Un en­cuen­tro con

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ale­jan­dro Fa­jar­do

Al­fon­so Pe­ña, adap­ta­ción per­ma­nen­te

Cu­ba, una is­la en me­dio del Ca­ri­be con una enor­me tra­di­ción mu­si­cal; so­ni­dos afri­ca­nos y eu­ro­peos en per­fec­ta amal­ga­ma crean­do los más in­tri­gan­tes rit­mos y me­lo­días, los cua­les han si­do se­llo de ese pue­blo. En me­dio de to­do eso na­ció y cre­ció un in­ge­nie­ro so­no­ro lla­ma­do Al­fon­so Pe­ña, hoy en día co­no­ci­do y re­co­no­ci­do am­plia­men­te en la in­dus­tria de la mú­si­ca y el au­dio y que ofre­ció una ame­na char­la du­ran­te la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co, te­nien­do co­mo mar­co la más re­cien­te sound:check Xpo.

En bus­ca del ca­mino

Al­fon­so es una per­so­na es­pe­cial que en­tien­de la mú­si­ca des­de aden­tro, lo mis­mo un día tra­ba­jan­do un pro­yec­to de jazz con Her­bie Han­cock, que en otra oca­sión mez­clan­do tro­va con Pa­blo Mi­la­nés y otro día más co­lo­can­do mi­cró­fo­nos so­bre los ins­tru­men­tos de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mos­cú, o dis­cu­tien­do los por­me­no­res del mo­ni­to­reo an­tes de un show del Afro Cuban All Stars. “Es­toy en el me­jor mo­men­to de mi ca­rre­ra”, ase­gu­ra Al­fon­so; “he ido es­ca­lan­do sin pro­po­nér­me­lo y en es­te ins­tan­te es­toy tra­ba­jan­do en pro­yec­tos que me lle­nan mu­cho. Es­toy en un pun­to en el que me pue­do dar el lu­jo de es­co­ger dón­de par­ti­ci­po. Por ejem­plo, aho­ra mis­mo me en­cuen­tro tra­ba­jan­do con la hi­ja de Pa­blo Mi­la­nés y con los Afro Cuban All Stars. Soy su in­ge­nie­ro de sa­la, pe­ro tam­bién me en­cuen­tro ha­cien­do la­bor de es­tu­dio, que igual me lle­na”.

A los diez años, Al­fon­so ad­mi­ra­ba mu­cho a Pa­blo Mi­la­nés, Sil­vio Ro­drí­guez y Joan Ma­nuel Se­rrat, y des­de esa edad de­ci­dió que que­ría ser co­mo ellos. Sus pa­pás le re­ga­la­ron una gui­ta­rra y co­men­zó a es­tu­diar mú­si­ca por al­gu­nos años. “Des­pués de al­gún tiem­po me di cuen­ta que eso era lo mío, y des­pués de la pre­pa­ra­to­ria, en Cu­ba te­nía­mos la po­si­bi­li­dad de ele­gir cin­co ca­rre­ras que po­día­mos es­tu­diar en el país o cin­co que po­día­mos es­tu­diar en el ex­tran­je­ro. En­tre ellas es­ta­ba una que se lla­ma­ba Téc­ni­ca Acús­ti­ca, pa­ra cur­sar­se en Ru­sia. Y aun­que me

acon­se­ja­ron que no eli­gie­ra esa ca­rre­ra por­que só­lo ha­bía una so­la pla­za, yo in­sis­tí, y sien­do un buen es­tu­dian­te co­mo era, con­se­guí la po­si­bi­li­dad de ir a es­tu­diar a aquel país”.

Des­de ni­ño, Al­fon­so gus­ta­ba de agre­gar au­dio a los fil­mes mu­dos que te­nía en ca­sa, por lo que lo­grar el pa­se a un ins­ti­tu­to don­de se es­tu­dia­ba au­dio y ci­ne era una rea­li­za­ción to­tal. “En Ru­sia tu­ve unos pro­fe­so­res mag­ní­fi­cos. To­dos eran una emi­nen­cia, ade­más de que tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en con­tac­to di­rec­to con to­do el mun­do cul­tu­ral de la es­cue­la ru­sa: el tea­tro, el ba­llet, la mú­si­ca y de­más. To­do eso fue mag­ní­fi­co… una fuen­te de apren­di­za­je ex­cep­cio­nal”.

