Un en­cuen­tro con

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

En­zo Vi­lla­pa­re­des, pro­duc­ción la­ti­na sin fron­te­ras

Pro­duc­tor, com­po­si­tor y trom­pe­tis­ta, En­zo Vi­lla­pa­re­des ha pro­du­ci­do a fa­mo­sos ar­tis­tas co­mo Juan Ga­briel y Joan Se­bas­tian. Su más re­cien­te tra­ba­jo co­mo pro­duc­tor con Pan­teón Ro­co­có, es un re­fe­ren­te de la nue­va mú­si­ca me­xi­ca­na. Ni­ño pro­di­gio del clá­si­co, En­zo apren­dió a to­car a los seis años. A los do­ce, ya era el so­lis­ta en la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil de la Rin­co­na­da de Ve­ne­zue­la. Al año si­guien­te, au­di­cio­nó pa­ra en­trar a De­sor­den Pú­bli­co y de ahí, pa­só a acom­pa­ñar a Franco de Vi­ta.

Re­si­den­te en Los Án­ge­les des­de 1994, En­zo Vi­lla­pa­re­des for­mó par­te de Earth, Wind & Fi­re y des­pués, los pro­du­jo. Do­mi­na el piano y la con­so­la y es mu­si­ca­li­za­dor de gus­ta­das se­ries de te­le­vi­sión. Du­ran­te un des­can­so de las gra­ba­cio­nes del nue­vo ál­bum de Pan­teón Ro­co­có, nos reuni­mos con él, pa­ra sa­ber más so­bre sus es­fuer­zos.

Be­lle­za y caos

“Mi en­tra­da a De­sor­den Pú­bli­co fue cu­rio­sa”, re­co­no­ce En­zo; “te­nía tre­ce años. Sa­lió su pri­mer dis­co y co­mo cual­quier ado­les­cen­te bus­can­do mú­si­ca, lo com­pré y me pa­re­ció in­tere­san­te el ska; un gé­ne­ro nue­vo pa­ra mí. A las dos se­ma­nas me lla­mó un ami­go ba­jis­ta y di­jo que ellos es­ta­ban ha­cien­do au­di­cio­nes pa­ra trom­pe­tis­ta y con to­das las ga­nas, fui”. Sus pa­dres lo lle­va­ron. “La au­di­ción era a las diez de la no­che y yo era me­nor de edad”, En­zo re­cuer­da; “en­tré al es­tu­dio, me pu­sie­ron una par­ti­tu­ra, leí y di­je­ron que me lla­ma­rían. Cua­tro días más ade­lan­te, me bus­ca­ron pa­ra de­cir­me que les ha­bía gus­ta­do mu­cho la eje­cu­ción y que les en­can­ta­ría que fue­ra par­te de la ban­da”, son­ríe; “en­tré y des­cu­brí un uni­ver­so de mú­si­ca”.

Pre­coz. “Des­de que en­tré a De­sor­den (cuán­do gra­bé mi pri­mer dis­co), pu­se mu­cha aten­ción en el tra­ba­jo de es­tu­dio. En es­te ca­so, con Gerry Weil, un tre­men­do pro­duc­tor, el he­cho de or­ga­ni­zar ideas, te­ner cohe­ren­cia, la ar­mo­nía, los acen­tos y cua­drar los rit­mos me pa­re­ció fas­ci­nan­te”.

Ma­dru­ga­dor

“En De­sor­den Pú­bli­co ha­cían bro­mas con­mi­go, por­que era el pri­me­ro en lle­gar”, com­par­te En­zo; “an­tes que el in­ge­nie­ro, me po­nía a re­vi­sar las con­so­las y gra­bá­ba­mos en cin­ta de dos pul­ga­das. Por su­pues­to, me que­da­ba cuan­do gra­ba­ban ba­jo, gui­ta­rras y per­cu­sio­nes”, apun­ta; “igual­men­te, lo fui ha­cien­do du­ran­te los de­más dis­cos del gru­po y ya des­pués con Juan Ga­briel y Joan Se­bas­tian”. Pro­duc­ti­vo. “Hay dos co­sas: una, el con­cep­to mu­si­cal que es­tás tra­ba­jan­do y la otra, ser mú­si­co”, des­ta­ca En­zo; “me he to­pa­do con pro­duc­to­res que no son mú­si­cos. Al­gu­nos son muy bue­nos, tie­nen ideas, pe­ro no las sa­ben ex­pre­sar mu­si­cal­men­te y di­cen: tí­ra­me un acor­de con una no­ti­ta ra­ra. Pue­de que uno (por ex­pe­rien­cia) lo ha­ga y di­gan que así es­tá bien, pe­ro no tie­nen co­no­ci­mien­tos”.

Las fa­llas. “Otros tie­nen un ho­me es­tu­dio en ca­sa, se di­cen pro­duc­to­res y dan ór­de­nes de có­mo quie­ren so­nar. Creo que es­tán equi­vo­ca­dos”, se­ña­la; “la for­ma­ción mu­si­cal y te­ner idea de lo que bus­cas, van de la mano pa­ra ser un gran pro­duc­tor”.

