En es­ce­na

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ra­fael Urie­ga

Ba­llet Fol­kló­ri­co de Mé­xi­co de Amalia Her­nán­dez, ce­le­bra­ción de oro

Las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes que de­ben te­ner los lu­ga­res en los que se pro­du­ce el even­to son, a de­cir de Eddy, los si­guien­tes: “Des­pués de ha­ber he­cho even­tos en cien­tos de lu­ga­res al­re­de­dor del mun­do, la par­ti­cu­la­ri­dad más im­por­tan­te en un re­cin­to es que de­be te­ner un buen ser­vi­cio al clien­te y de­be ase­gu­rar­se de que siem­pre hay una cla­ra co­mu­ni­ca­ción, an­tes, du­ran­te y des­pués del even­to. A ve­ces es muy di­fí­cil tra­ba­jar en lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos más gran­des que siem­pre es­tán ocu­pa­dos y tienden a per­der el fo­co en un buen ser­vi­cio al clien­te. Siem­pre que he­mos en­con­tra­do es­tos lu­ga­res só­lo en­con­tra­mos una ma­ne­ra de so­bre­lle­var la si­tua­ción, pe­ro siem­pre es un pla­cer tra­ba­jar con lu­ga­res pro­fe­sio­na­les y orien­ta­dos al ser­vi­cio en es­te sen­ti­do”.

“En el ca­so de la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co, nues­tra ex­pe­rien­cia con Mú­si­ca Mo­der­na, el PA Me­yer Sound y las con­so­las SSL y Di­gi­co fue de tra­ba­jo muy fuer­te en con­jun­to. De­bi­do a que el lu­gar es­ta­ba con­fi­gu­ra­do pa­ra ser un hí­bri­do en­tre un con­cier­to y un even­to en 360 gra­dos, fue ne­ce­sa­rio un gran cui­da­do pa­ra ase­gu­rar­nos de cu­brir to­dos los asien­tos. Co­lo­ca­mos cuidadosamente las fuen­tes de ener­gía en ubi­ca­cio­nes cla­ve, con lo que pu­di­mos re­du­cir el tiem­po de re­ver­be­ra­ción per­ci­bi­do en el es­ce­na­rio, lo que sig­ni­fi­có una me­jor ex­pe­rien­cia pa­ra el ora­dor, el pú­bli­co en el lu­gar y la au­dien­cia de broad­cast”. “SSL y Di­gi­co son gran­des con­so­las que sue­nan y ope­ran en un ni­vel muy alto. Nun­ca tu­vi­mos pro­ble­mas con ellos, in­clu­so mien­tras ope­rá­ba­mos al má­xi­mo de la con­fi­gu­ra­ción pro­por­cio­na­da y fun­cio­nan­do a 96 kHz. Apro­ve­cha­mos ple­na­men­te la in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal pa­ra dis­tri­buir se­ña­les de au­dio de ida y vuel­ta se­gún sea ne­ce­sa­rio y tam­bién pa­ra ejecutar cin­co gra­ba­cio­nes mul­ti­pis­tas si­mul­tá­neas, así co­mo mo­men­tos es­pe­cí­fi­cos en el even­to”, co­men­ta Eddy. “El tra­ta­mien­to so­no­ro pa­ra el gru­po que acom­pa­ña al ora­dor es­tá com­pues­to por diez mú­si­cos y sie­te can­tan­tes. Ca­da músico tie­ne un mo­ni­tor per­so­nal Shu­re P9HW, con­fi­gu­ra­do pa­ra re­ci­bir una mez­cla es­té­reo. Ca­da can­tan­te tie­ne tam­bién un mo­ni­tor per­so­nal que se ali­men­ta con una mez­cla des­de la con­so­la de mo­ni­to­res. Los mo­ni­to­res de pi­so se uti­li­zan só­lo por el ora­dor”.

