LICUADOS: RÁ­PI­DOS Y NU­TRI­TI­VOS

An­te la fal­ta de tiem­po, los licuados son una GRAN al­ter­na­ti va pa­ra es­tar bien nu­tri­dos en tem­po­ra­das de al­tas car­gas de ac­ti­vi­dad. De la mano del Doc­tor Es­cri­bano, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción de­por­ti va, te de­ci­mos por qué son la me­jor OP­ción.

Sport Life (México) - - Contents - Por: Yo­lan­da Váz­quez / Fotos: Ma­ria­na y Juan Na­za­bal pa­ra la Es­pa­sa

An­te la fal­ta de tiem­po, los licuados son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va que te apor­ta­rá vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­bra. Te da­mos al­gu­nas re­ce­tas.

Los licuados es­tán de mo­da en Ins­ta­gram, pe­ro en el mun­do de­por­ti­vo siem­pre se han uti­li­za­do pa­ra an­tes, du­ran­te y des­pués del ejer­ci­cio. Uno de los pio­ne­ros en in­tro­du­cir­los con ali­men­tos en de­por­tis­tas fue el doc­tor An­to­nio Es­cri­bano, cuan­do los em­pe­zó a uti­li­zar en el mun­do del fut- bol y otros deportes. En es­te ar­tícu­lo vas a en­con­trar cua­tro re­ce­tas de su nue­vo li­bro “Ba­ti­dos pa­ra la vi­da” in­di­ca­dos pa­ra de­por­tis­tas, pues nos ayu­da­rán a me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to dis­fru­tan­do con el sa­bor y la tex­tu­ra de ali­men­tos ha­bi­tua­les co­mo los fru­tos se­cos, fru­tas, ver­du­ras y acei­te de oli­va.

VEN­TA­JAS DE LOS LICUADOS SO­BRE LOS JU­GOS

¿Qué es me­jor, un li­cua­do o un ju­go de fru­tas? El doc­tor An­to­nio Es­cri­bano pre­fie­re los licuados por­que los ali­men­tos no pier­den nin­gu­na de sus cua­li­da­des, mien­tras que en los ju­gos sí que dis­mi­nu­yen sus be­ne­fi­cios o in­clu­so des­apa­re­cen. Por ejem­plo, en un li­cua­do la fi­bra no se pier­de y cons­ti­tu­yen un com­ple­jo mul­ti­vi­ta­mí­ni­co, que apor­ta hi­dra­ta­ción y ayu­dan a com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to. Los licuados con ali­men­tos fres­cos pro­por­cio­nan ener­gía de ca­li­dad, son au­tén­ti­cas be­bi­das ener­gé­ti­cas sin azú­ca­res aña­di­dos, que no so­lo nos nu­tren, tam­bién cal­man la an­sie­dad y for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Po­dría­mos tra­tar de ave­ri­guar cuán­do se crea­ron los licuados, pe­ro… se­ría inú­til. ¿Por qué? Por­que es­tas be­bi­das fue­ron in­ven­ta­das por el pro­pio or­ga­nis­mo y des­de que el ser hu­mano fue crea­do, ca­da vez que se ali­men­ta, los “co­ci­na”. Es­to se de­be a que en el pro­ce­so de di­ges­tión, des­pués de tri­tu­rar los ali­men­tos en la bo­ca, el es­tó­ma­go se en­car­ga de com­pri­mir­los, pa­ra que sean di­ge­ri­dos co­rrec­ta­men­te. Por eso, cuan­do la di­ges­ti­bi­li­dad de un ali­men­to es com­ple­ja, es acon­se­ja­ble li­cuar­lo; así se fa­ci­li­ta su di­ges­tión sin per­der las pro­pie

da­des del pro­pio ali­men­to.

¿Quéin­gre­dien­tes­son­me­jo­res pa­ra ha­cer licuados?

“Pue­den ser ela­bo­ra­dos con una gran va­rie­dad de ali­men­tos que van des­de los fru­tos se­cos has­ta ce­rea­les, ver­du­ras y fru­tas. Por pri­me­ra vez he uti­li­za­do el acei­te de oli­va, por su sa­bor y sus pro­pie­da­des co­mo su­per­ali­men­to me­di­te­rrá­neo”, nos cuen­ta el doc­tor Es­cri­bano. Un li­cua­do brin­da la po­si­bi­li­dad de mez­clar to­do ti­po de ali­men­tos en un mis­mo pla­to, mien­tras que con el ju­go so­lo se pue­de ex­traer el lí­qui­do. Ade­más, es­to so­lo sir­ve pa­ra ali­men­tos con al­to con­te­ni­do en agua, co­mo las fru­tas y las ver­du­ras; con su pro­ce­so se man­tie­nen las vi­ta­mi­nas y los mi­ne­ra­les de la fru­ta re­cién ex­pri­mi­da, pe­ro se pier­de gran par­te de su fi­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.