4. De­trás del mi­cró­fono

el pro­ce­so evo­lu­ti­vo de un mú­si­co de su tiem­po

sound:check magazine mexico - - Contenido - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Re­dac­ción: Ma­ri­sol Pa­che­co

Héc­tor In­fan­zón, el pro­ce­so evo­lu­ti­vo de un mú­si­co de su tiem­po

Su eje­cu­ción al piano cu­bre lo clá­si­co, el jazz y lo po­pu­lar; con es­to ha cons­trui­do un se­llo so­no­ro que co­mo in­tér­pre­te y com­po­si­tor per­mi­ten iden­ti­fi­car a Héc­tor In­fan­zón co­mo un hí­bri­do: un crea­dor de mú­si­ca ecléc­ti­ca que le de­ve­la co­mo un mú­si­co de su tiem­po en cons­tan­te bús­que­da, ávi­do de mos­trar crea­ti­va­men­te la iden­ti­dad que ha ab­sor­bi­do co­mo me­xi­cano y ca­pi­ta­lino.

Di­cha hi­bri­dez le ga­nó aplau­sos y gi­ra por Asia, de la que que­dó re­gis­tro pun­tual en el dis­co “Li­ve in Hong Kong”, ál­bum que cap­tu­ra la esen­cia, ener­gía y ta­len­to de él y su gru­po, el cual go­zó del jú­bi­lo de un pú­bli­co que hi­zo de la mú­si­ca el víncu­lo pa­ra co­nec­tar sin li­mi­tan­tes. Una gra­ba­ción or­gá­ni­ca que se ter­mi­nó de afi­nar en nues­tro país y que sir­ve de pre­tex­to pa­ra te­ner de Héc­tor sus im­pre­sio­nes co­mo mú­si­co y pro­duc­tor en es­ta mo­men­to de la in­dus­tria mu­si­cal y la gra­ba­ción.

¿Cuá­les son los ele­men­tos que dis­tin­guen tu iden­ti­dad mu­si­cal?

“Es un pro­ce­so evo­lu­ti­vo del que a ve­ces no eres cons­cien­te, uno ha­ce las cosas por la ne­ce­si­dad de crear, de com­po­ner, de to­car, de ex­plo­rar y esa cons­tan­te bús­que­da se vuel­ve un es­ti­lo o evo­lu­ción que se ob­ser­va has­ta que mi­ras en re­tros­pec­ti­va. Los dis­cos son un re­fe­ren­te de lo que he­mos he­cho a tra­vés del tiem­po, de ahí la

im­por­tan­cia de es­tar gra­ban­do por­que es el tes­ti­mo­nio de la épo­ca que uno vi­ve, de có­mo con­ci­be uno la mú­si­ca, la vi­da; se de­ja un tes­ti­mo­nio o con­cep­to mu­si­cal”.

“Me gus­ta ha­cer mú­si­ca pa­ra gru­pos de cá­ma­ra, or­ques­ta sin­fó­ni­ca o so­lis­tas; ha­go es­ta com­bi­na­ción, es­te cru­ce de in­for­ma­ción. Es­tu­dié mú­si­ca clá­si­ca, pe­ro tam­bién me for­mé en la ca­lle, en los cen­tros noc­tur­nos, en la mú­si­ca po­pu­lar y es­te cru­za­mien­to de vi­das me ayu­dó mu­cho a ha­cer la mú­si­ca que ha­go aho­ra, que las com­bino sin nin­gún pro­ble­ma ni pre­jui­cio. Mis dis­cos tie­nen es­te sen­ti­do de iden­ti­dad, la que yo me pro­pon­go au­na­da a la que siem­pre he que­ri­do plas­mar de ese Mé­xi­co com­ple­jo que so­mos, esa hi­bri­dez de los que vi­vi­mos en es­ta ciu­dad. El eclec­ti­cis­mo es la ca­rac­te­rís­ti­ca de quie­nes vi­vi­mos acá. Es la par­te cos­mo­po­li­ta de una or­be del mun­do que da ca­bi­da a to­das las cul­tu­ras; a ve­ces no lo ve­mos, pe­ro bas­ta con sa­lir del país pa­ra apre­ciar­lo, sin per­der nues­tra esen­cia”.

Pro­du­ces la ma­yo­ría de tus dis­cos, ¿no has re­que­ri­do de un oí­do ex­terno pa­ra esa la­bor?

