De­trás del mi­cró­fono

sound:check magazine mexico - - Contenido - En­tre­vis­ta: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Redacción: Ma­ri­sol Pacheco

Al­yos­ha Ba­rrei­ro, ri­tual so­no­ro con­tem­po­rá­neo

“Des­de los ca­tor­ce años estoy en la mú­si­ca con las per­cu­sio­nes. La mú­si­ca elec­tró­ni­ca siem­pre me ha apa­sio­na­do, pues pa­ra mí, és­ta y el jazz son gé­ne­ros don­de tie­nes un es­pa­cio pa­ra ex­plo­rar so­no­ra­men­te con la tec­no­lo­gía o con un ins­tru­men­to. Poco a poco me fui me­tien­do en ese mun­do, siem­pre me en­can­tó y lue­go me sen­tí atraí­do por la mú­si­ca ét­ni­ca, new world, que tam­bién dis­fru­to mu­chí­si­mo. Ha­cer mú­si­ca elec­tró­ni­ca es co­mo crear cien­cia fic­ción: un mun­do pa­ra­le­lo pa­ra to­car reali­da­des des­co­no­ci­das y me enamo­ré”. Ha­bla Al­yos­ha Ba­rrei­ro, mú­si­co, com­po­si­tor y ar­tis­ta so­no­ro cu­ya pro­duc­ción “Prehis­pá­ni­ca Elec­tró­ni­ca” ha cau­ti­va­do la es­ce­na mun­dial, sien­do cla­ve en es­ta his­to­ria sus an­te­ce­den­tes co­mo hi­jo de ar­tis­tas, su pre­pa­ra­ción en Music Synt­he­sis en Ber­klee Co­lle­ge of Music y su in­quie­tud por ges­tar van­guar­dia en la fu­sión de mú­si­ca elec­tró­ni­ca y ét­ni­ca, a tra­vés de las co­la­bo­ra­cio­nes con co­le­gas mú­si­cos y ar­tis­tas vi­sua­les.

Con­cep­to mu­si­cal y de show en vi­vo, la puer­ta

Al­yos­ha lo hi­zo al re­vés: ga­nó se­gui­do­res pri­me­ro en los con­cier­tos y lue­go con su dis­co. Eso le ha lle­va­do a pre­sen­tar­se en el es­ce­na­rio prin­ci­pal de las con­me­mo­ra­cio­nes del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia en nues­tro país, te­ner gi­ras por Eu­ro­pa y par­ti­ci­par en fes­ti­va­les de Su­da­mé­ri­ca, y re­cien­te­men­te, ser con­vo­ca­do pa­ra la rei­nau­gu­ra­ción del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía de Vie­na y una pre­sen­ta­ción es­pe­cial en el KIT Ro­yal Tro­pi­cal Ins­ti­tu­te de Ams­ter­dam, en el mar­co del Dan­ce Event.

“Em­pe­za­ron a in­vi­tar­me a even­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo ar­tis­ta elec­tró­ni­co y yo que­ría re­pre­sen­tar a Mé­xi­co de al­gu­na for­ma, así que co­men­cé a ex­plo­rar y co­no­cer el so­ni­do de ins­tru­men­tos prehis­pá­ni­cos”.

“Em­pe­za­ron a in­vi­tar­me a even­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo ar­tis­ta elec­tró­ni­co y yo que­ría re­pre­sen­tar a Mé­xi­co de al­gu­na for­ma, así que co­men­cé a ex­plo­rar y co­no­cer el so­ni­do de ins­tru­men­tos prehis­pá­ni­cos co­mo el ca­ra­col y la oca­ri­na y me pa­re­ció muy in­tere­san­te pa­ra aña­dir en mi pro­pues­ta. Tu­ve un año de con­cier­tos muy im­por­tan­tes cuan­do fue el Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co en el Zó­ca­lo y lue­go en la ce­le­bra­ción de Día de Muer­tos, don­de co­no­cí a Nok Niuk, quie­nes se vol­vie­ron mi fa­mi­lia, mi gru­po en Prehis­pá­ni­ca Elec­tró­ni­ca por nue­ve años”.

“Ca­da con­cier­to es una his­to­ria pa­ra mí”, de­ta­lla Al­yos­ha; “pa­ra mí no es lo mis­mo ha­cer un vi­deo­map­ping en Tla­te­lol­co co­mo el del Día In­ter­na­cio­nal del Me­dio Am­bien­te o es­tar acom­pa­ña­do por una or­ques­ta sin­fó­ni­ca pa­ra la inau­gu­ra­ción de la Es­te­la de Luz. Lo que ha pa­sa­do es que crea­mos un show que tie­ne va­rios ele­men­tos es­té­ti­cos y téc­ni­cos que lo ha­cen úni­co. Hay una pro­pues­ta vi­sual, mú­si­cos en vi­vo, dan­zan­tes, va­rios ele­men­tos que acom­pa­ñan es­ta mú­si­ca pa­ra en­tre­gar una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta que la gen­te pue­da re­cor­dar”.

