Ba­rran­qui­lla 2018:

Co­lom­bia lu­ce en even­tos es­pe­cia­les

sound:check magazine mexico - - Con­te­ni­do -

Ale­gría es la pa­la­bra que de­fi­ne a Ba­rran­qui­lla, Co­lom­bia. La sa­bro­su­ra es­tá en to­dos la­dos y pa­ra hon­rar a su gen­te, la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be tu­vo co­mo eje prin­ci­pal la his­to­ria de es­ta ciu­dad, lo­gra­do acer­ta­da­men­te gra­cias a la tec­no­lo­gía, pe­ro so­bre to­do, a quie­nes es­tu­vie­ron de­trás de ese gran con­cep­to.

Los XXIII Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be tu­vie­ron co­mo se­de la hos­pi­ta­li­dad de una de las jo­yas por­tua­rias de Co­lom­bia: Ba­rran­qui­lla, que con­vir­tió el Es­ta­dio Me­tro­po­li­tano Ro­ber­to Me­lén­dez en el Olim­po don­de más de 5,400 de­por­tis­tas de la re­gión com­pi­tie­ron pa­ra ad­ju­di­car­se la ex­ce­len­cia co­mo atle­tas de al­to ren­di­mien­to.

Los sue­ños sí se rea­li­zan

En el re­cin­to, to­man­do co­mo eje del es­pec­tácu­lo la iden­ti­dad de la gen­te de Ba­rran­qui­la, la jus­ta de­por­ti­va que vio des­fi­lar a 37 de­le­ga­cio­nes pa­ra lue­go de­gus­tar un per­for­man­ce ar­tís­ti­co don­de el vi­deo­map­ping en­sal­zó di­cha fies­ta de iden­ti­dad, la com­pa­ñía Per­for­ma cau­ti­vó a los asis­ten­tes y mi­llo­nes más que sin­to­ni­za­ron vía te­le­vi­sión y strea­ming la Ce­re­mo­nia de Aper­tu­ra de po­co más de una hora de du­ra­ción que pro­du­jo, y que reunió a más de se­te­cien­tos ar­tis­tas, te­nien­do co­mo cie­rre la par­ti­ci­pa­ción de una de las can­tan­tes más po­pu­la­res del mun­do y ori­gi­na­ria de la ciu­dad se­de: Sha­ki­ra.

Ha­blan los pro­ta­go­nis­tas de es­te pre­vio al fes­tín de­por­ti­vo de Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be. Con ini­cios en la pro­duc­ción tea­tral mu­si­cal en ra­dio y desde ha­ce una dé­ca­da, pro­duc­tor de even­tos es­pe­cia­les (en­tre los que se en­cuen­tran la re­cien­te vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a sue­lo co­lom­biano y la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Bo­li­va­ria­nos en San­ta Mart­ha), el di­rec­tor de Per­for­ma, Víctor Ari­za des­cri­be las di­men­sio­nes de la pro­pues­ta crea­ti­va que se con­ci­bió pa­ra la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be y có­mo se ma­te­ria­li­zó en tér­mi­nos de pro­duc­ción:

“To­do em­pe­zó con el sue­ño de ser se­lec­cio­na­dos y de ahí amar un equi­po de pro­duc­ción ar­tís­ti­ca y pro­duc­ción téc­ni­ca pa­ra crear un even­to que con­ta­ra una his­to­ria. Apli­ca­mos pa­ra la li­ci­ta­ción y tu­vi­mos la suer­te de ga­nar, creo te­nien­do co­mo fortaleza la ex­pe­rien­cia de Per­for­ma, que lo­gró ar­ti­cu­lar de ma­ne­ra muy equi­li­bra­da una bue­na his­to­ria y un di­se­ño de pro­duc­ción”.

“Creo que desde Bar­ce­lo­na (los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992), cam­bió la for­ma de ha­cer es­te ti­po de even­tos que su ra­zón de ser es lo de­por­ti­vo y en­ton­ces po­der mos­trar tam­bién una fies­ta del deporte, ade­más de es­te pro­to­co­lo, don­de par­ti­ci­pan las de­le­ga­cio­nes de ca­da país y hay un ju­ra­men­to de­por­ti­vo; en Ba­rran­qui­lla, es­to ge­ne­ra un al­to sen­ti­do de per­te­nen­cia; la gen­te quie­re colaborar y eso tam­bién tie­ne un im­pac­to en el te­ma de pre­su­pues­to”.

“Tu­vi­mos co­mo alia­do al me­xi­cano Mi­guel Án­gel Ca­rri­llo de Guadalajara”, men­cio­na Víctor; “quien hi­zo los pri­me­ros diseños pa­ra el con­te­ni­do pa­ra abor­dar la his­to­ria, lue­go empezamos a mon­tar las ne­ce­si­da­des téc­ni­cas con las he­rra­mien­tas que apo­ya­rían có­mo con­tar la bo­ni­ta his­to­ria que que­ría­mos. Ahí en­tra­ron Fer­nan­do Al­ba­nés, tam­bién me­xi­cano, nues­tro di­rec­tor téc­ni­co, y con él, Raúl Ber­du­go, el pro­duc­tor téc­ni­co na­cio­nal. Se su­mó lue­go el di­rec­tor ar­tís­ti­co, Mi­guel Án­gel Men­do­za, y co­men­za­mos a crear un guión co­lec­ti­vo que des­ta­ca­ra lo ba­rran­qui­lle­ro, el pun­to cen­tral del con­te­ni­do (era im­por­tan­te te­ner a gen­te co­mo Mi­guel, que es de esa ciu­dad) y tam­bién su­mar a lo más des­ta­ca­do del ta­len­to lo­cal pa­ra crear la par­te de la pues­ta en es­ce­na co­mo Joe

“To­do em­pe­zó con el sue­ño de ser se­lec­cio­na­dos y de ahí amar un equi­po de pro­duc­ción ar­tís­ti­ca y pro­duc­ción téc­ni­ca pa­ra crear un even­to que con­ta­ra una his­to­ria”. Víctor Ari­za.

