EL TABASQUENO

Tabasco Hoy - - MÉXICO - @HECTORTAPIA_

arrai­gan­do una pe­li­gro­sa cul­tu­ra de la tri­via­li­za­ción y la in­di­fe­ren­cia an­te la ex­pre­sión de ideas, qui­tán­do­le res­pe­to a un de­re­cho fun­da­men­tal, con­si­de­ra­do un bien in­dis­cu­ti­ble y fun­da­men­tal en la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos.

Ob­ser­vo có­mo el ace­le­ra­do, y di­ría yo, des­con­tro­la­do pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción que vi­ve el mun­do, ha pro­vo­ca­do que di­fe­ren­tes so­cie­da­des (In­gla­te­rra y el Bre­xit, por ejem­plo) bus­quen un re­plie­gue ha­cia es­pa­cios na­cio­na­lis­tas, es­to de­bi­do a que esa in­te­gra­ción no ha traí­do la ri­que­za que se es­pe­ra­ba, al con­tra­rio hi­zo más po­bre al mun­do, y hoy los pue­blos es­tán vo­tan­do en con­tra de ella.

Es­to es­tá arras­tran­do a pe­li­gro­sas fi­gu­ras po­pu­lis­tas de ex­tre­ma iz­quier­da o de­re­cha, que po­nen ba­jo ame­na­za tre­chos avan­za­dos de li­ber­ta­des y de pe­rio­dis­mo crí­ti­co.

El pe­rio­dis­ta Ser­gio Sar­mien­to nos ha re­cor­da­do re­cien­te­men­te, an­te es­ta nue­va ola de go­bier­nos an­ti­neo­li­be­ra­les y con ideas con­ser­va­do­ras, que “los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen la obli­ga­ción de ofre­cer una vi­sión crí­ti­ca de cual­quier go­bierno. Cuan­do se pier­de esa dis­tan­cia, la crí­ti­ca se con­vier­te en com­pli­ci­dad y la pren­sa pier­de su ra­zón de ser”.

La li­ber­tad de ex­pre­sión es un de­re­cho, no una con­ce­sión. Ha­cer pe­rio­dis­mo no son re­la­cio­nes pú­bli­cas, en Mé­xi­co los nue­vos go­bier­nos ori­gi­na­dos por Mo­re­na de­ben en­ten­der que no hay de­mo­cra­cia sin pa­la­bra libre. Ne­gar la voz al otro no su­ma, en­fren­ta.

El man­da­ta­rio fe­de­ral, es­ta­tal o mu­ni­ci­pal que ac­túa coar­tan­do la li­ber­tad de opi­nión me­dian­te la des­ca­li­fi­ca­ción, con dis­cur­sos vio­len­tos, se des­le­gi­ti­ma a sí mis­mo co­mo de­mó­cra­ta y se ex­hi­be co­mo un lí­der con mie­do a per­der el po­der y ge­ne­ra­dor de vio­len­cia ver­bal.

Los nue­vos po­lí­ti­cos que van a asu­mir o es­tán ya en el po­der en Mé­xi­co y en Ta­bas­co, de­ben com­pren­der que las desave­nen­cias en­tre go­bier­nos y pe­rio­dis­tas son na­tu­ra­les, pe­ro es­ta sa­na di­fe­ren­cia de­be ser res­pe­ta­da con am­pli­tud y no só­lo re­pre­sen­tar una pa­ro­dia de la li­ber­tad de ex­pre­sión, por­que la fal­ta de in­de­pen­den­cia só­lo fa­vo­re­ce a pe­que­ños gru­pos y per­ju­di­ca a la in­men­sa ma­yo­ría.

Mo­re­na ha pro­me­ti­do una nue­va re­la­ción con la pren­sa, que in­clu­ye un re­cor­te del 50 por cien­to

Me han pa­re­ci­do cu­rio­sas las res­pues­tas que ha te­ni­do la co­la­bo­ra­ción de la se­ma­na pa­sa­da de El Ta­bas­que­ño, ti­tu­la­da “Car­ta a Ar­tu­ro Nú­ñez˝.

