Pe­pe Agui­lar: tra­di­ción y eu­fo­ria con­tem­po­rá­nea

Tra­di­ción y eu­fo­ria con­tem­po­rá­nea

sound:check magazine mexico - - Contenido -

Un ja­ri­peo es un es­pec­tácu­lo tra­di­cio­nal­men­te me­xi­cano en el que se do­man po­tros y no­vi­llos y se ha­cen ejer­ci­cios de la­zo y otros pro­pios de ji­ne­tes. Ha­ce más de trein­ta años, el le­gen­da­rio mú­si­co me­xi­cano An­to­nio Agui­lar re­co­rrió el con­ti­nen­te ame­ri­cano acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia con el pri­mer es­pec­tácu­lo ecues­tre en la his­to­ria del es­pec­tácu­lo la­ti­noa­me­ri­cano. Aho­ra, su hi­jo, el tam­bién can­tan­te Pe­pe Agui­lar, ha re­vi­vi­do la tra­di­ción con su es­pec­tácu­lo ecues­tre “Ja­ri­peo sin fron­te­ras”, im­preg­na­do de tres ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas de ape­lli­do Agui­lar y ac­tua­li­za­do con di­ná­mi­cos efec­tos de ilu­mi­na­ción.

Tra­di­cio­nes que se mo­der­ni­zan

Los nue­ve pre­mios Grammy de Pe­pe Agui­lar y la es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood (la cual tam­bién su pa­dre tie­ne una), son tes­ti­mo­nio del atrac­ti­vo del can­tan­te me­xi­cano en am­bos la­dos de la fron­te­ra. Re­cien­te­men­te, en el Pa­la­cio de los Deportes de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Pe­pe Agui­lar pre­sen­tó su es­pec­tácu­lo con el acom­pa­ña­mien­to en la ilu­mi­na­ción de cua­ren­ta ca­be­zas hí­bri­das Ela­tion Platinum FLX y 22 lu­ces Par de cam­bio de co­lor Ela­tion Si­xPar 200 IP con má­qui­nas An­ta­ri F-7 Sma­ze uti­li­za­das pa­ra la at­mós­fe­ra y te­ner una ca­pa del­ga­da de ne­bli­na de pro­yec­ción en el ai­re.

Pe­pe Agui­lar pre­sen­tó su es­pec­tácu­lo con el acom­pa­ña­mien­to en la ilu­mi­na­ción de cua­ren­ta ca­be­zas hí­bri­das Ela­tion Platinum FLX, 22 lu­ces Par de cam­bio de co­lor Ela­tion Si­xPar 200 IP y má­qui­nas An­ta­ri F-7 Sma­ze.

El show, que es­tá ba­sa­do en ejer­ci­cios ecues­tres y co­rri­das de to­ros, tra­jes tra­di­cio­na­les me­xi­ca­nos y mú­si­ca re­gio­nal co­mo ma­ria­chi o ban­da, se ha mo­der­ni­za­do uti­li­zan­do el ma­peo de vi­deo y los efec­tos de ilu­mi­na­ción dinámica. Ja­ri­peo sin fron­te­ras mez­cla la tra­di­ción con la tecnología mo­der­na pa­ra rein­ven­tar los gran­des es­pec­tácu­los del pa­sa­do y crear un nue­vo es­pec­tácu­lo pa­ra re­cor­dar.

El res­pon­sa­ble del di­se­ño de ilu­mi­na­ción fue Ri­car­do Or­tiz, con la pro­duc­ción téc­ni­ca de la com­pa­ñía Equi­pos Apo­lo. Ca­be men­cio­nar que Ela­tion fue ele­gi­da por su po­ten­cia y ga­ma de co­lo­res, mien­tras que la cla­si­fi­ca­ción mul­ti- am­bien­tal IP65 fue im­por­tan­te pa­ra los ac­ce­so­rios ubi­ca­dos en el Pa­la­cio de los Deportes. Las uni­da­des Si­xPar 200 IP con su chip LED de seis co­lo­res, in­clui­do el UV, fue­ron ubi­ca­das al­re­de­dor del cen­tro del lu­gar y se uti­li­za­ron pa­ra ilu­mi­nar los tra­jes tra­di­cio­na­les: el de cha­rro pa­ra los hom­bres y Ade­li­ta pa­ra mu­je­res en co­lo­res bri­llan­tes. La cla­si­fi­ca­ción IP65 de Si­xPar no só­lo pro­te­ge con­tra el agua, sino que tam­bién es her­mé­ti­ca al pol­vo, fac­tor im­por­tan­te, ya que el lu­gar se llenó de pol­vo a cau­sa de los múl­ti­ples ac­tos de equi­ta­ción de ca­ba­llos y to­ros.

Por otro la­do, los ani­ma­les in­flu­ye­ron en la ilu­mi­na­ción de otra ma­ne­ra. Co­mo los ca­ba­llos se asus­tan fá­cil­men­te, se evi­tó que los ac­ce­so­rios au­to­má­ti­cos se mo­vie­ran de­ma­sia­do rá­pi­do, ha­cien­do cam­bios brus­cos o ce­gan­do a los ani­ma­les. Diez ca­be­zas mó­vi­les Platinum FLX por la­do se co­lo­ca­ron la­te­ral­men­te en la pla­za que ro­dea­ba el cen­tro de la are­na y se uti­li­za­ron prin­ci­pal­men­te pa­ra crear tex­tu­ra y co­lor en el pú­bli­co, aun­que cuan­do no ha­bía ani­ma­les en el ac­to, tam­bién se uti­li­za­ron pa­ra ilu­mi­nar el cen­tro de la are­na. Otras dos fun­cio­nes im­por­tan­tes de la ca­be­za mó­vil spot, beam y wa­sh fue­ron pin­tar la are­na con luz UV (la lu­mi­na­ria al­ber­ga diez co­lo­res di­croi­cos, in­clu­yen­do UV) e ilu­mi­nar un arre­glo de bo­las de dis­co­te­ca que ba­ja­ron del te­cho du­ran­te una can­ción in­ter­pre­ta­da por la hi­ja de Pe­pe, Án­ge­la.

Una for­ma de con­ser­var las tra­di­cio­nes me­xi­ca­nas es adap­tar­las al con­tex­to ac­tual, y en al­gu­nas oca­sio­nes la tecnología es un alia­do esen­cial. Se­gu­ra­men­te, el pú­bli­co de Pe­pe Agui­lar agra­de­ció la ma­ne­ra de pre­sen­tar mú­si­ca po­pu­lar me­xi­ca­na, enal­te­ci­da por las ven­ta­jas de una ilu­mi­na­ción pre­ci­sa y que re­ga­ló las at­mós­fe­ras in­di­ca­das pa­ra sus can­cio­nes.

Las uni­da­des Si­xPar 200 IP con su chip LED de seis co­lo­res, in­clui­do el UV, fue­ron ubi­ca­das al­re­de­dor del cen­tro del lu­gar y se uti­li­za­ron pa­ra ilu­mi­nar los tra­jes tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.