Les fa­llé, no pu­de, per­dón

“EL ÚNI­CO CAM­BIO QUE HI­CE FUE EL DE FUN­CIO­NA­RIOS, PE­RO LA MA­YO­RÍA TAM­BIÉN ME FA­LLÓ”.

Tabasco Hoy - - TABASCO - ÓS­CAR ARIEL ESCALANTE ZA­PA­TA Os­ca­r_aez@hot­mail.com

“Les fa­llé, no pu­de con el pa­que­te, qui­se ha­cer un cam­bio ver­da­de­ro en Ta­bas­co y só­lo lo cam­bié de nom­bre, aho­ra se lla­ma De­plo­ra­ble; al prin­ci­pio le eché la cul­pa a Gra­nier, pe­ro no pu­de sos­te­ner esa ban­de­ra más allá de los tres años, mis co­la­bo­ra­do­res nun­ca se pu­die­ron ba­jar de la cur­va del apren­di­za­je, por eso tan­tos subejer­ci­cios; pu­se a quien no de­bía en Fi­nan­zas y aho­ra no ten­go ni pa­ra pa­gar los agui­nal­dos de los bu­ró­cra­tas”.

Con el llan­to en los ojos, que nos hi­zo re­cor­dar a Jo­lo­po, agre­gó: “que me juz­gue la his­to­ria y es­toy a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des”.

Así de­be­ría ser el sex­to, y gra­cias a Dios, úl­ti­mo in­for­me de ¿go­bierno? Que ten­drá lu­gar ma­ña­na, a car­go de al­guien que ha­ce ca­si seis años se nos pre­sen­tó en las bo­le­tas elec­to­ra­les co­mo el gran sal­va­dor del es­ta­do, co­mo un po­lí­ti­co de al­tu­ra, un eco­no­mis­ta que pon­dría or­den por pri­me­ra vez, pa­ra en­tre­gar las fi­nan­zas más sa­nas que ja­más ha­yan exis­ti­do en es­ta tie­rra.

Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po nos di­mos cuen­ta que ha si­do el peor go­bierno que he­mos te­ni­do, el de ma­yor desaseo y qui­zá, de co­rrup­ción; don­de el de­sem­pleo, la in­se­gu­ri­dad, la fal­ta de me­di­ca­men­tos y el desas­tre eco­ló­gi­co sen­ta­ron sus reales, pe­ro de la mano de la inep­ti­tud, la pre­po­ten­cia y la so­ber­bia de mu­chos fun­cio­na­rios, con sus ra­rí­si­mas ex­cep­cio­nes.

Un go­bierno que has­ta sus úl­ti­mos días re­ci­be la re­chi­fla del pue­blo, que ha te­ni­do más de 150 ma­ni­fes­ta­cio­nes, prin­ci­pal­men­te por fal­ta de pa­gos a sus obre­ros e im­ple­men­tos de tra­ba­jo.

Cuán­ta ra­zón le da­mos al men­ti­ro­so de Ro­ber­to Ma­dra­zo cuan­do re­ve­ló en co­no­ci­da es­ta­ción de ra­dio, el por­qué no era con­ve­nien­te que nos go­ber­na­ra, y en su lu­gar pre­fi­rió a Ma­nuel An­dra­de.

Ob­via­men­te que en su in­for­me de des­pe­di­da ha­bla­rá de las ma­ra­vi­llas que hi­zo, pe­ro que el pue­blo nun­ca vio; “su prin­ci­pal obra” es una aún no ter­mi­na­da y que por cier­to se ha­ce con di­ne­ro fe­de­ral: el mer­ca­do pú­bli­co Pino Suá­rez.

Ahí, en el even­to, es­ta­rán en pri­me­ra fi­la sus in­vi­ta­dos de ho­nor, traí­dos de di­ver­sas par­tes del país, con to­dos los gas­tos pa­ga­dos, sus fun­cio­na­rios y ex fun­cio­na­rios, al­gu­nos co­mo dipu­tados, bus­can­do la pro­tec­ción del fue­ro, con­ver­ti­dos en nue­vos ri­cos de la re­gión; otros, in­clu­so, ya con un pie aden­tro del pró­xi­mo ga­bi­ne­te, gra­cias al com­pa­draz­go o al ami­guis­mo.

Hi­zo bien el go­ber­na­dor elec­to, Adán Ló­pez Her­nán­dez, al mar­car su dis­tan­cia de no asis­tir al in­for­me, por­que se­ría tan­to co­mo ava­lar­lo; el in­for­man­te de ma­ña­na tam­po­co es­tu­vo en el de su an­te­ce­sor, quien por cier­to es­tá por sa­lir de la cár­cel ¿lo in­vi­ta­rá? ¿Cam­bia­rán lu­ga­res?

Las que sí ten­drán lu­ga­res ma­ña­na, se­rán las ex­cu­sas, el por­qué no se hi­zo más, ha­bla­rá de lo que­bra­do que en­con­tró al es­ta­do, pe­ro no de los añi­cos en que lo de­ja.

Ni ca­so tie­ne ya men­cio­nar su nom­bre. Hi­zo bien Adán Ló­pez, al mar­car su dis­tan­cia de no asis­tir al in­for­me de Ar­tu­ro Nú­ñez, por­que se­ría tan­to co­mo ava­lar­lo".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.