¡NO JUE­GAS EL PRÓ­XI­MO PAR­TI­DO!

DE­POR­TE Y CAS­TI­GO NUN­CA DE­BEN MEZCLARSE

Sport Life (México) - - Salud | Nutrición -

Si tu hi­jo se ha por­ta­do mal, no es­tu­dia o no cum­ple con sus obli­ga­cio­nes, es po­si­ble que ha­yas pen­sa­do en san­cio­nar­lo por un tiem­po sin ha­cer lo que más le apa­sio­na. Pe­ro cas­ti­gar­lo sin de­por­te no es una bue­na he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va por va­rias ra­zo­nes:

Creas un pre­ce­den­te que sí es muy im­por­tan­te:

los más jó­ve­nes no de­ben ver el de­por­te co­mo una op­ción; tam­po­co es un pre­mio. Se tra­ta de un há­bi­to que de­be­mos in­cul­car­les co­mo im­pres­cin­di­ble en su día a día. ¿Cas­ti­ga­rías a tu hi­jo sin la­var­se los dien­tes? ¿O lo de­ja­rías ba­ñar­se ex­clu­si­va-

men­te si lim­pia su habitación? La ac­ti­vi­dad fí­si­ca tie­ne tan­tos be­ne­fi­cios fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos co­mo la hi­gie­ne per­so­nal o una co­rrec­ta ali­men­ta­ción. No es al­go que se pue­da ha­cer, sino que se de­be ha­cer.

Un cas­ti­go de­be exi­gir un es­fuer­zo pa­ra que sea real­men­te edu­ca­ti­vo.

Es­for­zar­se pro­mue­ve el au­to­con­trol, que es el au­tén­ti­co pro­pó­si­to de la san­ción. Si lo cas­ti­gas sin en­tre­nar, con­si­gues to­do lo con­tra­rio: lo pri­vas del es­fuer­zo del en­tre­na­mien­to, pe­ro tam­bién el de de­jar lo que es­ta­ba ha­cien­do pa­ra des­pla­zar­se ha­cia el lu­gar de la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, el de in­ter­ac­tuar con sus com­pa­ñe­ros, etc.

El de­por­te tam­po­co pue­de ser un cas­ti­go en sí mis­mo.

En el ex­tre­mo con­tra­rio es­tán

los pa­dres que po­nen a ha­cer sen­ta­di­llas o sa­can a co­rrer a su hi­jo ado­les­cen­te cuan­do ha­ce “al­gu­na de las su­yas”. Es cier­to que en es­te ca­so sí im­pli­ca un es­fuer­zo, pe­ro re­sul­ta igual de da­ñino por­que pue­den lo­grar que el ni­ño iden­ti­fi­que co­mo un cas­ti­go una ac­ti­vi­dad que lo man­ten­drá fuer­te y en for­ma, y que pue­de re­sul­tar di­ver­ti­da.

Fo­men­tas la “no res­pon­sa­bi­li­dad”:

cuan­do cas­ti­gas a un ni­ño, pre­ten­des que se ha­ga res­pon­sa­ble (de sus ac­tos, pa­la­bras, es­tu­dios…). Pe­ro si la san­ción con­sis­te en aban­do­nar al­go a lo que se ha­bía com­pro­me­ti­do con su en­tre­na­dor o sus com­pa­ñe­ros, co­mo un par­ti­do o un en­tre­na­mien­to en gru­po, es­tás tras­mi­tién­do­le la irres­pon­sa­ble idea de que no es im­por­tan­te fal­tar a los com­pro­mi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.