Ca­li­bra­ción de mo­ni­to­res

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Mar­tín Díaz Vé­lez

En es­tos tiem­pos, don­de la ma­yo­ría de las mez­clas de au­dio se rea­li­zan en lu­ga­res con po­co o nu­lo tra­ta­mien­to acús­ti­co, con mo­ni­to­res sub­di­men­sio­na­dos o so­bre­di­men­sio­na­dos, en cuar­tos muy pe­que­ños y has­ta con la uti­li­za­ción de sub­woo­fers en cuar­tos don­de lo úni­co que es­te dis­po­si­ti­vo ge­ne­ra es una “bo­la” inin­te­li­gi­ble de so­ni­do, la ca­li­bra­ción a con­cien­cia de nues­tro en­torno se ha­ce más que ne­ce­sa­ria.

El con­tex­to, vi­tal

Cuan­do nos re­fe­ri­mos a sub-di­men­sio­na­dos o so­bre­di­men­sio­na­dos, se tra­ta del ta­ma­ño (cam­po cer­cano, de cua­tro a seis pul­ga­das; cam­po me­dio, de ocho a diez pul­ga­das). Si te­ne­mos un cuar­to de dos me­tros y me­dio por tres, y un te­cho re­la­ti­va­men­te ba­jo, tra­ba­jar con mo­ni­to­res de cam­po me­dio es un des­pro­pó­si­to. El ca­so con­tra­rio se­ría un cuar­to de di­men­sio­nes más am­plias, de cin­co por sie­te me­tro, por ejem­plo, y un te­cho al­to, don­de te­ner mo­ni­to­res de cam­po cer­cano pa­ra to­do el am­bien­te se­ría muy exi­gi­do y la re­sul­tan­te so­no­ra se­ría muy po­bre. De­be­mos em­pe­zar a pen­sar que las dis­tin­tas res­pues­tas en fre­cuen­cia de nues­tro cuar­to, on­das es­ta­cio­na­rias, no­dos y de­más, afec­ta­rán nues­tra ma­ne­ra de es­cu­char y ob­via­men­te cuan­do lle­ve­mos nues­tro ma­te­rial a otro la­do más ap­to pa­ra la es­cu­cha, pro­ba­ble­men­te no­ta­re­mos to­dos esos pro­ble­mas. Co­mo en to­da in­dus­tria, las ga­nas de ven­der a ve­ces ha­cen que la pu­bli­ci­dad sea en­ga­ño­sa y nos ven­dan res­pues­tas en fre­cuen­cias to­tal­men­te pla­nas (sin ate­nua­cio­nes o real­ces de las mis­mas), que só­lo se pue­den dar en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio y nor­mal­men­te de muy du­do­sa ve­ra­ci­dad. Del buen di­men­sio­na­mien­to de los mo­ni­to­res, su uso, ca­li­dad de cons­truc­ción y lo más im­por­tan­te, del re­cin­to don­de se en­cuen­tren y su in­ter­ac­ción con el mis­mo es que de­pen­de una res­pues­ta acor­de a lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra rea­li­zar nues­tro tra­ba­jo en un en­torno ade­cua­do.

La ma­yo­ría de las ve­ces, en los am­bien­tes ca­se­ros o en al­gu­nos es­tu­dios, se uti­li­za una ca­li­bra­ción sin el co­no­ci­mien­to ade­cua­do y se tra­ba­ja en fun­ción de la fre­cuen­cia; es de­cir, se “apla­na” la res­pues­ta uti­li­zan­do ecua­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.