Hi­ller, ci­neas­ta que nos ayu­dó a tra­zar el ar­gu­men­to. De ahí se unió la pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va, Valentina Suá­rez y una pro­duc­to­ra ge­ne­ral, Lee Mo­ra­les. Con ellos tres aten­di­mos la di­rec­ción ar­tís­ti­ca desde la crea­ción, con­te­ni­do y pues­ta en es­ce­na”.

Vi­deo­pro­yec­ción, el re­to téc­ni­co pa­ra con­tar una his­to­ria

“Desde un prin­ci­pio es­co­gi­mos el map­ping co­mo el ele­men­to de la tec­no­lo­gía que nos ayu­da­ría a con­tar es­ta his­to­ria”, ex­pli­ca el di­rec­tor de Per­for­ma; “que­ría­mos te­ner gran par­te del es­pec­tácu­lo con una vi­deo­pro­yec­ción so­bre una su­per­fi­cie de se­ten­ta por cien me­tros (prác­ti­ca­men­te to­da la can­cha de fut­bol del es­ta­dio) y pa­ra eso se re­que­ría una gran can­ti­dad de equi­pos es­pe­cia­les: es­co­gi­mos la mar­ca Bar­co y su nue­vo pro­yec­to lá­ser, cu­ya ima­gen es im­pre­sio­nan­te; ahí em­pe­zó otro equi­po la par­te del di­se­ño vi­sual, en tres me­ses se ela­bo­ró to­do tras la se­lec­ción de la pro­pues­ta; un re­to que asu­mi­mos bien. Fer­nan­do Al­ba­nés re­vi­só con­te­ni­dos y có­di­gos, có­mo se iban a co­rrer y por tan­to, es­co­ger los pro­ce­sa­do­res de vi­deo. En ese ru­bro usa­mos el Avo­li­tes Ai, un gran pro­ce­sa­dor en la que se co­rrió to­do lo vi­sual que tu­vi­mos, el vi­deo­map­ping y lo que apa­re­cía en las pan­ta­llas de LED, to­do”.

“Téc­ni­ca­men­te, la vi­deo­pro­yec­ción fue un re­to porque, di­ga­mos, tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad. Hi­ci­mos un mi­llón de ajus­tes por fac­to­res co­mo el cli­ma y el re­cin­to, porque fue com­ple­jo tra­ba­jar en un es­ta­dio que se es­ta­ba in­ter­vi­nien­do en va­rios as­pec­tos pa­ra la ce­re­mo­nia y los jue­gos en sí: ha­bía má­qui­nas y gen­te tra­ba­jan­do to­do el tiem­po, ter­mi­nan­do la re­mo­de­la­ción”.

Al fi­nal, la sa­tis­fac­ción de ha­ber lo­gra­do coor­di­nar a más de 1000 per­so­nas, se tra­du­jo co­mo una de las prin­ci­pa­les en­se­ñan­zas: “Ar­ti­cu­lar a to­dos los equi­pos y lle­var­los con una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va a buen puerto del show fi­nal, es de las co­sas más com­pli­ca­das que hay en un es­pec­tácu­lo de es­ta na­tu­ra­le­za”, fi­na­li­za en su re­la­to Víctor.

Di­se­ño del es­ce­na­rio, fac­tor cla­ve

Mi­guel Ca­rri­llo, con su com­pa­ñía Fo­ro IQ, fue lla­ma­do pa­ra diseñar el gran es­ce­na­rio pa­ra la Ce­re­mo­nia de Inau­gu­ra­ción de los jue­gos. “La idea fue re­co­no­cer la iden­ti­dad del pue­blo, sus for­mas de cultura más im­por­tan­tes, el fol­klo­re, la mú­si­ca, ar­qui­tec­tu­ra, pin­tu­ra, im­pres­cin­di­bles pa­ra co­mu­ni­car al mun­do su men­sa­je y her­ma­nar a los pue­blos en la cultura del deporte”, ini­cia.

Así se dio la en­tra­da de Mi­guel a es­te pro­yec­to: “Fo­ro IQ fue fun­da­do ha­ce vein­te años o po­co más; he­mos es­ta­do pre­sen­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca con mu­chos pro­yec­tos, al­gu­nos en Co­lom­bia; en­tre otros, se reali­zó el pro­yec­to eje­cu­ti­vo pa­ra un au­di­to­rio en San­ta Mar­ta, y ahí tu­vi­mos con­tac­to con Víctor Ari­za, quien nos in­vi­tó a tra­ba­jar en otros pro­yec­tos, co­mo la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co, los Jue­gos Bo­li­va­ria­nos y lue­go los Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en Ba­rran­qui­lla”.

“El con­cep­to de los es­ce­na­rios es­tu­vo ba­sa­do en el re­co­no­ci­mien­to de su cultura. Su con­tex­to de ale­gría, la mez­cla de et­nias y muy im­por­tan­te, la et­nia de co­lor, dan co­mo re­sul­ta­do una cultura fol­cló­ri­ca y ju­bi­lo­sa, en la cual, la mú­si­ca y el bai­le son ras­gos muy evi­den­tes”.

