AQUÍ LAS RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Runner's World (México) - - Ino Sentiras Culpa -

1. “Evi­ta los lu­ga­res sin gen­te y os­cu­ros. Aun­que seas un co­rre­dor de ma­ña­na o no­che, lo ideal es que bus­ques zo­nas con mu­cha luz y ha­ya más ca­mi­nos para va­riar tu ca­rre­ra si es que no­tas al­go ex­tra­ño”, ase­gu­ra Ci­ro Avi­lés, ex­per­to en se­gu­ri­dad de una em­pre­sa pri­va­da que pre­fi­rió no re­ve­lar el nom­bre.

2. Pien­sa en po­si­bles es­ce­na­rios. Si es­tás co­rrien­do y no­tas mo­vi­mien­tos o gen­te ex­tra­ña, to­ma pre­cau­cio­nes so­bre po­si­bles es­ce­na­rios. No sig­ni­fi­ca que en­tres en pá­ni­co e in­te­rrum­pas tu en­tre­na­mien­to, so­lo con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de cam­biar el lu­gar o la ru­ta. Tam­bién pue­des rea­li­zar una lla­ma­da de pre­cau­ción a las au­to­ri­da­des para un pa­tru­lla­je o al­gún fa­mi­liar/ami­go que es­té cer­cano a la zo­na para que te acom­pa­ñe mien­tras es­tás en en­tre­na­mien­to. 3. Evi­ta los es­pa­cios re­du­ci­dos. Si eres un co­rre­dor que en­tre­na en las ca­lles, evi­ta me­ter­te en ca­lles ce­rra­das que no co­noz­cas o don­de pue­dan ama­gar­te. “Es me­jor que lo ha­gas en es­pa­cios abier­tos y con­tro­la­dos que te per­mi­tan mo­ver­te del área para evi­tar cual­quier in­ci­den­te”.

4. Si co­rres du­ran­te el día en una zo­na ale­ja­da co­mo el Ajus­co, avi­sa a tus fa­mi­lia­res y ami­gos. “Es un es­pa­cio muy com­ple­jo por to­das las ve­re­das y los sen­de­ros por los que pue­den apa­re­cer de­lin­cuen­tes sin im­por­tar la ho­ra del día. Lo me­jor es que si esa es tu área pre­fe­ri­da, va­yas a co­rrer con la me­nor can­ti­dad de per­te­nen­cias en pri­mer ca­so. De lo con­tra­rio, busca los sen­de­ros que es­tén más cer­ca­nos a las vías de co­mu­ni­ca­ción prin­ci­pa­les para que pue­das mo­ver­te de ese lu­gar”, agre­ga Avi­lés.

La pre­ven­ción es la me­jor ar­ma que pue­den te­ner los co­rre­do­res, evi­ta arries­gar­te de for­ma in­ne­ce­sa­ria y, so­bre to­do, ser in­tui­ti­vo cuan­do pre­sien­tas que al­go ra­ro pue­de pa­sar. Aun cuan­do la pre­ven­ción es la cla­ve, nues­tro ex­per­to ha­ce mu­cho hin­ca­pié en que la psi­co­sis es un de­ta­lle que no de­be per­mear en­tre la gen­te, ya que de lo con­tra­rio se ge­ne­ra un am­bien­te de pá­ni­co co­lec­ti­vo, des­in­for­ma­ción y de­to­na in­cer­ti­dum­bre in­ne­ce­sa­ria. “Las per­so­nas de­ben se­guir con su vi­da nor­mal, sa­lir a co­rrer/en­tre­nar co­mo siem­pre lo ha­cen, pe­ro po­nien­do sus sen­ti­dos aler­ta por cual­quier cir­cuns­tan­cia ex­tra­ña que se pre­sen­te cuan­do es­tán en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. El ob­je­ti­vo es ser cons­cien­te de lo que te ro­dea con un te­ma que de­sa­for­tu­na­da­men­te es­tá pre­sen­te to­dos los días en­tre la po­bla­ción, no so­lo en co­rre­do­res; pe­ro tam­po­co se tra­ta de caer en pá­ni­co y nu­li­fi­car tu vi­da”, ad­vier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.