Car­los So­lís, el re­sul­ta­do de la per­se­ve­ran­cia

la per­se­ve­ran­cia sí pa­ga

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Alejandro Fa­jar­do

Car­los So­lís es un ca­so de or­gu­llo me­xi­cano. Un ca­so del jo­ven que va a bus­car aven­tu­ra (y fu­tu­ro) a Los An­ge­les, Ca­li­for­nia y re­gre­sa 29 años des­pués a dic­tar una con­fe­ren­cia pa­ra Au­dio En­gi­nee­ring So­ciety (AES) acer­ca de lo que na­die de su fa­mi­lia le da­ba un buen au­gu­rio: au­dio. “¡Me sien­to co­mo rocks­tar al ver có­mo me han re­ci­bi­do mis com­pa­trio­tas!”, ex­cla­ma muy emo­cio­na­do jus­to des­pués de su plá­ti­ca pa­ra la Con­fe­ren­cia Anual AES Mé­xi­co, en la pa­sa­da sound:check Xpo.

Desafíos re­suel­tos

Y así fue…na­die le veía un buen por­ve­nir. Cuan­do a los 18 años se mu­dó a los Es­ta­dos Uni­dos, to­do mun­do apos­ta­ba a que re­gre­sa­ba en unos cuan­tos me­ses. “Yo te­nía mu­chos ami­gos y siem­pre es­ta­ba ro­dea­do de gen­te, en­ton­ces mi fa­mi­lia opi­na­ba que no aguan­ta­ría es­tar so­lo por allá. In­clu­so los pa­pás de mis ami­gos co­men­za­ron a ha­cer apues­tas, ase­gu­ran­do que du­ra­ría más de tres me­ses, seis me­ses o un año”. Eso fue ha­ce ca­si tres dé­ca­das, y aun­que sus pa­dres tra­ta­ron de re­te­ner­lo en Mé­xi­co por to­dos los me­dios, ja­más lo con­ven­cie­ron. “Me pe­dían que pri­me­ro es­tu­dia­ra una ca­rre­ra ‘nor­mal’ y que lue­go si que­ría, que me fue­ra… tra­ta­ron de re­te­ner­me de to­das las ma­ne­ras po­si­bles!”, re­cuer­da. Al lle­gar al otro la­do de la fron­te­ra nor­te na­da fue fá­cil. “Lo que de­fi­ni­ti­va­men­te me cau­só un shock, fue la so­le­dad. En aque­llos días, el te­lé­fono de lar­ga dis­tan­cia era ca­rí­si­mo y hu­bo una oca­sión en la que me gas­té seis­cien­tos dó­la­res en una lla­ma­da a mi ma­má. Así de di­fí­cil fue pa­ra mí”. El desa­rro­llo pro­fe­sio­nal no fue me­nos di­fí­cil, un pro­ce­so muy lar­go. “Creo que eso es al­go que de­be­mos en­ten­der to­dos los que nos de­di­ca­mos a es­te negocio; es­to es una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia y só­lo lle­ga el que es más per­se­ve­ran­te”. A Car­los le to­mó al­re­de­dor de 17 años lle­gar a War­ner Brot­hers, si es que ese es el pun­to que po­dría­mos to­mar en cuen­ta co­mo la ci­ma de su ca­rre­ra. “Tu­ve que tra­ba­jar co­mo me­se­ro por mu­cho tiem­po y hu­bo oca­sio­nes en las que pen­sa­ba que ya me iría bien en mi ca­rre­ra, de­ja­ba la me­se­rea­da y lue­go te­nía que vol­ver por ne­ce­si­dad. Sin em­bar­go, nun­ca per­dí esa vi­sión y am­bi­ción de lo­grar lo que pa­ra mí era mi sue­ño”, re­la­ta Car­los y agre­ga; “cuan­do me fui a Es­ta­dos Uni­dos, te­nía ami­gos que co­men­za­ban con lo del rock en es­pa­ñol, y los úni­cos que so­bre­sa­lie­ron fue­ron los que se man­tu­vie­ron ne­cios y per­se­ve­ran­tes en su ob­je­ti­vo”.

