Un en­cuen­tro con

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro Fa­jar­do

Alex Ca­se, di­ver­si­dad es la pa­la­bra

In­ge­nie­ro de au­dio, cla­ro, eso an­tes que na­da, pe­ro Alex Ca­se, el ac­tual pre­si­den­te de la AES (Au­dio En­gi­nee­ring So­ciety) mun­dial, tam­bién es au­tor, pro­fe­sor y músico. Aquí lo más sor­pren­den­te es: ¿có­mo ha en­con­tra­do tiem­po pa­ra ha­cer y ser to­do eso? Tal vez ten­ga pro­ble­mas de sue­ño, por­que una per­so­na nor­mal só­lo quie­re ir­se a la ca­ma des­pués de un lar­go día de dar cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts, o des­pués de una lar­ga se­sión de gra­ba­ción, o des­pués del con­cier­to de al­gu­na ban­da en al­gu­na are­na o au­di­to­rio. Pe­ro no, Alex Ca­se to­da­vía en­cuen­tra tiem­po y ener­gías pa­ra to­do lo de­más des­pués de to­do lo an­te­rior, co­mo lo ex­pli­ca en es­ta con­ver­sa­ción, a pro­pó­si­to de la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co, lle­va­da a ca­bo du­ran­te la más re­cien­te sound: check Xpo 2017.

De­di­ca­ción al má­xi­mo

Alex se nom­bra a sí mis­mo músico y “geek” de to­da la vi­da. Tal vez eso ex­pli­ca par­te de la cues­tión. “Cre­cí en una ca­sa lle­na de mú­si­ca, mi her­mano to­ca­ba gui­ta­rra, mi abue­la to­ca­ba el ór­gano en la igle­sia y yo mis­mo apren­dí a to­car gui­ta­rra con la cual he vi­vi­do siem­pre” re­la­ta Alex; “pe­ro al mis­mo tiem­po era muy bueno pa­ra las ma­te­má­ti­cas y las cien­cias, ra­zón por la cual mi fa­mi­lia fre­cuen­te­men­te de­cía que pro­ba­ble­men­te se­ría in­ge­nie­ro, co­mo mi abue­lo. Acer­ta­ron y es­tu­dié in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca y ro­bó­ti­ca. Es­tu­vo bien, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no sa­tis­fa­cía mi co­ra­zón, por lo que de­ci­dí re­gre­sar a es­tu­diar pro­duc­ción mu­si­cal e in­ge­nie­ría de au­dio en el Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic. Eso sí me lle­nó por com­ple­to, ya que es­to era la mez­cla per­fec­ta en­tre mú­si­ca y cien­cia”. Así fue co­mo Alex se con­vir­tió en un in­ge­nie­ro de gra­ba­ción de tiem­po com­ple­to en el área de Bos­ton y Nue­va York, por su­pues­to, pos­te­rior a pa­sar el pro­ce­so que la ma­yo­ría de pro­fe­sio­na­les del au­dio pa­san: “Es­to fue en los no­ven­ta y afor­tu­na­da­men­te en esos tiem­pos ha­bía opor­tu­ni­da­des de prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les en los es­tu­dios de gra­ba­ción, así que un miem­bro de la fa­cul­tad me co­nec­tó con uno de los prin­ci­pa­les es­tu­dios de la ciu­dad y ahí co­men­cé, des­de aba­jo, has­ta que fui as­cen­dien­do pa­ra ser par­te del staff y co­men­zar una ca­rre­ra en pro­duc­ción”. Sin em­bar­go, es­to to­da­vía no era su­fi­cien­te pa­ra Alex y even­tual­men­te hi­zo su re­gre­so a la uni­ver­si­dad, pe­ro es­ta vez a es­tu­diar acús­ti­ca. “Mi in­te­rés es­ta­ba es­pe­cial­men­te en­fo­ca­do en acús­ti­ca de sa­la y en psi­coa­cús­ti­ca. Pau­la­ti­na­men­te, iba com­ple­tan­do la ca­de­na; es de­cir, con el tiem­po, mi co­no­ci­mien­to al­re­de­dor de la mú­si­ca iba pro­gre­san­do; por un la­do, es­ta­ba com­pren­dien­do me­jor el pro­ce­so de la com­po­si­ción mu­si­cal, pe­ro por el otro, tam­bién es­ta­ba to­can­do y gra­ban­do, has­ta que fi­nal­men­te mi de­seo fue ex­pli­car­me có­mo el es­cu­cha per­ci­be los so­ni­dos que cap­ta”.

