26. Des­de el es­tu­dio

ca­li­dez y ver­sa­ti­li­dad pa­ra el mun­do de la gra­ba­ción

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Es­tu­dios No­viem­bre, ver­sa­ti­li­dad pa­ra el mun­do de la gra­ba­ción

Ubi­ca­dos al nor­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en Va­lle­jo, Es­tu­dios No­viem­bre es un es­pa­cio de crea­ción so­no­ra que atien­de des­de la gra­ba­ción has­ta la mez­cla y mas­te­ri­za­ción de pro­yec­tos mu­si­ca­les. Se tra­ta de un es­pa­cio co­no­ci­do pa­ra la in­dus­tria de la mú­si­ca en Mé­xi­co, lo que fue­ra el es­tu­dio de una dis­que­ra y que hoy tie­ne en Ru­bén Ro­drí­guez, Emi­lio Ana­ya y Luis Gu­tié­rrez, una so­cie­dad de apa­sio­na­dos de la mú­si­ca y el au­dio de la nue­va guar­dia, en cu­ya di­rec­ción es­tá el re­to de con­so­li­dar­se co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra la gra­ba­ción des­de la ca­pi­tal del país.

Bien­ve­ni­do a la vi­da

Sin ope­rar des­de 1998, lo que fue­ra an­ta­ño tam­bién un es­tu­dio, de­bió reha­bi­li­tar­se pa­ra su trans­for­ma­ción en es­tu­dio de gra­ba­ción; jus­to co­mo re­cuer­da Ru­bén: “en­con­tra­mos el lu­gar, que te­nía la es­truc­tu­ra en buen es­ta­do; si bien era un lu­gar aban­do­na­do y te­nía in­ser­vi­ble va­rias cosas (el ai­re acon­di­cio­na­do o go­te­ras en cier­tas par­tes, que bo­ta­ron la ma­de­ra del pi­so flo­ta­do y la alfombra), no pa­só a ma­yo­res. Pa­ra arre­glar to­do es­to se ocu­pa­ron seis me­ses, más o me­nos”.

Emi­lio com­ple­ta: “No tu­vi­mos un guía que nos di­je­ra qué ha­bía o có­mo es­ta­ba or­ga­ni­za­do el lu­gar; fui­mos en­con­tran­do cosas y ha­cien­do los cam­bios de to­do, po­co a po­co. Lue­go de dos años se­guía­mos en­con­tran­do cosas. En la par­te de arri­ba ha­bía un cuar­to de re­pa­ra­cio­nes y cuan­do lo en­con­tra­mos, ca­si que el lá­piz es­ta­ba so­bre el pa­pel con un ca­len­da­rio de enero de 1998, co­mo si to­do lo hu­bie­ran de­ja­do tal y co­mo es­tu­vo en el mis­mo mo­men­to del cie­rre. En­con­tra­mos in­clu­so cin­tas, do­cu­men­tos, ór­de­nes de com­pra, pla­nea­do­res”.

En ese sen­ti­do, la elec­ción del nom­bre era cru­cial pa­ra abo­nar a es­ta re­car­ga de ener­gía, re­la­ta Ru­bén: “Es el tí­tu­lo de una pe­lí­cu­la es­pa­ño­la que ha­bla de tea­tro ca­lle­je­ro; no­so­tros es­ta­mos cer­ca del ar­te de di­ver­sos gé­ne­ros y nos gus­ta­ba to­car, ha­cía­mos hap­pe­nings: ac­tua­cio­nes en la ca­lle que mo­di­fi­can el es­ta­do de áni­mo de la gen­te en tiem­po real. Se nos hi­zo muy bue­na esa ana­lo­gía de que No­viem­bre era el po­der del ar­te, aten­dien­do a las emo­cio­nes in­me­dia­ta­men­te. Por eso nues­tro lo­go es un ma­la­ba­ris­ta; te­ne­mos es­ta vi­sión co­mo mú­si­cos e ingenieros”.

