polea y mo­ve­ré tu mun­do!

No ne­ce­si­tas más pa­ra en­tre­nar to­do tu cuer­po

Sport Life (México) - - Fitness - Por: Raúl No­ta­rio / Fo­tos: Cé­sar Llo­re­da

SI TU­VIE­RAS QUE USAR SO­LO UNA apa­ra­to EN EL GIM­NA­SIO, TU ELEC­CIÓN DE­BE­RÍA SER LA POLEA. y es que es­te “es­tu­che de mo­ne­rías” te per­mi­te en­tre­nar des­de pec­to­ra­les has­ta ge­me­los de ma­ne­ra efi­cien­te. por elo, Te in­vi­ta­mos a que su­mes es­te “má­gi­co” ace­so­rio a tus se­sio­nes en el gim­na­sio.

Los gim­na­sios es­tán re­ple­tos de má­qui­nas y apa­ra­tos pa­ra en­tre­nar pec­to­ra­les, dor­sa­les, bí­ceps, trí­ceps, pier­nas y un lar­go et­cé­te­ra. Las gran­des com­pa­ñías de es­te sec­tor se afa­nan en di­se­ñar y crear instrumentos que ha­gan trabajar nues­tra mus­cu­la­tu­ra de la for­ma más efi­caz, y ha­ce tiem­po que lo­gra­ron in­te­grar en los gim­na­sios uno de los gran­des in­ven­tos de la his­to­ria, una má­qui­na sim­ple que apor­ta un gran nú­me­ro de va­rian­tes a nues­tro en­tre­na­mien­to: la polea. ¡Quién le iba a de­cir a Ar­quí­me­des que su ge­nial con­tri­bu­ción a la hu­ma­ni­dad, di­se­ña­da pa­ra aho­rrar es­fuer­zos a los tra­ba­ja­do­res, nos ha­ría su­dar de lo lin­do en es­te ar­tícu­lo! Se­gu­ra­men­te en al­gu­na oca­sión te ha­brás preguntado si de­bes en­tre­nar uti­li­zan­do po­leas, man­cuer­nas, má­qui­nas o una mez­cla de ellas. Ca­da una tie­ne sus pros y con­tras. Las po­leas du­ran­te mu­cho tiem­po se han usa­do en el tra­ba­jo de pe­que­ños gru­pos mus­cu­la­res (bí­ceps­trí­ceps-del­toi­des) y re­mos, pe­ro su uti­li­dad es mu­cho más ex­ten­sa. In­de­pen­dien­te­men­te de la op­ción que eli­jas, es­tás obli­ga­do a sa­ber que si deseas me­jo­rar y se­guir pro­gre­san­do, tie­nes que bus­car que tu or­ga­nis­mo reali­ce las adap­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ello. Cuan­do so­me­tes al cuer­po a un es­fuer­zo (en­tre­na­mien­to) al que no es­tá acos­tum­bra­do y no lo­gra su­pe­rar­lo con su­fi­cien­cia, se po­ne en mar­cha el pro­ce­so de adap­ta­ción pa­ra rea­li­zar los cam­bios ne­ce­sa­rios que per­mi­tan au­men­tar nues­tras ca­pa­ci­da­des (fuer­za, re­sis­ten­cia, po­ten­cia…) y de ese mo­do su­pe­rar el tra­ba­jo pro­pues­to. Por lo tan­to, si no se dan ade­cua­cio­nes, no se pue­den pro­du­cir me­jo­ras. Pe­ro, ¿por qué se de­tie­nen és­tas y de qué ma­ne­ra po­de­mos evi­tar­lo?

1 La car­ga y la in­ten­si­dad no han va­ria­do en un pe­rio­do ele­va­do.

Lo re­co­men­da­ble es cam­biar la ru­ti­na de en­tre­na­mien­to ca­da mes y me­dio, apro­xi­ma­da­men­te. De ese mo­do, au­men­ta­mos nues­tra ri­que­za mo­triz y evi­ta­mos es­tan­car­nos.

2 Los tiem­pos de des­can­so en­tre se­ries son de­ma­sia­do am­plios.

El cuer­po se re­cu­pe­ra del tra­ba­jo rea­li­za­do al cien por cien­to y no ne­ce­si­ta ha­cer adap­ta­cio­nes pa­ra un nue­vo es­fuer­zo.

3 El rit­mo y la fre­cuen­cia de tra­ba­jo no va­rían.

Lo ideal es cam­biar el rit­mo de en­tre­na­mien­to, in­tro­du­cir al­gu­na ru­ti­na de ti­po “HIIT” pue­de ayu­dar­te. Tam­bién es im­por­tan­te te­ner una pe­rio­di­ci­dad. Si de­jas pa­sar de­ma­sia­do tiem­po de un en­tre­na­mien­to a otro, el cuer­po no per­ci­be ese tra­ba­jo co­mo ru­ti­na­rio y tam­po­co rea­li­za ade­cua­cio­nes, ya que lo con­si­de­ra al­go es­po­rá­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.