La im­por­tan­cia del ser­vi­cio en las em­pre­sas pro­vee­do­ras

sound:check magazine mexico - - Contenido - Por Fer­nan­do Al­ba­nés

La pa­la­bra ser­vi­cio tie­ne va­rias de­fi­ni­cio­nes, pe­ro nos cen­tra­re­mos en el sig­ni­fi­ca­do que en­tra­ña en el per­so­nal téc­ni­co, las em­pre­sas de ren­ta y los fa­bri­can­tes en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo.

El pa­sa­do ex­pli­ca el pre­sen­te

Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria. En los años ochen­ta en nues­tro país exis­tían muy po­cas em­pre­sas de ren­ta con la ca­pa­ci­dad de ha­cer un con­cier­to en un es­ta­dio o even­tos ma­si­vos; en la ma­yo­ría de es­tas com­pa­ñías, los equi­pos eran cons­trui­dos en Mé­xi­co con com­po­nen­tes del ex­tran­je­ro de mar­cas re­co­no­ci­das, así que los con­cier­tos mu­si­ca­les traían sus pro­pios equi­pos o usa­ban a es­tas com­pa­ñías. Sa­be­mos que en aquel tiem­po es­tá­ba­mos atra­sa­dos en to­dos los sen­ti­dos, el co­no­ci­mien­to no se ad­qui­ría tan fá­cil­men­te co­mo hoy y mu­cho me­nos se com­par­tía. En los no­ven­ta, va­rias com­pa­ñías cre­cie­ron y fue­ron ad­qui­rien­do equi­pos de ma­yor ca­pa­ci­dad en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra co­men­zar a cum­plir las ne­ce­si­da­des téc­ni­cas y re­que­ri­mien­tos de la in­dus­tria. Fue has­ta el año 2000 que nues­tra in­dus­tria se pro­fe­sio­na­li­zó a ma­yor ve­lo­ci­dad y en su ma­yo­ría, los con­cier­tos se co­men­za­ron a ha­cer con pro­duc­cio­nes me­xi­ca­nas. Aún exis­ten gru­pos que si­guen vi­nien­do con su pro­pia pro­duc­ción, de­bi­do a lo so­fis­ti­ca­da que es.

Fa­bri­can­tes en la in­dus­tria

En es­ta in­dus­tria, co­mo en cual­quier otra, es ne­ce­sa­rio re­no­var­se y crear co­sas nue­vas ca­da de­ter­mi­na­do tiem­po, por­que si no, co­rre­mos el ries­go de caer o des­apa­re­cer del mer­ca­do. Y el ser­vi­cio es igual de im­por­tan­te co­mo la re­no­va­ción; to­dos los equi­pos fa­llan o se des­com­po­nen y es im­por­tan­te

Es bueno apren­der a ma­ne­jar los equi­pos con los que cuen­ta la com­pa­ñía don­de la­bo­ra­mos, dar­les man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y de pre­fe­ren­cia sa­ber­los re­pa­rar.

que ha­ya al­guien que los re­pa­re u ofrez­ca res­pues­tas téc­ni­cas las 24 ho­ras y se­ría mu­cho me­jor que exis­tie­ra eso en nues­tro idio­ma, así co­mo los ma­nua­les de ope­ra­ción y de ser­vi­cio. Se po­dría pen­sar que pa­ra eso exis­ten los dis­tri­bui­do­res, pe­ro la reali­dad es que la red de dis­tri­bu­ción al­re­de­dor del mun­do no es in­fa­li­ble; el fa­bri­can­te de­be­ría te­ner esos ser­vi­cios al me­nos en los cua­tro o cin­co idio­mas más ha­bla­dos en el pla­ne­ta. Eco­nó­mi­co pa­ra las em­pre­sas no lo es, así co­mo tam­po­co lo son sus pro­duc­tos; pa­ra mí es igual de im­por­tan­te tan­to el pro­duc­to co­mo el ser­vi­cio que me ofrez­can la fábrica o com­pa­ñía. De na­da me sir­ve te­ner el me­jor equi­po, si cuan­do se me des­com­pon­ga no ten­go ayu­da pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma en el mo­men­to o en un tiem­po ra­zo­na­ble­men­te cor­to.

