CON­TRO­LA LAS GA­NAS DE CO­RRER MÁS

Pre­sio­nar de­ma­sia­do al cuer­po y la men­te no so­lo es pe­li­gro­so para los co­rre­do­res eli­te y de ul­tra­dis­tan­cia. Pue­de ata­car a cual­quie­ra. Aquí te di­re­mos lo que ne­ce­si­tas sa­ber para man­te­ner tus ca­rre­ras ( y tu sa­lud) en una tra­yec­to­ria as­cen­den­te.

Runner's World (México) - - Ino Sentiras Culpa - Por Wes­ley Doy­le

No im­por­ta si eres co­rre­dor re­cien­te o ve­te­rano con cien­tos de me­da­llas, siem­pre es­pe­ra­mos que nues­tros ki­ló­me­tros sean pre­mia­dos con me­jo­ras en có­mo nos sen­ti­mos y co­rre­mos. ¿Pe­ro qué pa­sa si no lle­ga esa re­com­pen­sa? Tal vez en al­gún mo­men­to tu cuer­po se con­ver­ti­rá en el des­tino de mo­da para ca­da en­fer­me­dad e in­fec­ción. O qui­zá no pue­des ale­jar­te de las le­sio­nes y que­jas, o es­tás ex­haus­to en el día pe­ro no duer­mes en la no­che. Y ese ré­cord per­so­nal que has es­ta­do bus­can­do se ve ca­da vez más le­jano de al­can­zar. So­breen­tre­nar, inex­pli­ca­ble ba­ja de ren­di­mien­to, ago­ta­mien­to, llá­ma­lo co­mo quie­ras, es el equi­va­len­te atlé­ti­co del sín­dro­me de la fa­ti­ga cró­ni­ca. Y mien­tras pien­sas que es un te­ma que so­lo le de­be­ría preo­cu­par a los eli­te o co­rre­do­res de lar­ga dis­tan­cia que co­rren dis­tan­cias de tres dí­gi­tos a la semana, no eres in­mu­ne a ello. En­tre­nar se­ria­men­te sin po­ner es­pe­cial aten­ción a la nu­tri­ción, el sue­ño y la re­cu­pe­ra­ción, y no dar­te cuen­ta de los fac­to­res de te­ner una vi­da es­tre­san­te y de­man­dan­te ade­más de co­rrer, pue­den pro­vo­car que lle­gues al ago­ta­mien­to. “Lo que es­ta­mos vien­do es una ‘pro­fe­sio­na­li­za­ción’ de los atle­tas ama­teurs (un in­cre­men­to en la in­ten­si­dad, el vo­lu­men y la se­rie­dad), pe­ro sin qui­tar los fac­to­res de ten­sión que la gen­te no pro­fe­sio­nal ex­pe­ri­men­ta”, di­ce Greg Why­te, ex de­por­tis­ta olím­pi­co y profesor en Ap­plied Sport and Exer­ci­se

Scien­ce en Li­ver­pool John Moo­res Uni­ver­sity. “Es­to pue­de cau­sar pro­ble­mas, cuan­do tie­nes un tra­ba­jo, hi­po­te­ca/ren­ta y fa­mi­lia co­mo com­pro­mi­sos fi­jos. Las res­pon­sa­bi­li­da­des de ‘los atle­tas ama­teurs’ sig­ni­fi­can es­trés ex­terno al que es­tás so­me­ti­do y pue­de ser ma­yor que el de un atle­ta eli­te, quien se pue­de en­fo­car en los en­tre­na­mien­tos”, agre­ga. Es­to ha­ce eco en el pun­to de vis­ta cre­cien­te en­tre los ex­per­tos que bus­can ho­lís­ti­ca­men­te de­ta­lles del so­bre­en­tre­na­mien­to (no sig­ni­fi­ca so­lo ejer­ci­tar­te mu­cho, es un po­co de to­do lo que te ro­dea en la vi­da). Y el gi­ro cruel es que mu­chos co­rre­do­res in­ter­pre­tan los sín­to­mas co­mo una ne­ce­si­dad de en­tre­nar más du­ro en lu­gar de to­mar­se un des­can­so, blo­quean­do su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta y de­ján­do­los en un círcu­lo vi­cio­so que exa­cer­ba el pro­ble­ma. .

¿MÁS O ME­NOS?

