To­do que­da en fa­mi­lia

Tabasco Hoy - - SHOW - DA­NIEL BISOGNO @da­ni­bi­sogno

Los Mas­cas son mis her­ma­nos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo

› Ar­dien­tes gar­go­li­llas in­fer­na­les, tan­to que co­men­tar­les des­de es­te rin­cón del Averno… Fí­jen­se lo que son las co­sas. Na­die sa­be pa­ra quién tra­ba­ja, así es la mis­mí­si­ma vi­da, aho­ra que mis que­ri­dos Mas­ca­brot­hers se han uni­do a las fi­las de Az­te­ca pa­ra lle­var el hu­mor al mun­dial de Ru­sia, de he­cho se lla­ma­rán Los Mos­cú­brot­hers me vino a la men­te una su­cia, pe­ro per­ver­sa re­fle­xión. Co­mo us­te­des sa­ben, los Mas­cas son mis her­ma­nos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo des­de ha­ce 20 años, nos co­no­ce­mos en las bue­nas y en las ma­las. Yo co­noz­co a sus hi­jos prác­ti­ca­men­te des­de que na­cie­ron. Aquí el mo­ti­vo de mi re­fle­xión.

Vie­jos lobos de mar ace­chan­do a la Ca­pe­ru­ci­ta

› La hi­ja de mi que­ri­do Freddy Or­te­ga, a quien co­noz­co des­de que ju­ga­ba a la pe­lo­na, aho­ra se ha con­ver­ti­do en una gua­pa se­ño­ri­ta, y con es­to es ob­vio que no tar­dan en apa­re­cer los bui­tres, ya vie­jos lobos de mar ace­chan­do a la Ca­pe­ru­ci­ta, y me re­fie­ro con­cre­ta­men­te al ac­tor Harry Geith­ner, a quien us­te­des ubi­can per­fec­ta­men­te bien, y és­te, apro­ve­chan­do que la ni­ña es­tá dan­do sus pi­ni­nos co­mo ac­triz, pues de al­gu­na ma­ne­ra la tie­ne a la mano y pues mi Freddy es­tá muy preo­cu­pa­do del col­mi­llo del ac­tor y de la inocen­cia de su he­re­de­ra, así que pues ve­re­mos có­mo se dan las co­sas en­tre es­ta pa­re­ja, que por su­pues­to es­ta­rá con la pre­sen­cia a dis­tan­cia del ojo ya bas­tan­te tra­ba­ja­do de mi Freddy Or­te­ga, por si se quie­re pa­sar de pis­to­la.

Mi Au­ra con­tes­tó con ca­ra de fu­chi

› Pe­ro en es­ta historia hay otro ca­so muy cu­rio­so: re­sul­ta que el do­min­go an­te­rior tu­vi­mos de in­vi­ta­da a Au­ra Cris­ti­na Geith­ner, es de­cir la her­ma­na de Harry, a quien us­ted se­gu­ra­men­te re­cor­da­rá co­mo La Po­tra Zai­na, her­mo­sa ac­triz y mag­ní­fi­ca com­pa­ñe­ra y ami­ga en el ma­ra­vi­llo­so pro­gra­ma Mer­ca­do Az­te­ca, que por cier­to sa­le to­dos los do­min­gos de dos a cua­tro de la tar­de, y no es por na­da, pe­ro es­tá di­ver­ti­dí­si­mo. Lo cu­rio­so del asun­to es que mi amada Betty Mon­roe sin sa­ber que Au­ra y Harry no se ha­blan des­de ha­ce mu­chos años, mi Mon­roe le em­pe­zó a pla­ti­car que aca­ba­ba de ha­cer una pe­lí­cu­la con su her­mano, a lo que mi Au­ra con­tes­tó con ca­ra de fu­chi, pe­ro ahí no pa­ró la co­sa, la Mon­roe le co­men­tó que su her­mano la in­vi­tó a sa­lir y que le es­ta­ba ti­ran­do el pe­rro des­ca­ra­da­men­te, a lo que mi Au­ra, con esa gra­cia que le ca­rac­te­ri­za, le con­tes­tó “Así es él, a to­das las ac­tri­ces con las que tra­ba­ja les tira el pe­rro y no­más an­da vien­do a ver a quién se tira”.

Le van a llo­ver ji­to­ma­ta­zos

› A mi Mon­roe se le hi­cie­ron los cal­zo­nes de yo­yo con las de­cla­ra­cio­nes de mi Po­tra, y no le que­dó más que car­ca­jear­se, con esa co­me­dia ma­ra­vi­llo­sa e in­vo­lun­ta­ria que ma­ne­ja mi Bea­triz, pe­ro es­to con­fir­ma los mie­dos de mi Freddy de que me le va­yan a ha­cer su­frir a su cha­ma­ca, aun­que tam­bién de­bo de­cir que Au­ra pla­ti­có que el Harry era muy es­plén­di­do con sus no­vias, que les pa­ga­ba to­do, que las in­vi­ta­ba de via­je y que las tra­ta­ba co­mo rei­nas, pe­ro de to­das for­mas el mie­do no an­da en bu­rro, y si se pa­sa de lan­za con mi so­bri­na, le van a llo­ver ji­to­ma­ta­zos, pe­re­ji­la­zos y en una de esas le van a de­jar caer el Igor por el No ma­ca­yú. Mo­ra­le­ja (que yo siem­pre he si­do el de las mo­ra­le­jas, aun­que me las quie­ran co­piar): Ca­ras de vie­ji­tos ve­mos, pas­ti­lli­tas azu­les no sa­be­mos. He di­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.