Des­de el es­tu­dio

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Ca­mi­lo Sil­va Mas­te­ri­ng: un ca­mino au­to ins­trui­do

El que es­ta vez nos ocu­pa es el es­tu­dio de mas­te­ri­za­ción pro­pie­dad de Ca­mi­lo Sil­va, es­pe­cia­lis­ta co­lom­biano en mas­te­ri­ng quien ha te­ni­do una ca­rre­ra en el au­dio re­gi­da por la au­to en­se­ñan­za y la bús­que­da de un so­ni­do per­so­na­li­za­do. Gra­cias a su tra­ba­jo, Ca­mi­lo es ga­na­dor de un par de La­tin Grammys, uno por Me­jor Ál­bum de Mú­si­ca Fol­kló­ri­ca con los Gai­te­ros de San Ja­cin­to y otro por Co­ra­zón pro­fun­do, de Car­los Vi­ves. Ade­más de un pro­fe­sio­nal de­di­ca­do, en es­te re­cin­to se cuen­ta con una ga­ma de equi­po, en su ma­yo­ría cons­trui­do por su fun­da­dor, agre­gan­do un to­que per­so­nal a sus tra­ba­jos.

Pa­sos cer­te­ros

Co­men­ce­mos por un es­bo­zo de có­mo ha si­do la tran­si­ción de Ca­mi­lo Sil­va en el mun­do del au­dio has­ta con­ver­tir­se en in­ge­nie­ro de mas­te­ri­ng: “Siem­pre me lla­mó la atención la mas­te­ri­za­ción. Al in­da­gar un po­co, me di cuen­ta de que ha­bían prin­ci­pios dis­tin­tos y se usa­ba una tec­no­lo­gía dis­tin­ta tam­bién. Bá­si­ca­men­te de lo que se tra­ta­ba era de que un pro­duc­to tu­vie­ra pre­pa­ra­ción fi­nal para gol­pear el mercado. Esa par­te me pa­re­cía mu­cho me­nos crea­ti­va y más téc­ni­ca; y yo, co­mo per­so­na, soy más de una na­tu­ra­le­za téc­ni­ca. De esa for­ma, me di cuen­ta de que el mas­te­ri­ng era al­go que no cual­quier per­so­na po­día ha­cer; es una ha­bi­li­dad que ad­quie­res, pien­so yo”. “Ten­go esa men­ta­li­dad al res­pec­to, un po­co de vie­ja es­cue­la, así que me pre­gun­té cuál se­ría el ca­mino para lle­gar a ese pun­to. La res­pues­ta fue muy sen­ci­lla: te­nía que pa­sar una dé­ca­da en el es­tu­dio, ad­qui­rien­do el pe­so ne­ce­sa­rio para te­ner la au­to­ri­dad y to­car de esa ma­ne­ra las pro­duc­cio­nes de otras per­so­nas. Cuan­do tra­ba­jé en el es­tu­dio de Galy Ga­liano hi­ce mas­te­ri­za­cio­nes y gus­ta­ron, aun sin te­ner yo la su­fi­cien­te experiencia. En esa épo­ca yo vi­sua­li­za­ba to­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te; mi fi­lo­so­fía en el so­ni­do no era tan pro­fun­da para mí co­mo lo es ahora”.

“En esas épo­cas ha­bía una o dos per­so­nas ha­cien­do mas­te­ri­ng en mi país, en en­tor­nos que tal vez no es­ta­ban ade­cua­dos para ello y sin em­bar­go se ha­cían. Des­pués fue­ron apa­re­cien­do sa­las ade­cua­das para mas­te­ri­za­ción; re­cuer­do a Fe­li­pe Ló­pez, un co­le­ga mío quien tie­ne una gran tra­yec­to­ria en el me­dio. Él tu­vo su sa­la de mas­te­ri­ng du­ran­te mu­cho tiem­po den­tro de un apar­ta­men­to y des­pués abrió su sa­la ade­cua­da­men­te pre­pa­ra­da”.