“Cuan­do un pro­yec­to de es­ta mag­ni­tud se ve con una con­cien­cia abierta en una cultura co­mo Ba­rran­qui­lla, las ideas flu­yen rá­pi­da­men­te”. Mi­guel Ca­rri­llo.

“Ya que se reunie­ron las ideas de la mano de los equi­pos crea­ti­vos de Per­for­ma, las fui­mos am­pli­fi­can­do y ate­rri­zan­do. To­do se veía en­tre la di­rec­ción ar­tís­ti­ca, crea­ti­va y téc­ni­ca. Cuan­do un pro­yec­to de es­ta mag­ni­tud se ve con una con­cien­cia abierta en una cultura co­mo Ba­rran­qui­lla, las ideas flu­yen rá­pi­da­men­te. Pa­ra al­guien que se de­di­ca a diseñar es­ta lec­tu­ra es evi­den­te, se to­man los ele­men­tos, se amal­ga­man las ideas y el re­sul­ta­do se­rá lo que de­cla­ra la his­to­ria de la ciu­dad. Los ajus­tes en el di­se­ño del es­ce­na­rio se die­ron jun­to a las ex­pec­ta­ti­vas de tiem­po y for­ma, de cues­tio­nes téc­ni­cas y plás­ti­cas pa­ra ha­cer­lo po­si­ble”, ex­pli­ca Mi­guel.

“Pa­ra mí, el lo­gro más im­por­tan­te en es­te pro­yec­to fue la in­te­gra­ción del equi­po hu­mano y op­ti­mi­zar los equi­pos téc­ni­cos, lo­gran­do que unos Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos lu­cie­ran co­mo unos Jue­gos Olím­pi­cos (guar­dan­do al­gu­nas pro­por­cio­nes)”, con­clu­ye Mi­guel.

“Colaborar en even­tos de es­tas di­men­sio­nes no só­lo es mon­tar un es­ce­na­rio, sino to­do al­re­de­dor, in­te­grar pro­to­co­los y efec­tos es­pe­cia­les por to­dos la­dos”. Fer­nan­do Al­ba­nés.

En sus mar­cas... pro­duc­ción en ac­ción

Co­mo di­rec­tor téc­ni­co de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be Ba­rran­qui­lla 2018, Fer­nan­do Al­ba­nés pu­do in­te­grar la ex­pe­rien­cia que tu­vo en even­tos de es­te ti­po, co­mo los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos 2011: “Colaborar en even­tos de es­tas di­men­sio­nes no só­lo es mon­tar un es­ce­na­rio, sino to­do al­re­de­dor, e in­te­grar pro­to­co­los y efec­tos es­pe­cia­les por to­dos la­dos in­clu­yen­do el te­cho y afue­ra del es­ta­dio; es un mun­do de tra­ba­jo y una enor­me can­ti­dad de per­so­nas ha­cien­do que es­to sea po­si­ble, así que hay que ser or­de­na­dos, pa­cien­tes y cla­ros con lo que se desea rea­li­zar”.

“Hu­bo una reunión en la Ciu­dad de Mé­xi­co a la que Mi­guel Ca­rri­llo me in­vi­tó; era con Víctor Ari­za de Per­for­ma. Exis­tían va­rios pro­yec­tos en la me­sa y los Jue­gos eran uno de ellos. Des­pués de es­ta junta, rea­li­za­mos un via­je a Ba­rran­qui­lla y ahí se de­ci­dió que me que­da­ra a car­go de la di­rec­ción téc­ni­ca”, re­cuer­da.

“El pro­ce­so pa­ra es­ta­ble­cer el con­cep­to de la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción y la pre-pro­duc­ción de la mis­ma tu­vo pri­me­ra­men­te la de­fi­ni­ción de la his­to­ria que se que­ría con­tar. Cuan­do es­tu­vo cla­ro, se­gui­mos con el di­se­ño de los es­ce­na­rios pa­ra des­pués pa­sar a la par­te téc­ni­ca que se tra­ta­ba de que era to­do se vie­ra y que hu­bie­ra gran­des áreas de vi­deo­pro­yec­ción en la can­cha y en las pan­ta­llas LED (es­ce­na­rios), to­man­do en cuen­ta que se de­be­ría es­cu­char per­fec­ta­men­te, ade­más de la im­por­tan­cia de que se­ría trans­mi­ti­do por la te­le­vi­sión”.

Los via­jes a la se­de co­lom­bia­na fue­ron cons­tan­tes pa­ra Fer­nan­do: “Hi­ce va­rias vi­si­tas an­tes de lle­gar a que­dar­me pa­ra el pro­ce­so en sí de la pro­duc­ción, y en ca­da via­je eva­luá­ba­mos los avan­ces en lo que se es­ta­ba crean­do, ade­más de ex­plo­rar otras al­ter­na­ti­vas del re­cin­to en don­de se po­dría rea­li­zar el even­to. En el via­je pa­ra que­dar­me a las ce­re­mo­nias de inau­gu­ra­ción y clau­su­ra fue de cer­ca de cin­cuen­ta días”, men­cio­na.

