ACÉRCATE A TU MA­MÁ

Sa­mant­ha Van Leer, 19, hi­ja de la au­to­ra Jo­di Pi­coult, re­ve­la có­mo lo hi­zo con la su­ya.

Seventeen (México) - - Contents -

Una seventeener nos cuen­ta la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo.

Cuan­do era jo­ven, la ca­rre­ra de mi ma­má co­mo no­ve­lis­ta es­ta­ba por des­pe­gar. Eso sig­ni­fi­có que de ma­ne­ra con­ti­nua te­nía que tra­ba­jar o via­jar para pro­mo­ver sus li­bros, de­jan­do po­co tiem­po para que crea­ra­mos una re­la­ción más fuer­te. Mi pa­pá y yo siem­pre he­mos si­do muy cer­ca­nos –me ayu­dó a en­trar al equi­po de soft­ball y me lle­vó a pes­car en el ve­rano y a es­quiar en el in­vierno– pe­ro con mi ma­má se per­dió mu­cho, no ha­bía opor­tu­ni­dad de co­nec­tar de la mis­ma for­ma con ella. To­do eso cam­bió un día que es­ta­ba so­ñan­do des­pier­ta en la cla­se de fran­cés en se­cun­da­ria y la idea de un li­bro brin­có en mi ca­be­za: ¿Qué es lo que ha­cen los per­so­na­jes cuan­do el li­bro es­tá

ce­rra­do? Se­gu­ra­men­te no se que­dan con­ge­la­dos, es­pe­ran­do a que to­me­mos el li­bro de nue­vo y los trai­ga­mos de nue­vo a la vi­da. ¿Y qué pa­sa­ría si un prso­na­je qui­sie­ra su pro­pia his­to­ria? Mi ma­má es­ta­ba re­gre­san­do de un via­je, y le con­té mi idea. Para mi sor­pre­sa, no só­lo le en­can­tó, ¡me pi­dió que lo es­cri­bie­ra con ella! El he­cho de que ella cre­ye­ra que mi his­to­ria po­día es­tar en el mun­do –y que qui­sie­ra ser par­te de ella– fue su­rrea­lis­ta. Fi­nal­men­te, te­nía­mos al­go que nos unía. Cuan­do co­men­za­mos a es­cri­bir

Bet­ween The Li­nes, no te­nía idea de qué es­pe­rar. Fui­mos a su ofi­ci­na en nues­tro áti­co y nos sen­ta­mos jun­tas fren­te a la compu­tado­ra. Era un po­co des­alen­ta­dor – co­mo pe­dir­le a un chef que prue­be tus ga­lle­tas y te pi­de tra­ba­jar en su res­tau­ran­te. Pe­ro con­for­me ha­bla­mos de los de­ta­lles, nues­tra vi­sión del li­bro se fu­sio­nó. Cuan­do ha­bla­mos en­tre no­so­tras, al­gu­nas ve­ces de­cía­mos la mis­ma fra­se si­mul­tá­nea­men­te. Se­gu­ro que mu­chos pien­san que nos veía­mos co­mo ro­bots ge­me­los, pe­ro para no­so­tros, fue in­creí­ble.

Con­for­me es­cri­bía­mos, nos res­pe­ta­mos ca­da vez más. Fi­nal­men­te en­ten­dí lo que mi ma­má ha­ce pro­fe­sio­nal­men­te –y es­cri­bir un li­bro es mu­cho más que só­lo sen­tar­se fren­te a la compu­tado­ra y ¡es­cri­bir! En­tre más lo ha­cía­mos, más me veía co­mo una com­pa­ñe­ra, no una apren­diz. Y des­pués de pa­sar seis ho­ras al día jun­tas, co­men­cé a co­no­cer­la muy bien: apren­dí de su adicción al cho­co­la­te y esa voz es­pe­luz­nan­te que usa cuan­do es­cri­be diá­lo­gos. (Ella apren­dió que soy más pro­duc­ti­va cuan­do es­toy en­vuel­ta ¡en un edre­dón y ti­ra­da en la ofi­ci­na!).

No me ha­bía da­do cuen­ta, pe­ro es­cri­bir jun­tas nos hi­zo ser más cer­ca­nas fue­ra del tra­ba­jo. Me sen­tí mu­cho más có­mo­da con ella de lo que me ha­bía sen­ti­do an­tes. Cuan­do ma­ne­ja­mos a al­gún lu­gar, pa­so me­nos tiem­po bus­can­do en la ra­dio por mi can­ción fa­vo­ri­ta y pre­fie­ro ha­blar con ella. Me di cuen­ta de lo in­te­li­gen­te e in­tere­san­te que es y lo mu­cho que me en­can­ta es­tar con ella.

Para cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar en nues­tra se­cue­la del li­bro,

Off The Pa­ge, dos años des­pués, me di cuen­ta que tam­bién po­día es­cri­bir un li­bro, así que si sen­tía que al­go no iba bien, pi­sa­ba el freno. Co­mo re­sul­ta­do, mi ma­má y yo crea­mos al­go de lo que es­toy muy or­gu­llo­sa por­que tie­ne mi nom­bre es­cri­to.

Es­cri­bir con mi ma­má es más que un pun­to en mi cu­rri­cu­lum –es una ex­pe­rien­cia que nun­ca cam­bia­ría. Apren­dí lo ma­ra­vi­llo­sa­men­te ra­ra que es y cuán­tas co­sas te­ne­mos en co­mún (¡va­mos al manicure jun­tas!). Y apren­dí una va­lio­sa lec­ción so­bre eso: cuan­do se tra­ta de acer­car­te a tu ma­má, nun­ca hay un mo­men­to de pe­lí­cu­la per­fec­to. Pue­de to­mar un po­co de tiem­po… pe­ro va­lió la pe­na es­pe­rar.

Cuan­do se tra­ta de acer­car­te a tu ma­má, nun­ca hay un mo­men­to de pe­lí­cu­la per­fec­to

CO­NE­XIÓN DU­RA­DE­RA “Mi ma­má sa­be to­do so­bre mi vi­da”, di­ce Sammy. “¡Ha­bla­mos to­do el tiem­po!”.

¡LEE SU LI­BRO! Es­ta es la nue­va no­ve­la de Sammy y Jo­di: Off the Pa­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.