Siem­pre la de­di­ca­ción

“En 2004, sal­té del es­tu­dio de Galy ha­cia Au­dio­vi­sión”, re­cuer­da Ca­mi­lo; “la me­ta para mí des­de años atrás era lle­gar ahí por­que és­te es uno de los es­tu­dios más im­por­tan­tes en Co­lom­bia. En 2003 hu­bo un even­to de Au­dio En­gi­nee­ring So­ciety (AES), cuan­do Mau­ri­cio Cano era el presidente y una de las per­so­nas en­car­ga­das me in­vi­tó. De­bía es­tar ahí por­que es­ta­ría el ge­ren­te de Au­dio­vi­sión y ha­blé con él; en ese mo­men­to no ha­bía va­can­tes, pero no pa­só mu­cho tiem­po cuan­do una per­so­na sa­lió en aquel mo­men­to del es­tu­dio y lle­gué yo a cu­brir el es­pa­cio. Lle­gué ahí te­nien­do 24 años y sien­do nue­vo na­da fue fá­cil, pero siem­pre me tra­ta­ron muy bien”.

Es­tan­do en Au­di­vi­sión, ca­da vez que ha­bía una sa­la de­socu­pa­da me me­tía, con ma­nual en mano, a apren­der acer­ca de las con­so­las. Or­ga­ni­za­ba mis tem­pla­tes de Pro Tools, siem­pre pre­pa­rán­do­me para las opor­tu­ni­da­des. Co­men­cé a re­pa­rar co­si­tas, ha­cien­do man­te­ni­mien­to y eso me fue ayu­dan­do a ga­nar con­fian­za. Con el tiem­po, cuan­do uno de los in­ge­nie­ros prin­ci­pa­les de mas­te­ri­ng en Au­di­vi­sión sa­lió de su pues­to, aun­que yo no que­ría to­mar el pues­to por res­pe­to a la pro­fe­sión, fi­nal­men­te ter­mi­né ha­cién­do­lo. Mis pri­me­ros dis­cos de mas­te­ri­za­ción en ese es­tu­dio da­tan de 2006”.

Ini­cia­ti­vas pro­pias

“Mi pro­yec­to em­pe­zó por el 2009, fe­cha que coin­ci­de con la épo­ca en la que yo co­men­cé a ad­qui­rir equi­po”, re­cuer­da Ca­mi­lo. “Yo que­ría una sa­la de mez­cla com­pac­ta. Ese era el plan ini­cial, pero des­pués fue mi­gran­do a una sa­la de mas­te­ri­ng con ca­pa­ci­dad de mez­cla. Fui in­ves­ti­gan­do y en esa épo­ca ya ha­bía em­pe­za­do a con­tar con una cier­ta co­lec­ción de equi­pos. El plan se fue co­ci­nan­do y en 2012 me pu­se en con­tac­to con el des­pa­cho Aqus­ti­ca, una em­pre­sa con bas­tan­te experiencia en el país. De­fi­ni­mos lo que se ha­ría y em­pe­za­mos a tra­ba­jar por más de un año. Para mí, co­mo pro­fe­sio­nal, no tie­ne sen­ti­do ha­cer in­ver­sión en un lu­gar que no te per­te­ne­ce, así que hi­ce el mío en un te­rreno mío”. Ca­mi­lo siem­pre tu­vo a la elec­tró­ni­ca co­mo al­go im­por­tan­te: “Des­de muy jo­ven hi­ce pro­yec­tos para cons­truir am­pli­fi­ca­do­res y de­más; sin em­bar­go, de­jé eso de la­do un buen ra­to. Has­ta que en el año 2006 in­sis­tí en cons­truir al­go que fue­ra fun­cio­nal y que pu­die­ra usar en mi tra­ba­jo dia­rio: la op­ción más via­ble fue ar­mar un su­ma­dor análo­go pa­si­vo. El pro­ble­ma de cons­truir eso fue que des­pués ya no po­día pa­rar, así que co­men­cé a ha­cer más co­sas: se­guí el pro­yec­to de un com­pre­sor que fun­cio­nó muy bien. Así fui cons­tru­yen­do más, has­ta el pun­to en el que la gen­te ahora me en­car­ga pream­pli­fi­ca­do­res y com­pre­so­res. Lle­vo prác­ti­ca­men­te des­de el 2008 fa­bri­can­do es­tos equi­pos… el pro­ce­so de apren­di­za­je ha si­do in­creí­ble”.