Una de las áreas de es­tu­dio de Alex Ca­se ha si­do pre­ci­sa­men­te la apli­ca­ción de efec­tos en la mez­cla de mú­si­ca, lo cual de­ri­vó a la pu­bli­ca­ción de su aho­ra bien co­no­ci­do li­bro “Sound FX”, mis­mo que de­di­ca un ca­pí­tu­lo com­ple­to al uso de la com­pre­sión. “Cuando es­ta­ba en el co­le­gio” recuerda, “yo no sa­bía de la exis­ten­cia de los com­pre­so­res, has­ta que un día al­gún pro­fe­sor nos lo pre­sen­tó co­mo un ar­te­fac­to que au­to­má­ti­ca­men­te con­tro­la la ga­nan­cia en el so­ni­do. Pen­sé que nun­ca lo ne­ce­si­ta­ría, pe­ro me di cuen­ta de que exis­tía un gran mis­ti­cis­mo acer­ca de es­te te­ma, del cual se ha­bla­ba to­do el tiem­po. Con­se­cuen­te­men­te, co­men­cé a indagar so­bre sus có­mos, sus cuán­dos y sus por qués, y lo que co­men­zó co­mo una pre­gun­ta inocen­te ha­ce más de diez años que bus­ca­ba una res­pues­ta prác­ti­ca, ter­mi­nó sien­do un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción de to­da la vi­da. Que­ría sa­ber qué efec­tos psi­coa­cús­ti­cos pro­du­cía el uso del com­pre­sor en el con­tex­to com­ple­to de una mez­cla, pe­ro no só­lo el com­pre­sor, sino que even­tual­men­te, la in­quie­tud se ex­ten­dió al ecua­li­za­dor, re­verb, de­lay y de­más. Lo que quie­ro evi­tar es se­guir re­ce­tas o pre­sets, sin es­tar cons­cien­te com­ple­ta­men­te de qué es lo que tal o cuál efec­to ha­ce a mi mez­cla”.

Más ca­mi­nos

La mez­cla es una es­pe­cia­li­dad que se apren­de du­ran­te to­da una vi­da. Es un pro­ce­so que va de la mano con ex­pe­rien­cia y ex­pe­ri­men­ta­ción, pe­ro tam­bién con dis­ci­pli­na, de­di­ca­ción y mé­to­do. Aún así, no exis­ten fór­mu­las má­gi­cas que con­duz­can a re­sul­ta­dos exi­to­sos ca­da vez. “Si le pre­gun­tas a Bob Dy­lan o El­ton John có­mo com­po­nen sus canciones, se­gu­ra­men­te res­pon­de­rán que en reali­dad nun­ca si­guen el mis­mo pro­ce­di­mien­to”, afir­ma Alex Ca­se. “Es lo mis­mo en la mez­cla; sin em­bar­go, sí pue­do ase­gu­rar que al me­nos si­go al­gu­nos li­nea­mien­tos pa­ra or­ga­ni­zar mi tra­ba­jo y es­to lo men­ciono en mis con­fe­ren­cias y mis li­bros cuando ha­blo acer­ca de es­te te­ma. En ge­ne­ral, el pro­ce­so lo di­vi­do en tres ca­te­go­rías: re­pa­ra­ción, en­sam­bla­je y acen­tua­ción de ras­gos es­pe­cia­les del ma­te­rial. En la fa­se de re­pa­ra­ción ha­go exac­ta­men­te eso, arre­glar to­do ti­po de pro­ble­mas que pu­die­ran pre­sen­tar los ele­men­tos de la gra­ba­ción; por ejem­plo, si hay al­gún zum­bi­do des­agra­da­ble en la ta­ro­la, lo eli­mino; o si hay al­gu­na dis­tor­sión; o si se fil­tró en la gra­ba­ción al­gún rui­do ex­te­rior, lo bo­rro. Es­ta par­te es pro­ba­ble­men­te la me­nos gla­mu­ro­sa, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria”.

Evi­den­te­men­te, uno de­be de pre­ve­nir es­te ti­po de pro­ble­mas du­ran­te la gra­ba­ción, pe­ro si es­tos su­ce­den se de­ben arre­glar an­tes de con­ti­nuar con cual­quier la­bor crea­ti­va du­ran­te la mez­cla. El si­guien­te pa­so se­ría el en­sam­bla­je. Aquí es don­de se unen las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas. Aquí es don­de ha­ce­mos so­bre la con­so­la de mez­cla lo que Quincy Jo­nes o Du­ke Elling­ton ha­cían en los arre­glos de los me­ta­les, por ejem­plo. No­so­tros nos en­car­ga­mos de que ca­da uno de los in­gre­dien­tes de una canción em­bo­ne per­fec­ta­men­te uno con el otro. Nos ase­gu­ra­mos de que las vo­ces se es­cu­chen so­bre los de­más ins­tru­men­tos o que la ta­ro­la se es­cu­che cuando las gui­ta­rras es­tán to­can­do; es de­cir, tra­ta­mos de evi­tar que una pie­za in­ter­fie­ra con otra pie­za, lo cual no só­lo so­lu­cio­na­mos con ni­ve­les, sino tam­bién con ecua­li­za­ción y pa­neo”.