“To­dos los mi­cró­fo­nos del gru­po son Country­man E6, con cáp­su­las di­se­ña­das pa­ra usua­rios con vo­ces fuer­tes. El área del ora­dor en el es­ce­na­rio es­tá cu­bier­ta por una pri­me­ra fi­la de mo­ni­to­res de pi­so, una fi­la tra­se­ra de mo­ni­to­res mi­ran­do ha­cia atrás, un re­lleno la­te­ral con­fi­gu­ra­do en es­té­reo y una lí­nea de sub­woo­fers co­lo­ca­dos de­ba­jo del es­ce­na­rio, de­trás del área de los al­ta­vo­ces. Nues­tro in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res ha­ce un gran tra­ba­jo pa­ra ase­gu­rar­se de que equi­li­bra­mos cuidadosamente to­da es­ta po­ten­cia pa­ra que los mo­ni­to­res tu­vie­ran un au­dio lim­pio y fuer­te, sin im­por­tar dón­de se en­cuen­tren en el es­ce­na­rio. Hay bre­ves mo­men­tos de al­ta ener­gía en el show en los que se ge­ne­ran 115 dbA en el es­ce­na­rio con la ban­da to­can­do con to­do, sin re­tro­ali­men­ta­ción. Hay muy po­cos in­ge­nie­ros en el mun­do que es­tán a la al­tu­ra de esa ta­rea”.

“Por otro la­do, la con­fi­gu­ra­ción de ra­dio­fre­cuen­cia fue un es­fuer­zo de equi­po en­tre Mú­si­ca Mo­der­na y nues­tro staff”, fi­na­li­za Eddy Puer­ta. “Co­mo pro­duc­ción, via­ja­mos con do­ce ca­na­les de mi­cró­fo­nos de RF don­de­quie­ra que va­ya­mos, más lo que nos brin­de el pro­vee­dor lo­cal. Uti­li­za­mos nues­tro equi­po pa­ra ta­reas crí­ti­cas en el show, en las que no po­de­mos per­mi­tir­nos pro­ble­mas. De­pen­de­mos del pro­vee­dor de pro­duc­ción lo­cal pa­ra pro­por­cio­nar el RF pa­ra el res­to de la lis­ta de en­tra­da. Nues­tro equi­po tra­ba­ja con la tec­no­lo­gía lo­cal pa­ra ase­gu­rar­se de que to­do es­té en or­den”.

In­ten­sos pro­ce­sos de tra­ba­jo

Por su par­te, Ay­me­ric Cas­te­le­in, di­rec­tor de Mú­si­ca Mo­der­na, em­pre­sa que se en­car­gó de la dis­tri­bu­ción de equi­pos pa­ra la pro­duc­ción del even­to, com­par­te su ex­pe­rien­cia acer­ca de So­bre­na­tu­ral: “No­so­tros lle­va­mos una bue­na re­la­ción con la gen­te de la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co. La gen­te de ven­tas del re­cin­to nos re­co­men­dó con Eddy Puer­ta. Eso fue ha­ce dos años por­que el even­to del que ha­bla­mos aho­ra fue la se­gun­da edi­ción; tam­bién lo hi­ci­mos el año pa­sa­do”.