“Mu­chos equi­pos los cons­truí para mi uso per­so­nal y ahora están en ope­ra­ción en mi es­tu­dio; cla­ra­men­te es una sa­la com­pac­ta, eso es una de­ci­sión que tie­ne que ver con el es­pa­cio dis­po­ni­ble, pero tam­bién es una cues­tión de gus­to per­so­nal. Yo bus­ca­ba una sa­la de mas­te­ri­za­ción que tu­vie­ra pre­ci­sión y para mí, lo me­jor era te­ner una sa­la com­pac­ta con un so­ni­do con­tro­la­do”. Res­pec­to al mo­ni­to­reo, Ca­mi­lo co­men­ta: “La sa­la es com­ple­ta­men­te se­ca, pero ten­go re­fle­xión en va­rios pun­tos, el piso es uno de ellos. La de­ci­sión que to­mé res­pec­to al mo­ni­to­reo tu­vo que ver con que en el lu­gar no con­vie­ne te­ner mo­ni­to­res ex­ce­si­va­men­te gran­des; mis opciones se re­du­cían a dos o tres mo­de­los y des­de que co­no­cí Ba­re­foot me lla­mó la atención su tec­no­lo­gía y fi­lo­so­fía de di­se­ño. Ellos ha­cen ca­jas ce­rra­das y yo siem­pre he si­do fan de eso; la ra­zón es que jus­ta­men­te la res­pues­ta de im­pul­so es mu­cho me­jor, así que es­tos mo­ni­to­res, al com­par­tir es­te ti­po de fi­lo­so­fía y ade­más al te­ner los subs in­cor­po­ra­dos a la ca­ja co­mo par­te de un so­lo sis­te­ma, me que­dé con la mar­ca. Me di cuen­ta que yo po­día lo­grar un sis­te­ma muy li­neal, has­ta las fre­cuen­cias ba­jas (35-30 Hz), sin re­cu­rrir a sub­woo­fers ex­ter­nos y sin te­ner que preo­cu­par­me por aña­dir al­go al sis­te­ma. Los Ba­re­foot Mi­croMain 35 fue­ron los ade­cua­dos, por ta­ma­ño, po­ten­cia y pres­ta­cio­nes”.

Por otro la­do, Ca­mi­lo Sil­va Mas­te­ri­ng cuen­ta con ilu­mi­na­ción na­tu­ral por cues­tio­nes de sa­lud. “En mu­chos es­tu­dios siem­pre es de no­che y yo que­ría man­te­ner mi rit­mo y sé lo que es­tá pa­san­do afue­ra. Tam­bién ten­go un sis­te­ma de ven­ti­la­ción me­cá­ni­co va­ria­ble que to­ma ai­re de afue­ra y yo la con­tro­lo, de­pen­dien­do no só­lo del ai­re, sino del si­len­cio que ne­ce­si­to”, ex­pli­ca su fun­da­dor, que tie­ne un ho­ra­rio fuer­te de tra­ba­jo: “Nor­mal­men­te tra­ba­jo de seis de la ma­ña­na a seis de la tar­de, aun­que hay días que tra­ba­jo me­nos o más. La úni­ca for­ma en que pue­do so­bre­vi­vir a una jor­na­da de do­ce ho­ras es tra­ba­jar en con­di­cio­nes de si­len­cio ca­si ab­so­lu­tas; si­len­cio que para mí tam­bién fun­cio­na co­mo una lu­pa a la ho­ra de ha­cer mas­te­ri­za­ción”.

“A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de in­ge­nie­ros de mas­te­ri­za­ción, yo ca­si no uso com­pre­sión o no la uso co­mo la ma­yo­ría. No uti­li­zo com­pre­sión de ban­da com­ple­ta; sin em­bar­go, con­ser­vo un com­pre­sor de bul­bos en mi ca­de­na, que me sir­ve co­mo eta­pa de ga­nan­cia, por así de­cir­lo, para con­tro­lar qué tan fuer­te gol­peo mi con­ver­ti­dor; el th­res­hold siem­pre es­ta­rá aba­jo y com­pri­me aca­so un cuar­to de dB más o me­nos. Es­te com­pre­sor es­tá cons­trui­do con unos trans­for­ma­do­res gi­gan­tes­cos UTC de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta. La ca­de­na análo­ga acá es sen­ci­lla e inusual tam­bién y las de­ci­sio­nes de equi­po siem­pre han te­ni­do qué ver con er­go­no­mía y fun­cio­na­li­dad”, men­cio­na Ca­mi­lo. “La pie­za que más ne­ce­si­to ma­ni­pu­lar es mi ecua­li­za­dor de mas­te­ri­ng, ade­más de un Kush Cla­rip­ho­nic MS (Ana­log Pa­ra­llel Equa­li­zer), que re­suel­ve co­sas muy rá­pi­do. Hay un li­mi­ta­dor análo­go de mas­te­ri­za­ción, que va an­tes del com­pre­sor (aun­que el sen­ti­do común di­ce que el li­mi­ta­dor an­tes del con­ver­ti­dor A/D). Mi en­re­do inusual me hi­zo or­de­nar pri­me­ro el li­mi­ta­dor, des­pués el com­pre­sor que no com­pri­me y fi­nal­men­te el A/D; eso es lo que me fun­cio­na”.