“En la par­te fi­nal, la de acen­tua­ción de ras­gos es­pe­cia­les, es don­de nos po­de­mos dar to­da la li­ber­tad de ser crea­ti­vos. Es pre­ci­sa­men­te aquí don­de agre­ga­mos to­dos esos efec­tos lo­cos a la gui­ta­rra, o don­de le po­ne­mos a las vo­ces so­ni­dos ex­tra­ños que a ve­ces ha­cen que nues­tra canción sue­ne real­men­te di­fe­ren­te. Así que, siem­pre mi su­ge­ren­cia es que no se ha­ga na­da de es­to si no se ha pa­sa­do por las dos eta­pas an­te­rio­res; de es­ta for­ma, po­dre­mos te­ner un mé­to­do de tra­ba­jo más con­sis­ten­te”.

“Con­sis­ten­te de­be ser igual­men­te la ma­ne­ra en que ele­gi­mos nues­tro equi­po. Y a lo que Alex se re­fie­re con con­sis­ten­te es que és­te de­be ele­gir­se de acuer­do a nues­tras ne­ce­si­da­des, clien­tes y for­ma de tra­ba­jo. “Ge­ne­ral­men­te yo pre­fiero no ha­cer re­co­men­da­cio­nes acer­ca de mar­cas y mo­de­los, por­que es­toy cons­cien­te de que ca­da uno de no­so­tros es di­fe­ren­te, nues­tros clien­tes son dis­tin­tos y nues­tro equi­po de­be ser di­fe­ren­te. He co­no­ci­do al­gu­nos muy bue­nos es­tu­dios que, al se­guir cie­ga­men­te su­ge­ren­cias de mar­cas, tu­vie­ron que ce­rrar por­que in­vir­tie­ron en la con­so­la in­co­rrec­ta, sim­ple­men­te por­que su ti­po de clien­tes hu­bie­ran pre­fe­ri­do otra me­sa. Lo me­jor es indagar por no­so­tros mis­mos y lle­gar a nues­tras pro­pias con­clu­sio­nes, ya que lo que pue­de ser to­tal­men­te co­rrec­to pa­ra una apli­ca­ción po­dría ser com­ple­ta­men­te in­co­rrec­to pa­ra otra apli­ca­ción”, con­clu­ye Álex.

El in­ge­nie­ro de au­dio pue­de te­ner una vas­ta pa­le­ta de op­cio­nes pa­ra desa­rro­llar su ca­rre­ra, la­men­ta­ble­men­te en es­te mo­men­to un gran nú­me­ro de ellos to­da­vía no se dan cuen­ta de es­to y se es­tán per­dien­do de opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to tan­to económico co­mo pro­fe­sio­nal. Al res­pec­to Alex di­ce lo si­guien­te: “Acer­ca de la ca­rre­ra co­mo in­ge­nie­ro en au­dio en ge­ne­ral me sien­to muy op­ti­mis­ta. En don­de po­dría de­tec­tar una ten­den­cia ne­ga­ti­va es en el ra­mo de la gra­ba­ción de mú­si­ca. Es una som­bra de lo que era. Es mu­cho

más pe­que­ña de lo que so­lía ser y pro­ba­ble­men­te se en­co­ge­rá aún más. Las bue­nas no­ti­cias es que el au­dio exis­te prác­ti­ca­men­te en to­das par­tes y se po­drá ha­cer una ca­rre­ra exi­to­sa en au­dio si a la vez se in­ter­ac­túa con ani­ma­ción, reali­dad vir­tual, ci­ne, te­le­vi­sión y de­más. Por otro la­do, no pue­do ima­gi­nar la cons­truc­ción de un ae­ro­puer­to sin un equi­po de gen­te que en­tien­da pro­fun­da­men­te de au­dio, o un tem­plo de ora­ción, o un au­di­to­rio. Pe­ro si que­re­mos ver al au­dio úni­ca­men­te del la­do de la pro­duc­ción mu­si­cal, re­sul­ta­rá un ca­mino muy di­fí­cil”.

El ac­tual pre­si­den­te de AES a ni­vel mun­dial es un buen ejem­plo de di­ver­si­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal, ya que, co­mo se di­jo al ini­cio, tam­bién es pro­fe­sor (en la Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chus­sets) y po­nen­te, sien­do in­vi­ta­do a mu­chas plá­ti­cas y cla­ses maes­tras al­re­de­dor de los Es­ta­dos Uni­dos, co­mo en el Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic, New York Uni­ver­sity y Bos­ton Uni­ver­sity, e in­ter­na­cio­nal­men­te, co­mo en la Aca­de­mia Mu­si­cal Fer­mat­ta en la Ciu­dad de Mé­xi­co o en la McGill Uni­ver­sity en Mon­treal. A la vez es au­tor de los li­bros “Mix Smart- Pro Au­dio Tips for Your Mul­ti­track Mix”, y “Sound FX- Un­loc­king Your Crea­ti­ve Po­ten­tial of Re­cor­ding Stu­dio Ef­fects. Y adi­cio­nal­men­te uti­li­za una bue­na par­te de su tiem­po co­mo con­sul­tor en acús­ti­ca. Más di­ver­si­fi­ca­ción, im­po­si­ble… Y no por fal­ta de ca­pa­ci­dad, ¡sino de tiem­po!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.