“Ac­tual­men­te, los me­dios de dis­tri­bu­ción de con­te­ni­do no só­lo son más fle­xi­bles; tam­bién im­pul­san la in­dus­tria de mu­chos más paí­ses, lo que lo ha­ce más in­clu­si­vo y plu­ral”. “En el do­bla­je y la ra­dio, nos adap­ta­mos muy pron­to a la tec­no­lo­gía dgi­tal, gra­cias a que nos per­mi­tió co­mo por ar­te de ma­gia aho­rrar­nos mu­cho tiem­po en edi­ción”.

Pri­me­ros chan­ces

Las pri­me­ras opor­tu­ni­da­des que sur­gie­ron den­tro del cam­po pro­fe­sio­nal de Car­los So­lís lo fue­ron en­tre­nan­do pa­ra co­no­cer el ofi­cio des­de to­dos sus án­gu­los, lo que le da­ría en el fu­tu­ro un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de su tra­ba­jo. “Uno de mis pri­me­ros em­pleos fue el do­bla­je en por­tu­gués del ‘Oso Yo­gui’. De ahí sa­lió la opor­tu­ni­dad de tra­du­cir se­ries y pe­lí­cu­las (yo nun­ca me ha­bía de­di­ca­do a tra­du­cir pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro mi in­glés era bas­tan­te bueno por lo que me pu­de desem­pe­ñar bas­tan­te bien). Lue­go en al­gún mo­men­to, cuan­do el di­rec­tor sa­lía o se au­sen­ta­ba por al­gu­nas ho­ras, me to­có has­ta me­dio di­ri­gir. Tam­bién me to­có ha­cer vo­ces de ex­tras y pos­te­rior­men­te, co­mo en el mis­mo com­ple­jo don­de ha­cía es­tos tra­ba­jos ha­bía un es­tu­dio don­de ha­cían co­mer­cia­les de ra­dio, me lla­ma­ron en al­gu­na oca­sión pa­ra gra­bar­los y lue­go mez­clar­los de vez en cuan­do, así que lle­gó el día en el que ya te­nía mis ta­ri­fas en fun­ción de la la­bor, por lo que por ejem­plo, pa­ra ha­cer do­bla­jes, me pa­ga­ban nue­ve o diez dó­la­res, mien­tras que por gra­bar y mez­clar ra­dio ob­te­nía vein­te, así que me de­di­qué mu­cho a ha­cer ra­dio!” Sin em­bar­go, co­mo di­cen al­gu­nos, lo más di­fí­cil no es lle­gar, sino man­te­ner­se. “La ver­dad es que me sien­to muy afor­tu­na­do de es­tar en una com­pa­ñía co­mo War­ner Brot­hers, pe­ro sí pue­de ser muy es­tre­san­te, en el sen­ti­do de ser con­sis­ten­te con la ca­li­dad que uno en­tre­ga a lo lar­go del tiem­po. Es­tar­se ac­tua­li­zan­do en téc­ni­cas y equi­po es de su­ma im­por­tan­cia, pe­ro igual­men­te es fun­da­men­tal te­ner una con­sis­ten­cia en ac­ti­tud y en­tre­ga, con lo que quie­ro de­cir que siem­pre uno de­be man­te­ner una vi­bra po­si­ti­va y pro­po­si­ti­va, siem­pre tra­tan­do de en­con­trar soluciones y las me­jo­res vías pa­ra com­ple­tar las ta­reas. Eso es lo que man­tie­ne las cuen­tas y eso es lo que man­tie­ne el tra­ba­jo”, ex­pli­ca Car­los. Co­mo cual­quier otro pro­fe­sio­nal, a lo lar­go de su ca­rre­ra, Car­los So­lía ha desa­rro­lla­do cier­tas pre­fe­ren­cias en sus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo. “En ge­ne­ral soy muy pro­gre­sis­ta en el sen­ti­do de que siem­pre que me es posible tra­to de usar lo más re­cien­te en tec­no­lo­gía. Me en­can­ta Pro Tools y mez­clar en Dolby At­mos con sis­te­mas in­mer­si­vos de mez­cla. Me gus­tan