En cuan­to a los ajus­tes del di­se­ño ori­gi­nal, el di­rec­tor téc­ni­co men­cio­na: “Co­noz­co una fra­se que siem­pre tra­to de apli­car: ‘el tiem­po que gas­tas en pla­near, es el que te aho­rras al eje­cu­tar’. La ver­dad hu­bo muy pe­que­ños ajus­tes, co­mo reaco­mo­do de lu­ces de pi­so y el es­ce­na­rio un po­co más pa­ra atrás, pa­ra que más gen­te pu­die­ra ob­ser­var bien lo que su­ce­día en él”.

Los equi­pos se se­lec­cio­na­ron de la si­guien­te for­ma: “En la par­te de vi­deo, hu­bo seis sa­li­das pa­ra vi­deo­map­ping y seis sa­li­das pa­ra vi­deo en es­ce­na­rio; por dis­tan­cias, al me­nos de­bía­mos usar SDI y te­nía que ser un equi­po ro­bus­to, con­fia­ble, es­ta­ble, fá­cil de usar, que tu­vie­ra tar­je­tas de vi­deo de en­tra­da, que acep­ta­ra có­di­go SM­PTE y DMX. Por eso fue se­lec­cio­na­do Ai de Avo­li­tes”.

“En cuan­to a la con­so­la de ilu­mi­na­ción, se tra­ta­ba de dis­tri­buir la ilu­mi­na­ción por to­do un es­ta­dio y ade­más es­ta­ba el re­to del es­ce­na­rio porque se­rían qui­nien­tas lu­ces, así que la me­sa de­bía ser ro­bus­ta, fá­cil de pro­gra­mar, que pu­dié­ra­mos dis­tri­buir la se­ñal y si­guie­ra sien­do es­ta­ble, que acep­ta­ra có­di­go SM­PTE, que el soft­wa­re fue­ra igual pa­ra la con­so­la más pe­que­ña de la fa­mi­lia hasta la más gran­de. Aquí, la se­lec­ción fue Hog4 de Hig­hEnd”.

“En el ca­so del au­dio, la com­pa­ñía de ren­ta que su­plía la ma­yor par­te del equi­po te­nia K2 de LA­cous­tics; Tu­vi­mos PA prin­ci­pal, out­fill y sis­te­mas de de­lay, en el cual usa­mos tam­bién efec­tos de su­rround. Se usa­ron las con­so­las de au­dio Avid S6L que fue una bue­na op­ción, ya que usa­mos Pro Tools. El mo­ni­to­reo fue Me­yer Sound MJF-212 y tam­bién se usa­ron sis­te­mas de mo­ni­to­reo per­so­na­les Shu­re PSM 900, PSM 1000 y sis­te­mas Axient”, men­cio­na Fer­nan­do Al­ba­nés, quien tam­bién en­fa­ti­za: “Las com­pa­ñías es­tán he­chas de per­so­nas, al fi­nal es un ser hu­mano el que te atien­de o te da so­por­te, y en es­tas tres mar­cas que men­cio­né tu­vi­mos el me­jor so­por­te. Quie­ro agra­de­cer a Joe Ha­ller y Noel Gar­cía, Alex So­to y Ma­gic Sied­lec­ki, porque son un gran so­por­te téc­ni­co”.

“Pa­ra el en­vío de se­ña­les usa­mos fi­bra óp­ti­ca (más de tres ki­ló­me­tros), plan­tas de luz, ca­blea­do de co­rrien­te y de se­ñal. Cual­quier co­sa que se ne­ce­si­ta en un es­ta­dio por lo me­nos son cien me­tros de al­go. Só­lo en la par­te téc­ni­ca exis­tie­ron cer­ca de cien per­so­nas tra­ba­jan­do. Pa­ra que to­do es­to fun­cio­na­ra tu­vi­mos el gran equi­po de tra­ba­jo que tie­ne la com­pa­ñía Per­for­ma SAS de Co­lom­bia, la in­te­gra­ción y for­ma de tra­ba­jo de to­das las di­rec­cio­nes, así co­mo la unión de las com­pa­ñías de ren­ta. Se tra­ta­ba de que to­do fue­ra un so­lo ser con la mis­ma vi­sión: que fue­ra un es­pec­tácu­lo in­creí­ble”.

“Es­ta­mos al ni­vel de cual­quier pro­duc­ción na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, he­mos ro­to mi­tos res­pec­to a las ap­ti­tu­des del per­so­nal”. Raúl Ber­du­go.

Por úl­ti­mo, Fer­nan­do Al­ba­nés men­cio­na que lo más va­lio­so que le de­jó es­te pro­yec­to fue de­fi­ni­ti­va­men­te el tra­ba­jo en equi­po: “Uno so­lo no pue­de lo­grar es­te ti­po de co­sas, soy afor­tu­na­do porque hay mu­cha gen­te que siem­pre me con­tes­ta el te­lé­fono, me ayu­da y con­tes­ta mis du­das, lo que me ha­ce ser me­jor en lo que ha­go; por eso quie­ro agra­de­cer a Liz Gil, Ro­co­to Man­ti­ni, Alex So­to, Charly Ha­ro, Ar­man­do Chong, Mauricio Ra­mí­rez, Raúl Ber­du­go, Víctor Ari­za, Valentina Suá­rez, to­do el per­so­nal de Per­for­ma, RV Pro­duc­cio­nes, Hig­hEnd, Avo­li­tes, L-Acous­tics y Me­yer Sound.

