Roger Wa­ters, sen­si­bi­li­dad y tec­no­lo­gía

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Siem­pre vi­gen­te. La gi­ra Us + Them, de Roger Wa­ters, ha de­mos­tra­do ser uno de los es­pec­tácu­los más im­por­tan­tes que co­men­za­ron el año pa­sa­do. Ar­ma­do con una ban­da de diez miem­bros, el ba­jis­ta y ex miem­bro de Pink Floyd ha gi­ra­do por el mun­do des­de ha­ce ya un buen tiem­po con shows que in­te­gran can­cio­nes épi­cas del ca­tá­lo­go de la ban­da, de dis­cos co­mo Dark Si­de of The Moon, The Wall, Ani­mals y Wish You We­re He­re, por nom­brar so­lo algunos. Para es­te nue­vo tour, el mú­si­co de­po­si­ta la con­fian­za de su so­ni­do en sa­la del in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res Matt Na­pier, quien tie­ne a su con­so­la Di­gi­co SD7 co­mo uno de los pi­la­res de su tra­ba­jo.

He­ren­cias enor­mes

Matt Na­pier co­men­zó a co­la­bo­rar con Roger Wa­ters en 2016 para sus shows en nues­tro país y los con­cier­tos De­sert Trip en Ca­li­for­nia. Su in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res an­te­rior, Ian New­ton, de­sa­for­tu­na­da­men­te fa­lle­ció ha­ce unos años, por lo que fue un ho­nor para Matt Na­pier lle­nar esos za­pa­tos, así co­mo un gran com­pro­mi­so.

“Sen­tí mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer jus­ti­cia a la me­mo­ria de Ian y ha­cer que el so­ni­do en es­ta gi­ra fun­cio­na­ra tan bien co­mo fue­ra po­si­ble”, di­ce Matt. “No tu­vi­mos mu­cho tiem­po de ensayo, así que fue in­ten­so, pero los shows han ido muy bien. Creo que es ne­ce­sa­rio ser jus­to con es­te ti­po de mú­si­ca”.

La pro­duc­ción para el tour Us + Them es épi­ca, por de­cir lo me­nos, ya que exis­te un fuer­te én­fa­sis en la si­ner­gia en­tre la mú­si­ca y la experiencia au­dio­vi­sual. “El sis­te­ma de so­ni­do en­vol­ven­te ins­ta­la­do en ca­da re­cin­to ha­ce que la experiencia au­di­ti­va sea muy sen­si­ble para el pú­bli­co”, se­ña­la Matt Na­pier; “y las imá­ge­nes son ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­tes. Roger real­men­te es el ca­pi­tán de la na­ve y di­ri­ge su rum­bo, pero les per­mi­te a los músicos ex­plo­rar su crea­ti­vi­dad y agre­gar su pro­pio sa­bor. Él siem­pre es jus­to y muy pro­fe­sio­nal; si hay un pro­ble­ma téc­ni­co, siem­pre y cuan­do seas ho­nes­to, él lo com­pren­de”.

Con diez músicos en el es­ce­na­rio, el asun­to de los mo­ni­to­res se vuel­ve al­go muy de­li­ca­do, lo que sig­ni­fi­ca que Matt ne­ce­si­ta un con­teo de ca­na­les gran­de. Aquí es don­de en­tra la SD7, ya que el in­ge­nie­ro eje­cu­ta 130 en­tra­das (mu­chas de las cua­les son es­té­reo), 21 au­xi­lia­res mono, 16 au­xi­lia­res es­té­reo, tres gru­pos mono, sie­te gru­pos es­té­reo, 32 en­tra­das de ma­triz, 14 sa­li­das de ma­triz y 24 gru­pos de con­trol.

