Ar­tícu­lo in­vi­ta­do

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Fer­nan­do Al­ba­nés

La im­por­tan­cia del vi­deo en los es­pec­tácu­los

La in­te­gra­ción de vi­deo a un es­pec­tácu­lo es re­la­ti­va­men­te nue­vo, si to­ma­mos en cuen­ta que hay es­pec­tácu­los des­de ha­ce más de dos mil años; en la an­ti­güe­dad, los es­pec­tácu­los eran en tea­tros al ai­re li­bre y pa­sa­dos algunos si­glos, por lo ge­ne­ral se bus­ca­ba te­ner un fon­do que fue­ra bo­ni­to, lla­ma­ti­vo, al­go así co­mo te­lo­nes de fon­do o las lla­ma­das pier­nas, que in­cluían grá­fi­cos para dar una sen­sa­ción de pro­fun­di­dad a los es­ce­na­rios. Tiem­po des­pués, se co­men­za­ron a pro­yec­tar som­bras en mo­vi­mien­to y fo­tos fi­jas (con pro­yec­to­res de ace­ta­to ). Ya en la era mo­der­na (por así lla­mar­la), se co­men­za­ron a usar pro­yec­to­res de ci­ne con di­fe­ren­tes ti­pos de len­te, con lo que ya ha­bría mo­vi­mien­to en la par­te tra­se­ra y las pier­nas tam­bién se con­vir­tie­ron en áreas de pro­yec­ción, dan­do así sen­sa­ción de pro­fun­di­dad a los es­pec­tácu­los. Pos­te­rior­men­te, con tec­no­lo­gías de vi­deo pro­yec­ción), los es­pec­tácu­los am­plia­ron sus re­cur­sos para ha­cer­se más in­tere­san­tes, in­clu­yen­do vi­deo pro­yec­ción en fuentes de agua y map­ping en per­so­nas, ob­je­tos o fa­cha­das.

La crea­ti­vi­dad co­mo ini­cio

La mú­si­ca es una for­ma de ex­pre­sión que cuen­ta una his­to­ria, nos trans­por­ta a mo­men­tos, si­tua­cio­nes o lu­ga­res. La ilu­mi­na­ción en los es­pec­tácu­los ayu­da a cum­plir ese co­me­ti­do (en el me­jor de los ca­sos), y ahora que el vi­deo es­tá ca­da vez más pre­sen­te en los es­pec­tácu­los, tam­bién de­be­ría te­ner el co­me­ti­do de acen­tuar o con­tar la his­to­ria, tras­por­tar­nos, trans­mi­tir­nos, en­vol­ver­nos. En los es­pec­tácu­los mo­der­nos to­do es­to va de la mano y to­do es igual de im­por­tan­te (mú­si­ca, au­dio, vi­deo e ilu­mi­na­ción ), y si al­guno de es­tos pun­tos no es de buen ni­vel pro­fe­sio­nal, el es­pec­tácu­lo ter­mi­na­rá de­me­ri­tán­do­se.

Sin im­por­tar que ten­gan la me­jor pan­ta­lla de LED y los me­jo­res vi­deo pro­yec­to­res, si su con­te­ni­do de vi­deo es ma­lo (no me en­tien­dan mal, es im­por­tan­te te­ner un equi­po que pue­da re­pro­du­cir per­fec­ta­men­te y de la me­jor ca­li­dad su con­te­ni­do de vi­deo, pero si és­te es de ba­ja ca­li­dad o sin crea­ti­vi­dad, o fue se­lec­cio­na­do sin cui­da­do, en­ton­ces lo que su­ce­de es que su show se des­pres­ti­gia­rá y pue­de lle­gar al ni­vel de ser ho­rri­ble), mu­chas ve­ces es me­jor no te­ner vi­deo, ya que no cum­pli­rá con su co­me­ti­do. Es me­jor te­ner un ex­ce­len­te au­dio e ilu­mi­na­ción y que es­tos en con­jun­to nos trans­por­ten y nos ha­gan vi­brar.

