los 3 pi­la­res de una es­pal­da sa­na

Li­be­rar­se del do­lor lum­bar es, pa­ra mu­chos, el ma­yor de­seo en el día a día. Te de­ci­mos cuá­les son los tres pi­la­res pa­ra go­zar de una columna sa­lu­da­ble.

Sport Life (México) - - Salud - Por: Do­min­go Sán­chez / Fotos: Gonzalo Ma­ne­ra SPORTLIFE

El do­lor de es­pal­da es la al­te­ra­ción más ha­bi­tual en nues­tra so­cie­dad, tar­de o tem­prano ya sea por há­bi­tos in­co­rrec­tos, por la edad avan­za­da o am­bos fac­to­res, to­da per­so­na va a pre­sen­tar al­gu­na al­te­ra­ción en la columna. Ge­ne­ral­men­te nos preo­cu­pa­mos de ella cuan­do apa­re­ce el do­lor y ya es de­ma­sia­do tar­de, lo ideal es in­cluir esos pe­que­ños-gran­des ejer­ci­cios y re­cur­sos ya sea en nues­tro en­tre­na­mien­to e in­clu­so en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Des­cu­bri­rás que no so­lo evi­ta­rás al­te­ra­cio­nes, sino que tam­bién po­drás dis­fru­tar ple­na­men­te de tu de­por­te. Co­mo de­por­tis­tas de­be­mos te­ner en cuen­ta que és­ta no es una al­te­ra­ción úni­ca de per­so­nas se­den­ta­rias, tam­bién exis­te en el ám­bi­to de­por­ti­vo. Hay ges­tos y ac­cio­nes mus­cu­la­res que rea­li­za­das de for­ma re­pe­ti­ti­va ge­ne­ran des­equi­li­brios e im­pac­tos que afec­tan a la ar­ti­cu­la­ción.

ATA­CAN­DO EL ORI­GEN DEL PRO­BLE­MA

Co­mo su nom­bre in­di­ca, la columna ver­te­bral re­pre­sen­ta el pi­lar de la me­cá­ni­ca hu­ma­na, se en­car­ga de re­ci­bir y trans­mi­tir las fuer­zas y ten­sio­nes pa­ra desa­rro­llar su fun­ción, la de apor­tar es­ta­bi­li­dad y dar apo­yo así al mo­vi­mien­to. La columna es el nú­cleo don­de to­do mo­vi­mien­to se ges­ta, de su ade­cua­do equi­li­brio e in­te­gri­dad de­pen­de­rá la efi­cien­cia del mo­vi­mien­to. Pa­ra ga­ran­ti­zar su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to es ne­ce­sa­rio que exis­ta un equi­li­brio de ten­sio­nes, cual­quier des­ajus­te pro­vo­ca­rá com­pen­sa­cio­nes me­cá­ni­cas y mo­vi­mien­tos dis­fun­cio­na­les, pa­tro­nes in­co­rrec­tos y fi­nal­men­te do­lor. Ge­ne­ral­men­te acu­di­mos tar­de so­bre cual­quie­ra de es­te en­ca­de­na­mien­to de con­se­cuen­cias, y eli­mi­na­mos el do­lor con anal­gé­si­cos. Pe­ro es­to no es más que ac­tuar so­bre el efec­to; el ori­gen y la cau­sa se­gui­rán pre­sen­tes, por lo que vol­ve­rá a apa­re­cer el do­lor. Si desea­mos ac­tuar de for­ma efi­cien­te, ne­ce­si­ta­mos ata­jar el pro­ble­ma des­de el prin­ci­pio, el ob­je­ti­vo es, por tan­to, de­vol­ver el equi­li­brio a la columna. La bue­na no­ti­cia es que con­ta­mos con he­rra­mien­tas efi­ca­ces y gra­tui­tas, so­lo de­bes de­di­car­le tiem­po pa­ra con­se­guir las adap­ta­cio­nes me­cá­ni­cas ne­ce­sa­rias.

LOS TRES PI­LA­RES

Pa­ra con­se­guir una es­pal­da sa­lu­da­ble de­be­mos uti­li­zar tres he­rra­mien­tas, es lo que de­no­mino los tres gran­des pi­la­res: há­bi­tos co­rrec­tos, fuer­za mus­cu­lar y mo­vi­li­dad ar­ti­cu­lar. El de­sa­rro­llo de uno so­lo de és­tos no te apor­ta­rá las adap­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias, lo ideal es con­tem­plar los tres con la mis­ma im­por­tan­cia. Pue­des de­di­car­le un po­co a ca­da uno de ellos o im­pli­car­te al má­xi­mo con ellos, tú de­ci­des, pe­ro con­tem­pla siem­pre ru­ti­nas de los tres pi­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.