Des­pués, pa­ra lle­gar al pun­to en don­de se en­cuen­tra aho­ra, fue tra­ba­jo ar­duo. “Cuan­do me gra­dué me lle­va­ron a tra­ba­jar al tea­tro Na­cio­nal de Cu­ba, pa­ra di­ri­gir la par­te del so­ni­do. No me fue mal, pe­ro me cos­tó mu­cho tra­ba­jar con un staff que ya es­ta­ba vi­cia­do por mu­cho tiem­po. No obs­tan­te, con­si­de­ro que cre­cí mu­cho. Me pu­se a ex­pe­ri­men­tar tan pron­to tu­ve mi pri­me­ra obra de tea­tro, pu­se so­ni­do am­bi­só­ni­co e hi­ce mu­chas otras co­sas muy in­tere­san­tes. Pos­te­rior­men­te tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con Car­mi­ne Cop­po­la, que fue a La Ha­ba­na a ha­cer to­das las obras de las pe­lí­cu­las de Fran­cis Ford Cop­po­la con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal. Al ha­ber cul­mi­na­do es­te pro­yec­to yo es­ta­ba muy mo­ti­va­do y me di cuen­ta de que ya no ha­bía vuel­ta pa­ra atrás. Un gru­po que se lla­ma Mon­ca­da me con­tra­tó. Tra­ba­jé con ellos por diez años, que creo que fue la me­jor épo­ca de ese gru­po; des­pués em­pe­za­ron a cam­biar in­te­gran­tes y ya no me gus­tó tan­to”.

Has­ta ese mo­men­to, la ma­yor par­te del tiem­po de Al­fon­so ha­bía si­do de­di­ca­da al au­dio en vi­vo, por lo que de­ci­dió in­vo­lu­crar­se más en el es­tu­dio. Tra­ba­jó con enor­mes mú­si­cos co­mo Her­nán Ló­pez Lu­sa, uno de los me­jo­res com­po­si­to­res y pia­nis­tas de Cu­ba y más tar­de con un cuar­te­to vocal lla­ma­do Sex­to Sen­ti­do. “Era un gru­po muy bueno”, co­men­ta. “Pe­ro lo que me ofre­cían por el pro­yec­to era real­men­te un pre­su­pues­to de­ma­sia­do ba­jo. Sin em­bar­go, lue­go me co­men­ta­ron que el pro­duc­tor era ru­so y por al­gu­na ra­zón me lla­mó la aten­ción ese he­cho, así que acep­té”. “Desa­rro­llé una muy bue­na amis­tad con él, y gra­cias a es­te pro­duc­tor, que fue el fun­da­dor del pri­mer club de jazz de Mos­cú, ade­más de ser un gran ad­mi­ra­dor de la mú­si­ca bra­si­le­ña, conocí a mú­si­cos co­mo To­quin­ho, Joao Do­na­to, Mar­cos Va­lle y otros. De la mis­ma ma­ne­ra me lla­mó a co­la­bo­rar en el fa­mo­so con­cier­to Vi­va Bos­sa No­va que él or­ga­ni­za ca­da año en Mos­cú, con la or­ques­ta sin­fó­ni­ca de esa ciu­dad. Así se mar­có una ver­da­de­ra di­fe­ren­cia en mi ca­rre­ra”, re­cuer­da.

