Con­vic­ción a prue­ba de ata­ques

Sport Life (México) - - Editorial -

Les pla­ti­co una anéc­do­ta. Era lu­nes por la ma­ña­na, sa­lía del gim­na­sio y en­tré al ele­va­dor pa­ra ba­jar al es­ta­cio­na­mien­to. Den­tro, una se­ño­ra ama­gó en sa­lir, pe­ro fi­nal­men­te se que­dó, pues no era el pi­so que bus­ca­ba. “Bue­nos días”, le di­je. Se que­dó mi­ran­do y me con­fir­mó lo que ha­bía pen­sa­do: “no era el pi­so que que­ría. Ese era el gim­na­sio, ¿no? ¡Uy! Eso no es lo mío, es­tar ahí como es­tú­pi­do ha­cien­do una ru­ti­ni­ta o co­rrien­do a lo ton­to, ‘nomás’ no”, me di­jo sin fil­tro, sin con­si­de­rar si­quie­ra que al que le ha­bla­ba ve­nía de ha­cer “es­tu­pi­de­ces”. Le son­reí. “¿Sí, ver­dad?”, fue mi pre­gun­ta pos­te­rior pa­ra di­si­mu­lar mi “¡de qué de­mo­nios es­tá ha­blan­do!” que traía en la men­te. El ele­va­dor lle­gó a la plan­ta ba­ja don­de la se­ño­ra en cues­tión fi­nal­men­te sal­dría. Se des­pi­dió con un es­cue­to “has­ta lue­go”, mien­tras bos­te­za­ba y es­tam­pa­ba un ges­to in­ne­ga­ble de flo­je­ra. Me que­dé pen­san­do un ins­tan­te. Su co­men­ta­rio no

me ofen­dió; me des­con­cer­tó. No por­que me ha­ya “agre­di­do” sin ad­ver­tir­lo o por­que nos ha­ya lla­ma­do es­tú­pi­dos di­rec­ta­men­te a quie­nes prac­ti­ca­mos de­por­te, sino por lo que su cuer­po y ac­ti­tud co­mu­ni­ca­ban. Lle­gué a la con­clu­sión de que era ella quien no sa­bía de qué ha­bla­ba, que su so­bre­pe­so evi­den­te, des­ali­ño ge­ne­ral, des­ga­na, in­do­len­cia y bur­la eran sín­to­mas de su tris­te­za e ig­no­ran­cia. Me sen­tí mal. Le­jos de mo­les­tar­me la­men­té no po­der com­par­tir­le es­te es­ti­lo de vi­da, lo­grar que ad­vir­tie­ra su con­fu­sión y de­cir­le que si hi­cie­ra “es­tu­pi­de­ces” de vez en cuan­do ten­dría más ener­gía pa­ra sa­lir del ele­va­dor, sa­lu­dar a las per­so­nas y en­ca­rar el día. Me subí al au­to y me di­ri­gí a la ofi­ci­na, don­de lue­go de ha­cer es­tu­pi­de­ces, me pu­se a es­cri­bir­las y, peor aún, re­co­men­dar­las a mi­les de lectores que nos si­guen en la re­vis­ta, las re­des so­cia­les y el si­tio. Al­bert Ca­mus de­cía que “la es­tu­pi­dez in­sis­te siem­pre”, y aunque lo ex­pre­sa­ba en un tér­mino pe­yo­ra­ti­vo, me atre­vo a vol­tear­lo, vol­ver­lo po­si­ti­vo, pues­to que no­so­tros los “es­tú­pi­dos del de­por­te” vamos a se­guir in­sis­tien­do, por­que estamos con­ven­ci­dos que el ejer­ci­cio tie­ne más vir­tu­des que de­fec­tos. Por cier­to, ¿ya vie­ron nues­tra pá­gi­na web? Échen­le un ojo a www.sportli­fe.com.mx pa­ra te­ner in­for­ma­ción, no­ti­cias y con­se­jos de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Apro­ve­cho pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a Ka­ren Sán­chez, la nue­va Edi­to­ra Web de Sport Li­fe, que se in­te­gra a un for­mi­da­ble equi­po que se for­ta­le­ció ha­ce po­co con la lle­ga­da de Leo­nar­do To­rres al área de di­se­ño y Jor­ge Sán­chez a la re­dac­ción. Todos tra­ba­ja­mos como una uni­dad, como el ejér­ci­to es­par­tano don­de, si un sol­da­do fa­lla, la fa­lan­ge

se rom­pe. La con­fian­za es cla­ve en nues­tro equi­po y des­de aquí los fe­li­ci­to e in­vi­to a que con­ti­núen con el buen tra­ba­jo.

“La ba­ta­lla más di­fí­cil la ten­go todos los días con­mi­go mis­mo”. -NA­PO­LEÓN

Ser­gio Rodríguez Du­rán Di­rec­tor Editorial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.