Ar­ticu­lo in­vi­ta­do

el so­ni­do ar­te­sa­nal del Va­lle de Etla

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Jor­ge Ro­zas

¿Có­mo usar la es­cu­cha en mono pa­ra ha­cer tu mez­cla más efec­ti­va?

Crea­do por Ni­co­la Mi­na, ita­liano de na­ci­mien­to, con ayu­da del in­ge­nie­ro Dennis Fo­ley y aso­cia­do con Salvador Ro­drí­guez, Stu­dio One es un es­tu­dio de gra­ba­ción ideal pa­ra gra­bar y mez­clar, con equi­po bou­ti­que high end, es­pa­cios tra­ta­dos acús­ti­ca­men­te, gran ha­bi­li­dad, ta­len­to y bue­nos oí­dos. Ubi­ca­do en el co­ra­zón del Va­lle de Etla, Oa­xa­ca, en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, Stu­dio One ofre­ce ser­vi­cios de hos­pe­da­je y co­mo­di­da­des que fo­men­tan la crea­ti­vi­dad de los mú­si­cos.

A fue­go len­to

Es Ni­co­la quien ha­bla al res­pec­to de los orí­ge­nes del pro­yec­to y los por­me­no­res del es­pa­cio:

“En reali­dad, es­te pro­yec­to co­men­zó ha­ce trein­ta años. Ini­cié tra­ba­jan­do en el so­ni­do des­pués de es­tu­diar mú­si­ca. Te­nía do­ce años y ter­mi­né co­la­bo­ran­do, ba­rrien­do el pi­so y de­más, en una ra­dio. Era una ra­dio de pro­vin­cia, al­go muy romántico por­que en Ita­lia, el am­bien­te al­re­de­dor del au­dio es así, muy ar­te­sa­nal. Yo co­men­cé con­vi­vien­do con ar­te­sa­nos, no con in­ge­nie­ros. Y así, nun­ca he pa­ra­do”, co­mien­za. “Con­for­me pa­sa­ban los años, hi­ce una bue­na ca­rre­ra. A los die­cio­cho, es­to se ha­bía con­ver­ti­do en al­go se­rio pa­ra mí. Ya tra­ba­ja­ba en broad­cas­ting en to­dos los ám­bi­tos, des­de la ope­ra­ción, sol­tar los ca­bles… ha­bía que sa­ber de to­do. Y bueno, des­de pe­que­ño yo sa­lí de mi ca­sa pa­ra cons­truir un es­tu­dio. Cons­truir­lo des­de ce­ro. Afor­tu­na­da­men­te siem­pre he te­ni­do en mi vi­da muy bue­nos con­se­jos y ase­so­rías de par­te de maes­tros y otras per­so­nas”, con­ti­núa Ni­co­la Mi­na.

“La idea era ha­cer un es­tu­dio en ca­sa, cons­trui­do con equi­po acep­ta­ble y ra­zo­na­ble, di­ri­gi­do a la mú­si­ca in­de­pen­dien­te y a to­dos, por­que ha­ber tra­ba­ja­do en él y ha­ber com­pra­do un so­lo ti­po de má­qui­na, ha­ce que el es­tu­dio al fi­nal se ha­ga ac­ce­si­ble, pe­ro sin mo­les­tar el res­to del me­dio. Que­ría­mos ser un es­tu­dio muy bo­ni­to, y que so­ná­ra­mos muy bien”.

“Yo lle­gué a Mé­xi­co di­se­ñan­do ins­ta­la­cio­nes di­ver­sas, des­de dis­co­te­cas, has­ta ci­nes y tea­tros. Ha­cía ese tra­ba­jo en ese pe­rio­do de mi vi­da y era un tra­ba­jo que me ha­cía via­jar mu­cho, pe­ro cuando na­ció mi pri­mer hi­jo pa­ré. Vi­ví de ha­cer pro­yec­tos web por unos años y aho­ra ya es­toy en mi es­tu­dio, se cum­plió mi sue­ño”.

“Gra­cias a un in­ge­nie­ro con quien tu­ve una bo­ni­ta co­la­bo­ra­ción re­la­cio­na­da con el ma­ne­jo de fre­cuen­cias ba­jas en un cuar­to pe­que­ño, em­pe­za­mos a tra­ba­jar más jun­tos; me en­vió di­se­ños, me es­tu­vo ase­so­ran­do por Sky­pe, mi­dió con­mi­go el cuar­to. Ese fue uno de mis gol­pes de suer­te jun­to con otros co­la­bo­ra­do­res y eso hi­zo que real­men­te nues­tro re­sul­ta­do fi­nal sea co­mo lo ha­bía pen­san­do, so­bre to­do en tér­mi­nos de res­pues­ta acús­ti­ca y en ca­li­dad y ca­li­dez. Uti­li­za­mos equi­po análo­go en su ma­yo­ría.

