En los ochen­ta,

Pi­lar de trein­ta años

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Ra­fael Urie­ga

el rock me­xi­cano su­fría un es­tig­ma del que fue des­ha­cién­do­se con los años. Fo­bia fue de las ban­das que na­ció en esos tiem­pos y le tocó cam­biar la ima­gen de esa mú­si­ca; lo hi­zo tan bien, que cum­plie­ron trein­ta años con un enor­me fes­te­jo en el Pa­la­cio de los De­por­tes.

Aprin­ci­pios de los años ochen­ta, el rock en es­pa­ñol en nues­tro país pre­sen­ta­ba un pa­no­ra­ma di­fí­cil y com­pli­ca­do. Eran po­cas las opor­tu­ni­da­des pa­ra que una ban­da lo­gra­ra cons­truir al­go a fu­tu­ro, ya que ha­bía po­ca di­fu­sión en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las dis­que­ras no veían con bue­nos ojos a las ban­das de rock y los es­ce­na­rios don­de po­dían pre­sen­tar­se eran es­ca­sos. Sin em­bar­go, y pe­se a te­ner to­do en con­tra, al­go de­trás de to­do ese con­tex­to se es­ta­ba co­ci­nan­do y au­gu­ra­ba gran­des sor­pre­sas.

La se­mi­lla de tiem­pos inol­vi­da­bles

El co­ra­zón, las ga­nas y la pa­sión de mu­chos jó­ve­nes los lle­vó aven­tu­rar­se en el uni­ver­so de la mú­si­ca. En 1988 na­ció una ban­da in­te­gra­da por un gru­po de ami­gos que, por aza­res del des­tino y un po­co de suer­te se co­no­cie­ron y se pre­sen­ta­ron con un es­ti­lo van­guar­dis­ta que al es­cu­char­lo era dis­tin­to a lo que so­na­ba en ese tiem­po. Por su­pues­to, nos re­fe­ri­mos a Fo­bia.

Es­ta ban­da oriun­da del sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co y cu­yos miem­bros ini­cia­ron sus ca­rre­ras sa­lien­do ape­nas de la ado­les­cen­cia, co­men­za­ron to­can­do en fies­tas pri­va­das, que se fue­ron con­vir­tien­do en pe­que­ños con­cier­tos en ba­res y dis­co­te­cas, que des­pués pa­sa­ron a es­pa­cios más gran­des y lue­go a fes­ti­va­les ma­si­vos en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do, ha­ce unos días com­par­tie­ron una dul­ce, exquisita y má­gi­ca re­ba­na­da de pas­tel, nom­bre de la gi­ra con la cual ce­le­bran tres dé­ca­das de ha­cer mú­si­ca.

El Pa­la­cio de los De­por­tes fue la se­de pa­ra es­ta se­gun­da fe­cha pro­gra­ma­da en la ca­pi­tal me­xi­ca­na, en una pre­sen­ta­ción que du­ró tres ho­ras y en la que Pa­co Huidobro (gui­ta­rra), Leo­nar­do de Lo­zan­ne (voz), Iña­ki Váz­quez (te­cla­do), Jay de la Cue­va (ba­te­ría) y Ja­vier “Cha!” Ra­mí­rez (ba­jo) hi­cie­ron un via­je por to­da la dis­co­gra­fía de Fo­bia, in­ter­pre­tan­do te­mas icó­ni­cos y nos­tál­gi­cos que los po­si­cio­na­ron co­mo un re­fe­ren­te en nues­tro rock.

Die­ci­sie­te mil fans aba­rro­ta­ron el re­cin­to y cantaron a to­da voz las 31 can­cio­nes que for­ma­ron par­te de su set, ha­cien­do vi­brar es­te em­ble­má­ti­co lu­gar que tam­bién ha si­do par­te de la his­to­ria de la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo en nues­tro país. Ca­be men­cio­nar que con es­ta pre­sen­ta­ción, Fo­bia vuel­ve a to­car des­pués de sie­te años de no su­bir­se a un es­ce­na­rio jun­tos.

El re­per­to­rio fue el mis­mo que pre­sen­ta­ron en ju­nio, en la pri­me­ra fe­cha en el Pa­la­cio de los De­por­tes, y la emo­ción es­ta vez tam­bién fue ab­so­lu­ta. La can­ción que dio ini­cio al fes­te­jo fue la icó­ni­ca “El dia­blo”, se­gui­da de otros te­mas y del sa­lu­do de Leo­nar­do De Lo­zan­ne: “Gra­cias, bien­ve­ni­dos a es­ta se­gun­da to­ca­da. Gra­cias por es­ta no­che de re­cuer­dos, pe­ro so­bre to­do por la com­pli­ci­dad”.