Ma­nos y oí­dos

“He te­ni­do la for­tu­na de tra­ba­jar con mu­chos in­ge­nie­ros in­tere­san­tes, quie­nes son mú­si­cos”, sub­ra­ya En­zo; “és­ta es la man­cuer­na perfecta, por­que di­ces al­gu­na co­sa y sa­ben a dón­de di­ri­gir­se. En Mé­xi­co me en­can­tó tra­ba­jar con Sa­bás Sán­chez¸ un ex­ce­len­te in­ge­nie­ro que es uno de los me­xi­ca­nos que tie­ne un Grammy nor­te­ame­ri­cano en In­ge­nie­ría, por un dis­co de Vi­cen­te Fer­nán­dez”, re­ve­la; “tam­bién gra­bé con Franco Gior­da­ni: ex­ce­len­te in­ge­nie­ro y ga­na­dor del Grammy“.

Sin erro­res. “Si hay una pro­duc­ción que no gus­ta, el ar­tis­ta des­cien­de de po­pu­la­ri­dad”, co­men­ta el mú­si­co y pro­duc­tor; “pe­ro si el ar­tis­ta se sien­te có­mo­do, se­rá una sa­tis­fac­ción pa­ra el pro­duc­tor y la dis­que­ra. To­do va de la mano y pa­ra te­ner éxi­to en es­te ti­po de pro­yec­tos hay que ha­cer una reunión y acla­rar los pun­tos”.

Se­guir apren­dien­do. “Mu­chos nos sen­ti­mos se­gu­ros en nues­tra zo­na de con­fort y creo que es un error que­dar­se en ese ni­vel”, ver­sa En­zo con ra­zón; “ac­tual­men­te, hay mu­chas pro­pues­tas que son en­se­ñan­zas pa­ra to­dos. Es im­por­tan­te pres­tar­les aten­ción y se­guir es­cu­chan­do”, in­sis­te; “por­que la edu­ca­ción es pa­ra siem­pre“.

Suer­tu­do

“Tu­ve la for­tu­na de pro­du­cir a Earth, Wind & Fi­re y a Juan Ga­briel”, En­zo dis­fru­ta el momento; “en 2008, con Juan Ga­briel hi­ci­mos 22 shows en el Au­di­to­rio Na­cio­nal, dia­rio ha­bía un in­vi­ta­do y Pan­teón Ro­co­có fue a to­car. Ahí nos co­no­ci­mos”, re­su­me; “cuan­do es­ta ban­da se es­ta­ba for­man­do, te­nían un ca­se­te gra­ba­do en 1995 y du­ran­te una gi­ra que hi­ci­mos con De­sor­den Pú­bli­co vie­ron mi nom­bre en la sec­ción de me­ta­les”.

Neo-Ro­co­có. “Dos años des­pués, el gru­po me in­vi­tó a to­car en al­gu­nos shows en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co. Lue­go me di­je­ron que me que­rían co­mo pro­duc­tor del dis­co de los vein­te años y pa­ra mí fue un pla­cer acep­tar. Des­de 2015 em­pe­za­mos a es­co­ger te­mas, to­car en vi­vo, tra­ba­jar arre­glos y po­ner or­den, por­que los mú­si­cos su­fri­mos de una ma­la in­fluen­cia: que­re­mos to­car de­más y tra­ta­mos de ha­cer que subie­ra de ni­vel”.

Va­lua­dor. “El tra­ba­jo de los pro­duc­to­res de Pan­teón Ro­co­có ha si­do tre­men­do y me gus­ta­ría des­ta­car a Chiquis Ama­ro, con quien he te­ni­do la for­tu­na de tra­ba­jar”, des­cri­be En­zo Vi­lla­pa­re­des; “es un ex­ce­len­te pro­duc­tor, in­ge­nie­ro y par­te del cre­ci­mien­to de la ban­da. Aho­ra me to­có ser pro­duc­tor del dis­co del aniver­sa­rio y des­de en­ton­ces, el gru­po ha mar­ca­do épo­ca. Ac­tual­men­te, es­ta­mos gra­ban­do el que se­rá un dis­co con pro­pues­ta, nue­vos so­ni­dos y otro ni­vel. El 2019 lo veo muy bien: con más en­fo­que y por su­pues­to, cre­ci­mien­to mu­si­cal”.

Con op­ti­mis­mo rea­lis­ta, En­zo ha desa­rro­lla­do una exi­to­sa ca­rre­ra, tan­to so­bre el es­ce­na­rio co­mo de­trás del cris­tal, ar­ma­do de dos se­cre­tos: la cu­rio­si­dad y el es­fuer­zo.

Gi­gan­te la­tino.

“La ne­go­cia­ción en­tre ar­tis­ta, pro­duc­tor y se­llo, es mu­si­cal. Hay reunio­nes don­de nos sen­ta­mos y pre­gun­ta­mos: ¿a dón­de va es­ta pro­duc­ción? ¿Cuál es tu vi­sión? Así lo veo yo. Es una llu­via de ideas que de­be­mos asen­tar an­tes de gra­bar, por­que al fi­nal, lo que es­tá en jue­go es la vi­da del ar­tis­ta. El pro­duc­tor, co­mo tal, es­tá tra­ba­jan­do pa­ra el ar­tis­ta y veo erra­do que sim­ple­men­te, im­pon­ga su cri­te­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.