Pri­me­ro hay que te­ner crea­ti­vi­dad; si no con­ta­mos con ella, hay que con­tra­tar a quien sí la tie­ne y que pue­da ex­pre­sar lo que desea­mos trans­mi­tir en el vi­deo. Se­gun­do, es muy bueno que nues­tro con­te­ni­do fue­ra ori­gi­nal para

ca­da can­ción y ca­da mo­men­to en ella; en es­te pun­to lle­ga­mos al te­ma del pre­su­pues­to (sin em­bar­go, me ha to­ca­do ver shows que sí lo tie­nen y su con­te­ni­do no lo re­fle­ja). Ter­ce­ro, si no exis­ten los re­cur­sos eco­nó­mi­cos, para te­ner un con­te­ni­do ori­gi­nal en ca­da mo­men­to de la can­ción, exis­ten si­tios web don­de se pue­de ad­qui­rir con­te­ni­do, des­de fo­tos fi­jas, vi­deos y de­más. Ya me ima­gino lo que es­ta­rán pen­san­do: “Pero así no soy ori­gi­nal, soy una co­pia”, pero para eso sir­ven los ser­vi­do­res de vi­deo (sound: check ma­ga­zi­ne núm. 229, sep­tiem­bre 2017), con los que po­de­mos al­te­rar y mo­di­fi­car los con­te­ni­dos de vi­deo que com­pre­mos; po­de­mos so­la­par dos o tres con­te­ni­dos de vi­deo y así crear uno acor­de a nues­tras necesidades; po­de­mos in­cluir fo­to­gra­fías pro­pias y vi­deos pro­pios y ha­cer las mo­di­fi­ca­cio­nes que con­si­de­re­mos per­ti­nen­tes. Con es­to vuel­vo al pri­mer pun­to: la im­por­tan­cia de la crea­ti­vi­dad y agre­gar pa­sión por lo que se ha­ce.

Lo esen­cial de un show in­te­gral

Gra­cias a los avan­ces y la tec­no­lo­gía con la que cuen­tan los ser­vi­do­res de vi­deo, son la me­jor for­ma (a mi pun­to de vis­ta), de in­te­grar el vi­deo a un es­pec­tácu­lo, ya sea que co­rra en lí­nea de tiem­po, dis­pa­ra­do vía DMX, MIDI, SMPTE, por­que el vi­deo siem­pre es­ta­rá a tiem­po con la mú­si­ca. El es­pec­tácu­lo siem­pre co­rre­rá igual, por lo que es in­dis­pen­sa­ble ar­mar los tiem­pos y ama­rrar con la par­te de di­rec­ción mu­si­cal y pro­duc­ción los tiem­pos, sin de­jar a un la­do la crea­ción de con­te­ni­dos y lo que es­cé­ni­ca­men­te es­tá su­ce­dien­do so­bre el es­ce­na­rio; to­do lo an­te­rior, su­ma­do a las ex­pe­rien­cias in­ter­ac­ti­vas re­fle­ja­das en vi­deo, se ha lo­gra­do una in­te­gra­ción com­ple­ta con el pú­bli­co, la au­to­ma­ti­za­ción con mo­vi­mien­to y de­más. Pero que que­de cla­ro: el con­te­ni­do va de la mano con la mú­si­ca e ilu­mi­na­ción, y las dos o tres par­tes en con­jun­to ha­cen que sea un gran show. Uno po­drá ser muy bueno pro­gra­man­do una con­so­la de lu­ces, un vi­deo ser­vi­dor, ser ex­ce­len­te en re­des y co­nec­tar el au­dio, vi­deo e ilu­mi­na­ción, que to­do fun­cio­ne de ma­ra­vi­lla (es­to nos ha­ce ser bue­nos o ex­ce­len­tes téc­ni­cos), pero crea­ti­vos co­noz­co muy po­cos. No es­toy se­gu­ro si la crea­ti­vi­dad se apren­de, pero de lo que sí es­toy se­gu­ro es que si nos cul­ti­va­mos más ten­dre­mos me­jor gus­to. ¿A qué me re­fie­ro con es­to? Ir a mu­seos, ver li­bros de ar­tis­tas, ver más la na­tu­ra­le­za (que nos en­se­ña mu­cho); via­jar, ver, ob­ser­var, es­tar en cons­tan­te bús­que­da de la in­no­va­ción. To­da nues­tra vi­da es una pe­lí­cu­la ahora hay que sa­ber co­mo trans­mi­tir nues­tros sen­ti­mien­tos. Una co­sa es que­rer trans­mi­tir un sen­ti­mien­to y otra es sa­ber ha­cer­lo efec­ti­va­men­te e in­te­grar el vi­deo es sa­ber trans­mi­tir sen­ti­mien­tos efec­ti­va­men­te.