Tra­ba­jo in­ten­so, pe­ro sa­tis­fac­to­rio

Raúl Ber­du­go, pro­duc­tor téc­ni­co de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be Ba­rran­qui­lla 2018, ha es­ta­do en la rea­li­za­ción de even­tos co­mo el Fes­ti­val de Va­lle­na­to, los Jue­gos Bo­li­va­ria­nos, con­cier­to de Ricky Mar­tin y la vi­si­ta del Pa­pa en Co­lom­bia. Su la­bor fue ad­mi­nis­trar to­dos los fren­tes y po­ner las más de cien fi­chas que coor­di­na­ron las dis­tin­tas áreas en su si­tio. Así re­la­ta lo ocu­rri­do: “Lo pri­me­ro fue mon­tar to­do el scaf­fold y el PA e in­cluir de­lay pa­ra to­do el show. En si­mul­tá­neo, se cons­tru­yó la ta­ri­ma de pro­to­co­lo pa­ra las as­tas don­de se pu­sie­ron las ban­de­ras, los pun­tos de an­cla­je pa­ra las lu­mi­na­rias mó­vi­les en las tri­bu­nas, to­do el ca­blea­do pa­ra dis­tri­buir la se­ñal de vi­deo y te­ner las plan­tas eléc­tri­cas pa­ra pro­bar to­do”.

“Pa­ra los pro­yec­to­res que se usa­ron en el map­ping (que fue­ron más de cua­ren­ta), se hi­cie­ron con an­te­la­ción unos racks pa­ra mon­tar­los en las gra­das en seis pun­tos (tan­to en la tribuna orien­tal co­mo oc­ci­den­tal, tres en ca­da una) y en pa­ra­le­lo a eso fui­mos ha­cien­do la red de fi­bra óp­ti­ca pa­ra co­mu­ni­car to­dos los pun­tos de vi­deo: en to­tal 3.3 ki­ló­me­tros de fi­bra. Tu­vi­mos más de vein­te con­ver­ti­do­res de fi­bra, ade­más del split­ter”.

“Pos­te­rior­men­te se co­lo­ca­ron las lu­ces y lue­go la par­te de vi­deo, en­ton­ces co­men­za­mos con el au­dio y los an­da­mios en las tri­bu­nas. A dos se­ma­nas de to­do ro­da­mos prue­bas y empezamos los en­sa­yos. Apar­te se ar­mó el ta­pe­te de seis mil me­tros cua­dra­dos, que es­tu­vo en­ci­ma de esa es­ti­ba y sir­vió co­mo pan­ta­lla de pro­yec­ción, de­ján­do­nos lis­tos pa­ra co­rrer ca­da área y te­ner los en­sa­yos ge­ne­ra­les”.

“La gen­te es­tá con ga­nas de su­pe­rar­se y asu­me el re­to de es­tar a la al­tu­ra”, men­cio­na Raúl; “es­ta­mos al ni­vel de cual­quier pro­duc­ción na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, he­mos ro­to mi­tos res­pec­to a las ap­ti­tu­des del per­so­nal y hoy es cla­ro que se pue­den te­ner o traer los equi­pos que se re­quie­ren pa­ra un show, co­mo el te­ma de los con­ver­ti­do­res de fi­bra óp­ti­ca, que si bien acá no ha­brá mu­cho co­mer­cial­men­te, traer­lo de Es­ta­dos Uni­dos no to­ma más de tres días. Te­ne­mos el equi­po y la gen­te”, con­clu­ye or­gu­llo­so Raúl.

Vi­deo, el al­ma de la fies­ta de­por­ti­va

Ti­to Cai­ce­do os­ten­ta más de quin­ce años in­vo­lu­cra­do en la pro­duc­ción de es­pec­tácu­los en su an­dar en­tre su ori­gi­na­ria Ca­li y Bogotá, in­vo­lu­crán­do­se en pro­duc­cio­nes co­mo el Bi­cen­te­na­rio de la Pla­za Bo­lí­var, la Clau­su­ra del Mun­dial de Fut­bol Sub 20, el Fes­ti­val de la Ca­te­dral de Me­de­llín y el es­pec­tácu­lo de las Ca­ta­ra­tas Vic­to­ria pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo, en to­dos ha­cien­do map­ping, área en la que se ha es­pe­cia­li­za­do: “Pro­vee­mos in­ge­nie­ría de vi­deo pa­ra even­tos, te­ne­mos sis­te­mas ro­bus­tos que co­noz­co y pue­do ofre­cer se­gún la di­rec­ción ar­tís­ti­ca que se re­quie­ra”, afir­ma.

Pa­ra la Ce­re­mo­nia de Inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos Ba­rran­qui­lla 2018, el prin­ci­pal re­to fue cu­brir el ta­ma­ño pa­ra la su­per­fi­cie de pro­yec­ción: “Hoy exis­ten sis­te­mas muy ro­bus­tos con excelentes ser­vi­do­res pa­ra co­rrer to­do, al igual que equi­po de pro­yec­ción, pe­ro siem­pre el ta­ma­ño del show nos de­ter­mi­na la com­ple­ji­dad pa­ra cu­brir po­ten­cia en luz re­que­ri­da. En es­te ca­so, ha­bía que ubi­car mu­chos equi­pos en las gra­de­rías y tu­vi­mos que im­ple­men­tar fi­bra óp­ti­ca pa­ra el en­vío de se­ñal. Co­mo as­pec­to téc­ni­co, el map­ping im­pli­ca­ba tra­ba­jar so­bre una su­per­fi­cie muy gran­de y las con­di­cio­nes de mon­ta­je nos de­ter­mi­na­ban un só­lo lu­gar pa­ra los pro­yec­to­res”.