“Lo más re­cien­te que he cons­trui­do fue un con­ver­ti­dor D/A de bul­bos, he­cho con mi her­mano. Co­men­zó co­mo un pro­yec­to co­mer­cial, pero no pu­di­mos con­ti­nuar­lo por lo cos­to­so de su fa­bri­ca­ción. Al­can­za­mos a fa­bri­car cua­tro uni­da­des, yo ten­go dos y mi her­mano tie­ne las otras dos en Hous­ton. Una de las uni­da­des es para mi mo­ni­to­reo y otra para ali­men­tar mi ca­de­na de mas­te­ri­za­ción, que fun­cio­na así: con­ver­ti­dor, Cla­rip­ho­nic, li­mi­ta­dor, com­pre­sor que no com­pri­me y el con­ver­ti­dor A/D. La ca­de­na en sí es muy sen­ci­lla y ha­ce unos me­ses de­ci­dí ca­blear­la de pun­ta a pun­ta; es de­cir, no ten­go equi­po que me ha­ga el cam­bio en­tre má­qui­nas; cuan­do ne­ce­si­to sa­car al­go de la ca­de­na sim­ple­men­te lo apa­go”.

“Con­ser­vo un com­pre­sor óp­ti­co de bul­bos, aun­que real­men­te ya no lo uso. Uso un con­ver­ti­dor para mo­ni­to­reo de mi ca­de­na sin al­te­rar, es de­cir, para es­cu­char el ori­gen. El con­ver­ti­dor Lynx Stu­dio Aurora lo uso co­mo cen­tro di­gi­tal de se­ña­les”. Por otra par­te, Ca­mi­lo ex­pli­ca: “Es im­po­si­ble op­ti­mi­zar una sa­la con so­lo di­se­ño y me­di­cio­nes, por lo tan­to, re­cien­te­men­te me vi in­quie­ta­do por el uso de sis­te­mas DSP para co­rrec­ción acús­ti­ca para las sa­las. Me en­con­tré al fi­nal con un sis­te­ma de co­rrec­ción de res­pues­ta en fre­cuen­cia que co­rri­ge los de­fec­tos en el do­mi­nio de fre­cuen­cia, de tiem­po, fa­se e im­pul­so. Neu­tra­li­za to­do y deja un sis­te­ma que es muy pre­ci­so”.

So­bre el soft­wa­re uti­li­za­do, el fun­da­dor de Ca­mi­lo Sil­va Mas­te­ri­ng ha­bla de que es­ta muy acos­tum­bra­do a usar Pro Tools: “Soy efi­cien­te con es­te pro­gra­ma, a pe­sar de lo que di­gan que de­bo usar. Aquí, la prio­ri­dad no es el soft­wa­re, sino la con­ver­sión. Ten­go mi PC prin­ci­pal don­de co­rro to­do y me sien­to bien con ella”.

Mu­cho más que los tiem­pos tec­no­ló­gi­cos que co­rren, un pro­yec­to co­mo Ca­mi­lo Sil­va Mas­te­ri­ng tie­ne que ver con tra­ba­jar en mú­si­ca ins­pi­ra­do­ra y dar to­da la de­di­ca­ción po­si­ble. Un es­tu­dio de mas­te­ri­za­ción co­mo és­te tie­ne un gran ca­mino por de­lan­te para en­gran­de­cer la in­dus­tria de la mú­si­ca en nues­tra re­gión.

En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Redacción: Mi­chel Loe­za.

Te­le­bit

Los Pe­tit Fe­las

Pro­fe­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.