He iden­ti­fi­ca­do al­gu­nas reac­cio­nes por ser las más re­cu­rren­tes, dos de ellas iden­ti­fi­ca­das en las re­des so­cia­les y otras por la vía per­so­nal.

Se­gún el re­su­men de opi­nio­nes en Fa­ce­book y Twit­ter que me han he­cho lle­gar, el co­men­ta­rio más reite­ra­do es que la “car­ta” ha si­do es­cri­ta a des­tiem­po, que la de­bí pu­bli­car a la mi­tad del se­xe­nio del go­ber­na­dor a fin de que sir­vie­ra (así lo creen ellos) co­mo una for­ma de lla­ma­do de aler­ta pa­ra co­rre­gir las co­sas.

En des­car­go, lo úni­co que pue­do res­pon­der es que un ser­vi­dor lle­va ape­nas on­ce pu­bli­ca­cio­nes (dos me­ses y me­dio apro­xi­ma­da­men­te) y que con an­te­rio­ri­dad no ha­bía de­ci­di­do bus­car un es­pa­cio en el dia­rio pa­ra es­cri­bir.

Aun­que sí coin­ci­do en que al­gún otro ar­ti­cu­lis­ta o co­mu­ni­ca­dor que ha­ya es­ta­do en ac­ti­vo en ese tiem­po la de­bió re­dac­tar an­tes. Por lo que a mi to­ca quie­ro de­cir­les que la pu­bli­qué días an­tes del úl­ti­mo in­for­me que ren­di­rá ma­ña­na don Ar­tu­ro. Así la con­ce­bí, pa­ra ese pre­ci­so mo­men­to. Des­pués no ten­dría ra­zón pa­ra mí.

El se­gun­do co­men­ta­rio que más se re­pi­tió en in­ter­net, re­pli­ca­do en su ma­yo­ría en el ano­ni­ma­to por “tro­lles”, es una des­ca­li­fi­ca­ción, con­fun­dién­do­la co­mo un gol­pe del dia­rio al go­bierno. Es cla­ro que es­te ar­tícu­lo, en gé­ne­ro de car­ta, ha si­do es­cri­to por de­ci­sión per­so­nal, y que es mi voz la que ha­bla. De nin­gu­na ma­ne­ra se tra­ta de un edi­to­rial ins­ti­tu­cio­nal, sino mío, co­mo una mues­tra evi­den­te de la plu­ra­li­dad que hay en es­tas pá­gi­nas.

Los úl­ti­mos co­men­ta­rios tam­bién muy reite­ra­dos los re­ci­bí de for­ma per­so­nal (al­gu­nos por men­sa­jes o lla­ma­das) y fue­ron más en tono de fe­li­ci­ta­ción y so­li­da­ri­dad “por el va­lor de de­cir­le al go­ber­na­dor en turno lo que la ma­yo­ría co­men­ta de for­ma so­te­rra­da en los ca­fés y las fies­tas”. Otros me cri­ti­ca­ron el lar­go es­pa­cio don­de enume­ré los lo­gros de la ad­mi­nis­tra­ción y un par más me ha su­ge­ri­do una se­gun­da car­ta. An­te es­to úl­ti­mo he pen­sa­do: “Que la ha­gan ellos, ¿por qué só­lo yo?”.

De par­te del go­bierno, un fun­cio­na­rio muy cer­cano a don Ar­tu­ro al­can­zó a de­cir­me: “Que­dó lastimado el go­ber­na­dor, Héctor”.

En Ta­bas­co calcu­lo que se pu­bli­can un pro­me­dio de 40 ó 50 ‘co­lum­nas po­lí­ti­cas’ dia­rias o se­ma­na­les en me­dios im­pre­sos y elec­tró­ni­cos. De­ma­sia­das le­tras, po­co aná­li­sis… Y muy es­ca­sa crí­ti­ca.

Só­lo es­pe­ro que Nú­ñez no re­quie­ra, co­mo di­ce él, “de­ma­sia­do man­te­ni­mien­to emo­cio­nal”, por la car­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.