Apren­der

Es la pri­me­ra vez que me pi­den que es­cri­ba so­bre mi ex­pe­rien­cia en una ca­rre­ra y, por qué no, es la pri­me­ra en que sien­to ese fa­mo­so “hit the wall”.

Runner's World (México) - - Carreras Lugares - Por Mó­ni­ca Gó­mez

Me ins­cri­bí a es­te me­dio ma­ra­tón jun­to con un ami­go que es­tá igual de ob­se­sio­na­do con las ca­rre­ras que yo, pen­san­do en que te­nía su­fi­cien­te tiem­po para en­tre­nar y qui­zá lo­grar un muy buen tiem­po, pe­ro ob­via­men­te no fue así. Me es­tu­ve pre­pa­ran­do para el me­dio de Mia­mi, lo co­rrí y me fue ex­ce­len­te, pe­ro mis le­sio­nes em­pe­za­ron a vol­ver po­co a po­co, por lo que ese en­tre­na­mien­to que se­gún yo te­nía pla­nea­do tu­vo que em­pe­zar a ser sus­ti­tui­do por elíp­ti­ca, ejer­ci­cios fun­cio­na­les y un po­co de bi­ci. En fin, lle­gó la semana de la ca­rre­ra y mi mo­ti­va­ción no es­ta­ba a to­pe. Ése fin de semana te­nía de vi­si­ta a un ami­go del ex­tran­je­ro y cla­ro que la lo­gís­ti­ca al vi­si­tar la ciu­dad se veía muy afec­ta­da por la ca­rre­ra, en­ton­ces, des­de el jue­ves em­pe­cé a pen­sar que no par­ti­ci­pa­ría. Con­si­de­ro que gran par­te de es­tos re­tos es­tá del la­do men­tal, y para mí es muy ne­ce­sa­rio vi­sua­li­zar­me para ha­cer una muy bue­na ca­rre­ra pe­ro co­mo no­ta­rán, 3 días an­tes ya es­ta­ba sa­bo­tean­do to­do mi desem­pe­ño. ¡Lec­ción apren­di­da! Lle­gó el día de la ca­rre­ra, ama­ne­cí con có­li­cos y do­lor de es­pal­da. Te­nía­mos pla­nea­do vi­si­tar Po­lan­co y Re­for­ma, ver un par­ti­do de fut­bol y ca­mi­nar por la me­tró­po­li. Dos cen­tí­me­tros an­tes de ce­rrar la puer­ta, Marc, mi vi­si­ta de fin de semana, me pro­pu­so lle­var ro­pa y te­nis en ca­so de que qui­sie­ra ha­cer la ca­rre­ra. Ac­ce­dí para no dar­le vuel­tas al asun­to pen­san­do: “no hay ma­ne­ra” y sa­li­mos a dis­fru­tar. Una ho­ra an­tes arri­ba­mos al hi­pó­dro­mo y Marc, pen­san­do en que real­men­te que­ría co­rrer, me em­pu­jó a cam­biar­me y me di­jo que él re­gre­sa­ría por mí una vez que ter­mi­na­ra. “¿Cuán­to ha­ces, 1:30, no?”, me pre­gun­tó y yo le res­pon­dí, “con suer­te me­nos de 2 ho­ras en es­tas con­di­cio­nes (de ma­las y ado­lo­ri­da)”. Co­men­zó la com­pe­ten­cia y Ro­dri­go, el ami­go con el que me ha­bía ins­cri­to, me acom­pa­ñó y se ade­lan­tó a su co­rral. En ese mo­men­to de­ci­dí cam­biar mi chip y to­mar­me la prue­ba co­mo un “tro­te li­ge­ro”, que al fi­nal me iba a ha­cer me­jor que es­tar sen­ta­da to­man­do un ca­fé. Lle­gué al ki­ló­me­tro 10 y to­do se veía co­rrec­to. Una ru­ta con mu­cha ba­ja­da, buen am­bien­te y yo se­guía pa­san­do a mu­je­res y hom­bres por igual. Me co­mí un gel en el ki­ló­me­tro 11 y