Pri­me­ro, al­go de ter­mi­no­lo­gía: “Hay di­fe­ren­tes tér­mi­nos usa­dos para ex­pli­car es­ta con­di­ción”, se­ña­la Char­les Ped­lar, cien­tí­fi­co de­por­ti­vo en St. Mary’s Uni­ver­sity, Twic­ken­ham. “El sín­dro­me del so­bre­en­tre­na­mien­to (OTS, por sus si­glas en in­glés) es el más co­no­ci­do, a pe­sar de que pue­des es­cu­char sín­dro­me de ba­jo ren­di­mien­to”. Nos que­da­re­mos con OTS, pe­ro los tér­mi­nos son re­co­no­ci­dos e in­ter­cam­bia­bles sin pro­ble­ma. Aun­que OTS ha ob­te­ni­do más aten­ción re­cien­te­men­te, no es un tér­mino ac­tual. La re­fe­ren­cia cien­tí­fi­ca más co­no­ci­da fue he­cha en 1909 por el atle­ta e in­ves­ti­ga­dor Ro­bert Tait McKen­zie en su li­bro Exer­ci­se in Edu­ca­tion and

Me­di­ci­ne. “Es­cri­bió so­bre un ago­ta­mien­to agudo del sis­te­ma ner­vio­so que po­día du­rar se­ma­nas o in­clu­so me­ses”. Tim Noa­kes, cien­tí­fi­co de­por­ti­vo de la re­co­no­ci­da Universidad de Ca­pe Town, ex­pli­có la con­di­ción a de­ta­lles en su li­bro The

Lo­re of Run­ning, que se pu­bli­có por pri­me­ra vez en 1985 y es uno de los po­cos que re­co­no­ce el OTS, y tam­bién ex­pli­ca la fa­lla fun­da­men­tal que tie­ne mu­cha gen­te cuan­do en­tre­na. Noa­kes es­cri­be: “Cree­mos que en­tre más du­ro en­tre­na­mos, co­rre­re­mos más rá­pi­do e ig­no­ra­mos la evi­den­cia que es des­ca­ra­da­men­te fal­so. En­tre­na­mos más fuer­te y co­rre­mos peor y, en­ton­ces, en un ac­to di­rec­to de es­tu­pi­dez, in­ter­pre­ta­mos nues­tro ba­jo ren­di­mien­to co­mo in­di­ca­ti­vo de que no en­tre­na­mos bien”. La ex­pli­ca­ción de Noa­kes va al pun­to di­rec­to (la cues­tión de re­co­no­cer dón­de ter­mi­na el ci­clo de en­tre­na­mien­to na­tu­ral, be­né­fi­co, de es­trés, re­cu­pe­ra­ción, adap­ta­ción y me­jo­ra­mien­to y so­bre­en­tre­na­mien­to). “Hay una gran di­fe­ren­cia en­tre OTS y el ex­ce­so”, apun­ta Why­te. “Lo úl­ti­mo que es­ta­mos in­ten­tan­do ha­cer en los en­tre­na­mien­tos: es­tre­sar el sis­te­ma para adap­tar­lo. Tan pron­to co­mo

“TAN PRON­TO CO­MO REDUCIMOS EL ES­TRÉS, EL ATLE­TA SE DESEM­PE­ÑA ME­JOR”

re­duz­ca­mos el es­trés te­ne­mos una su­per­com­pen­sa­ción y el atle­ta se co­mien­za a mo­ver me­jor”. Haz­lo de for­ma co­rrec­ta e in­cre­men­ta gra­dual­men­te las car­gas para ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos, pe­ro esas se­ma­nas de au­men­tos in­ten­sos de­ben ser se­gui­das por in­ter­va­los o des­can­sos, la es­tra­te­gia de inac­ti­vi­dad ayu­da­rá a re­du­cir el do­lor y la fa­ti­ga para dar­le a tu cuer­po la opor­tu­ni­dad de adap­tar­se. Es cuan­do el or­ga­nis­mo nun­ca tie­ne ese des­can­so y el OTS mues­tra su ho­rri­ble ca­ra.

