De­trás del mi­cró­fono

La bús­que­da in­ce­san­te de un so­ni­do pro­pio

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Wal­ter Sch­midt

Oxo­ma­xo­ma: la bús­que­da in­ce­san­te de un so­ni­do pro­pio

Con al­go más de tres dé­ca­das de tra­yec­to­ria, el gru­po me­xi­cano de mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal Oxo­ma­xo­ma es uno de los pio­ne­ros del gé­ne­ro y ha lo­gra­do tras­pa­sar fron­te­ras con una pro­pues­ta van­guar­dis­ta que ha ido cam­bian­do con los años, tan­to de per­so­nal co­mo de es­ti­lo mu­si­cal. Ac­tual­men­te se in­cli­nan más ha­cia canciones de rock in­dus­trial con in­fluen­cias de Front 242 o Skinny Puppy con al­go más que ideas ori­gi­na­les.

Nos reuni­mos con los in­te­gran­tes ac­tua­les de Oxo­ma­xo­ma: Jo­seph Alvarez (voz) y Pro­su­mer (to­dos los ins­tru­men­tos), pa­ra ha­cer es­ta en­tre­vis­ta, en la que ha­cen un re­cuen­to de su ca­rre­ra y nos ha­blan de sus pro­yec­tos.

Jo­seph: “To­do se ini­ció en el Co­le­gio de Ba­chi­lle­res, yo es­ta­ba tra­ba­jan­do ahí y Ar­tu­ro Ro­mo es­ta­ba es­tu­dian­do. Un día vi que lle­va­ba un dis­co de Van der Graaf Ge­ne­ra­tor y em­pe­za­mos a pla­ti­car, nos hi­ci­mos ami­gos e in­ter­cam­bia­mos mú­si­ca…fue co­mo por 1978. Me co­men­tó que es­ta­ba ha­cien­do mú­si­ca con ob­je­tos. Fui­mos al al­ma­cén del plan­tel y ha­bía un sin­nú­me­ro de ma­te­ria­les, es­pe­cial­men­te de me­tal. To­ma­mos va­rios ob­je­tos e hi­ci­mos una se­sión en un sa­lón va­cío y ese fue nues­tro pri­mer en­cuen­tro. El te­nía el gru­po Ilo­sois­mo con el Doc­tor Ep­si­lon, con Víc­tor Ro­drí­guez y Mi­guel Án­gel Pé­rez Be­ce­rra. Des­pués vino una fu­sión, me in­cor­po­ré a ellos y sur­gió Oxo­ma­xo­ma; co­men­za­mos a im­pro­vi­sar con ob­je­tos, lue­go co­no­ci­mos a Ar­tu­ro Me­za y Ar­man­do Ve­las­co y se for­mó el pro­yec­to Gen­te de Mé­xi­co, pa­ra ha­cer un aco­pla­do don­de tam­bién par­ti­ci­pa­ron Ro­lan­do Chía, Luis Flores, el mis­mo Ar­man­do Ve­las­co, Jo­sé Luis Fer­nán­dez Le­des­ma con Nir­gal Va­lis, Jor­ge Ba­rra­gán y no­so­tros. Se hi­cie­ron va­rias gra­ba­cio­nes, pe­ro ese aco­pla­do no sa­lió; sin em­bar­go, Gen­te de Mé­xi­co con­ti­nuó, lo re­to­mó Ar­tu­ro Me­za y de ahí sa­lió el pri­mer ca­se­te de Oxo­ma­xo­ma que se lla­mó “En el nom­bre sea de Dios”, una re­co­pi­la­ción de gra­ba­cio­nes don­de el so­ni­do del gru­po te­nía co­mo ba­se el uso y crea­ción de ob­je­tos so­no­ros; tu­vi­mos la par­ti­ci­pa­ción de otros mú­si­cos co­mo Ar­tu­ro y se to­ma­ron ele­men­tos de las ex­po­si­cio­nes de Mon­to­ya pa­ra ilus­trar los con­cier­tos. Po­dría­mos de­cir que esa fue la pri­me­ra eta­pa de Oxo­ma­xo­ma”, ini­cia Jo­seph Álvarez.