“La op­ción fue usar las gra­de­rías y eso nos pre­sen­tó un ángulo de pro­yec­ción que re­qui­rió mu­cho tra­ba­jo pa­ra tra­tar la dis­tor­sión de la luz de los pro­yec­to­res. Lue­go tra­ba­ja­mos mu­cho en la ali­nea­ción, porque no­ta­mos que el campo te­nía cur­vas, no era plano y pa­sa­ba un po­co im­per­cep­ti­ble pa­ra quien ca­mi­na­ra, pe­ro al ver la ali­nea­ción de los pro­yec­to­res se per­ci­bía. Se pu­lió mu­cho ese as­pec­to, al igual que los pun­tos pa­ra aco­mo­dar. Al fi­nal se su­mó el fac­tor tiem­po porque es­tá­ba­mos con­tra re­loj y ha­bía mu­cha gen­te ha­cien­do co­sas pa­ra la re­no­va­ción del es­ta­dio”, men­cio­na Ti­to.

Un to­tal de 42 pro­yec­to­res de trein­ta mil lú­mens de Bar­co se mon­ta­ron pa­ra cu­brir la can­ti­dad de lu­xes que la pro­yec­ción re­que­ría. Al fi­nal, se ocu­pa­ron 36 uni­da­des y las seis res­tan­tes co­mo res­pal­do pa­ra se lo­gra­ra la po­ten­cia bus­ca­da.

El te­ma de pro­gra­ma­ción tu­vo los ser­vi­do­res Avo­li­tes Ai In­fi­nity RX8 co­mo mo­tor cen­tral. “Los usa­mos pa­ra el vi­deo map­ping y tam­bién pa­ra ma­ne­jar el con­te­ni­do de las pan­ta­llas de LED (cua­tro­cien­tos me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos

en sie­te pan­ta­llas cen­tra­les de 16 por nueve me­tros y tres ti­ras verticales de 4 por 9, 4 por 10 y 4 por 11 en los cos­ta­dos), ade­más pu­si­mos pan­ta­llas de LED en la par­te tra­se­ra del es­ce­na­rio pa­ra que los ac­to­res pu­die­ran ver qué su­ce­día y un par más en po­si­cio­nes don­de el pú­bli­co te­nía vi­sión li­mi­ta­da. Me asis­tió to­do el equi­po de vi­deo de Per­for­ma, diez per­so­nas, más el apo­yo pa­ra mon­ta­je, ca­blea­do y adi­cio­nal­men­te, tu­vi­mos el so­por­te de Avo­li­tes, al igual que Bar­co pa­ra sus pro­yec­to­res. En to­tal, el equi­po de vi­deo fue de vein­te per­so­nas”, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta en vi­deo.

A ese tra­ba­jo en equi­po, pe­ri­cia y asis­ten­cia téc­ni­ca se de­bió que la pro­gra­ma­ción fi­nal de to­do el con­te­ni­do de vi­deo y map­ping que­da­ra en un par de ho­ras: “Bá­si­ca­men­te, se to­mó el con­te­ni­do y se ubi­có en el lu­gar co­rrec­to del ti­me­li­ne que nos die­ron en el guión; la par­te de ali­near los pro­yec­to­res y aco­mo­dar la pro­yec­ción so­bre la su­per­fi­cie to­mó apro­xi­ma­da­men­te unas cua­tro o cin­co no­ches com­ple­tas, cuan­do el sol ya no nos de­jó tra­ba­jar y em­pa­tar con los ho­ra­rios de en­sa­yo y ope­ra­ción de otros equi­pos co­mo el de ilu­mi­na­ción”.

La coor­di­na­ción fue el fac­tor de­li­ca­do a cui­dar: “Jus­to cua­drar tiem­pos de tra­ba­jo en con­di­cio­nes de ope­ra­ción co­mo és­ta es cru­cial. En el te­ma de ali­nea­ción, es­tar con el co­le­ga iluminador al mis­mo tiem­po es in­có­mo­do, porque de pron­to tie­nes que pu­lir de­ta­lles. En es­te show tu­vi­mos una his­to­ria muy lin­da que ya en sí mos­tró que te­ne­mos una par­te crea­ti­va y téc­ni­ca bien desa­rro­lla­da que im­pre­sio­nó; el pú­bli­co se lle­vó una ex­pe­rien­cia sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra su vi­da”, con­clu­ye Ti­to.

lu­mi­na­ción y vi­deo­pro­yec­ción coor­di­na­das

Con ocho años de ex­pe­rien­cia en gi­ras, even­tos es­pe­cia­les y cor­po­ra­ti­vos, John Or­du­ña tu­vo a su car­go el di­se­ño y pro­gra­ma­ción de ilu­mi­na­ción en las ce­re­mo­nias de inau­gu­ra­ción y clau­su­ra de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be Ba­rran­qui­lla 2018. La ta­rea pre­via la tu­vo desde la ex­plo­ra­ción del re­cin­to hasta el ras­treo de pla­nos y el diá­lo­go con ar­qui­tec­tos pa­ra rea­li­zar el mo­de­lo 3D lo más real po­si­ble y diseñar el con­cep­to lu­mí­ni­co de es­te even­to: “Se con­si­de­ra­ron dos es­ta­dios y al fi­nal se de­ci­dió és­te por la im­por­tan­cia de los ar­tis­tas que iban a par­ti­ci­par y su afo­ro, que es uno de los más im­por­tan­tes en Co­lom­bia; se con­si­guie­ron los pla­nos pa­ra po­der in­te­grar lo que se re­que­ría en nues­tro soft­wa­re de ilu­mi­na­ción y de vi­deo”, re­la­ta.