La no­che con­ti­nuó, to­do el pú­bli­co can­tó, bai­ló y brin­có con can­cio­nes co­mo “Co­ra­zón en ca­ra­col”, “Pue­do ras­car­me so­lo”, “Miel del es­cor­pión”, “Fie­bre”, “Ca­mi­ni­tos ha­cia el cos­mos”, “El cum­plea­ños” y la épi­ca “El Mi­cro­bi­to”. Lue­go de va­rias despedidas en fal­so, la ban­da re­gre­só fi­nal­men­te al es­ce­na­rio pa­ra interpretar “Re­gré­sa­me a Júpiter”, “Sa­cú­de­me”, “Hip­no­tí­za­me”, “Vi­vo”, “Brin­cas” y el cie­rre con bro­che de oro se hi­zo con “Hoy ten­go mie­do”, cer­ca de la me­dia­no­che, agra­de­ci­dos por un pú­bli­co a to­das lu­ces emo­cio­na­do.

La re­ce­ta del pas­tel

La pro­duc­ción de es­te fes­te­jo no po­día ser co­sa me­nor, por el con­tra­rio, el tra­ba­jo de mu­chas per­so­nas en­tre el staff, los téc­ni­cos, agen­cias, mú­si­cos y to­dos los que de al­gu­na for­ma es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos, pu­sie­ron su gra­ni­to de are­na pa­ra que es­te pas­tel tu­vie­ra un sa­bor inol­vi­da­ble. Ge­rar­do Pon­ce de León, pro­duc­tion ma­na­ger de Fo­bia, fue quien es­tu­vo al fren­te de es­te pro­yec­to ex­tra­or­di­na­rio en el que el gru­po re­fren­dó la vi­gen­cia de su mú­si­ca.

“La idea na­ció por­que Fo­bia es una ban­da de cul­to pa­ra la mú­si­ca en Mé­xi­co y por su­pues­to pa­ra mu­chas ge­ne­ra­cio­nes. Des­de 1997 em­pe­cé a tra­ba­jar con ellos y des­de lue­go con los in­ter­va­los cuan­do pa­ra­ban. Me lla­ma­ron pa­ra pro­du­cir es­te show y es in­creí­ble ser par­te de es­te fes­te­jo. Sin em­bar­go, no es fá­cil re­su­mir trein­ta años de Fo­bia, tie­nen un hu­mor que los de­fi­ne, un es­ti­lo que los po­si­cio­nó y man­tie­ne has­ta nues­tros días; son mu­chos años, hay to­do un mun­do Fo­bia en sus te­mas, es­té­ti­ca, rit­mo, en to­do. Con­ta­mos con un gran equi­po hu­mano y to­do es­to es pro­duc­to del tra­ba­jo de mu­chas ma­nos”, men­cio­na.

La pre­pa­ra­ción de es­ta gi­ra ini­ció en no­viem­bre de 2017, con dis­tin­tas reunio­nes en­tre la ofi­ci­na de ma­na­ge­ment, pro­duc­ción y los mú­si­cos. En las jun­tas bus­ca­ban de­fi­nir el con­cep­to, des­de la es­ce­no­gra­fía, visuales, equi­po de tra­ba­jo y to­dos los de­ta­lles que de­fi­ni­rían el fes­te­jo.

El con­cep­to cen­tral era ha­cer un con­cier­to que in­te­gra­ra ce­le­bra­ción y fres­cu­ra, sin lle­gar a la nos­tal­gia; es de­cir, un cum­plea­ños tal cual. En la par­te vi­sual se bus­ca­ba sa­lir de lo tí­pi­co y ju­gar con el es­ce­na­rio; pa­ra ello se plas­mó el pe­cu­liar es­ti­lo “Old is Co­ol”, pe­ro tam­bién hu­bo pan­ta­llas de gran ta­ma­ño y te­lo­nes pa­ra re­for­zar el es­ce­na­rio, lo que per­mi­tió crear pro­fun­di­dad, con un am­bien­te fes­ti­vo que tu­vo ele­men­tos co­mo ser­pen­ti­nas y to­ques hu­mo­rís­ti­cos, al­go que ca­rac­te­ri­zó a Fo­bia des­de sus orí­ge­nes.

Pa­ra es­te show se ocu­pa­ron ca­tor­ce ca­jas por la­do de L-Acous­tics VDosc co­mo main y do­ce ca­jas K2 tam­bién por la­do, con un arre­glo en la par­te fron­tal for­ma­do por do­ce sub­woo­fers SB218 por la­do.

