RE­CU­PE­RA LOS ELEC­TRO­LI­TOS PER­DI­DOS

Sí, to­dos he­mos es­cu­cha­do que los elec­tro­li­tos son fun­da­men­ta­les para el ren­di­mien­to cuan­do co­rre­mos pe­ro, ¿qué son y có­mo fun­cio­nan en nues­tro cuer­po en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca?

Runner's World (México) - - Running Day - Por Qui­rino Gu­tié­rrez Aran­da Fotos Ed­gar Hurtado

El ejer­ci­cio pro­lon­ga­do au­men­ta la ta­sa me­ta­bó­li­ca y la pro­duc­ción de ca­lor cor­po­ral. De­bi­do a ello, el or­ga­nis­mo ejer­ce un pro­ce­so de ter­mo­rre­gu­la­ción que in­cre­men­ta la su­do­ra­ción. A tra­vés de la trans­pi­ra­ción se pro­du­cen las pér­di­das de agua y elec­tro­li­tos, las cua­les pue­den ser de di­fe­ren­tes mag­ni­tu­des, de­pen­dien­do va­rios fac­to­res:

Du­ra­ción e in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. Las con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

Ti­po de ves­ti­men­ta (ma­te­ria­les con los que es­tá he­cha).

Ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les: en­tre­na­mien­to ade­cua­do, pe­so cor­po­ral, pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, acli­ma­ta­ción a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras y la ta­sa me­ta­bó­li­ca. Las ta­sas de su­do­ra­ción pro­me­dio de un in­di­vi­duo pue­den fluc­tuar en­tre 0.5 y 2.0 L/h, de­pen­dien­do la ac­ti­vi­dad. Por ejem­plo: Un hom­bre cuan­do jue­ga fut­bol en un en­tre­na­mien­to de ve­rano, el pro­me­dio es de 1.46 L/h de su­do­ra­ción, para el ca­so de una prác­ti­ca de na­ta­ción, la ta­sa es me­nor ra­di­cal­men­te, ya que son .37 L/h de su­do­ra­ción en hom­bres o mu­je­res. Te­nien­do ese ejem­plo, con un me­dio ma­ra­tón en tem­po­ra­da de in­vierno un hom­bre pue­de ge­ne­rar un ta­sa de su­do­ra­ción de 1.49 L/h y ha­ber un ran­go de .75 a 2.23 L/h.* Y en­ton­ces, ¿qué son los elec­tro­li­tos y có­mo me ayu­dan? Son sus­tan­cias que con­tie­nen io­nes li­bres, que se com­por­tan co­mo con­duc­to­res eléc­tri­cos. En tér­mi­nos sim­ples, los elec­tro­li­tos son un ma­te­rial que se di­suel­ve com­ple­ta o par­cial­men­te en agua para pro­du­cir una so­lu­ción que con­du­ce una co­rrien­te eléc­tri­ca. A me­nu­do se con­si­de­ra que son los io­nes li­bres de so­dio, po­ta­sio, cal­cio, fós­fo­ro y mag­ne­sio, es­tos ele­men­tos se de­ben re­cu­pe­rar de in­me­dia­to en la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, so­bre to­do cuan­do es­tás en prác­ti­cas al ai­re li­bre co­mo el #Run­nin­gDay. Es por eso que Po­we­ra­de Ze­ro se con­vier­te en tu alia­do prin­ci­pal para rehi­dra­tar­te an­tes, du­ran­te y des­pués de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y man­te­ner tus niveles de su­do­ra­ción en es­ta­do co­rrec­to. To­das las for­mas de vi­da su­pe­rio­res re­quie­ren un com­ple­jo ba­lan­ce de elec­tro­li­tos en­tre el me­dio in­tra­ce­lu­lar y el ex­tra­ce­lu­lar. En par­ti­cu­lar, el man­te­ni­mien­to de un gra­dien­te os­mó­ti­co pre­ci­so de elec­tro­li­tos es im­por­tan­te. Ta­les gra­dien­tes afec­tan y re­gu­lan la hi­dra­ta­ción del cuer­po y el pH de la san­gre, y son crí­ti­cos para las fun­cio­nes de los ner­vios y los múscu­los. Con Po­we­ra­de Ze­ro ten­drás la re­po­si­ción de pér­di­da de agua y elec­tro­li­tos, pre­vi­nien­do que pue­da ha­ber una des­hi­dra­ta­ción ex­ce­si­va que dis­mi­nu­ya el ren­di­mien­to y au­men­te el ries­go de com­pli­ca­ción por el ca­lor du­ran­te el es­fuer­zo. “Lo ideal es que la gen­te con­si­de­re hi­dra­tar­se ca­da 15-20 mi­nu­tos des­pués de la pri­me­ra me­dia ho­ra de ac­ti­vi­dad por­que eso ayu­da­rá a que nun­ca ha­ya un des­ni­vel en los elec­tro­li­tos, pro­vo­can­do así que tu cuer­po se man­ten­ga en óp­ti­mas con­di­cio­nes para la exi­gen­cia de los en­tre­na­mien­tos a los que es­ta­rás so­me­ti­do du­ran­te los pró­xi­mos me­ses de ca­ra al Ma­ra­tón de la Ciu­dad de Mé­xi­co”, ase­gu­ró Fa­bri­cio Cha­mor, head coach en Run­nin­gDay 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.