“Con Ar­man­do Ve­las­co sur­gie­ron una se­rie de tra­ba­jos y se le dio un gi­ro a la mú­si­ca; ya no era só­lo la crea­ción de ob­je­tos so­no­ros. Ar­man­do tu­vo un pa­pel fun­da­men­tal por­que era el in­ge­nie­ro de so­ni­do y con su ta­len­to co­mo músico vino a dar otro en­fo­que a la mú­si­ca de Oxo­ma­xo­ma. Por un la­do, te­nía­mos el as­pec­to ex­pe­ri­men­tal de usar ob­je­tos y Ar­man­do lo fu­sio­na­ba con otros ins­tru­men­tos que vi­nie­ron a en­ri­que­cer el so­ni­do del gru­po. Así sur­gió el ca­se­te “Un muer­to lleno de vi­da”.

“Des­pués vino otra eta­pa con Víc­tor Mén­dez”, men­cio­na Jo­seph; “él fue gui­ta­rris­ta, quien fue alumno de Ro­bert Fripp, dan­do lu­gar a un es­ti­lo más ro­que­ro, in­cor­po­ran­do un te­cla­do de ju­gue­te que era un sam­pler. Con una gra­ba­do­ra re­pro­du­cía­mos un ca­se­te, lo sam­pleá­ba­mos y te­nía­mos un sam­pleo de tres o cua­tro se­gun­dos, que for­ma­ba par­te de la com­po­si­ción y nos da­ba un so­ni­do muy di­fe­ren­te”.

“Lue­go vino una eta­pa más ét­ni­ca, don­de tu­vi­mos la par­ti­ci­pa­ción de Ger­mán Brin­gas, Víc­tor Mén­dez y “Ja­vis” (que es­ta­ba en las per­cu­sio­nes), y con esa for­ma­ción nos pre­sen­ta­mos en el Fes­ti­val de Mú­si­cas Vi­sua­les que or­ga­ni­zó la dis­que­ra Op­ción Só­ni­ca.

“Yo veo a Oxo­ma­xo­ma co­mo un en­te so­no­ro que va cam­bian­do de­pen­dien­do de los mú­si­cos que lo in­te­gran en un mo­men­to da­do”, men­cio­na Jo­seph Alvarez; “has­ta aho­ra he­mos pa­sa­do por unas sie­te eta­pas dis­tin­tas y los gé­ne­ros mu­si­ca­les son muy di­fe­ren­tes”.

“Pos­te­rior­men­te tra­ba­ja­mos con “Al­qui­mia”; hi­ci­mos una se­sión de im­pro­vi­sa­ción con ella pa­ra el pro­gra­ma Rock mar­gi­nal de Ra­dio Uni­ver­si­dad y lue­go par­ti­ci­pa­mos en el dis­co Coatli­cue, de Al­qui­mia (mul­ti ins­tru­men­tis­ta y vo­ca­lis­ta me­xi­ca­na). Se hi­zo un con­cier­to en el Tem­plo Ma­yor con mo­ti­vo del eclip­se. Lue­go vino una eta­pa de desa­rro­llo de in­tui­ción mu­si­cal, tra­ba­jan­do con tres pro­yec­tos muy dis­tin­tos; Al­qui­mia, Vec­tor Es­co­plo y Oo­ma­xo­ma”, con­ti­núa Jo­seph. “Sin bo­ca y con los ojos ne­gros’, fue otro pro­yec­to con Ar­man­do Ve­las­co y la pri­me­ra vez que Oxo­ma­xo­ma en­tró a un es­tu­dio de gra­ba­ción, por­que to­do lo de­más se hi­zo de for­ma ca­se­ra”, con­ti­núa el vo­ca­lis­ta de la ban­da. La di­rec­ción que le dio Ar­man­do fue for­mi­da­ble; el dis­co tu­vo mu­cha acep­ta­ción y a tra­vés de Op­ción Só­ni­ca se dis­tri­bu­yó a otras par­tes del mun­do”.

Fue­go en los ojos

“En el nue­vo mi­le­nio apa­re­ció una ca­ja de Oxo­ma­xo­ma con cin­co dis­cos, que dis­tri­bui­mos no­so­tros per­so­nal­men­te en los con­cier­tos y a tra­vés de las re­des so­cia­les. Afor­tu­na­da­men­te, ese tra­ba­jo le in­tere­só a Bis­hop, quien es un músico ya re­co­no­ci­do en la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, con una tra­yec­to­ria muy am­plia. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar jun­tos y el re­sul­ta­do es un dis­co que se llama “Con ojos de fue­go”, don­de tra­ba­ja­mos más la canción-ob­je­to, pues se crea­ron va­rios ob­je­tos mu­si­ca­les pa­ra es­to”.