“La ra­zón por la que me au­to-pro­duz­co es por­que uno sa­be lo que quie­re. Cuan­do te en­fren­tas con un pro­duc­tor o una dis­que­ra, ellos asu­men que sa­ben lo que va a ven­der en el pú­bli­co y no ne­ce­sa­ria­men­te es así. A ve­ces es pa­ra bien y son crea­ti­vos y ayu­dan a po­ten­ciar lo que quie­re el ar­tis­ta. Yo he co­la­bo­ra­do, así fue el dis­co “Nos to­ca”, un em­ble­má­ti­co de mi dis­co­gra­fía, que pro­du­jo Ta­nia Li­ber­tad. Fue muy res­pe­tuo­sa y co­mo ar­tis­ta que es, sa­be lo que im­pli­ca. Hi­zo la pro­duc­ción eje­cu­ti­va y tu­ve la li­ber­tad de ha­cer­lo co­mo lo con­ce­bí. Los de­más son dis­cos que yo pro­du­je. Ac­tual­men­te he te­ni­do plá­ti­cas con pro­duc­to­res que son sen­si­bles y qui­zás otra vez ha­ga una co­la­bo­ra­ción. No es­toy ce­rra­do, me pa­re­ce im­por­tan­te jun­tar­se con gen­te crea­ti­va, que a su vez ten­ga una vi­sión em­pre­sa­rial. Que sea ar­tís­ti­co y lu­cra­ti­vo en es­ta épo­ca don­de no hay fór­mu­las”.

Eres un mú­si­co au­to­ges­ti­vo...

“Ac­tual­men­te, los mú­si­cos nos he­mos con­ver­ti­do en em­pre­sa­rios, ma­na­gers y pro­duc­to­res; a mí me pa­re­ce im­por­tan­te te­ner es­ta vi­sión, no obs­tan­te su­mer­gir­te de lleno en esa ex­pe­rien­cia de pron­to es muy des­gas­tan­te: yo, que soy muy ob­se­si­vo con la pro­duc­ción de mis dis­cos y es­pec­tácu­los, he de­bi­do apren­der a te­ner con­fian­za y con­tar con co­la­bo­ra­do­res en cada área. Es im­por­tan­te de­jar­se ayu­dar pa­ra que uno só­lo se de­di­que a com­po­ner y prac­ti­car; te­ner ese en­gra­na­je de per­so­nal y de­le­gar, por­que si un día te lle­ga la opor­tu­ni­dad de sa­lir al mun­do, tie­nes que es­tar lis­to. Yo mi­ro es­ta es­truc­tu­ra co­mo mis “tien­di­tas”, con­fío en per­so­nas que me ayu­dan con esas ta­reas”.

Así sur­gió la gi­ra por Asia, ¿có­mo fue la pro­duc­ción de és­ta?

“Se dio gra­cias a una se­rie de cir­cuns­tan­cias for­tui­tas y afor­tu­na­das. Gra­cias a una gran ami­ga pia­nis­ta Li­na Ra­mí­rez, pro­mo­to­ra de la mú­si­ca me­xi­ca­na que vi­ve en Sin­ga­pur, quien me in­vi­tó a ir, se ar­mó una se­rie de con­cier­tos. Es­tan­do allá, Li­na pla­ti­có con otras per­so­nas del con­su­la­do me­xi­cano en Hong Kong y se ar­mó la gi­ra; an­tes de sa­lir de Mé­xi­co ya te­nía­mos vein­te fe­chas confirmadas y es­tan­do allá otras. Gus­tó mu­cho la pro­pues­ta: fui con En­ri­que Na­ti­vi­tas (ba­te­ría), Adrián In­fan­zón (ba­jo), Luis Gó­mez (per­cu­sión), a quie­nes

res­pe­to co­mo mú­si­cos que son ma­ra­vi­llo­sos. Fui­mos a Sin­ga­pur, Gan­su y Hong Kong, que tie­nen clu­bes de jazz y fes­ti­va­les, y la úl­ti­ma pa­ra­da del tour fue en el Oran­ge Peel, re­cin­to fa­mo­so, y se dio la oca­sión de gra­bar el con­cier­to a so­li­ci­tud del con­su­la­do me­xi­cano pa­ra te­ner el re­gis­tro. Me lo mos­tra­ron y de­ci­dí sa­car el dis­co, por­que fue una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta que no po­día na­da más que­dar­se en anéc­do­ta; mu­si­cal­men­te me gus­ta mu­cho có­mo que­dó. Fue una gra­ba­ción que no es­ta­ba pen­sa­da pa­ra ser dis­co, así que no hu­bo mul­ti­track, el in­ge­nie­ro só­lo pu­so su con­so­la, el es­té­reo que sa­lió de ella y fue to­do. Cap­tu­ró y mez­cló bas­tan­te bien, co­mo en los vie­jos tiem­pos, a dos tracks es­té­reo, y no hu­bo que ha­cer na­da más que mas­te­ri­zar­lo y lis­to”.

¿Có­mo ele­gis­te el re­per­to­rio?

“Con los años y tras ha­ber es­ta­do en fes­ti­va­les co­mo Mon­treal y Nue­va York, he apren­di­do que de­bo to­car mú­si­ca ori­gi­nal cuan­do no te co­no­cen; uno cree que to­can­do el re­per­to­rio con­sa­bi­do de los stan­dards de jazz es co­mo se abri­rán las puer­tas, pe­ro no. Es al re­vés: la me­jor ma­ne­ra de de­fen­der mi pro­pues­ta es con mú­si­ca ori­gi­nal, y esa con­fian­za me la ha da­do el tiem­po y los es­ce­na­rios. Ten­go que con­tar las his­to­rias de mi país y de mi ciu­dad que­ri­da, eso es lo que me co­rres­pon­de. Y la gen­te lo per­ci­be”.