En lo que res­pec­ta al so­ni­do, se bus­có lograr ver­sio­nes de los te­mas muy cer­ca­nas a las que se gra­ba­ron en los dis­cos en aque­llos años, pe­ro con un to­que de fres­cu­ra y ac­tua­li­dad. Des­de la ilu­mi­na­ción y el vi­deo, y prác­ti­ca­men­te por don­de se le vie­ra, el pú­bli­co dis­fru­tó de es­te es­pec­tácu­lo.

“Nos di­mos a la ta­rea de cui­dar la pro­duc­ción, no era un show nos­tál­gi­co más; aho­ra hay la tec­no­lo­gía que no ha­bía en los ini­cios de la ban­da y eso nos dio la opor­tu­ni­dad de ser más crea­ti­vos. El gru­po es­tu­vo siem­pre pen­dien­te de to­do, ana­li­za­ban y apor­ta­ban ideas y al fi­nal die­ron la apro­ba­ción. Siem­pre hu­bo una gran in­ter­ac­ción, lo que fa­ci­li­tó el tra­ba­jo de to­dos. Nues­tra me­ta fue que es­te fes­te­jo fue­ra sa­tis­fac­to­rio pa­ra to­dos. Es­to es y se­rá un mo­men­to que guar­da­re­mos y ate­so­ra­re­mos siem­pre”, pun­tua­li­za Ge­rar­do Pon­ce de León, quien tam­bién ha tra­ba­ja­do con ar­tis­tas co­mo Aleks Syn­tek, Moe­nia, Mo­de­rat­to, Glo­ria Tre­vi, Ale­jan­dra Guzmán, Be­la­no­va, La Lu­pi­ta, Pan­da y en el pro­yec­to Rock en tu Idio­ma Sin­fó­ni­co, en­tre otros más.

Pa­la­cio de los De­por­tes, el gran an­fi­trión

La sa­la fue un área que des­ta­có por su desem­pe­ño. Los en­car­ga­dos de so­no­ri­zar el Pas­tel de Fo­bia fue­ron Axel Va­le­rio y Je­sús Ca­ma­cho y pa­ra es­te show se ocu­pa­ron ca­tor­ce ca­jas por la­do de L-Acous­tics VDosc co­mo main y do­ce ca­jas K2 tam­bién por la­do, con un arre­glo en la par­te fron­tal for­ma­do por do­ce sub­woo­fers SB218 (en to­tal se uti­li­za­ron 24 de ellos) en con­fi­gu­ra­ción car­dio­de y tra­ta­dos elec­tró­ni­ca­men­te con un delay pa­ra abrir la co­ber­tu­ra. “Co­no­ce­mos es­te re­cin­to y he­mos lo­gra­do ha­cer es­pec­tácu­los in­creí­bles; por su­pues­to, es­te fes­te­jo de Fo­bia es uno de ellos. Es­te in­mue­ble se ha con­ver­ti­do en un tes­ti­go vi­gi­lan­te de las ban­das que na­cie­ron a fi­nes de los ochen­ta, los ha acom­pa­ña­do y es una ex­pe­rien­cia in­creí­ble pa­ra to­dos: pa­ra la ban­da, no­so­tros y los asis­ten­tes. Es al­go icó­ni­co y con­ser­va su con­cep­to”, co­men­ta Je­sús Ca­ma­cho.

El mon­ta­je to­tal se reali­zó un día pre­vio al con­cier­to y ca­be se­ña­lar que se in­clu­yó rig­ging en el es­ce­na­rio. El au­dio to­mó cua­tro ho­ras pa­ra el mon­ta­je y dos ho­ras más de ajus­te. La con­so­la que se ocu­pó en sa­la fue una Avid S6L 24D y en to­tal se ocu­pa­ron 32 ca­na­les. Otro as­pec­to a men­cio­nar es que se con­ta­ba ya con una es­ce­na pre­via.

La con­so­la que se ocu­pó en sa­la fue una Avid S6L 24D y en to­tal se ocu­pa­ron 32 ca­na­les.

“Es una gran con­so­la, tie­ne un muy buen ren­di­mien­to, su sis­te­ma es rá­pi­do y res­pon­de a lo que re­que­ri­mos. Lo que bus­ca­mos era en­ten­der la ne­ce­si­dad de la ban­da y re­sol­ver ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, ha­cer una co­ber­tu­ra in­te­gral y una óp­ti­ma pre­sión so­no­ra y de tim­bre de ecua­li­za­ción”, agre­ga Je­sús Ca­ma­cho.

