¿Qué be­ne­fi­cios me apor­ta la polea?

Sport Life (México) - - Fitness -

1 El tra­ba­jo con polea es más efec­ti­vo por­que apro­ve­cha me­jor la fa­se ex­cén­tri­ca.

En los ejer­ci­cios de pe­so li­bre es ha­bi­tual “de­jar­se lle­var” du­ran­te es­ta fa­se, un error que no te be­ne­fi­cia en na­da, ya que en es­ta par­te del mo­vi­mien­to el múscu­lo se desa­rro­lla más. En es­tu­dios fi­sio­ló­gi­cos se ob­ser­vó que los su­je­tos que rea­li­za­ban el en­tre­na­mien­to ex­cén­tri­co ex­pe­ri­men­ta­ron un au­men­to en el ta­ma­ño de sus fi­bras y un in­cre­men­to de fuer­za has­ta 10 ve­ces ma­yor que los que so­lo hi­cie­ron tra­ba­jo con­cén­tri­co.

2 Tra­ba­jo fun­cio­nal ase­gu­ra­do.

Las po­leas te ofrecen un gran ran­go de mo­vi­mien­tos en va­rios pla­nos del es­pa­cio e im­pli­can­do a más de un gru­po mus­cu­lar, pilares bá­si­cos de es­te ti­po de en­tre­na­mien­tos. El he­cho de va­riar la al­tu­ra y di­rec­ción del vec­tor de fuer­za es un pun­to a fa­vor. Gra­cias a es­ta va­ria­bi­li­dad po­dre­mos trabajar tan­to el tren in­fe­rior co­mo el su­pe­rior, ade­más del fa­mo­so co­re.

3 Tra­ba­jo de fuer­za di­ná­mi­ca.

La ten­sión que ejer­cen las po­leas sobre los múscu­los no pre­sen­ta la mis­ma in­ten­si­dad du­ran­te to­do el mo­vi­mien­to. El he­cho de ale­jar los mi­ne­ra­les o aga­rres de la ba­se de sus­ten­ta­ción ha­ce que la car­ga va­ríe. Es­to ha­ce del mo­vi­mien­to un gesto mu­cho más ri­co a ni­vel mo­triz, ade­más de ser más in­ten­so que el tra­ba­jo con man­cuer­nas o ba­rras.

4 Ten­sión cons­tan­te.

Es ne­ce­sa­rio man­te­ner la ten­sión du­ran­te to­da la se­rie pa­ra eje­cu­tar bien el ejer­ci­cio. Has­ta que no ter­mi­nas esa se­rie, no hay des­can­so y aquí re­si­de la ven­ta­ja. Tan­to si tu ob­je­ti­vo es au­men­tar la ma­sa mus­cu­lar co­mo tu re­sis­ten­cia, el TUT (tiem­po ba­jo ten­sión) de­be du­rar en­tre 30 y 60 se­gun­dos, es de­cir, que ca­da se­rie de­be aguan­tar apro­xi­ma­da­men­te ese tiem­po, al­go que no ocu­rre siem­pre con otras má­qui­nas, ya que es ha­bi­tual “des­co­nec­tar” y de­jar­nos lle­var en la fa­se ex­cén­tri­ca.

5 Im­pli­ca­ción de los sis­te­mas ves­ti­bu­la­res y pro­pio­cep­ción.

Con las po­leas pue­des trabajar de pie, de ro­di­llas, sen­ta­do, sobre un fit­ball, etc. Es­to ha­ce que nues­tro equilibrio di­ná­mi­co y con­trol pos­tu­ral se vean implicados en el mo­vi­mien­to, me­jo­ran­do el rendimiento y fa­vo­re­cien­do la hi­gie­ne pos­tu­ral. Ade­más, si rea­li­zas mo­vi­mien­tos globales mo­di­fi­can­do la po­si­ción de la car­ga y ale­ján­do­la de tu cen­tro de ma­sas so­li­ci­tas una ma­yor im­pli­ca­ción de los gru­pos mus­cu­la­res au­xi­lia­res.

6 Tra­ba­jo más se­gu­ro.

Si eres prin­ci­pian­te, las po­leas te ayu­da­rán a con­tro­lar me­jor los mo­vi­mien­tos y te per­mi­ti­rán adap­tar­te de ca­ra a tu fu­tu­ra evo­lu­ción, ade­más es un tra­ba­jo que evi­ta el ex­ce­so de ten­sión sobre las su­per­fi­cies ar­ti­cu­la­res. Si quie­res dar un plus a tu en­tre­na­mien­to, tam­bién es una bue­na op­ción, ya que gra­cias a las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de car­ga y a la di­ná­mi­ca de los ejer­ci­cios, po­drás trabajar la fuer­za má­xi­ma, la re­sis­ten­cia y la po­ten­cia.

7 Trans­fe­ren­cias positivas a nues­tra dis­ci­pli­na de­por­ti­va.

Gra­cias a la va­ria­bi­li­dad y ver­sa­ti­li­dad de los ges­tos que po­de­mos rea­li­zar con la polea, va­rian­do la al­tu­ra de los vec­to­res de fuer­za e im­pli­can­do a los gran­des gru­pos mus­cu­la­res al mis­mo tiem­po, la trans­fe­ren­cia po­si­ti­va ha­cia nues­tras dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas se ha­ce más real y efec­ti­va.

8 Tra­ba­jo uni­la­te­ral o bi­la­te­ral.

Los di­fe­ren­tes ac­ce­so­rios que po­de­mos su­mar a la polea (ba­rras, ma­ne­ra­les, to­bi­lle­ras y cuer­das) hacen que el tra­ba­jo sea mu­cho más ri­co y nos per­mi­te ejer­ci­tar el cuer­po de for­ma uni­la­te­ral o bi­la­te­ral. El tra­ba­jo uni­la­te­ral tie­ne la ven­ta­ja de acer­car­se mu­cho más a las exigencias que le pe­di­mos al cuer­po en el día a día y, por lo tan­to, nos apor­ta me­jo­ras in­tere­san­tes en nues­tra for­ma fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.