Y cla­ro que sí, Al­fon­so se fue adap­tan­do a la nue­va tecnología que iba sur­gien­do con el pa­so del tiem­po; le to­có to­da la tran­si­ción del equi­po análo­go al di­gi­tal. “En ge­ne­ral adop­té muy bien los for­ma­tos di­gi­ta­les. Tra­ba­jé mu­cho tiem­po con análo­go, gra­bé dis­cos de esa ma­ne­ra en La Ha­ba­na, Ita­lia, In­gla­te­rra y Ve­ne­zue­la e hi­ce gi­ras con equi­po análo­go; sin em­bar­go, cuan­do em­pe­za­ron a sur­gir for­ma­tos di­gi­ta­les, lo uti­li­cé de in­me­dia­to”, men­cio­na; “es­toy ha­blan­do de los DA88 y de los ADAT. Yo no pa­sé abrup­ta­men­te del análo­go a los DAW, sino que fui adop­tan­do lo di­gi­tal se­gún iba sur­gien­do, así que gra­ba­ba con DA88 y ADAT en una con­so­la Amek y cuan­do es­tos ca­ye­ron en desuso y fue lan­za­da la pla­ta­for­ma Cu­ba­se, de in­me­dia­to la abra­cé. De­bo de­cir que des­de su ini­cio, es de­cir, des­de que era pu­ro MI­DI, me en­can­tó esa pla­ta­for­ma”.

“He tra­ba­ja­do con Pro Tools, des­de lue­go, y más tar­de gra­bé con una con­so­la di­gi­tal por pri­me­ra vez, que era una Ya­maha 02R, y en vi­vo la pri­me­ra vez que me to­pé con una con­so­la di­gi­tal fue con una

In­no­va­son. Sim­ple­men­te me pa­re­ció fa­bu­lo­so el he­cho de que yo po­día te­ner ac­ce­so a to­da una ga­ma de efec­tos, ecua­li­za­do­res y con­tro­la­do­res de dinámica, so­bre la con­so­la”.

La in­dus­tria del au­dio lo­gra ca­da vez más avan­ces y po­ne al mer­ca­do una va­rie­dad más am­plia de pro­duc­tos pa­ra uso en to­dos los ni­ve­les: des­de pro­duc­cio­nes de ca­li­dad mun­dial, has­ta las gra­ba­cio­nes ne­ta­men­te ca­se­ras o los con­cier­tos lo­ca­les. Lo que lla­ma la aten­ción se­gún Al­fon­so, es la ca­li­dad del equi­po que se pue­de ad­qui­rir hoy en día, tan­to, que ca­si cual­quier mar­ca pue­de sor­pren­der al mo­men­to de sa­tis­fa­cer al­gu­na ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca de al­gún pro­yec­to. “Ha­ce al­gu­nos años”, re­cuer­da Al­fon­so, “es­ta­ba yo gra­ban­do en Cu­ba con un trom­pe­tis­ta ex­ce­len­te que se lla­ma May­quel Gon­zá­lez, en el es­tu­dio Ab­da­la de La Ha­ba­na, don­de tie­nen el Neu­mann TLM170, que me en­can­ta pa­ra la trom­pe­ta; siem­pre lo uso, así que esa fue mi pri­me­ra elec­ción y no me gus­tó. Pro­bé con el Neu­mann 414 y tam­po­co me gus­tó. Usé un Mi­cro­tech Gef­fel 92.1, que es un ex­ce­len­te mi­cró­fono ¡y no me gus­tó!... De pron­to por ahí del rin­cón sa­qué un Sam­son C01, lo ins­ta­lé, lo probamos, y en ese mo­men­to to­do mun­do sal­tó di­cien­do: ‘¡Ese!’. Así que en es­tos días un mi­cró­fono de no­ven­ta y nue­va dó­la­res po­dría sa­car­te de un apu­ro”.

Al­fon­so ha vi­si­ta­do Mé­xi­co mu­chas ve­ces y di­ce con­si­de­rar­lo su pro­pia ca­sa. Opi­na que es­te país real­men­te ca­da vez tie­ne más que ofre­cer en to­do, pe­ro ha­blan­do de la in­dus­tria del au­dio, le pa­re­ce un lu­gar in­creí­ble. “Ca­da vez que ven­go veo mu­cho más mo­vi­mien­to en el sec­tor. Me gus­ta que ca­da vez ha­ya ma­yor pro­fe­sio­na­li­za­ción y ac­ce­so a me­jo­res equi­pos, a la vez que no­to que se or­ga­ni­zan mu­chos más even­tos de ca­li­dad mun­dial”.

Du­ran­te Sal­sa al parque en Bo­go­ta, Co­lom­bia

En la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.