ALER­TAS DEL SO­BRE­EN­TRE­NA­MIEN­TO

Tom Craggs, head coach en el si­tio web run­ning­wit­hus.com te di­ce cuá­les son las se­ña­les que te ha­rán po­ner aten­ción por pre­sio­nar­te de­ma­sia­do.

Runner's World (México) - - Ino Sentiras Culpa -

CUAN­DO CO­RRES Fal­ta de pro­gre­so

A pe­sar de que me­jo­ras la can­ti­dad y ca­li­dad de tus en­tre­na­mien­tos, tu pro­gre­sión se es­tan­ca o ba­ja. Te cues­tan tra­ba­jo se­sio­nes que an­tes eran sen­ci­llas.

Le­sio­nes y mo­les­tias

Mo­les­tias con­ti­nuas en di­fe­ren­tes áreas, o le­sio­nes in­sis­ten­tes que no me­jo­ran.

Fa­ti­ga mus­cu­lar y len­ta re­cu­pe­ra­ción

Una se­ñal clá­si­ca del OTS es que te tar­das mu­cho más en re­cu­pe­rar­te de una se­sión in­ten­sa.

EN LA MEN­TE Cam­bios de hu­mor y sen­si­bi­li­dad

Siem­pre es­tás de un hu­mor irri­ta­ble.

PÉR­DI­DA DE MOTI VA­CIÓN

Sim­ple­men­te no dis­fru­tas los en­tre­na­mien­tos, los ves co­mo una “ta­rea” y evi­tas las se­sio­nes in­ten­sas.

me­nos con­cen­tra­ción, re­cu­pe­ra­ción y en­fo­que

Ves co­mo al­go muy com­pli­ca­do pen­sar en las se­sio­nes in­ten­sas o las ca­rre­ras.

MÁS ALLÁ DE CO­RRER Pér­di­da o ga­nan­cia de pe­so

EL so­bre­en­tre­na­mien­to in­cre­men­ta la po­si­bi­li­dad de te­ner fluc­tua­cio­nes en el pe­so que son di­fí­ci­les de ex­pli­car.

An­to­jos

Cons­tan­te­men­te tie­nes ga­nas de azú­car, ca­feí­na o sal.

Pér­di­da de ape­ti­to

Un in­cre­men­to en la adre­na­li­na y no­ra­dre­na­li­na desata­das por el so­bre­en­tre­na­mien­to pue­de pro­vo­car que se nos va­ya el ham­bre.

Can­san­cio

Cons­tan­te, o pe­rio­dos de can­san­cio ex­tre­mo. De­tri­men­to de la ha­bi­li­dad para lle­gar al sue­ño pro­fun­do, re­gu­lar­men­te in­di­ca­da por mo­vi­mien­to cons­tan­te al dor­mir, es otra se­ñal.

En­fer­me­dad

En­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res es un in­di­ca­dor co­mún del OTS.

Pér­di­da del lí­bi­do

El so­bre­en­tre­na­mien­to cau­sa una re­duc­ción de las hor­mo­nas anabó­li­cas, que pue­de re­sul­tar en una pér­di­da del ape­ti­to se­xual.

De­fi­cien­cias en la san­gre

Prue­bas de san­gre pue­den re­ve­lar sín­to­mas del OTS co­mo una caí­da en la fe­rri­ti­na (una pro­teí­na que al­ma­ce­na el hie­rro) y el mag­ne­sio.

Fre­cuen­cia car­dia­ca

Un in­cre­men­to en tu fre­cuen­cia car­dia­ca en re­po­so o ca­mi­nan­do, o un cam­bio con­sis­ten­te cuan­do co­rres en el um­bral de lac­ta­to pue­de in­di­car OTS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.