¿Dón­de se mas­te­ri­zó el dis­co?

“Cuan­do me lle­gó la gra­ba­ción, la es­cu­ché y me emo­cio­né mu­cho. Al­can­za­ba pa­ra dos dis­cos, pe­ro tomé los te­mas más re­pre­sen­ta­ti­vos e hi­ce la post­pro­duc­ción acá. Lo mas­te­ri­zó Juan Car­los Er­tze, con quien he tra­ba­ja­do eso to­da la vi­da, lo re­vi­sa­mos e hi­ci­mos el di­se­ño y las ges­tio­nes de per­mi­sos que im­pli­ca­ba edi­tar­lo en Mé­xi­co. En la gi­ra no sa­bía­mos que iba a ser un dis­co, ahí se cul­mi­nó un via­je de tres años prác­ti­ca­men­te, des­de que es­tu­vi­mos en al Ja­va Jazz Fes­ti­val; es la sín­te­sis de ese lap­so de vi­si­tas a Asia. Por eso es­te dis­co re­pre­sen­ta mu­cho pa­ra mí”.

¿Quién mez­cla por lo re­gu­lar tus ál­bu­mes?

“Mi so­brino Adrián In­fan­zón, quien ade­más de ba­jis­ta es in­ge­nie­ro tam­bién. Él mez­cla, tie­ne un oí­do ma­ra­vi­llo­so. En gra­ba­ción, el trac­king lo sue­le ha­cer Juan Car­los Er­tze cuan­do ten­go con­cier­tos en vi­vo, pe­ro la mez­cla Adrián: es mú­si­co y sa­be cuál es el so­ni­do de la ban­da”.

Ade­más de ese pro­yec­to, ¿qué otros tie­nes?

“Es­toy con mi or­ques­ta ins­pi­ra­da en la so­no­ri­dad de la que tu­vo Ma­chi­to en Nue­va York en los años cin­cuen­ta, la que es­cu­ché en los dis­cos de mi pa­pá y que tie­ne una ins­tru­men­ta­ción de cua­tro trom­pe­tas y cin­co sa­xo­fo­nes, esa sec­ción rít­mi­ca que oí­mos en las películas de rum­be­ras me­xi­ca­nas y no siem­pre fue­ron las de Pé­rez Pra­do, sino de un arre­glis­ta me­xi­cano lla­ma­do Ra­fael de Paz, un mú­si­co chia­pa­ne­co. Con ella ar­mo “Noc­tur­nan­do”, un es­pec­tácu­lo en el que in­vi­to a la gen­te a vol­ver a vi­vir esa ex­pe­rien­cia con mú­si­ca ori­gi­nal. Ade­más, ten­go ya tres dis­cos en puer­ta: con cuar­te­to, or­ques­ta y mis con­cier­tos de vio­lín, piano, vi­brá­fono y flau­ta pa­ra or­ques­ta sin­fó­ni­ca”.

Há­bla­nos de tu piano…

“He­mos es­ta­ble­ci­do es­ta re­la­ción des­de ha­ce do­ce años. Co­men­zó con una gi­ra muy es­pe­cial en el me­tro, con el pro­yec­to “Som­bre­rean­do”, que era lle­var es­ta mú­si­ca de una vez por to­das al pú­bli­co en ge­ne­ral, qui­tar­le eli­tis­mo, era en cuar­te­to y fue in­creí­ble. En una de esas jor­na­das, Ge­rar­do Arre­guín me pi­dió pro­bar el C7 de Ya­maha y des­de en­ton­ces no lo de­jo”.

“Pa­ra mí el C7 pro­fe­sio­nal de tres cuar­tos de co­la ha si­do una ma­ra­vi­lla. Lo he usa­do con or­ques­tas, en mi ca­sa y es un ins­tru­men­to fa­bu­lo­so que pro­cu­ra­mos afi­nar cada seis me­ses. So­por­tan to­do, ade­más de te­ner la ca­li­dad que han ab­sor­bi­do en cons­truc­ción y me­cá­ni­ca que les ha va­li­do ga­nar los má­xi­mos pre­mios co­mo el Tchai­kovsky y el Cho­pin”.

“Con el C7 hi­ce el dis­co “Ci­ta­dino”, gra­ba­do en mi sa­la y mas­te­ri­za­do por An­drés Ma­yo; no po­día creer cuan­do le di­je có­mo y dón­de lo gra­bé. Adrián me ayu­dó con al­gu­nos pream­pli­fi­ca­do­res y sus ore­jas. No son só­lo los fie­rros, sino qué vas a ha­cer con ellos”.

Así con­clu­ye la pun­tual ra­dio­gra­fía de los fac­to­res que han he­cho de Héc­tor In­fan­zón uno de los mú­si­cos a los cua­les se­guir si de iden­ti­dad mu­si­cal me­xi­ca­na con­tem­po­rá­nea se bus­ca. Un ser con­gruen­te y res­pon­sa­ble de su mi­sión co­mo ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.