EL PA­NO­RA­MA

Runner's World (México) - - Ino Sentiras Culpa -

Mien­tras que tu ren­di­mien­to es la prue­ba de fue­go para de­tec­tar el OTS, cuan­do se tra­ta de iden­ti­fi­car y ata­car las cau­sas ge­ne­ra­do­ras es im­por­tan­te am­pliar el en­fo­que. “Para me­jo­rar, un co­rre­dor ne­ce­si­ta en­tre­nar du­ro, pe­ro tam­bién de­be co­no­cer có­mo se nu­tre, duer­me y re­cu­pe­ra”, agre­ga Why­te. “To­das esas co­sas son con­si­de­ra­das cuan­do tie­nes me­jo­ras, pe­ro si las co­sas em­pie­zan a fa­llar el en­fo­que tien­de a es­tar en un so­lo fac­tor: la car­ga de en­tre­na­mien­to”. Y mien­tras un des­equi­li­brio en­tre la car­ga de en­tre­na­mien­to y la re­cu­pe­ra­ción pue­de ser la cau­sa pri­ma­ria del com­ple­jo, la mul­ti­fa­cé­ti­ca na­tu­ra­le­za del OTS sig­ni­fi­ca que otros fac­to­res de­ben ser con­si­de­ra­dos. “Que­re­mos asu­mir que el ren­di­mien­to atlé­ti­co va de la mano con lo fí­si­co, pe­ro no lo es”, com­ple­men­ta Why­te. “Cuan­do de­tec­to OTS en los co­rre­do­res, in­va­ria­ble­men­te no es so­lo la car­ga en los en­tre­na­mien­tos el pro­ble­ma, son los otros fac­to­res que es­tre­san su vi­da”. Po­de­mos ma­ne­jar el es­trés cau­sa­do por el in­cre­men­to del vo­lu­men/in­ten­si­dad del en­tre­na­mien­to si so­mos ca­pa­ces de re­cu­pe­rar­nos. Pe­ro el es­trés pue­de ve­nir de di­fe­ren­tes áreas. Ade­más del fi­sio­ló­gi­co por el en­tre­na­mien­to, hay una se­rie de ten­sio­nes fi­sio­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas, y mu­chos ex­per­tos creen que la re­cu­pe­ra­ción to­tal ne­ce­si­ta te­ner en cuen­ta to­dos esos fac­to­res. El im­pac­to de es­te es­trés no fi­sio­ló­gi­co pue­de ob­ser­var­se en co­rre­do­res eli­te. “En­con­tré que hay un in­cre­men­to re­gu­lar en OTS en los atle­tas an­tes de los cam­peo­na­tos”, di­ce Why­te. “No so­lo por­que hay un in­cre­men­to en la car­ga de tra­ba­jo, tam­bién por­que exis­te un es­trés psi­co­ló­gi­co de com­pe­tir”. Y aun­que los co­rre­do­res no eli­te tal vez no es­tán em­pa­can­do para los Jue­gos Olím­pi­cos, te­ne­mos más co­sas de las que de­be­mos preo­cu­par­nos en la vi­da dia­ria. “Para los co­rre­do­res pro­me­dio el es­trés pue­de ve­nir del di­ne­ro, los exá­me­nes, las re­la­cio­nes, el tra­ba­jo y es­te ti­po de preo­cu­pa­cio­nes las de­bes su­mar a lo que ya tie­nes con las fí­si­cas”, agre­ga Why­te. Co­mien­za ha­cien­do un in­ven­ta­rio de tu vi­da, po­nien­do aten­ción a las fuer­zas ex­ter­nas a tu al­re­de­dor y en­fren­tán­do­las co­mo si fue­ra tu en­tre­na­mien­to. “De­be­mos te­ner una vis­ta am­plia de la vi­da de los atle­tas fue­ra del en­tre­na­mien­to”, di­ce Why­te. “Ve­mos qué es lo que es­tá pa­san­do psi­co­ló­gi­ca y so­cio­ló­gi­ca­men­te, y ha­cien­do eso po­de­mos iden­ti­fi­car el pro­ble­ma y las fuen­tes para lo­grar una so­lu­ción a ese des­equi­li­brio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.