Las ca­pa­ci­ta­cio­nes y cur­sos son par­te del ser­vi­cio; mu­chas ve­ces es­to se que­da en ma­nos del dis­tri­bui­dor, pe­ro en mi pun­to de vis­ta, es un te­ma que de­be­ría ser par­te y res­pon­sa­bi­li­dad de la fábrica. Hay quien lo ha­ce y hay quien no; muy bien por los que sí. En­se­ñar no es fá­cil, se de­be te­ner co­no­ci­mien­to am­plio del pro­duc­to, ade­más de pa­sión por la en­se­ñan­za y pa­cien­cia. Mu­chas ve­ces, los ins­truc­to­res de los dis­tri­bui­do­res no tie­nen esas cua­li­da­des, por eso es pre­fe­ri­ble que las fá­bri­cas im­par­tan los en­tre­na­mien­tos.

El staff es la par­te más im­por­tan­te de cual­quier com­pa­ñía y es bá­si­co que es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra rea­li­zar sus la­bo­res.

En nues­tro país, en la par­te téc­ni­ca du­ran­te mu­chos años es­tu­vi­mos atra­sa­dos por va­rias ra­zo­nes; la pri­me­ra de ellas es que ca­si to­dos los tex­tos, ya sea de au­dio, vi­deo o ilu­mi­na­ción, es­ta­ban en in­glés. En un prin­ci­pio y aún aho­ra, no exis­te mu­cho per­so­nal téc­ni­co que do­mi­ne otro idio­ma que no sea el pro­pio, pe­ro por suer­te, pa­ra no­so­tros ya exis­ten tex­tos y cur­sos en nues­tro idio­ma y así es más fá­cil ca­pa­ci­tar­nos. Es una res­pon­sa­bi­li­dad de no­so­tros ac­tua­li­zar­nos, cre­cer y ser me­jo­res en nues­tro ám­bi­to de tra­ba­jo, y tam­bién es acon­se­ja­ble leer otros te­mas in­de­pen­dien­tes a su tra­ba­jo y que apren­dan otro idio­ma. To­do es­to ayu­da a cam­biar la es­truc­tu­ra de pen­sa­mien­to de uno. No se pi­de que se­pa­mos to­do en la vi­da, eso es im­po­si­ble, pe­ro es bueno apren­der a ma­ne­jar los equi­pos con los que cuen­ta la com­pa­ñía don­de la­bo­ran, dar­les man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y de pre­fe­ren­cia sa­ber­los re­pa­rar; bá­si­ca­men­te, los téc­ni­cos so­mos quie­nes re­pre­sen­ta­mos a la em­pre­sa y so­mos quie­nes ha­ce­mos que una em­pre­sa sea bue­na o ma­la en el ser­vi­cio. Cla­ro que los due­ños de las com­pa­ñías in­flu­yen por sus de­ci­sio­nes, pe­ro los téc­ni­cos so­mos los que da­mos la ca­ra y el ser­vi­cio (por lo ge­ne­ral), de for­ma que en no­so­tros es­tá que el clien­te que­de sa­tis­fe­cho al fi­nal.

A to­dos nos que­da mu­cho por apren­der y eso de­pen­de só­lo de no­so­tros y de nues­tra ac­ti­tud. Sa­ber de­cir “no sé, o “no pue­do, ¿me ayu­das, me en­se­ñas?”, es al­go que se de­be apre­ciar y ser bien vis­to. Es­to aho­rra­ría tiem­po y ac­ci­den­tes, en­tre otras co­sas.

Cuen­ta una his­to­ria que pa­ra ir­te de gi­ra co­mo téc­ni­co pri­me­ro de­bías tra­ba­jar seis me­ses en la fábrica; des­pués, si eras ap­to, po­días ir­te de gi­ra; al pa­sar otros seis me­ses al me­nos en tour po­drías ser ope­ra­dor (si hu­bie­ra va­can­tes), y pa­sa­do ese me­dio año po­drías ser pro­gra­ma­dor (si hu­bie­ra va­can­tes). Que­re­mos ga­nar más, te­ner más tra­ba­jo, ¿pe­ro real­men­te ca­da día me­jo­ra­mos co­mo téc­ni­cos? ¿Ca­da día nos su­pe­ra­mos? Es­to es­ta só­lo en nues­tras ma­nos.