El es­tu­dio

Salvador Ro­drí­guez, so­cio de Ni­co­la Mi­na, co­men­ta por su par­te: “El es­tu­dio cuen­ta con dos cuar­tos de con­di­cio­nes acús­ti­cas ne­ce­sa­rias (cuar­to de con­trol y li­ve room). Am­bos es­tán sus­pen­di­dos y to­do es­tá muy bien tra­ta­do pa­ra cap­tu­rar el so­ni­do de la ma­ne­ra más lim­pia po­si­ble”.

Con­ti­núa Ni­co­la: “Es­ta­mos ubi­ca­dos en el her­mo­so Va­lle de Etla y te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de hos­pe­dar a la gen­te. Hay dor­mi­to­rios, co­ci­na, sa­las…la idea es te­ner un am­bien­te muy re­la­jan­te al­re­de­dor del es­tu­dio, al­go in­di­ca­do pa­ra que los mú­si­cos sa­quen su me­jor in­ter­pre­ta­ción. Si son mú­si­cos fo­rá­neos, es im­por­tan­te que ten­gan bas­tan­te co­mo­di­dad. El cuar­to de con­trol es me­diano y te­ne­mos la par­ti­cu­la­ri­dad de que el mu­ro tra­se­ro de él se abre y se do­bla ha­cia fue­ra, ca­da vez que hay mu­chas per­so­nas. Los cuar­tos es­tán to­tal­men­te ais­la­dos y el li­ve room es de muy buen ta­ma­ño; es­tá es­tu­dia­do pa­ra que có­mo­da­men­te en­tre un piano de co­la. Tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca tam­bién de que sea un cuar­to cuadrado y es­tá tra­ta­do con dis­tin­tas con­di­cio­nes acús­ti­cas: en cier­tas par­tes mi voz pue­de des­apa­re­cer ca­si, la par­te se­ca del cuar­to, mien­tras que hay otras par­tes más bri­llan­tes”.

“Po­de­mos ju­gar bas­tan­te con las po­si­bi­li­da­des en el li­ve room. Si que­re­mos, por ejem­plo, po­de­mos col­gar pá­ne­les ais­lan­tes. En él he­mos gra­ba­do cuar­te­tos de cuerdas, ba­te­rías y me­ta­les, que son de los ins­tru­men­tos que más se es­cu­chan en Oa­xa­ca”, ex­pli­ca Ni­co­la Mi­na; “la idea con el tiem­po es ir trans­for­man­do to­da la ca­sa en es­tu­dio”. Stu­dio Uno fue es­tre­na­do en enero de 2015; en esa épo­ca se hi­cie­ron las pri­me­ras gra­ba­cio­nes, in­clu­so sin ter­mi­nar­se las ins­ta­la­cio­nes por com­ple­to. “Por esas fe­chas tu­ve un pro­ble­ma muy se­rio con mis pri­me­ros so­cios y de un día pa­ra otro de­ci­die­ron que no se­guían, en­ton­ces tu­ve que ba­jar mu­cho la ve­lo­ci­dad”, recuerda Ni­co­la Mi­na; “pe­ro aún así, ese pri­mer año hi­ci­mos seis o sie­te pro­duc­cio­nes com­ple­tas. Salvador tie­ne con­tac­to con mú­si­cos que se de­di­can a ha­cer mú­si­ca re­la­cio­na­da con la re­la­ja­ción y en ese ru­bro he­mos sa­ca­do dos dis­cos, ade­más de un ál­bum de una ban­da ve­ne­zo­la­na y otro de una ban­da me­xi­ca­na de nom­bre Ayahua­pu. He­mos tra­ba­ja­do con La Con­sen­ti­da de la Sie­rra, una ban­da de mú­si­ca tra­di­cio­nal que se que­dó acá, y tam­bién tra­ba­ja­mos con la Ban­da Sin­fó­ni­ca de Ta­ma­zu­la­pam y con la Ban­da del Sur, una de las más im­por­tan­tes de Oa­xa­ca y quie­nes hi­cie­ron la mú­si­ca pa­ra un do­cu­men­tal”.

