De­trás del mi­cró­fono

co­ra­zón ca­ri­be­ño pa­ra el mun­do

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña

Alex Cu­ba, ta­len­to de am­plio es­pec­tro

Aun­que se crió en Ar­te­mi­sa, a una ho­ra de La Ha­ba­na, Cu­ba, la mú­si­ca de Ale­xis Puen­tes, co­no­ci­do ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Alex Cu­ba, es tan ex­ten­sa co­mo el lu­gar don­de se es­ta­ble­ció y ha vi­vi­do du­ran­te más de quin­ce años: Smit­hers, Bri­tish Co­lum­bia, ca­tor­ce ho­ras al nor­te de Van­cou­ver, Ca­na­dá. Sus com­po­si­cio­nes in­cor­po­ran sus raí­ces y es una amal­ga­ma no­ta­ble de es­ti­los, lo que le ha da­do la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con fi­gu­ras co­mo Ja­son Mraz, Ron Sexs­mith y Jim Cuddy, y ha si­do ca­paz de re­unir me­lo­días de pop­soul y acor­des de rock en can­cio­nes que pue­den pa­re­cer­se muy po­co a las for­mas mu­si­ca­les tra­di­cio­na­les de su país na­tal.

Sen­si­bi­li­dad y fu­sión

En el trans­cur­so de cin­co ál­bu­mes, Alex Cu­ba ha ex­plo­ra­do y am­plia­do las in­fluen­cias cu­ba­nas de la era so­vié­ti­ca del país ca­ri­be­ño en los años se­ten­ta y ochen­ta con su en­fo­que en el jazz y la mú­si­ca de au­tor. Su dis­co más re­cien­te, “Lo único cons­tan­te”, se en­cuen­tra en­tre am­bos mun­dos y re­fle­ja la be­lle­za de la gui­ta­rra y la voz. De ele­va­das y bri­llan­tes a con­mo­ve­do­ras y fi­lo­só­fi­cas, las can­cio­nes de es­te dis­co le ha­bla­rán al oyen­te a tra­vés de la me­lo­día y la le­tra, en un tra­ba­jo que con­fir­ma el ta­len­to que ha he­cho a Alex ga­na­dor de más de vein­te pre­mios y no­mi­na­cio­nes, in­clu­yen­do cua­tro La­tin Grammys y dos Juno Awards, así co­mo tres no­mi­na­cio­nes al Grammy.

La vi­sión de Alex Cu­ba, de fu­tu­ro y es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te, ha he­cho que ha­ya acu­mu­la­do un cre­cien­te nú­me­ro de se­gui­do­res en­tre la crí­ti­ca y los fa­ná­ti­cos, in­clu­yen­do nues­tro país, has­ta don­de lle­gó el mú­si­co pa­ra rea­li­zar una se­rie de con­cier­tos el mes pa­sa­do. “Ya ha­bía es­ta­do an­tes en Mé­xi­co, en Cum­bre Ta­jín y otros más. Es­ta oca­sión más re­cien­te es­tu­ve in­vi­ta­do por Aleks Syn­tek, en el Foro del Te­je­dor y en Mon­te­rrey, pro­mo­vien­do el dis­co nue­vo, que fue no­mi­na­do tan­to al La­tin Grammy co­mo al Grammy, pe­ro tam­bién hi­ci­mos un re­co­rri­do por mis ma­te­ria­les an­te­rio­res, pa­ra dar un pa­rá­me­tro im­por­tan­te de lo que he he­cho”. Res­pec­to a la pro­duc­ción de Lo único cons­tan­te, Alex ex­pli­ca: “He te­ni­do la suer­te de ser co­pro­duc­tor de to­dos mis dis­cos, jun­to con Joby Ba­ker, due­ño de Ba­ker Stu­dios, en la ciu­dad de Vic­to­ria, Ca­na­dá. Me he en­ten­di­do muy bien con él, to­ca mu­chos ins­tru­men­tos y gra­ba­mos al­gu­nas co­sas en Cu­ba pa­ra es­te dis­co. Ge­ne­ral­men­te yo lle­vo el hi­lo de la pro­duc­ción. Ha­go mu­chos de­mos en mi pe­que­ño es­tu­dio en ca­sa y cuan­do me sien­to lis­to pa­ra gra­bar, lle­go con co­sas bas­tan­te avan­za­das, lo que ha he­cho de to­do es­to un pro­ce­so bas­tan­te per­so­nal. Joby mez­cla y mas­te­ri­za mi ma­te­rial, y es­to ha si­do par­te de mi la­bor co­mo mú­si­co in­de­pen­dien­te, lo que ha si­do muy bueno. Mi for­ma de ver la mú­si­ca la­ti­na tal vez tie­ne que ver con el he­cho de que yo vi­vo en Ca­na­dá y es­to me da una vi­sión di­fe­ren­te, con cier­ta dis­tan­cia”. La per­ma­nen­cia de Alex en el país nor­te­ame­ri­cano ha per­mi­ti­do que su mú­si­ca ha­ble de sus dos reali­da­des: de dón­de vie­ne y dón­de es­tá. “Siem­pre ha­go la ana­lo­gía con se­mi­llas de man­go y de man­za­na, que es­pe­ra­mos que crez­ca en am­bos lu­ga­res. No es­tá he­cha pa­ra un ni­cho, sino que tie­ne una vi­sión más uni­ver­sal y eso es lo bueno que me ha da­do Ca­na­dá; me ha de­ja­do ver más allá de mi cul­tu­ra pa­ra sos­te­ner lo más im­por­tan­te de ella,