Pa­ra es­te se­gun­do con­cier­to, se agre­gó la lí­nea de sub­woo­fers SB218 pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos, y así fue. “To­dos los mú­si­cos usan in ears e hi­ci­mos es­ta lí­nea car­dio­de pa­ra can­ce­lar atrás y lograr es­ta co­ber­tu­ra. Siem­pre hay re­tos y no­so­tros bus­ca­mos pro­po­ner e im­ple­men­tar me­jo­ras”, co­men­ta Axel Va­le­rio.

Ilu­mi­na­ción, ingrediente esen­cial

Así co­mo el so­ni­do des­ta­có en la ce­le­bra­ción de los trein­ta años de Fo­bia, la ilu­mi­na­ción y los visuales fue­ron otros de los de­ta­lles que le pu­sie­ron la ce­re­za a es­te pas­tel. Ba­jo la di­rec­ción de Os­val­do “Chi­cho” Giu­liano en es­te ru­bro, los asis­ten­tes y la pro­pia ban­da dis­fru­ta­ron de un es­pec­tácu­lo de lu­ces di­ná­mi­co e in­te­gra­do a las pan­ta­llas.

“Par­ti­mos de la idea de Ge­rar­do Pon­ce; se te­nía pen­sa­do un es­ce­na­rio es­ti­lo ka­bu­ki, ti­po tea­tral, que es­tu­vie­ra in­te­gra­do a pan­ta­llas en for­ma de ‘ V’. Con ba­se en es­ta idea di­se­ña­mos el es­ti­lo de la ilu­mi­na­ción, bus­ca­mos que no fue­ra con­ven­cio­nal y sí di­fe­ren­te a lo que se co­no­cía de Fo­bia. Vol­vi­mos

a la épo­ca de los te­lo­nes, usa­mos al­re­de­dor de se­sen­ta de ellos, tra­je­ron co­mo sie­te ka­bu­kis y por su­pues­to ocu­pa­mos equi­pos de al­ta tec­no­lo­gía. Fue un show que in­te­gró tec­no­lo­gía y el es­ti­lo tea­tral de los años ochen­ta, pe­ro los te­lo­nes es­ta­ban ma­pea­dos. El di­se­ño no to­mó mu­cho tiem­po, pe­ro el tra­ba­jo to­mó cin­co días en­tre el di­se­ño vir­tual, tra­ba­jo de es­tu­dio, mon­ta­je y ajus­te”, ex­pli­ca Chi­cho.

Un as­pec­to a men­cio­nar y que se tu­vo que re­sol­ver en ilu­mi­na­ción fue que es­te con­cier­to se gra­bó pa­ra el lan­za­mien­to de un DVD, por lo que no de­bía exis­tir una so­bre ilu­mi­na­ción en los mú­si­cos y el es­ce­na­rio. Se uti­li­za­ron 16 cá­ma­ras, por lo que hu­bo que res­pe­tar los ti­ros, ade­más de que la ban­da tam­bién so­li­ci­tó ba­jar la lu­mi­no­si­dad pa­ra crear un am­bien­te re­la­ja­do y tran­qui­lo.

“El ma­yor re­to fue el de la gra­ba­ción, pe­ro lo su­pi­mos re­sol­ver, por­que cuan­do la mú­si­ca sue­na bien, la ilu­mi­na­ción no tie­ne com­pli­ca­ción, es un acom­pa­ñan­te. Ocu­pa­mos to­nos fríos por el te­ma de ba­jar la lu­mi­no­si­dad. Hu­bo un pre­do­mi­nan­te de azu­les, ro­jos y bas­tan­te blan­co. Usa­mos el mis­mo di­se­ño del pri­mer con­cier­to, que a la ban­da le gus­tó mu­cho, co­men­ta Chi­cho, quien lle­va ya seis años tra­ba­jan­do con Fo­bia.

La con­so­la que se uti­li­zó pa­ra es­te show fue una MA Ligh­ting Grand MA 2 Full, con ocho uni­ver­sos y más de 120 lu­ces. En­tre los equi­pos de lu­ces uti­li­za­dos des­ta­can los AX1 Wi­re­less Pi­xe­lTu­be de As­te­ra, bas­to­nes LED inalám­bri­cos ca­pa­ces de mon­tar­se en di­fe­ren­tes si­tios y que per­mi­ten ilu­mi­nar per­so­nas u ob­je­tos, brin­dan­do efec­tos de ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta de gran di­na­mis­mo.