A con­ti­nua­ción, ha­go una re­co­pi­la­ción de las opi­nio­nes de algunos co­le­gas míos en la ilu­mi­na­ción y la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo (no ne­ce­sa­ria­men­te en el ám­bi­to de las lu­ces, pero con vas­ta experiencia en el tra­ba­jo en shows), mis­mas que me pa­re­cen muy in­tere­san­tes de com­par­tir:

“La in­te­gra­ción del vi­deo en los ri­ders se da co­mo re­sul­ta­do de va­rias aris­tas; en­tre ellas, la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar vi­sual­men­te el con­cep­to de una u otra can­ción o la in­quie­tud de los pro­mo­to­res de ofre­cer a la au­dien­cia un acer­ca­mien­to con los ar­tis­tas, más allá de lo au­di­ti­vo. Téc­ni­ca­men­te, lo com­ple­jo es com­pa­ti­bi­li­zar los di­se­ños de ilu­mi­na­ción y la ca­pa­ci­dad de car­ga de los es­ce­na­rios ti­po ground sup­port para ‘so­por­tar’ las pan­ta­llas. San­dro Are­llano, responsable del área de ilu­mi­na­ción de OCESA PRG.

“Des­de ha­ce mu­cho tiem­po, los ar­tis­tas (músicos, com­po­si­to­res e in­tér­pre­tes), em­pe­za­ron a con­ce­bir su ex­pre­sión ar­tís­ti­ca acom­pa­ña­da de un ex­tra que lo­gra­ra co­mu­ni­car me­jor su men­sa­je; ese ex­tra fue al­go mul­ti­me­dia: co­men­za­ron a acom­pa­ñar la mú­si­ca con efec­tos de ilu­mi­na­ción, em­pe­za­ron a te­ner cam­bios de ves­tua­rio vol­vien­do más tea­tral su pre­sen­ta­ción y de­más.

En tiem­pos re­cien­tes y gra­cias a los avan­ces con la tec­no­lo­gía LED, esa par­te mul­ti­me­dia fue adop­tan­do al vi­deo, crean­do un im­pac­to que acom­pa­ña la in­ter­pre­ta­ción del ar­tis­ta y a ve­ces vol­vién­do­se la par­te cen­tral que acom­pa­ña su mú­si­ca. Las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas a tra­vés del vi­deo, ya que con es­te es po­si­ble con­tar una his­to­ria con imá­ge­nes que va­ya acor­de y acom­pa­ñe la pie­za que se in­ter­pre­ta.

Hay mu­cha gen­te que en­ten­dió a la per­fec­ción la he­rra­mien­ta del vi­deo y rá­pi­da­men­te la aco­pló a sus gi­ra; mu­chos gru­pos se han destacado por te­ner una vi­sión mul­ti­me­dia que acom­pa­ña su mú­si­ca y crean un con­cep­to que va de la mano con la ilu­mi­na­ción. Oja­lá es­ta área tan im­por­tan­te no pier­da su fres­cu­ra y se man­ten­ga ori­gi­nal; es de­silu­sio­nan­te ver có­mo al­gu­nas per­so­nas usan los mis­mos vi­sua­les para cual­quier can­ción sin im­por­tar el gé­ne­ro, es tris­te que mu­cha gen­te no sea crea­ti­va y ten­ga que com­prar sus vi­sua­les, mis­mos que cual­quier gen­te pue­de ad­qui­rir.

Sin em­bar­go, y lle­gan­do a lo que que­ría ex­pre­sar, sien­to que lo ideal es que el vi­deo y la ilu­mi­na­ción se com­ple­men­te y no pa­rez­ca que se tra­ta de una pelea para ver quién pue­de más; no creo que el ce­re­bro hu­mano pue­da pro­ce­sar tan­ta in­for­ma­ción que lle­ga si­mul­tá­nea­men­te y apar­te esa in­for­ma­ción vi­sual de­be ser­vir para re­for­zar la pie­za que se in­ter­pre­ta y no para ser la es­tre­lla en sí del es­pec­tácu­lo; en mi experiencia, he vis­to me­jo­res con­cier­tos (ha­blan­do de la par­te vi­sual), cuan­do el ope­ra­dor de ilu­mi­na­ción tam­bién es el en­car­ga­do de vi­deo. Por úl­ti­mo, es­pe­ro que se ca­pa­ci­te más la gen­te que ope­ra una cá­ma­ra o un swit­cher en el cir­cui­to ce­rra­do, que se preo­cu­pen por ave­ri­guar qué es lo que pa­sa en el es­ce­na­rio, lo­gran­do ha­cer un guión y que de­je­mos de ver imá­ge­nes del ba­jis­ta mien­tras sue­na un so­lo de gui­ta­ra, o que vea­mos a los ar­tis­tas par­cial­men­te de­ca­pi­ta­dos en las to­mas”. Ro­dri­go Ló­pez A, in­ge­nie­ro de sis­te­mas de va­rios ar­tis­tas y even­tos, con­sul­tor de Wa­ve­room, im­par­ti­dor de cur­sos en Mixtlán, es­pe­cia­lis­ta de pro­duc­to de Di­gi­co.