“Se tra­tó de to­mar el con­te­ni­do y ubi­car­lo en el lu­gar co­rrec­to del ti­me­li­ne, se­gún el guión”. Ti­to Cai­ce­do.

“Lo pri­me­ro fue con­tem­plar la trans­mi­sión de te­le­vi­sión y lue­go in­te­grar el map­ping. Fue un re­to gran­de li­diar con la can­ti­dad de lú­me­nes que re­que­ría­mos sin man­char el ma­peo, pues fue un ochen­ta por cien­to del show. In­me­dia­ta­men­te des­pués pen­sa­mos en la gen­te en vi­vo y en los es­ce­na­rios, en los que ya no hu­bo tan­to problema, porque se tra­ta­ba de co­rrer un for­ma­to de show al que es­ta­mos ha­bi­tua­dos”.

Más de ocho­cien­tas lu­mi­na­rias con­for­ma­ron el di­se­ño con mo­de­los de Clay-Paky, Ro­be, Ela­tion, en­tre otras, y su se­lec­ción se hi­zo en fun­ción de es­ta­ble­cer jun­to con Fer­nan­do Al­ba­nés, lo que se que­ría, lo que se po­día te­ner y lo que ha­bía en el país, co­mo él re­cuer­da: “Desde el 2010 ha cam­bia­do bas­tan­te la in­dus­tria en el país, se ha sur­ti­do de equi­pos y hoy po­de­mos ele­gir. Hoy di­se­ña­mos to­do sin nin­gún problema y só­lo ha si­do sor­tear los im­pre­vis­tos por di­fi­cul­ta­des que tu­vi­mos en campo pa­ra coor­di­nar tiem­pos de ca­li­bra­ción y prue­bas en la vi­deo­pro­yec­ción. Con el pro­gra­ma pu­de te­ner una re­fe­ren­cia muy cla­ra de las po­si­cio­nes de las lu­mi­na­rias, que fue lo más im­por­tan­te, y es­tar lis­to a pe­sar del fac­tor tiem­po. Esa fue una gran en­se­ñan­za, con­fiar en la he­rra­mien­ta que usa­mos pa­ra pro­gra­mar y co­rrer el show”.

El soft­wa­re de pro­gra­ma­ción y vi­sua­li­za­ción que se usó fue el Wy­siwyg R40, en com­bi­na­ción con Au­toCAD, y se co­rrió con dos con­so­las Hog 4 de High End Sys­tems: “Lle­vo tra­ba­jan­do ocho o diez años con High End 4 y me re­sul­ta muy con­fia­ble. Tu­vi­mos dos Hog 4, una prin­ci­pal y otra de back up. Cu­bri­mos to­das las zo­nas sin te­ner que ir­nos con ca­ble DMX, porque con las dis­tan­cias que ma­ne­ja­mos se hu­bie­ra caí­do la se­ñal; to­do se fue por fi­bra óp­ti­ca y así, la res­pues­ta en la se­ñal no tu­vo pér­di­da, prác­ti­ca­men­te”, fi­na­li­za John.

El res­pal­do téc­ni­co, con­fia­bi­li­dad

Ma­ciej Sied­lec­ki “Ma­gic” tie­ne una dé­ca­da en­tre­nán­do­se co­mo es­pe­cia­lis­ta en vi­deo pa­ra la pro­duc­ción de es­pec­tácu­los. Ra­di­ca­do en Reino Uni­do, le to­có vi­vir la tran­si­ción de lo análo­go a lo di­gi­tal, en­tre­nán­do­se en com­pa­ñías que mar­ca­ron la ruta pa­ra es­te ru­bro co­mo Ch­ris­tie y Pa­na­so­nic, afi­nan­do co­no­ci­mien­to en los pro­ce­sos de on­da, vi­deo trans­mi­sión, ser­vi­do­res y sis­te­mas de re­pe­ti­ción, así co­mo en los lla­ma­dos flu­jos de tra­ba­jo pa­ra ges­tio­nar­los en equi­pos. Ac­tual­men­te, es par­te de los es­pe­cia­lis­tas de so­por­te de Avo­li­tes y acu­dió a Ba­rran­qui­lla pa­ra dar aten­ción per­so­na­li­za­da al crew de vi­deo y pro­yec­ción que usa­ron los ser­vi­do­res de la ga­ma Ai; así de­ta­lla su la­bor:

“Cu­bri­mos to­das las zo­nas por fi­bra óp­ti­ca y así, la res­pues­ta en la se­ñal prác­ti­ca­men­te no tu­vo pér­di­da”. John Or­du­ña.

“Desde ha­ce ocho me­ses que Per­for­ma en­tró al con­cur­so pa­ra ga­nar la rea­li­za­ción del show, es­toy en­la­za­do con la pro­duc­ción. Soy em­plea­do de tiem­po com­ple­to de Avo­li­tes, don­de brin­do so­por­te téc­ni­co y en­tre­na­mien­to pa­ra la ope­ra­ción de sus ser­vi­do­res, sis­te­mas que en reali­dad son muy fle­xi­ble y abier­to; es fá­cil ac­ce­der a la se­ñal que usa y sa­ber có­mo mo­di­fi­car­la usan­do las no­tas y el sis­te­ma de guar­da­do (sal­va­tion sys­tem), sin te­ner que lla­mar otra in­ter­faz. Esa sim­pli­fi­ca­ción en el uso y la pro­gra­ma­ción pa­ra el map­ping con es­tos pro­yec­to­res ayu­dó mu­cho, por el te­ma de la ali­nea­ción, pa­ra ga­ran­ti­zar una ima­gen lim­pia y ní­ti­da so­bre to­da la su­per­fi­cie que fue la can­cha del es­ta­dio”.