Em­pre­sas de ren­ta

Con el tiem­po, las em­pre­sas fue­ron cre­cien­do y ad­qui­rien­do equi­pos con tec­no­lo­gía ac­tua­li­za­da. Co­mo due­ños de com­pa­ñías no es fá­cil es­tar ac­tua­li­za­do en los equi­pos, ya que exis­ten mu­chas mar­cas y mo­de­los, y to­do se ac­tua­li­za muy rá­pi­do. A ve­ces, po­der re­co­brar la in­ver­sión no es tan fá­cil o pron­to co­mo qui­sié­ra­mos y por eso es im­por­tan­te sa­ber dón­de in­ver­tir, sa­ber ase­so­rar­nos (co­sa que en mu­chos paí­ses aún no es va­lo­ra­do co­mo se de­be­ría; las ase­so­rías cues­tan, pe­ro to­da­vía no de­ci­di­mos pa­gar­las). Es im­por­tan­te con­tar con ase­so­res ex­ter­nos a las mar­cas y que nos den su opi­nión cer­te­ra pa­ra to­mar la me­jor de­ci­sión pa­ra la em­pre­sa. El de­ber de un due­ño es te­ner los me­jo­res equi­pos en el me­jor es­ta­do y la me­jor gen­te ca­pa­ci­ta­da (en la in­dus­tria en la que uno se desa­rro­lle), dar el me­jor ser­vi­cio posible al clien­te y es­to so­la­men­te es posible te­nien­do a la gen­te ca­pa­ci­ta­da. En lo per­so­nal, pre­fie­ro que la gen­te sea ser­vi­cial y se­pa lo que ha­ce, que ten­ga ac­ti­tud y dis­po­si­ción y que los equi­pos fun­cio­nen co­mo de­be­rían, aun­que no sea la úl­ti­ma tec­no­lo­gía, que te­ner lo más nue­vo, pe­ro con per­so­nal mal ca­pa­ci­ta­do y con ma­la ac­ti­tud. El staff es la par­te más im­por­tan­te de cual­quier com­pa­ñía y es bá­si­co que es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra rea­li­zar sus la­bo­res.

Ojo: no só­lo es im­por­tan­te la bue­na ac­ti­tud y dis­po­si­ción. Lo im­por­tan­te es que se ha­gan las co­sas bien he­chas y a la pri­me­ra.

A ma­ne­ra de con­clu­sión

Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad pre­pa­rar­nos pa­ra dar un me­jor ser­vi­cio cual­quie­ra, que sea nues­tro lu­gar de desem­pe­ño. Nos que­ja­mos de no te­ner tiem­po a ve­ces pa­ra ca­pa­ci­tar­nos, pe­ro creo que si or­ga­ni­za­mos nues­tro tiem­po, po­dría­mos en­con­trar el es­pa­cio. Hay te­mas muy se­rios co­mo la se­gu­ri­dad la­bo­ral, en el que la ca­pa­ci­ta­ción es ca­si nu­la. Es un de­ber de no­so­tros sa­ber de ella, de fí­si­ca bá­si­ca co­mo co­rrien­te eléc­tri­ca, pe­sos, car­gas y de­más. Nos que­da mu­cho por apren­der, el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción es mas fá­cil y es­tá en no­so­tros que­rer te­ner­la. El co­no­ci­mien­to de­be com­par­tir­se y só­lo hay que en­con­trar a quien desee ad­qui­rir­lo.

Fer­nan­do Al­ba­nés cuen­ta con 30 años de ex­pe­rien­cia en el me­dio del en­tre­te­ni­mien­to. Co­men­zó su ca­rre­ra en ilu­mi­na­ción, am­plian­do pos­te­rior­men­te sus co­no­ci­mien­tos en au­dio y vi­deo, sien­do ins­truc­tor de los ser­vi­do­res de vi­deo D3 y con­so­las de ilu­mi­na­ción Hog.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.