“A ni­vel ri­der, es­ta vez hu­bo cam­bios me­no­res, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vos. Por ejem­plo, el año pa­sa­do pu­si­mos PA Me­yer Sound y en mo­ni­to­reo fue NE­XO. Uno de los ma­yo­res cam­bios fue que el año pa­sa­do tu­vi­mos una ob­ser­va­ción por par­te de la pro­duc­ción res­pec­to al pú­bli­co: la ilu­mi­na­ción ha­cia ellos ha­bía si­do in­su­fi­cien­te. Yo creo que el mis­mo Ed­die lo apun­tó y pa­ra és­te even­to nos re­mar­có que el pú­bli­co de­bía es­tar ilu­mi­na­do por­que, por un la­do, el após­tol Mal­do­na­do gus­ta de ver a su pú­bli­co y por otro la­do, se ha­cen tes­ti­mo­nia­les con una cá­ma­ra iti­ne­ran­te den­tro del pú­bli­co, en­ton­ces a ve­ces se en­cuen­tra en los ni­ve­les su­pe­rio­res de la are­na. Es­to se trans­mi­te con cir­cui­to ce­rra­do y en strea­ming, por eso es im­por­tan­te que esas to­mas es­tén ilu­mi­na­das. Es­te año el es­fuer­zo se pu­so en eso; cu­brir esa pe­que­ña insu­ficiencia que hu­bo el año pa­sa­do y cum­pli­mos con ella”, men­cio­na Ay­me­ric. “To­da la are­na es­tu­vo ocu­pa­da. Los dos días de even­to es­tu­vie­ron con cu­po lleno”. So­bre el tiem­po de an­ti­ci­pa­ción pa­ra la pro­duc­ción del even­to, Ay­me­ric co­men­ta: “el año pa­sa­do, el pri­mer en­cuen­tro con Eddy fue en el scou­ting del lu­gar. In­clu­si­ve en esa oca­sión hu­bo va­rias em­pre­sas pre­sen­tes, nues­tros com­pe­ti­do­res y no­so­tros y to­do eso tu­vo lu­gar nue­ve me­ses an­tes del even­to. Des­pués hu­bo un pro­ce­so de se­lec­ción unos cin­co o seis me­ses an­tes del even­to y des­pués, una vez se­lec­cio­na­dos, nos que­da­ron cer­ca de tres me­ses pa­ra pre­pa­rar­lo. Es­te año fue un po­co me­nos, por­que ya lo co­no­cía­mos el even­to; sin em­bar­go, to­do el tiem­po hu­bo co­mu­ni­ca­ción; to­do el año”.

La im­pre­sión que Ay­me­ric tie­ne del re­cin­to es muy bue­na: “Por un la­do, es un si­tio muy pro­fe­sio­nal que es­tá bien pensado pa­ra agi­li­zar y fa­ci­li­tar los mon­ta­jes: hay mu­chos pun­tos de col­ga­do de bue­na ca­pa­ci­dad de car­ga; hay un an­den que tie­ne des­ni­vel pa­ra que que­de a la mis­ma al­tu­ra que el re­mol­que del trái­ler. Por otro la­do, con­si­de­ro que el equi­po de pro­duc­ción del si­tio es muy pro­fe­sio­nal y siem­pre ven por el bien del even­to; se ha­cen mu­chas co­sas y eso es co­mo una di­ná­mi­ca re­cí­pro­ca que te­ne­mos en­tre la are­na y la em­pre­sa: ha­ce­mos mu­chas otras co­sas que sa­len de la co­ti­za­ción del con­tra­to y que nos be­ne­fi­cian a am­bos. A ve­ces ellos ha­cen co­mo cier­tas con­ce­sio­nes pa­ra fa­ci­li­tar­nos el tra­ba­jo y vi­ce­ver­sa. En ese sen­ti­do es muy agra­da­ble tra­ba­jar ahí”. “Des­de el pun­to de vis­ta del pú­bli­co, la Are­na Ciu­dad de Mé­xi­co es un muy buen re­cin­to, por­que tie­nen su pan­ta­lla enor­me aden­tro; hay mu­chas se­ña­li­za­cio­nes y el es­ta­cio­na­mien­to es có­mo­do, en­tre otros de­ta­lles”, agre­ga Ay­me­ric.

In­ge­nie­ro de gra­ba­ción por par­te de Mú­si­ca Mo­der­na, An­drés Sal­ga­do

In­ge­nie­ro de sa­la por par­te del Mi­nis­te­rio In­ter­na­cio­nal del Rey Jesús, Pablo Scio­la

Ha­cien­do equi­po, el crew de Mú­si­ca Mo­der­na y el del Mi­nis­te­rio In­ter­na­cio­nal del Rey Jesús

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.