¿ES EL DO­LOR POST-EN­TRE­NA­MIEN­TO UNA BUE­NA SE­ÑAL?

NO TE ACOSTUMBRES A su­frir

Sport Life (México) - - Sport Time -

Hay quien cree que esos dolores evi­den­cian un buen tra­ba­jo. En per­so­nas no acos­tum­bra­das al ejer­ci­cio, es nor­mal que tras una se­sión in­ten­sa se ge­ne­ren en la fi­bra mus­cu­lar pequeñas le­sio­nes a ni­vel mi­cros­có­pi­co, que hacen que el múscu­lo se in­fla­me de­bi­do a las sus­tan­cias que el or­ga­nis­mo tie­ne que en­viar a la zo­na da­ña­da pa­ra re­pa­rar los da­ños. Es­ta in­fla­ma­ción y las mi­cro­rro­tu­ras son las res­pon­sa­bles de esa sen­sa­ción de mo­les­tia mus­cu­lar. Pe­ro si sue­les ir al gim­na­sio y ca­da día tie­nes do­lor tras tus se­sio­nes, quie­re de­cir que no es­tás ha­cien­do las co­sas bien. Esos dolores post-en­tre­na­mien­to cons­tan­tes no son sín­to­ma de cre­ci­mien­to mus­cu­lar, so­lo es nor­mal que apa­rez­can cuan­do cam­bia­mos de ejer­ci­cios o rea­li­za­mos ac­ti­vi­da­des nue­vas o que se sa­len de aque­llo a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Pa­ra con­se­guir me­jo­ras te­ne­mos que lo­grar que ac­túen las cé­lu­las satélite, que son las que acu­den a re­pa­rar los da­ños cau­sa­dos por el en­tre­na­mien­to. Si lo­gra­mos en­tre­nar con una car­ga ade­cua­da, sin pro­du­cir muer­te ce­lu­lar (pe­ro sí mi­cro­rro­tu­ras), po­de­mos mo­vi­li­zar es­te ti­po de cé­lu­las y ha­cer cre­cer la sec­ción mus­cu­lar gra­cias a la hi­per­pla­sia (au­men­to de ta­ma­ño de un ór­gano o de un te­ji­do, de­bi­do a que sus cé­lu­las han au­men­ta­do en nú­me­ro). De­bes pla­ni­fi­car bien tu en­tre­na­mien­to, em­pe­zan­do por ejer­ci­cios con­cén­tri­cos has­ta los ex­cén­tri­cos y au­men­tan­do la in­ten­si­dad po­co a po­co. Si eres de los que ca­da día ne­ce­si­tas sa­lir con do­lor posten­tre­na­mien­to del gim­na­sio pa­ra sen­tir­te bien, plan­téa­te un cam­bio en tu ru­ti­na. Tus múscu­los te lo agra­de­ce­rán y pron­to ve­rás los re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.