na se­ma­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.