Fue­go en el agua

Sport Life (México) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán Di­rec­tor Edi­to­rial @ ser­ch_­ro­du Sport Li­fe Mé­xi­co @ sportli­fe_ mx sportli­fe_ mx

El úl­ti­mo hé­roe del olimpismo es­tá de re­gre­so. Des­pués de la úl­ti­ma jus­ta en Lon­dres 2012 don­de se­lló su ex­cep­cio­nal tra­yec­to­ria de 22 pre­seas olím­pi­cas, Mi­chael Phelps anun­ció su retiro de la na­ta­ción com­pe­ti­ti­va, se ol­vi­dó de los en­tre­na­mien­tos ex­haus­ti­vos y la con­cen­tra­ción que de­man­da el de­por­te más ce­lo­so de to­dos. No obs­tan­te, un es­pí­ri­tu co­mo el su­yo, den­tro de un cuer­po fa­bri­ca­do pa­ra la exi­gen­cia fí­si­ca y en­tre­na­do du­ran­te años pa­ra re­sis­tir lo in­de­ci­ble, no pue­de es­tar le­jos del com­ba­te. Ha­ce unas cuan­tas se­ma­nas, el hom­bre que ha ins­tau­ra­do 39 plus­mar­cas mun­dia­les re­apa­re­ció en San An­to­nio, Te­xas, pa­ra el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos. Sin gran car­tel y le­jos de la éli­te mun­dial que de ma­ne­ra si­mul­tá­nea com­pe­tía en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Na­ta­ción en Ka­zan, Ru­sia, lo vol­vió a ha­cer. Re­gis­tró los tiem­pos más veloces del 2015 en los 100 y 200 me­tros ma­ri­po­sa, así co­mo el 200 com­bi­na­do in­di­vi­dual. Sus cro­nos no só­lo su­pe­raron a los re­cien­tes “cam­peo­nes del mun­do”, tam­bién que­da­ron muy cer­ca­nos a las plus­mar­cas mun­dia­les.

“Pien­so que los ob­je­ti­vos nun­ca de­ben ser fá­ci­les, de­ben for­zar­te a tra­ba­jar, aun­que sean in­có­mo­dos por un tiem­po”

Mi­chael Phelps

Así co­mo el fa­bu­lo­so Ave Fé­nix de la mi­to­lo­gía – sím­bo­lo de fuer­za e in­mor­ta­li­dad–, Phelps se ase­gu­ró de re­ve­lar uno

de sus ta­len­tos es­con­di­dos: su ca­pa­ci­dad

pa­ra re­na­cer de las ce­ni­zas. La ‘ Ba­la de Bal­ti­mo­re’ se ale­jó del retiro, ig­no­ró las voces que lo agre­dían y se con­vir­tió, en un fin de se­ma­na, en el me­jor na­da­dor del año, en la prin­ci­pal ame­na­za de los re­gis­tros mun­dia­les y en el hom­bre a se­guir du­ran­te los pró­xi­mos tres­cien­tos se­sen­ta y tan­tos días, pues­to que por es­tas fe­chas, den­tro de un año, to­dos es­ta­re­mos ha­blan­do de los Jue­gos de la XXXI Olim­pia­da en Río de Ja­nei­ro.

El ti­po que con­si­guió seis me­da­llas do­ra­das y dos de bron­ce en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004, el mons­truo

que con­quis­tó ocho pre­seas de oro en

Bei­jing 2008 y el ve­te­rano que lo­gró cua­tro oros y dos pla­tas adi­cio­na­les en Lon­dres 2012, pa­re­ce es­tar dispuesto a ex­ten­der su le­yen­da, a ele­var la com­ple­ji­dad de su proeza y a arre­me­ter nue­va­men­te con­tra nues­tra ca­pa­ci­dad de asom­bro.

Si el me­jor de la his­to­ria se lo pro­po­ne, es fac­ti­ble que in­te­gre el equi­po olím­pi­co de las ba­rras y las es­tre­llas el pró­xi­mo ve­rano, que cla­si­fi­que a al­gu­nas fi­na­les y, sien­do ho­nes­tos, qui­zá se ro­be el es­pec­tácu­lo, las por­ta­das de los dia­rios, los ho­ra­rios es­te­la­res de te­le­vi­sión y se es­tam­pe en la me­mo­ria de mi­les de afi­cio­na­dos que pro­ba­ble­men­te no vol­ve­rán a ver a un ti­po tan do­mi­nan­te en su dis­ci­pli­na. Un Mi­chael es, de nue­vo, la má­xi­ma ins­pi­ra­ción del de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.