Pa­sión des­de la in­fan­cia

El amor por co­rrer se trans­mi­te en ca­da una de sus pa­la­bras. Car­les Cas­ti­lle­jo fue in­vi­ta­do al lan­za­mien­to de Adi­das Run­ners en nues­tro país y con­ce­dió en­tre­vis­ta para Run­ner’s World Mé­xi­co.

Runner's World (México) - - La Vuelta - En­tre­vis­ta: Mir­yam Mo­ra­les Tex­to: Qui­rino Gu­tié­rrez Aran­da Fotos: Pe­pe Es­cár­pi­ta

El mun­do de los co­rre­do­res tie­ne ta­len­to en cual­quier rin­cón. Tras­cien­de des­de los es­pa­cios en las tun­dras ca­na­dien­ses, pa­san­do por el ca­lor del Ca­ri­be me­xi­cano, Áfri­ca y sus múl­ti­ples re­gio­nes lle­nas de ta­len­to, Asia y su cre­cien­te desa­rro­llo de atle­tas y, por su­pues­to, Europa. Car­les Cas­ti­lle­jo, co­rre­dor des­de ha­ce más de 3 dé­ca­das, cuen­ta que su pa­sión co­men­zó cuan­do es­ta­ba en la pri­ma­ria: “co­mo el profesor de Edu­ca­ción Fí­si­ca era aman­te del atle­tis­mo, nos ins­cri­bía a even­tos en los que com­pe­tía­mos con­tra otras es­cue­las. A mí me en­can­ta­ban por­que los dis­fru­ta­ba mu­chí­si­mo. Con el pa­so de los años me fui me­tien­do más en es­ta dis­ci­pli­na y de un hobby pa­só a ser mi tra­ba­jo, ¡ima­gí­na­te, soy un pri­vi­le­gia­do!”, ase­gu­ra Car­les, quien par­ti­ci­pó en 4 ci­clos olím­pi­cos (de Ate­nas 2004 a Río 2016). Ese im­pul­so por co­rrer, lo co­lo­có en una dis­yun­ti­va cuan­do ter­mi­nó su pri­me­ra ca­rre­ra co­mo maes­tro, pues en­fren­ta­ba la pa­sión por el de­por­te y la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca. “En ese mo­men­to le pe­dí a mi ma­má la opor­tu­ni­dad de pro­bar un año la ac­ti­vi­dad co­mo pro­fe­sio­nal. En­tre­nar 2 ve­ces al día y en­fo­car­me com­ple­ta­men­te en me­jo­rar. Pa­sé de ha­cer un en­tre­na­mien­to en mis tiem­pos li­bres des­pués de la universidad, a un par de se­sio­nes en un día y co­men­cé a tra­ba­jar co­mo co­rre­dor eli­te. Mi dis­tan­cia eran los 5 mil me­tros en pis­ta; con ese cam­bio, de ser un atle­ta nor­mal me con­ver­tí en uno los me­jo­res de Es­pa­ña. Ahí fue la tran­si­ción”, ase­gu­ra quien tu­vo co­mo pri­me­ra mar­ca los 13:25 en 5 mil me­tros en 2003, un año an­tes de de­bu­tar en Jue­gos Olím­pi­cos en te­rri­to­rio grie­go. Para ese mo­men­to, la ju­ven­tud e inex­pe­rien­cia le co­bra­ron fac­tu­ra, pe­ro sa­bía que es­ta­ba en el ca­mino co­rrec­to para te­ner una re­van­cha de­por­ti­va en Beijing 2008, los Jue­gos Olím­pi­cos que con­si­de­ra fue­ron su me­jor mo­men­to por­que par­ti­ci­pó en los 10 mil me­tros y vi­vió to­do el ci­clo ve­ra­nie­go en pleno. “Ha si­do una de las más gra­tas ex­pe­rien­cias que he te­ni­do. Sin du­da dis­fru­té de ca­da es­pa­cio y ob­via­men­te iba más ma­du­ro a las com­pe­ten­cias, aun cuan­do el ni­vel es al­tí­si­mo en los Olím­pi­cos”. Lon­dres y Río sig­ni­fi­ca­ron madurez to­tal para Car­les, quien brin­có a la prue­ba rei­na del atle­tis­mo, el ma­ra­tón, para es­tar en­tre los 25 pri­me­ros del mun­do tan­to en Lon­dres co­mo en Río. Es­te ci­clo olím­pi­co sig­ni­fi­có su des­pe­di­da co­mo pro­fe­sio­nal y lo ca­ta­pul­tó a una nue­va eta­pa en su vi­da ya que lo co­lo­có co­mo uno de los ca­pi­ta­nes de Adi­das Run­ners en Barcelona. “Es­tar en es­te ti­po de ex­pe­rien­cias es en­ri­que­ce­dor, por­que tie­nes la opor­tu­ni­dad de com­par­tir tu co­no­ci­mien­to con gen­te que se enamo­ró de la mis­ma ac­ti­vi­dad. Co­mo ca­pi­ta­nes es­ta­mos en una po­si­ción de pri­vi­le­gio por­que ya no tie­nes que co­rrer más con­tra al­guien; lo ha­ces con más gen­te, ge­ne­ras co­mu­ni­dad, ves có­mo van pro­gre­san­do las per­so­nas que tra­ba­jan con­ti­go y te abre la puer­ta para co­no­cer una va­rie­dad in­creí­ble de per­fi­les de co­rre­do­res que te sor­pren­de­rías de sa­ber­los”, con­fía. “Lo más im­por­tan­te es que la gen­te de­be sa­ber que Adi­das Run­ners en cual­quier par­te del mun­do te ayu­da para in­te­grar­te a la co­mu­ni­dad que te pon­drá en con­tac­to con per­so­nas que tie­nen las mis­mas in­quie­tu­des y pa­sio­nes que tú. Que es­ta­rás in­te­gran­te de un gru­po de co­rre­do­res que te com­pro­me­te de bue­na for­ma a no de­jar de en­tre­nar, se­guir pro­gre­san­do y pen­sar en que vas por el ca­mino co­rrec­to, con las guías que so­mos no­so­tros los ca­pi­ta­nes. ¿Y sa­bes qué es lo más pa­dre de to­do es­to? ¡Es gra­tis! Así que úne­te y dis­fru­ta de es­ta co­mu­ni­dad”, fi­na­li­za el atle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.