“Uti­li­zo a me­nu­do otras con­so­las, pero la SD7 si­gue sien­do la op­ción via­ble para un es­pec­tácu­lo de es­ta com­ple­ji­dad; en reali­dad, no se tra­ta so­la­men­te del con­teo de ca­na­les”, ex­pli­ca Matt. “La Se­rie SD sue­na fan­tás­ti­co; la fle­xi­bi­li­dad de los SD Racks y SD-Mi­ni Racks, la re­dun­dan­cia y fle­xi­bi­li­dad de uso tam­bién son muy bue­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de ella. Ten­go dos SD Racks que se ocu­pan de en­tra­das de es­ce­na­rio y sa­li­das de sis­te­mas de mo­ni­to­reo per­so­nal (IEM) y un Mi­ni Rack, que se en­car­ga de al­gu­nas in­ser­cio­nes analó­gi­cas”.

Ade­más de los músicos, hay va­rios téc­ni­cos ba­jo el es­ce­na­rio y es ahí don­de la ma­yo­ría de las mez­clas de IEM se con­su­men: “La ma­yo­ría de los músicos son mul­ti ins­tru­men­tis­tas y tam­bién can­tan, así que su­ce­den mu­chas co­sas; en el úl­ti­mo re­cuen­to, te­nía­mos al­re­de­dor de se­ten­ta gui­ta­rras di­fe­ren­tes en jue­go”, men­cio­na Matt. “Tam­bién te­ne­mos algunos mo­ni­to­res de piso dis­cre­tos al­re­de­dor del es­ce­na­rio y ne­ce­si­ta­mos un po­co de vo­lu­men adi­cio­nal para cuan­do lle­ga­mos a “Anot­her Brick In The Wall”; te­ne­mos un grupo lo­cal de niños que se nos une en el es­ce­na­rio y ellos tam­bién ne­ce­si­tan es­cu­char”. Para ma­ne­jar es­ta gran con­fi­gu­ra­ción, Matt Na­pier usa snaps­hots en su SD7 de ma­ne­ra muy ex­ten­sa. 53, para ser pre­ci­sos.

“Los eje­cu­to en mo­do ‘re­la­ti­vo’ para que cual­quier cam­bio en la prue­ba de so­ni­do se pue­da ajus­tar en ge­ne­ral”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res. “To­dos los snaps­hots se dis­pa­ran a tra­vés de SMPTE. To­da la mú­si­ca es en vi­vo, pero tam­bién te­ne­mos una gran can­ti­dad de efec­tos de so­ni­do para el au­dio en su­rround, que tam­bién in­tro­duz­co en el sis­te­ma de mo­ni­to­reo per­so­nal. De­bi­do a la gran can­ti­dad de ele­men­tos vi­sua­les y de vi­deo, el SMPTE siem­pre se es­tá eje­cu­tan­do. Es­to es muy bueno para mí, ya que una vez pro­gra­ma­do, pue­do per­mi­tir que las cap­tu­ras/SMPTE con­tro­len to­dos los si­len­cios, cam­bios de ni­ve­les prin­ci­pa­les, cam­bios de gui­ta­rra y mi­cró­fo­nos vo­ca­les, lo que me li­be­ra para real­men­te es­cu­char y mez­clar ac­ti­va­men­te el show para Roger. ¡Es al­go ex­ce­len­te, pero se ne­ce­si­ta­ron ho­ras de pro­gra­ma­ción en las ma­dru­ga­das para que to­do fun­cio­na­ra tan bien!”. La par­te de la gi­ra Us + Them por América del Nor­te se ex­ten­dió has­ta fi­na­les de oc­tu­bre del año pa­sa­do y vi­si­ta­rá Reino Uni­do y Eu­ro­pa es­te año. En América La­ti­na y con­cre­ta­men­te Mé­xi­co, es­te tour lle­ga­rá a fi­na­les de es­te año, en lo que pro­me­te ser unos con­cier­tos a los que Roger Wa­ters nos tie­ne acos­tum­bra­dos, lle­nos de in­ten­si­dad.

Matt Na­pier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.