Un es­pa­cio pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción

El Es­tu­dios No­viem­bre es­tá con­for­ma­do por el Li­ve Room, Con­trol Room y Mas­ter Room. El pri­me­ro Li­ve de­ve­la ca­li­dez por la ma­de­ra en y los aca­ba­dos que com­ple­men­tan el or­na­to del es­pa­cio, los cua­les la do­tan de una per­so­na­li­dad que per­mi­te usar­la in­clu­so co­mo lo­ca­ción pa­ra se­sio­nes en vi­vo y vi­deos, con ele­men­tos co­mo sets ade­cua­dos de ilu­mi­na­ción. “Nues­tra idea es que, en la me­di­da de lo po­si­ble, quien ven­ga se sien­ta co­mo en la sa­la de su ca­sa”, pun­tua­li­za Ru­bén. En el Li­ve Room ca­be per­fec­ta­men­te un ma­ria­chi o una big band, ade­más de con­tar con dos ca­bi­nas más pa­ra ais­lar la cap­tu­ra de ins­tru­men­tos. Se tra­ta de cuar­tos chi­cos don­de la cap­tu­ra de un con­tra­ba­jo, da­da la for­ma en que re­sue­na, fun­cio­na per­fec­ta­men­te pa­ra los gra­ves, con ac­ce­so­rios co­mo las cor­ti­nas, que pue­de ha­cer más “vi­vo” o “muer­to” el re­gis­tro so­no­ro. El cuar­to me­diano es­tá lleno de es­pe­jos que brin­dan re­fle­xión de ma­ne­ra na­tu­ral, lo que pue­de fun­cio­nar bien pa­ra una big band, par­ti­cu­lar­men­te en la cap­tu­ra del gol­pe en la ba­te­ría o las di­ná­mi­cas que se bus­can pa­ra el rock. Así lo ex­po­ne Emi­lio: “En ese cuar­to, aun­que só­lo se gra­be voz, es muy bueno, por­que es un es­pa­cio don­de la voz se per­ci­be más cer­ca­na o pre­sen­te. La idea es ex­pe­ri­men­tar, ya que te­ne­mos es­tos es­pa­cios de acuer­do lo que se re­quie­ra”.

Con es­tu­dios en In­ge­nie­ría en Pro­duc­ción Di­gi­tal Mu­si­cal por el TEC de Mon­te­rrey de sus fun­da­do­res, el si­guien­te pa­so fue el res­ca­te de equi­po dis­po­ni­ble en el lu­gar y la ad­qui­si­ción de és­te: “Ha­bía un piano que era de los due­ños y nos lo pu­di­mos que­dar; ade­más en­con­tra­mos un com­pre­sor Uni­ver­sal Au­dio 1176 que tie­ne mu­cha his­to­ria y que hoy lo pue­des con­se­guir ac­tua­li­za­do, pe­ro es un equi­po na­da fá­cil de con­se­guir, así que tie­ne su en­can­to y glo­ria. So­mos tres so­cios y te­nía­mos nues­tro pro­ject stu­dio, así que tra­ji­mos al­gu­nas cosas. Em­pe­za­mos con una mez­cla­do­ra M Au­dio. Ha­ce dos años ape­nas con­se­gui­mos la con­so­la, una SSL 6000 que te­nía otro es­tu­dio. Nues­tra fi­lo­so­fía ha si­do ad­qui­rir equi­po co­mo se va re­qui­rien­do”, de­ta­lla Ru­bén.

En el ru­bro de mi­cro­fo­nía, Es­tu­dios No­viem­bre cuen­ta con mo­de­los de Neu­mann, Senn­hei­ser y AKG: “Te­ne­mos de Neu­mann los U89, U87 y los KM1; de Senn­hei­ser el MD421 y AKG C12, mis­mo que mo­di­fi­ca­mos, pues la ma­de­ra ya es­ta­ba de­te­rio­rán­do­se, así que lo cu­bri­mos. Aho­ra es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos con ha­cer­nos de mi­cró­fo­nos de lis­tón, cu­rio­si­dad que em­pe­za­mos a sen­tir des­de que co­men­za­mos a ha­cer ta­lle­res en el es­tu­dio y los traían ingenieros co­mo An­drés Millán; aho­ra ya te­ne­mos tres”, re­cuer­da Emi­lio.

En mo­ni­to­res se hi­zo una ac­tua­li­za­ción con los ga­bi­ne­tes ATC: “Co­no­ci­mos a An­drés, quien es pro­mo­tor de la mar­ca ATC y los tra­jo. Hoy, la idea es te­ner op­cio­nes, y de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del usua­rio, pue­den apor­tar lo que se ne­ce­si­te”, afir­ma Ru­bén.