PRUE­BA DE ES­TRÉS

Si es­tás preo­cu­pa­do por el OTS, pri­me­ro haz re­ajus­tes. “Dos se­ma­nas de des­can­so es un pe­rio­do re­co­men­da­ble an­tes de que el OTS sea diag­nos­ti­ca­do”, di­ce Ped­lar. “Mu­chos atle­tas no quie­ren es­cu­char eso, es­pe­cial­men­te si tie­nen ca­rre­ras en puer­ta, pe­ro no ha­cer­lo pue­de lle­var­te a te­ner un tiem­po de des­can­so más lar­go”. Mu­chos de los sín­to­mas ini­cia­les del OTS re­fle­jan efec­tos na­tu­ra­les de una car­ga al­ta de en­tre­na­mien­to, así que no se pue­de ha­cer un diag­nós­ti­co has­ta que se to­ma ese pe­rio­do de pau­sa. Tam­bién te per­mi­te re­vi­sar que no hay ra­zo­nes mé­di­cas de­trás de la pér­di­da de ren­di­mien­to. Es­to es im­por­tan­te, por­que los sín­to­mas del OTS pue­den ser ex­pre­sio­nes de en­fer­me­da­des co­mo la leu­ce­mia. “Es vi­tal des­car­tar cual­quier po­si­bi­li­dad sub­ya­cen­te an­tes de ver el OTS”, re­co­mien­da Ped­lar. Si no exis­te na­da ad­ver­so mé­di­ca­men­te y el pe­rio­do de 2 se­ma­nas de re­cu­pe­ra­ción no te re­gre­sa el ren­di­mien­to que ya ha­bías lo­gra­do, ¿qué si­gue? ¿Có­mo pue­des ex­pli­car­te que es­tás su­frien­do al­go mu­cho más se­rio que una sim­ple fa­ti­ga? “Es muy com­pli­ca­do de­cir en qué mo­men­to los sín­to­mas se vuel­ven un te­ma clí­ni­co”, agre­ga Ped­lar. “Sue­ño y le­tar­go en el día y pér­di­da de pe­so son bue­nos in­di­ca­do­res, pe­ro la cla­ve es sa­ber si tu ren­di­mien­to es el que es­pe­ra­bas”. Otros sín­to­mas pue­den in­cluir anemia, des­hi­dra­ta­ción cró­ni­ca, des­equi­li­brios hor­mo­na­les, do­lo­res mis­te­rio­sos, pér­di­da del ape­ti­to, dis­mi­nu­ción de la li­bi­do, arrit­mias car­dia­cas y es­tan­ca­mien­to en las pier­nas, pe­ro va­ría en ca­da per­so­na. “Es fran­ca­men­te he­te­ro­gé­neo en tér­mi­nos de los sín­to­mas que la gen­te re­por­ta”, ase­gu­ra Why­te. “In­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res re­pe­ti­ti­vas son otro buen in­di­ca­dor (en­fer­mar­te de tos y gri­pe va­rias ve­ces en ba­ja in­ten­si­dad). Tam­bién al­te­ra­ción del es­ta­do de áni­mo (los atle­tas con OTS ex­pe­ri­men­tan ba­jo vi­gor, le­tar­gos y eno­jo). Ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo no dis­fru­tar al­go que pre­via­men­te ama­bas”. Los sín­to­mas fi­sio­ló­gi­cos pue­den ser la guía para pro­ble­mas con el sis­te­ma sim­pá­ti­co y pa­ra­sim­pá­ti­co. Cuan­do el cuer­po es­tá ba­jo es­trés el sis­te­ma ner­vio­so sim­pá­ti­co se ac­ti­va, mo­vien­do la san­gre en to­do el cuer­po y ele­van­do la fre­cuen­cia car­dia­ca. El sis­te­ma pa­ra­sim­pá­ti­co lle­va al cuer­po a su es­ta­do de equi­li­brio, pe­ro en un ci­clo de es­trés ex­ce­si­vo con una re­cu­pe­ra­ción inade­cua­da que te con­du­ce de nue­vo al ago­ta­mien­to. “De­bi­do a que tu sis­te­ma ner­vio­so cen­tral in­fluen­cia a tu ce­re­bro, así co­mo tu fi­sio­lo­gía, un atle­ta con OTS pue­de dar­se cuen­ta de que su men­te va en so­bre­mar­cha, afec­tan­do el sue­ño y la ha­bi­li­dad de con­cen­trar­se, así co­mo su hu­mor”, afirma Ped­lar. Si es­tás te­nien­do es­tos sín­to­mas, es pro­ba­ble que ne­ce­si­tes ayu­da pro­fe­sio­nal para con­fir­mar el diag­nós­ti­co. Una prue­ba de san­gre pue­de en­con­trar co­sas co­mo una de­fi­cien­cia de hie­rro o de gló­bu­los ro­jos. “Otra área que se de­be ve­ri­fi­car es el es­trés oxi­da­ti­vo”, agre­ga Ped­lar. El cuer­po es­tá cons­tan­te­men­te ba­jo el ata­que de los ra­di­ca­les li­bres, que son pro­du­ci­dos par­ti­cu­lar­men­te cuan­do te ejer­ci­tas. Es­tos da­ñan a las cé­lu­las y el ADN y ge­ne­ran una in­ca­pa­ci­dad para to­le­rar­los.

“Un atle­ta con OTS pue­de dar­se cuen­ta que su men­te va a mar­chas for­za­das”

Ilus­tra­cio­nes Gui­llo Cas­te­lla­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.