pe­ro dar­le alas a la crea­ti­vi­dad y de­jar­me ir a don­de me lle­ve”, men­cio­na. El mú­si­co, en prin­ci­pio gui­ta­rris­ta (a los seis años co­men­zó a to­car­la), tam­bién co­no­ce la eje­cu­ción del ba­jo y el piano, la per­cu­sión y el tres cu­bano. Ha te­ni­do opor­tu­ni­da­des que ha sa­bi­do to­mar: “Ten­go un pa­tro­ci­nio de Gib­son Gui­tars y tam­bién me gus­tan mu­cho las gui­ta­rras an­ti­guas. Tu­ve la for­tu­na de ad­qui­rir un re­quin­to que me gus­ta mu­cho to­car, com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­do pa­ra mí y que fue he­cho en Cu­ba a par­tir de un piano que iban a des­truir”, re­cuer­da. Por su­pues­to, las in­fluen­cias mu­si­ca­les de Alex Cu­ba co­mien­zan con su pa­dre, Va­len­tín Puen­tes, re­co­no­ci­da fi­gu­ra de la mú­si­ca cu­ba­na: “Mi pa­dre tie­ne mu­cha repu­tación allá e in­clu­so le fue otor­ga­da la Or­den Na­cio­nal, gra­cias a su la­bor co­mo edu­ca­dor del ar­te. Go­zo por su­pues­to de su in­fluen­cia en al­go que se lla­ma fee­ling (gé­ne­ro mu­si­cal si­tua­do den­tro de la can­ción cu­ba­na, que tie­ne una no­ta­ble in­fluen­cia de la mú­si­ca nor­te­ame­ri­ca­na), al­go que se po­pu­la­ri­zó en los años cua­ren­ta y que lo die­ron a co­no­cer Oma­ra Por­tuon­do y Ser­gio Cas­ti­llo De la Luz, por ejem­plo, pe­ro cuan­do em­pe­cé con el ba­jo des­cu­brí el jazz y to­do cam­bió pa­ra mí pa­ra bien. En la ado­les­cen­cia des­cu­brí el jazz y funk y eso dio for­ma a su iden­ti­dad, ade­más de que dis­fru­to mu­cho la mú­si­ca bra­si­le­ña co­mo sam­ba y bos­sa no­va”, men­cio­na.

Con tres lus­tros vi­vien­do en Ca­na­dá, Alex tie­ne ya to­do un mar­co de co­no­ci­mien­to acer­ca de la gra­ba­ción de la mú­si­ca la­ti­na en aquel país: “Lle­gué ya con mu­cha in­fluen­cia de la mú­si­ca es­ta­dou­ni­den­se; real­men­te no hay mu­cha di­fe­ren­cia con Es­ta­dos Uni­dos en cuan­to a mú­si­ca; el en­torno es muy li­bre, es un país muy grande. Yo gra­bo en un es­tu­dio don­de no se gra­ba mú­si­ca la­ti­na, con gen­te que nun­ca ha­bía gra­ba­do es­te ti­po de mú­si­ca, pe­ro exis­te un buen ambiente pa­ra re­gis­trar­la: bue­na tec­no­lo­gía y bue­nos in­ge­nie­ros”. “Por otro la­do”, se­ña­la Alex; “con­si­de­ro que aun­que en La­ti­noa­mé­ri­ca fal­tan to­da­vía ins­ta­la­cio­nes pa­ra gra­bar cier­to ti­po de mú­si­ca o la tec­no­lo­gía aún no sea muy pro­pi­cia, en nues­tros paí­ses so­bra ta­len­to. Al­gu­nas co­sas tal vez no es­tén muy bien gra­ba­das, pe­ro la mú­si­ca es muy real y ho­nes­ta. Hay mu­cho “vi­be”. Mien­tras Alex lle­va su Cu­ba in­cor­po­ran­do in­fluen­cias su­ti­les de jazz y acor­des so­fis­ti­ca­dos, así co­mo le­tras que ex­pre­san su poe­sía de una ma­ne­ra in­dis­cu­ti­ble­men­te ori­gi­nal, su tra­ba­jo de­fi­ne un lu­gar mu­si­cal único en la diás­po­ra la­ti­na. Au­tén­ti­co en cual­quier lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.