“Lo que hi­ci­mos fue con­si­de­rar un par de op­cio­nes y mo­dos pa­ra edi­tar la que se­ría es­ta pá­gi­na fi­nal, don­de se pro­yec­tó el con­te­ni­do. Con Ti­to ha­bla­mos de cuál se­ría la me­jor op­ción pa­ra la pro­yec­ción, usa­mos el con­trol geo­mé­tri­co por pá­gi­nas y có­mo sal­var­las, ade­más de te­ner a mano la he­rra­mien­ta más rá­pi­da pa­ra di­bu­jar so­bre el campo y ac­ce­der con fa­ci­li­dad a ella pa­ra po­der pro­yec­tar lo más pron­to po­si­ble el con­te­ni­do del map­ping. Tra­ba­jar es­ta su­per­fi­cie fue un re­to; ais­lar los pro­yec­to­res re­qui­rió pa­cien­cia pa­ra tra­ba­jar en eso, co­lo­car y mo­ver cons­tan­te­men­te. Tam­bién tu­vi­mos que em­pa­tar dos dis­ci­pli­nas, ilu­mi­na­ción y vi­deo, coin­ci­dien­do en tiem­pos que nos de­ja­ron pa­ra los en­sa­yos, porque pa­ra de­jar lis­ta la ope­ra­ción de los ser­vi­do­res ne­ce­si­tá­ba­mos os­cu­ri­dad, al igual que ellos; coo­pe­ra­mos y uni­mos lo que se con­si­guió”, ex­pre­sa “Ma­gic”.

El vi­deo es aún la ma­gia ne­gra del es­pec­tácu­lo, así lo vis­lum­bra “Ma­gic”: “Hay to­da­vía ele­men­tos del vi­deo que no son tan pre­de­ci­bles de con­si­de­rar pa­ra re­sol­ver­los con una so­la he­rra­mien­ta a la que, ade­más, se le pi­de ha­cer al­go ex­ci­tan­te y no­ve­do­so. Pien­so que re­cur­sos co­mo el vi­deo­map­ping se­rán ca­da vez más uti­li­za­dos en los shows co­mer­cia­les y que la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to vol­tea­rá a ver­lo pa­ra usar­la en di­fe­ren­tes am­bien­tes, con po­si­cio­nes pre­ci­sas en los pro­yec­to­res; se­rá más fle­xi­ble de usar y se­re­mos ca­pa­ces de ha­cer ajus­tes con ma­yor sen­ci­llez y efi­cien­cia. Hoy son aún po­cos los que tra­ba­jan con vi­deo y me­nos con map­ping, pe­ro se es­tán for­man­do. Es­tán más en­fo­ca­dos en el con­te­ni­do pe­ro, co­mo es­tán ini­cian­do co­mo vi­deo crea­do­res, ti­po ani­ma­do­res y VJs, es aún di­fí­cil lle­var esas ha­bi­li­da­des y back­ground a lo téc­ni­co pa­ra que sean des­ta­ca­dos tam­bién en el tra­ba­jo du­ro que és­te im­pli­ca”.

“Co­lom­bia ha te­ni­do un cre­ci­mien­to en even­tos ma­si­vos, desde mu­si­ca­les con gi­ras que vi­si­tan va­rias ciu­da­des co­mo Bogotá o Me­de­llín, hasta even­tos es­pe­cia­les de to­da ín­do­le. Su­ma­do a los ta­len­tos que em­pe­za­ron a sa­lir con más fuer­za, co­mo Car­los Vi­ves, Sha­ki­ra y Juanes, lle­va­ron con­si­go to­da la ca­de­na del ne­go­cio. En­ton­ces el ta­len­to, cuan­do em­pie­za a cre­cer, ja­la a to­da la in­dus­tria y creo que es­te país por un muy buen mo­men­to, co­mo ocu­rrió con Mé­xi­co ha­ce unos años”, con­clu­ye “Ma­gic”. Sin du­da es así. La prue­ba es es­ta ce­le­bra­ción atlé­ti­ca que de­jó por to­do lo al­to el deporte de la re­gión.

En­tre­vis­tas: Ni­za­rin­da­ni So­pe­ña / Redacción: Ma­ri­sol Pa­che­co

“La ne­ce­si­dad pri­mor­dial era la co­ber­tu­ra y la in­te­li­gi­bi­li­dad del sis­te­ma de au­dio; los men­sa­jes y diá­lo­gos de­bían co­mu­ni­car­se am­plia­men­te y en­ten­der­se”. Alex So­to. “Re­cur­sos co­mo el vi­deo­map­ping se­rán ca­da vez más uti­li­za­dos en los shows co­mer­cia­les y la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to lo usa­rá en di­fe­ren­tes am­bien­tes”. Ma­ciej Sied­lec­ki “Ma­gic”.

Víctor Ari­za

Raúl Ber­du­go

Ti­to Cai­ce­do

Fer­nan­do Al­ba­nés y John Or­du­ña

Ma­ciej Sied­lec­ki “Ma­gic”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.