la cri­sis em­pe­zó 3 mil me­tros des­pués. ¡No le di la bien­ve­ni­da! Las le­sio­nes que co­men­ta­ba em­pe­za­ron a de­cir­me: “¡Ho­la, Mó­ni­ca!”, y el dia­bli­to que siem­pre te di­ce que ya es­tás can­sa­da, co­men­zó a re­so­nar ca­da vez más fuer­te en mi ca­be­za. ¡Ah!, y de pron­to esas ba­ja­das se con­vir­tie­ron en pu­ra subida. Que­da­ban 2 ki­ló­me­tros y yo veía que ya en­tra­ba al hi­pó­dro­mo, “¿có­mo van a res­tar 2, si ya es­toy aquí aden­tro?, me pre­gun­ta­ba. Aguan­ta Mó­ni­ca, ¡aguan­ta!”. Úl­ti­mo ki­ló­me­tro, de­ci­dí pa­rar­me, to­mar un res­pi­ro, es­con­der mis ga­nas de llo­rar y ro­gar­le al Dios de las pier­nas que hi­cie­ra al­go por las mías para po­der lle­gar. Pa­sar en­fren­te del es­ce­na­rio me hi­zo le­van­tar el áni­mo un po­co y lo­gré, con el ma­yor es­fuer­zo del mun­do y 2 mu­je­res más por de­lan­te de mí, cru­zar la me­ta. Al lle­gar me sol­té a llo­rar, bus­qué a Ro­dri­go, mi ami­go, co­mo un niñita busca a su ma­má. Cuan­do lo en­con­tré, tra­tó de tran­qui­li­zar­me y me ani­ma­ba di­cién­do­me que lo ha­bía con­se­gui­do en muy buen tiem­po, pe­ro yo no po­día pa­rar de tem­blar y ape­nas lo­gra­ba ca­mi­nar. Lle­ga­mos al ser­vi­cio mé­di­co y, a pe­sar de ver mi es­ta­do, las per­so­nas que es­ta­ban ahí no me qui­sie­ron re­ci­bir y me mandaron a re­cos­tar­me a los mats de yo­ga, en don­de se es­ta­ba rea­li­zan­do el es­ti­ra­mien­to. En ver­dad, no po­día pa­rar de tem­blar. Ro­dri­go fue en busca de ro­pa se­ca mien­tras una mu­jer se acer­có y me ta­pó con su cha­ma­rra para ca­len­tar­me un po­co. In­ten­ta­mos vol­ver a en­trar al ser­vi­cio mé­di­co y otra vez nos re­cha­za­ron por­que ne­ce­si­ta­ba ro­pa se­ca y ca­mi­nar, ¡pe­ro no te­nía na­da! Al fi­nal, evi­den­te­men­te sin ayu­da de quien se su­po­ne es­ta­ba ahí para ha­cer pre­ci­sa­men­te eso, lo­gré cam­biar­me de pren­das y sa­lir del lu­gar. Lle­gué a mi ca­sa mu­cho más cal­ma­da, pe­ro el frío no se me qui­tó has­ta des­pués de un ba­ño de me­dia ho­ra y una ce­na co­mo para 3 per­so­nas. Mi ex­pe­rien­cia en ge­ne­ral fue bue­na y so­bre to­do lle­na de apren­di­za­je en cuan­to a la im­por­tan­cia de la ali­men­ta­ción, la mo­ti­va­ción, la hi­dra­ta­ción y la ac­ti­tud fren­te a una ca­rre­ra. Ter­mi­né en ter­cer lu­gar de mi ca­te­go­ría, lo cual para cual­quier per­so­na po­dría ser un mag­ní­fi­co re­sul­ta­do. Para mí tam­bién, no me lo to­mes co­mo pre­sun­ción, al con­tra­rio, me co­noz­co y soy exi­gen­te con­mi­go mis­ma y sé que cuan­do ha­ces las co­sas co­mo se de­be, to­do sa­le in­creí­ble. Es­te fue mi me­dio ma­ra­tón nú­me­ro 28. Un 21K en 1 ho­ra 44 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.