MI HIS­TO­RIA CON EL CÁN­CER DE MA­MA

Crees que nun­ca pa­sa­rá en tu fa­mi­lia, pe­ro Ga­la Mon­tes, de 16, tu­vo que vi­vir­lo con su ma­má, so­bre­vi­vien­te del cán­cer de ma­ma, para dar­se cuen­ta de la im­por­tan­cia de la de­tec­ción tem­pra­na y la au­to­ex­plo­ra­ción. Aho­ra es or­gu­llo­sa embajadora de la fun­da­ción

Seventeen (México) - - Contents - CO­MO SE LO CON­TÓ A LILI DELGADO Si deseas co­no­cer la la­bor de Keep A Breast en Mé­xi­co y apo­yar su cau­sa vi­si­ta: keep-a-breast.org/i-lo­ve­boo­bies.

Ga­la Mon­tes ex­pli­ca lo que es­ta en­fer­me­dad le hi­zo a su re­la­ción con su ma­má.

Me­jo­res ami­gas

¿Al­gu­na vez has to­ca­do tus boo­bies o tie­nes cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo es eso de la au­to­ex­plo­ra­ción? Si nun­ca te has re­vi­sa­do, en­ton­ces te con­ta­ré una his­to­ria… La con­vi­ven­cia con mi ma­má siem­pre ha si­do muy bue­na, dis­fru­ta­mos mu­chí­si­mo pa­sar tiem­po jun­tas, co­mer, ir de com­pras, via­jar, es­tar en la ca­sa; cla­ro que yo sal­go con mis ami­gos a di­ver­tir­me, sin em­bar­go, tam­bién me di­vier­to mu­chí­si­mo con sus ami­gas por­que des­de que era chi­qui­ta me in­vo­lu­cra­ba en la plá­ti­ca y opi­na­ba, me lle­vo sú­per bien con to­das, de he­cho, a ve­ces le di­go “¿con quién vas a ir a desa­yu­nar? ¡Yo voy!”. En nues­tros via­jes co­mo ma­dre e hi­ja con­ge­nia­mos mu­cho, nos gus­ta co­no­cer res­tau­ran­tes y pro­bar co­mi­da de to­dos la­dos. Tam­bién com­par­ti­mos el gus­to y el amor a los ani­ma­les.

De­ci­dí ser más fuer­te

Ha­ce co­mo un año vi­ví jun­to con ella y mi fa­mi­lia, un gol­pe fuer­tí­si­mo que hi­zo cam­biar to­do lo que pen­sa­ba de la vi­da. To­do co­men­zó cuan­do le prac­ti­ca­ron a mi ma­má una mas­to­gra­fía, don­de fue diag­nos­ti­ca­da con cán­cer de ma­ma. Al en­te­rar­me, de­ci­dí ser lo más fuer­te po­si­ble para dar­le a mi ma­má el apo­yo que ne­ce­si­ta­ba. Ha­bía días en los que nos caía­mos, pe­ro jun­tas nos qui­tá­ba­mos el pol­vo y se­guía­mos la ba­ta­lla. Tiem­po des­pués del diag­nós­ti­co, ope­ra­ron a mi ma­má y le qui­ta­ron un seno. A ve­ces te­ne­mos la idea de que si no tie­nes una boo­bie no eres mu­jer o no te van a acep­tar, pe­ro no, las ci­ca­tri­ces que te que­dan de­mues­tran lo fuer­te y her­mo­sa que eres.

Lec­ción de vi­da

Re­cuer­do que des­pués de la ope­ra­ción le di­je a mi ma­má “to­do va a sa­lir bien”. Y sí, nos di­je­ron que ella ya no te­nía cán­cer, ¡ha si­do la me­jor no­ti­cia de mi vi­da!, y una gran lec­ción. De ver­dad, no me ima­gino cuál se­ría mi reac­ción si yo tu­vie­ra cán­cer en una boo­bie, creo que nin­gu­na chi­ca se ima­gi­na que le po­dría pa­sar al­go así. ¡Ya sé!, no es­tá chi­do preo­cu­par­se por el cán­cer a es­ta edad, pue­de pa­re­cer exa­ge­ra­do por­que aún exis­te el mi­to de que el cán­cer de ma­ma so­lo pue­de dar­te cuan­do eres más gran­de. Pe­ro hay da­tos que di­cen que hay un in­cre­men­to de cán­cer de ma­ma en mu­je­res de 20 a 24 años, 13 ve­ces más que en las mu­je­res de 25 a 44 años.

Re­ví­sa­te

Por eso, me gus­ta­ría que mu­chas chi­cas co­mo tú su­pie­ran lo im­por­tan­te que es to­car­se. Pue­de sal­var­te la vi­da. Así que aho­ra ten­go una mi­sión: soy embajadora de Keep A

Breast en Mé­xi­co, una ini­cia­ti­va que busca acer­ca­se a no­so­tras para en­se­ñar­nos có­mo che­car­nos y evi­tar más ca­sos de es­ta en­fer­me­dad que no res­pe­ta edad.

Ga­la es ac­triz y mo­de­lo me­xi­ca­na, sí­gue­la en @ga­la­mon­tes para co­no­cer más de ella.

“Keep A Breast creó una app in­creí­ble: Check Your­self! En don­de pue­des agen­dar tus che­queos men­sua­les, los cua­les de­ben ser una semana des­pués de tu pe­rio­do. Tam­bién te en­se­ña có­mo re­vi­sar­te pa­so a pa­so, con ilus­tra­cio­nes muy lin­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.