Dis­po­ni­bi­li­dad, ver­sa­ti­li­dad y aten­ción

Pa­ra atraer pro­yec­tos, lo que ha ocu­rri­do en Es­tu­dio No­viem­bre ha si­do la re­co­men­da­ción de bo­ca en bo­ca, des­de que ini­cia­ron con gra­ba­cio­nes pa­ra gru­pos de jazz, big band, y más re­cien­te­men­te ban­das de pop y so­lis­tas co­mo el can­tau­tor Jor­ge Drex­ler: “Cree­mos que nues­tro éxi­to ha si­do que­dar bien con la per­so­na co­rrec­ta, que son to­das. Y lo di­go en tér­mi­nos de edu­ca­ción, de ser aten­tos y ser­vi­cia­les en el sen­ti­do co­rrec­to del tér­mino. Tu­vi­mos una tem­po­ra­da que arran­có con un jaz­zis­ta que no pu­do gra­bar en otro la­do, vino y se fue pa­san­do la voz, se fue crean­do una red en­tre sus co­le­gas y así hi­ci­mos sie­te dis­cos en me­nos de un año. Lue­go lle­gó La Man­ta, quie­nes ha­bían es­cu­cha­do un tra­ba­jo de mez­cla que hi­ci­mos y les gus­tó; ve­nían a eso, en­ton­ces vie­ron que te­nía­mos el es­tu­dio y de­ci­die­ron que se hi­cie­ra acá la gra­ba­ción”, des­cri­be Emi­lio.

No se atien­de en par­ti­cu­lar a un es­ti­lo o gé­ne­ro mu­si­cal; por el con­tra­rio, la sa­la y su per­so­nal están abier­tos a es­cu­char lo que se re­quie­re. En Es­tu­dio No­viem­bre se han rea­li­za­do pro­yec­tos de jazz, al­ter­na­ti­vo y rock punk. “Creo que las per­so­nas que han lle­ga­do con no­so­tros traen la re­fe­ren­cia y bús­que­da de un so­ni­do vin­ta­ge, análo­go. No nos bus­can tan­to por gé­ne­ro, no nos he­mos ca­ta­lo­ga­do así, pe­ro sí hay coin­ci­den­cia en que los mú­si­cos que vie­nen bus­can un so­ni­do muy or­gá­ni­co; pien­so que lo en­fa­ti­za las con­di­cio­nes de acús­ti­ca pro­vis­ta por la ma­de­ra y el equi­po, con es­ta con­so­la análo­ga que te­ne­mos”, re­fle­xio­na Ru­bén. “Pa­ra no­so­tros se tra­ta de la con­gruen­cia que que­re­mos te­ner con el lu­gar. No es­ta­mos pe­lea­dos con la pro­duc­ción di­gi­tal, la co­no­ce­mos bien, ha­ce­mos mú­si­ca des­de ha­ce tiem­po y sen­ti­mos que se tra­ta de pro­po­ner con es­to que tie­nes y a par­tir de ahí lle­var las cosas sin for­zar”, apun­ta Emi­lio. La re­par­ti­ción de ta­reas por ap­ti­tu­des y gus­to del per­so­nal se ha da­do de for­ma na­tu­ral. Así, si bien los tres so­cios arran­ca­ron ha­cien­do gra­ba­ción -y lo si­guen ha­cien­do-, cada uno se ha en­fo­ca­do en otras la­bo­res co­mo la mez­cla, don­de Ru­bén to­ma la ba­tu­ta; Luis Gu­tié­rrez las mas­te­ri­za­ción y Emi­lio, la pro­duc­ción mu­si­cal: “co­mo es­tu­dio no ofre­ce­mos el ser­vi­cio de pro­duc­ción co­mo tal lo que ha su­ce­di­do es que lle­gan por el in­te­rés de gra­bar y ya aquí en la co­la­bo­ra­ción se da la in­quie­tud y tra­tas de su­mar se­gún lo que se ne­ce­si­ta”, ex­pu­so Ru­bén. “Real­men­te lo que ha­ce­mos es que cuan­do te­ne­mos pro­duc­cio­nes por fue­ra y co­mien­za la in­ter­ac­ción, se en­te­ran de que so­mos ingenieros y que te­ne­mos el es­tu­dio, en­ton­ces piden ve­nir acá. O bien pa­sa que ya te­nían su pro­duc­tor o es­tu­dio, pe­ro hay al­gu­na par­te del pro­ce­so que se ha­ce acá”, com­ple­men­ta Emi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.