Res­pec­to lo que Ni­co­la pue­de de­cir­le a las ban­das in­de­pen­dien­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co so­bre su es­tu­dio es que “igual gas­tan me­nos acá y gra­ban en es­te am­bien­te, en un es­tu­dio muy ap­to pa­ra las ne­ce­si­da­des y, cla­ro, pe­ro po­de­mos ha­cer co­sas muy bue­nas. Mo­ni­to­reo, par­cheo, pream­pli­fi­ca­do­res, mi­cro­fo­neo, to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier co­sa y se pue­de ha­cer un gran tra­ba­jo en una at­mós­fe­ra dis­tin­ta. Es cues­tión de to­mar­se unos días”.

Stu­dio Uno y su equi­po

“El es­tu­dio va por lo análo­go y es­tá he­cho pa­ra cre­cer en esa di­rec­ción. Sien­to que con un cuar­to con una bue­nas bo­ci­nas y bue­nos oí­dos se pue­de te­ner op­cio­nes hí­bri­das bue­ní­si­mas y pa­ra pro­duc­cio­nes que no ten­gan el tiem­po pa­ra es­tar pa­san­do to­do el so­ni­do por to­dos los cir­cui­tos, yo me en­cuen­tro muy a gus­to tra­ba­jan­do con má­qui­nas di­gi­ta­les y ten­go el equi­po pa­ra tra­ba­jar así. Va­mos ha­cia el análo­go, pe­ro ma­ne­ja­mos un con­cep­to hí­bri­do. Por lo pron­to pa­sa­mos to­do por cir­cui­tos y gra­ba­mos en di­gi­tal, pe­ro si nos to­ca pro­du­cir di­gi­tal­men­te, la ver­dad es que es muy có­mo­do”.

Salvador co­men­ta: “A mí me to­có la tran­si­ción análo­go/di­gi­tal cuando em­pe­cé en es­te mun­do, pe­ro vi­ví la trans­for­ma­ción di­gi­tal en vivo y tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con mu­chos equi­pos, pe­ro aho­ra que vi­ne aquí al es­tu­dio y que Ni­co me hi­zo es­cu­char las di­fe­ren­cias de lo análo­go res­pec­to a lo di­gi­tal, me di cuen­ta de mu­chas co­sas. Aho­ra es­toy en una re­va­lo­ra­ción de so­ni­do don­de a tra­vés de lo que he es­cu­cha­do, sé que la ca­li­dez que sen­ti­mos él y yo es lo que que­re­mos del so­ni­do del es­tu­dio; que lo que sal­ga de acá ten­ga un so­ni­do par­ti­cu­lar. El co­lor y la ca­li­dez que que­re­mos nos la dan es­te ti­po de equi­pos. Pa­ra que real­men­te no­so­tros ten­ga­mos una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to en es­te ra­mo, te­ne­mos que ata­car to­das las ca­de­nas que de­pen­den de ello y pa­ra mí, una de las prin­ci­pa­les que se tie­nen que ata­car es la acús­ti­ca; de ahí vie­ne la ven­ta­ja de te­ner cuar­tos tra­ta­dos y la ver­dad es que los mi­cró­fo­nos que usa­mos son una be­lle­za”.

Fi­nal­men­te, so­bre la mi­cro­fo­nía, Ni­co­la ex­pli­ca: “Te­ne­mos mi­cró­fo­nos Pe­lu­so P67 y 606; Senn­hei­ser en ba­te­ría, Ro­yer, AKG; los clá­si­cos SM57 de Shu­re. Los pream­pli­fi­ca­do­res que te­ne­mos son Ru­pert Ne­ve de las con­so­las y los ecua­li­za­do­res son de la Tri­dent 80. La po­si­bi­li­dad de so­ni­dos que te­ne­mos es muy am­plia”, com­ple­men­ta Salvador.

“No­so­tros es­ta­mos in­tere­sa­dos en for­mar gen­te con oí­do crí­ti­co, tan­to en la par­te del so­ni­do, co­mo en la par­te de la eje­cu­ción. Ven­go de una es­cue­la don­de la mi­sión es dar el me­jor ser­vi­cio a los ar­tis­tas, quie­nes can­ta­rán la pie­za de su vi­da pa­ra emo­cio­nar al pú­bli­co. Siem­pre me adap­to pa­ra que el músico ha­ga su me­jor in­ter­pre­ta­ción po­si­ble. Sien­to que hay por dón­de y es­ta­mos te­nien­do muy bue­na res­pues­ta”, con­clu­ye Ni­co­la.

Salvador Ro­drí­guez y Ni­co­la Mi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.