mu­cho los plug-ins Al­ti­verb de Au­dioea­se, así co­mo los de Wa­ves, co­mo el com­pre­sor y dees­ser Re­nais­san­ce; por su­pues­to la con­so­la S6 de Avid; y me gus­tan mu­cho los mo­ni­to­res JBL”. Y co­mo en ge­ne­ral, Car­los ha la­bo­ra­do ex­clu­si­va­men­te en el mun­do de la ra­dio y el do­bla­je, en reali­dad siem­pre ha es­ta­do en con­tac­to con el equi­po di­gi­tal, por lo que no su­frió una tran­si­ción des­de lo análo­go. “En la mú­si­ca sí cos­tó más tra­ba­jo la im­ple­men­ta­ción de equi­po di­gi­tal, ya que pa­ra los pro­duc­to­res no les fue fá­cil en­con­trar la ca­li­dad que ne­ce­si­ta­ban pa­ra su ma­te­rial. En cam­bio, en el do­bla­je y la ra­dio, nos adap­ta­mos muy pron­to és­ta, gra­cias a que nos per­mi­tió co­mo por ar­te de ma­gia aho­rrar­nos mu­cho tiem­po en edi­ción”. “Cual­quier co­sa que uno ha­ga ne­ce­si­ta pa­sión”, ase­gu­ra Car­los. “Me sien­to muy con­ten­to y sa­tis­fe­cho de ver que des­pués de 29 años de mi partida a los Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co ha desa­rro­lla­do una in­dus­tria muy im­por­tan­te en el cam­po del es­pec­tácu­lo, y eso se ha­ce evi­den­te en even­tos co­mo sound:check , que se ha con­ver­ti­do en el co­ra­zón del sec­tor. Per­so­nal­men­te, opino que ahí se su­da pa­sión por lo que ca­da quien ha­ce, co­men­zan­do por los or­ga­ni­za­do­res del even­to, Eso es lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra se­guir cre­cien­do”. De acuer­do con Car­los, la in­dus­tria del ci­ne y el en­tre­te­ni­mien­to te­le­vi­sa­do tie­ne mu­cho fu­tu­ro y ca­da vez es más ex­pan­si­vo y mul­ti­na­cio­nal. “Creo que ni el ci­ne ni la te­le­vi­sión han te­ni­do nun­ca la can­ti­dad de con­te­ni­do que hay aho­ra. Si ve­mos lo que ha ve­ni­do su­ce­dien­do con fe­nó­me­nos co­mo Net­flix o Ama­zon, nos da­re­mos cuen­ta de que los me­dios de dis­tri­bu­ción de con­te­ni­do no só­lo son más fle­xi­bles, sino que tam­bién im­pul­san la in­dus­tria de mu­chos más paí­ses, lo que lo ha­ce más in­clu­si­vo y plu­ral, y en con­se­cuen­cia con mu­chas más opor­tu­ni­da­des a un grue­so ma­yor de per­so­nas”. Aun­que al mis­mo tiem­po re­co­no­ce que la com­pe­ten­cia es aún ma­yor en don­de los es­tán­da­res de ca­li­dad son ca­da vez más exi­gen­tes, es­to no es un signo ne­ga­ti­vo, sino una con­se­cuen­cia na­tu­ral del fe­nó­meno. “La com­pe­ten­cia siem­pre es bue­na. Creo que eso es un ele­men­to que siem­pre im­pul­sa­rá al hom­bre a ha­cer me­jor las co­sas y en nues­tra in­dus­tria que­da es­to ca­da vez más de­mos­tra­do”. El do­bla­je es un área en la que Car­los So­lís en­con­tró una opor­tu­ni­dad de vi­da y es­tá en es­pe­ra de nue­vos ta­len­tos y de men­tes fres­cas. Así que si es­tás to­da­vía en esa eta­pa os­cu­ra de la vi­da de cual­quier pro­fe­sio­nal en la que se com­pli­ca to­mar ca­mi­nos, tal vez és­te es uno a to­mar muy en cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.