Prehis­pá­ni­ca Elec­tró­ni­ca con­quis­ta el mun­do

El de­but del dis­co Prehis­pá­ni­ca Elec­tró­ni­ca en 2017 to­mó por asal­to las lis­tas del World Music vía strea­ming, lo­gran­do se­gun­do si­tio en una de las pla­ta­for­mas más im­por­tan­tes. Esa no­ti­cia to­mó a Al­yos­ha y su gru­po en gi­ra por Eu­ro­pa lo que ra­ti­fi­có su acier­to en la for­ma de con­ce­bir ar­tís­ti­ca­men­te la pro­duc­ción del ál­bum: “Prehis­pá­ni­ca es un dis­co de diez tracks que que­ría pre­sen­tar co­mo un ál­bum com­ple­to, que me lle­va­ra a un via­je ima­gi­na­rio de un hu­mano que re­cién pi­sa la Tie­rra y se en­cuen­tra con la na­tu­ra­le­za. Par­ti­ci­pan To­na­na, una can­tan­te en len­guas in­dí­ge­nas, y Ra­mi­ro Ra­mí­rez Duar­te (uno de los fun­da­do­res del gru­po Tri­bu)”.

Des­de su pri­mer dis­co, Al­yos­ha ha in­vi­ta­do a co­le­gas a su ex­pe­di­ción so­no­ra con el ob­je­ti­vo de vis­lum­brar qué se pue­de apor­tar, có­mo tras­cen­der: “En el pri­mer dis­co es­tu­vo Alex Otao­la y ac­tual­men­te estoy ha­cien­do dos dis­cos: uno es la con­ti­nua­ción de Prehis­pá­ni­ca que estoy tra­ba­jan­do en mi es­tu­dio y el otro es un dis­co con Alex Mer­ca­do (pia­nis­ta), quien es una ins­pi­ra­ción pa­ra mí. Lo in­vi­té a un con­cier­to de Día de Muer­tos y nos fue muy bien; aho­ra nos me­ti­mos a Es­tu­dio 13 a ha­cer un dis­co don­de hay mu­cha im­pro­vi­sa­ción y en dos ho­ras sa­lie­ron diez can­cio­nes; mú­si­ca her­mo­sí­si­ma que que­da­rá en un ál­bum”.

Pa­ra el dis­co con Alex Mer­ca­do es­ta­mos gra­ban­do en Es­tu­dio 13, una sa­la muy bien acon­di­cio­na­da que tie­ne sus cuar­tos se­pa­ra­dos y un piano Bö­sen­dor­fer muy be­llo. En­ton­ces gra­ba­mos los ins­tru­men­tos por se­pa­ra­do. Pa­ra mí es bue­na op­ción, por­que las co­la­bo­ra­cio­nes que estoy ha­cien­do don­de lle­ga un per­cu­sio­nis­ta, se gra­ba otra par­te y se pue­de dar se­gui­mien­to des­de la ca­bi­na de gra­ba­ción. Es­te sis­te­ma es muy ma­lea­ble y el re­sul­ta­do es fa­bu­lo­so”. Al­yos­ha ha de­ja­do el tra­ba­jo de mez­cla y mas­te­ri­za­ción a oí­dos ex­ter­nos co­mo los de Da­ve Ar­ling­ton; Ós­car Zam­brano, Alex Ben­ger y Sidd­har­ta Eli­seo.

“Pa­ra mí, los me­xi­ca­nos te­ne­mos to­do pa­ra mar­car ten­den­cia en lo ar­tís­ti­co, tec­no­lo­gía y ta­len­to que siem­pre va a la van­guar­dia”.

“Con­ser­vo mi ba­te­ría Ya­maha Sta­ge Cus­tom que ten­go des­de la uni­ver­si­dad; en pla­ti­llos me doy vue­lo con ri­des de Sa­bian”.