“La in­te­gra­ción de vi­deo den­tro de los shows da una opor­tu­ni­dad de en­ri­que­cer enor­me­men­te un es­ce­na­rio. Si con­si­de­ra­mos que el vi­deo es luz e ima­gen com­pues­ta, con­ta­mos con una he­rra­mien­ta que só­lo el ima­gi­na­rio pue­de de­te­ner. Ya sea para fon­dear, dar pers­pec­ti­va, re­mar­car, sor­pren­der o in­ter­ac­tuar, el vi­deo lle­ga a su­mar lo que po­de­mos ge­ne­rar en nues­tro lien­zo. El con­te­ni­do y las so­lu­cio­nes téc­ni­cas dan un gi­ro al dia­lo­go con lo que su­ce­de en es­ce­na. Tan bueno pue­de ser un efec­to, co­mo el ne­ce­sa­rio ne­gro para arro­par un show com­ple­to”.

Eliuth He­rre­ra, Kar­dia Pro­duc­cio­nes y Kai­jus vs Ro­bots.

“Creo que ahora mis­mo (2018), la tec­no­lo­gía ha pro­gre­sa­do de for­ma ex­tra­or­di­na­ria (lu­ces mó­vi­les de to­dos ti­pos y sa­bo­res, lú­me­nes, tem­pe­ra­tu­ras, pro­yec­to­res y pan­ta­llas de LED de to­dos los ta­ma­ños y for­mas ha­bi­das y por ha­ber, con re­so­lu­cio­nes asom­bro­sas), y en mu­chas oca­sio­nes la tec­no­lo­gía de vi­deo (ta­ma­ño, bri­llo, re­so­lu­ción, con­tras­te) es

ex­tra­or­di­na­ria, pero el con­te­ni­do es sim­ple­men­te me­dio­cre. De cual­quier for­ma, veo que en más del cin­cuen­ta por cien­to de los shows de hoy, el pre­su­pues­to téc­ni­co es es­pec­ta­cu­lar, y creo (es mi opi­nión per­so­nal), que ca­da uno de los res­pon­sa­bles de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas vi­sua­les (ilu­mi­na­ción, vi­deo, lá­sers, pi­ro­tec­nia, por ejem­plo), quie­re de­mos­trar que es el me­jor, y es ver­dad que mu­chas ve­ces el con­te­ni­do de vi­deo es es­pec­ta­cu­lar y tam­bién la ilu­mi­na­ción ( y eso de prin­ci­pio es­tá bien), pero (pa­re­ce que siem­pre de­be ha­ber un in­de­sea­do pero), yo ten­go la im­pre­sión de que en más de la mi­tad de los shows que veo, no hay un di­rec­tor (co­mo en una pe­lí­cu­la, por ejem­plo), y en­ton­ces me pa­re­ce que el vi­deo y la ilu­mi­na­ción no son par­te del mis­mo guión (co­mo si en un grupo mu­si­cal ca­da uno de los músicos to­ca­ra una can­ción di­fe­ren­te). En­ton­ces su­pon­go que se de­be guar­dar el ego en un ca­jón (lo cual de­be ser muy di­fí­cil), y en­ten­der que el show no es so­la­men­te el vi­deo, ni la ilu­mi­na­ción, ni el so­ni­do, ni la pi­ro­tec­nia, ni los lá­sers, ni el hu­mo. El pú­bli­co va a ver al ar­tis­ta a quien ad­mi­ra y quie­re pa­sar un buen mo­men­to, quie­re dis­fru­tar el show, de ma­ne­ra que to­dos son en­gra­nes de un me­ca­nis­mo y to­dos de­ben in­ter­ac­tuar co­rrec­ta­men­te con los de­más”.

Mau­ri­cio Ra­mí­rez “Ma­gú”, Se­nior Tech­ni­cal Se­mi­nar Ins­truc­tor, Me­yer Sound

Para más in­for­ma­ción so­bre el te­ma, pue­den con­sul­tar: www.treat­men­ts­tu­dio. com y mo­ment­fac­tory.com/re­el Quie­ro agra­de­cer en es­te ar­tícu­lo a Eliuth, San­dro, Mau­ri­cio y Ro­dri­go por sus acer­ta­das opi­nio­nes, así co­mo a High End sys­tems, Avo­li­tes y ETC por sus fo­to­gra­fías.

¡Has­ta la pró­xi­ma!

*Cuen­ta con trein­ta años de experiencia en el me­dio de en­tre­te­ni­mien­to. Co­men­zó su ca­rre­ra en ilu­mi­na­ción y am­plió sus co­no­ci­mien­tos en au­dio y vi­deo, sien­do ac­tual­men­te ins­truc­tor de los vi­deo ser­vi­do­res D3 y con­so­las de ilu­mi­na­ción Hog.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.