Es el turno de Pro­su­mer, quien co­men­ta: “En par­te fue una ca­sua­li­dad y en par­te una bue­na si­ner­gia que se creó. Nos co­no­ci­mos por­que le com­pré la ca­ja de co­lec­ción de Oxo­ma­xo­ma. Yo co­no­cía al gru­po des­de que te­nía quin­ce años. Mi her­mano me lle­va­ba a ver di­fe­ren­tes pro­yec­tos mu­si­ca­les y en­tre ellos es­ta­ba Oxo­ma­xo­ma y lo que más me lla­mó la aten­ción es que no usa­ban ins­tru­men­tos con­ven­cio­na­les co­mo gui­ta­rra, ba­te­ría, ba­jo y te­cla­dos, sino que traían una ali­nea­ción con ele­men­tos que yo no co­no­cía. Lue­go los se­guí en sus pre­sen­ta­cio­nes en el Mu­seo del Cho­po, en la Ca­sa Juan Jo­sé Arreo­la en Cha­pul­te­pec y en di­ver­sos fo­ros”.

“Lue­go yo for­mé par­te de una se­gun­da ge­ne­ra­ción de ban­das co­mo Deux et Ma­chi­na, Ho­ci­co, Ce­no­bi­ta y LLT”, con­ti­núa Pro­su­mer; “y co­men­za­mos a com­par­tir cier­tas co­sas. Me to­có muy jo­ven la es­ce­na ra­ve en Mé­xi­co, ver­la na­cer, ser par­te de ella; em­pe­zar a to­car ahí. Mis pri­me­ras canciones las hi­ce pen­sa­das pa­ra ra­ves; hi­ce un po­co de tecno, un po­co de elec­tro y de­más y cuando em­pe­za­mos a com­par­tir to­das esas co­sas Pe­pe y yo, hu­bo una si­ner­gia muy fuer­te. Lue­go me pi­dió que le ayu­da­ra a di­gi­ta­li­zar unos ca­se­tes y em­pe­za­mos pa­lo­ma­zos que flu­ye­ron de una ma­ne­ra muy na­tu­ral. En un mes te­nía­mos cer­ca de diez canciones; ‘Con ojos de fue­go’ fue el re­sul­ta­do de esos ejer­ci­cios”. “De ahí brin­ca­mos a nues­tro pró­xi­mo dis­co; me in­ven­té el per­so­na­je que usa la más­ca­ra (que es lo que sig­ni­fi­ca Pro­su­mer: Pro­du­cer + Con­su­mer), así que ha­cer mú­si­ca con Oxo­ma­xo­ma tu­vo sen­ti­do, por­que yo ya la ha­bía con­su­mi­do. Pro­su­mer es co­mo un an­droi­de que apo­ya a Pe­pe. Pa­ra mí, Oxo­ma­xo­ma siem­pre ha si­do iro­nía y hu­mor ne­gro, con crí­ti­cas a si­tua­cio­nes ac­tua­les, pa­sa­das o fu­tu­ras.

“En es­te mo­men­to lle­va­mos más de un año tra­ba­jan­do pa­ra sa­car nues­tro nue­vo dis­co que se va a lla­mar “La­bo­ra­to­rio so­no­ro pa­ra la desocul­ta­ción de la pa­ta­mú­si­ca”. Nos me­ti­mos a es­tu­diar a Al­dred Jarry y la pa­ta­fí­si­ca y así de­ci­di­mos in­ven­tar la Pa­ta­mú­si­ca. La ma­yo­ría de las canciones ya es­tán gra­ba­das en el es­tu­dio y aho­ra sa­ca­mos un sen­ci­llo con No De­vo­tion Re­cords de Los An­ge­les. Se­rá un aco­pla­do don­de vie­nen Ford Pro­co de Ti­jua­na, va­rios gru­pos de los Es­ta­dos Uni­dos co­mo Re­volt y mú­si­cos de Gua­da­la­ja­ra”.

Oxo­ma­xo­ma es re­fres­can­te, di­ver­ti­do. Su ex­pe­ri­men­ta­ción con va­rios gé­ne­ros mu­si­ca­les, cru­zán­do­los en­tre sí, ha ase­gu­ra­do la vigencia del gru­po, por tres dé­ca­das, que se di­ce fá­cil, pe­ro se tra­ta, ade­más de mú­si­ca, de re­sis­ten­cia e in­te­li­gen­cia pa­ra con­ti­nuar su ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.