Con la in­ten­ción de acon­di­cio­nar su equi­po de gra­ba­ción, el que po­see Al­yos­ha de­mues­tra que se tra­ta de sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho con el equi­po que se tie­ne: “Mi cen­tro de con­trol es una in­ter­faz Li­quid Saf­fi­re, una Ma­cBook Pro y los con­tro­la­do­res Push de Able­ton que me fa­ci­li­tan con­tro­lar las se­sio­nes; el Im­pul­se de No­va­tion y va­rios sin­te­ti­za­do­res co­mo el Ro­land JP 8000, Ar­tu­ria pa­ra MIDI, No­va­tion Play pa­ra en vi­vo y va­rios te­cla­dos Da­ve Smith Ins­tru­ments. Ten­go mu­cho hard­wa­re y de soft­wa­re ocu­po Ar­tu­ria pa­ra las emu­la­cio­nes y el KOM­PLE­TE de Na­ti­ve Ins­tru­ments pa­ra sam­pleos”.

“En cuan­to a mo­ni­to­res, ten­go los JBL LSR4300; en mi­cró­fo­nos ten­go Ro­de NTK, MXL 990 y los prin­ci­pa­les de Shu­re. Co­mo bac­kli­ne ten­go con­gas LP en pa­tro­ci­nio; un Kaoss­pad y Cho­rus Echo de Ro­land, gui­ta­rras John­son, Fen­der y Les Paul, un piano Ster­ling y de ba­te­ría con­ser­vo mi Ya­maha Sta­ge Cus­tom que ten­go des­de la uni­ver­si­dad, en pla­ti­llos me doy vue­lo con los ri­des; ten­go va­rios de Sa­bian. Na­da ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro sí equi­po que co­noz­co y me da op­cio­nes pa­ra ex­pe­ri­men­tar”.

Com­par­tir, bá­si­co de la enseñanza

Uno de los com­pro­mi­sos que Al­yos­ha Ba­rrei­ro cu­bre co­mo ar­tis­ta es apor­tar en la for­ma­ción de me­jo­res per­so­nas a tra­vés de la mú­si­ca. Pa­ra ello creó Beats por la Edu­ca­ción, un pro­gra­ma en alian­za con la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca que le per­mi­tió dar cla­ses de mú­si­ca gra­tui­tas a chi­cos y gen­te in­tere­sa­da en ha­cer del es­ti­lo mu­si­cal que le apa­sio­na una op­ción la­bo­ral: “Hi­ci­mos co­sas pa­drí­si­mas: con­cier­tos en el Pa­la­cio de los De­por­tes con más de seis mil cha­vos en el pro­yec­to. Im­par­ti­mos se­mi­na­rios, ar­ma­mos gru­pos de cien o dos­cien­tos chi­cos y les da­mos cla­ses de mú­si­ca con el ob­je­ti­vo de com­par­tir y te­ner una cul­tu­ra sa­na a fa­vor de la mú­si­ca. De pron­to so­mos muy ce­rra­dos y pen­sa­mos que al ha­cer­lo nos qui­ta­rán pro­yec­tos. Y pues no: se tra­ta sim­ple­men­te de con­tar tu ex­pe­rien­cia y abrir pers­pec­ti­va. Eso es im­por­tan­te”. “Pa­ra mí, los me­xi­ca­nos te­ne­mos to­do pa­ra mar­car ten­den­cia en lo ar­tís­ti­co, tec­no­lo­gía y ta­len­to que siem­pre va a la van­guar­dia. Si no lo cree­mos ahí es­tá el ci­ne y lo que es­tá pa­san­do con és­te en el mun­do. De pron­to no nos la cree­mos, pe­ro el ar­tis­ta me­xi­cano es muy res­pe­ta­do en to­do el mun­do. En mi ca­so hay una iden­ti­fi­ca­ción con es­ta mú­si­ca, es­tas so­no­ri­da­des; ha­ce­mos un per­for­man­ce que lo com­ple­men­ta y pa­ra mí es ge­ne­rar un ri­tual con­tem­po­rá­neo”.

Con esa mo­ti­va­ción co­mo ex­tra, la de­ci­sión cons­cien­te de Al­yos­ha por tras­cen­der las fron­te­ras con su elec­tró­ni­ca prehis­pá­ni­ca, se man­tie­ne fir­me: “Sé que no ha­go pop, rock o un gé­ne­ro que de al­gu­na for­ma la gen­te ya con­su­me. Lo que ha­go es mú­si­ca que me ha bus­ca­do a mí, un so­ni­do que me en­can­ta y me pro­du­ce es­ta emo­ción has­ta atem­po­ral que an­he­lo com­par­tir con la gen­te”.

“Tam­bién im­par­ti­mos se­mi­na­rios, ar­ma­mos gru­pos de cien o dos­cien­tos chi­cos y les da­mos cla­ses de mú­si­ca con el ob­je­ti­vo de com­par­tir y te­ner una cul­tu­ra sa­na a fa­vor de la mú­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.