Mo­ni­to­res, cer­ca­nía con el mú­si­co

En mo­ni­to­res tam­bién se lle­va­ron a ca­bo in­tere­san­tes pro­ce­sos de tra­ba­jo, es­to di­ri­gi­do por Mar­co An­to­nio Ló­pez “Ba­to”, in­ge­nie­ro de mo­ni­to­res de gran tra­yec­to­ria: “Co­noz­co a Fo­bia por to­da su his­to­ria y es­te año em­pe­cé a tra­ba­jar con ellos. Ha si­do una gran ex­pe­rien­cia pa­ra to­dos. Ellos son tre­men­dos mú­si­cos, por lo que ha­cen que es­te tra­ba­jo sea al­go in­creí­ble”, ex­pre­sa Mar­co.

La con­so­la que se uti­li­zó en mo­ni­to­res fue una Avid Pro­fi­le, ocu­pan­do 48 ca­na­les. Ade­más, se con­tó con do­ce sis­te­mas inalám­bri­cos Shu­re PSM1000. Se ocu­pa­ron diez sa­li­das en es­té­reo y cin­co pa­ra los mú­si­cos, más el si­de­fill. Ba­to ex­pli­ca su mez­cla:

“Du­ran­te los en­sa­yos mon­té la con­so­la y em­pe­cé a ha­cer la ba­se de las mez­clas de mo­ni­to­res, en un tiem­po de cua­tro días. Lle­vo trein­ta años ha­cien­do mo­ni­to­res y mi téc­ni­ca es que acos­tum­bro que en mo­ni­to­res to­dos es­cu­chen to­do, ajus­to las mez­clas a 5 o 7 dbs, los fa­ders los en­vío de ca­da ca­nal a to­das las mez­clas, los pon­go a 7 dbs de­ba­jo de la uni­dad de ce­ro db y a ca­da mú­si­co le pon­go su ins­tru­men­to a ce­ro. Hay una re­fe­ren­cia de to­dos los mú­si­cos a me­nos 7 dbs y sus ins­tru­men­tos y sus vo­ces es­tán a ce­ro dbs, de for­ma que la mez­cla es pa­re­ja pa­ra to­dos. Ha­go una es­truc­tu­ra de ga­nan­cia pa­ra que to­dos es­cu­chen a los de­más 7dbs más aba­jo y los pro­pios a ce­ro dbs. Es­to fa­ci­li­ta mi tra­ba­jo, ya que es una mez­cla bas­tan­te rá­pi­da”.

La con­so­la que se uti­li­zó en mo­ni­to­res fue una Avid Pro­fi­le, ocu­pan­do 48 ca­na­les. Ade­más, se con­tó con do­ce sis­te­mas inalám­bri­cos Shu­re PSM1000.

En cuan­to a la mi­cro­fo­nía uti­li­za­da pa­ra es­te show, fue de las mar­cas Senn­hei­ser y Shu­re; pa­ra las vo­ces se ocu­pa­ron los mi­cró­fo­nos Be­ta58 de la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na, pa­ra la ba­te­ría se ocu­pó mi­cro­fo­nía de la fir­ma ale­ma­na en com­bi­na­ción con el bom­bo, en don­de se ocu­pó un Be­ta52 y un Be­ta91; en los toms se ocu­pa­ron los e604 de Senn­hei­ser, así co­mo los over­heads y con­tra­tiem­pos, en­tre otros más.

Ha pa­sa­do mu­cho tiem­po des­de que Fo­bia to­ca­ba en fies­tas pri­va­das o en lu­ga­res mí­ti­cos co­mo el L.U.C.C. o Roc­ko­titlán. A tra­vés de es­tos trein­ta años de his­to­ria, es­ta ban­da nos ha emo­cio­na­do, he­mos reí­do o llo­ra­do con su mú­si­ca y sus le­tras, he­mos si­do tes­ti­gos de su es­ti­lo, su ta­len­to, sus se­pa­ra­cio­nes y reunio­nes. Hoy es­tán de vuel­ta en es­ta gi­ra, con la que ce­le­bran su his­to­ria, con­tem­plan­do vein­te con­cier­tos en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, así co­mo en Estados Unidos y Su­da­mé­ri­ca.

Los dos con­cier­tos que die­ron en el Pa­la­cio de los De­por­tes no só­lo mar­ca­ron su re­gre­so a los es­ce­na­rios con la ali­nea­ción ori­gi­nal, sino que tam­bién mues­tran la vi­gen­cia de es­ta ban­da a la que es­pe­ra­mos po­da­mos fes­te­jar cua­ren­ta, cin­cuen­ta o más años. ¡Gra­cias, Fo­bia!

Se te­nía pen­sa­do un es­ce­na­rio es­ti­lo ka­bu­ki, ti­po tea­tral, que es­tu­vie­ra in­te­gra­do a pan­ta­llas en for­ma de “V”.

Axel Va­le­rio y Je­sús Ca­ma­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.