04\ EN­FER­ME­DA­DES CARDIACAS Y RES­PI­RA­TO­RIAS

Sport Life (México) - - Salud | Diagnóstico -

La lis­ta de en­fer­me­da­des cardiacas y res­pi­ra­to­rias es tan am­plia y va­ria­da, que no po­de­mos re­su­mir dos es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas en un ar­tícu­lo tan ge­ne­ra­lis­ta, pe­ro es im­por­tan­te que re­cor­de­mos que cual­quier pro­ble­ma re­la­cio­na­do con el co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio o los pul­mo­nes y el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, ven­drá acom­pa­ña­do de di­fe­ren­tes sín­to­mas, aun­que siem­pre con ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal. Por un la­do, el co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio se en­car­gan de bom­bear y trans­por­tar la san­gre con oxí­geno a to­dos los rin­co­nes del cuer­po, pa­ra re­ti­rar la san­gre con dió­xi­do de car­bono, es ló­gi­co que si no lle­ga su­fi­cien­te oxí­geno a las cé­lu­las, és­tas no pue­dan cum­plir sus fun­cio­nes y to­do el cuer­po em­pie­ce a tra­ba­jar ba­jo mí­ni­mos de ener­gía. Por otro la­do, con el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio ocu­rre lo mis­mo, to­dos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do al­gún ca­ta­rro o gri­pe, con to­ses que nos de­jan to­ca­dos los pul­mo­nes, o con mo­cos que nos ta­po­nan la na­riz, por ejem­plo, y al no po­der res­pi­rar ade­cua­da­men­te, nos fa­lla to­do, nues­tro cuer­po no re­ci­be oxí­geno su­fi­cien­te ni eli­mi­na el dió­xi­do de car­bono, por lo que no te­ne­mos ener­gía y aca­ba­mos en la ca­ma has­ta que se nos pa­se. Hay en­fer­me­da­des cardiacas y res­pi­ra­to­rias de to­do ti­po y gra­ve­dad, y no con­vie­ne ser hi­po­con­dria­cos si es­ta­mos muy can­sa­dos y em­pe­za­mos a pen­sar que nues­tro rit­mo car­dia­co es irre­gu­lar o la res­pi­ra­ción in­efi­caz, a ve­ces es so­lo una in­fec­ción, una aler­gia o la an­sie­dad y el es­trés, pe­ro si el pro­ble­ma per­sis­te o que­re­mos que­dar­nos más tran­qui­los, lo me­jor es acu­dir al mé­di­co pa­ra que ha­ga las prue­bas per­ti­nen­tes, y en ca­so de al­gu­na ano­ma­lía nos de­ri­ve al es­pe­cia­lis­ta pa­ra el tra­ta­mien­to. Hay con­se­jos más ge­ne­ra­les que pue­den ayu­dar­nos a te­ner un sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y res­pi­ra­to­rio más efi­cien­te, con un co­ra­zón y unos pul­mo­nes sa­nos y fuer­tes, co­mo:

No fu­mar ni res­pi­rar ai­re con hu­mo y evi­tar to­do ti­po de dro­gas.

No abu­sar del al­cohol, dul­ces, sal, gra­sas ani­ma­les y ca­feí­na.

Evi­tar ha­cer ejer­ci­cio en zo­nas con­ta­mi­na­das y sa­lir a res­pi­rar ai­re pu­ro siem­pre que se pue­da.

Uti­li­zar un mo­ni­tor de rit­mo car­dia­co pa­ra con­tro­lar nues­tras pul­sa­cio­nes.

Rea­li­zar una prue­ba de es­fuer­zo al año pa­ra des­car­tar pro­ble­mas.

Apren­der a res­pi­rar, uti­li­zan­do to­do el tron­co y con un rit­mo pau­sa­do. Evi­tar el so­bre­pe­so y la obe­si­dad. Se­guir una die­ta ade­cua­da e hi­dra­tar­se con agua e in­fu­sio­nes ca­da día.

Apren­der a con­tro­lar el es­trés, la an­sie­dad y los sín­to­mas que ge­ne­ran.

Ser ac­ti­vos to­dos los días, su­bien­do es­ca­le­ras, ca­mi­nan­do al me­nos 10 mi­nu­tos al día y le­van­tán­do­se de la si­lla ca­da ho­ra.

Te­ner un plan de ejer­ci­cio se­ma­nal, con di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, de di­fe­ren­te in­ten­si­dad y du­ra­ción, ade­cua­do a nues­tra for­ma fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.