LA QUIN­TA GRIJALVA, EL DE­RRO­CHE

ADÁN NO DE­BE­RÍA VI­VIR EN LA RE­SI­DEN­CIA OFI­CIAL. DE BARTLETT A NÚÑEZ, 65 AÑOS DE DIS­PEN­DIO.

Tabasco Hoy - - PORTADA - HÉC­TOR TA­PIA

La no es­tá ‘em­bru­ja­da’, Quin­ta Grijalva aun­que no hay que ol­vi­dar que des­de ahí, va­rios de los go­ber­nan­tes que la han ha­bi­ta­do le han pe­ga­do sus­tos al pue­blo de Ta­bas­co con sus de­ci­sio­nes… y tam­bién a uno que otro fun­cio­na­rio pú­bli­co o po­lí­ti­co. Tam­po­co na­die ha acu­sa­do que por sus pa­re­des co­rran ‘ma­las vi­bras’, a co­mo ocu­rrió con la re­si­den­cia ofi­cial de a la que le Los Pi­nos, El Pe­je ‘tu­vo mie­do’, e in­clu­so aho­ra que es Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal no la ha que­ri­do ni vi­si­tar.

Pe­ro lo que sí con­tra­ría, mo­les­ta e in­dig­na, es la in­di­fe­ren­cia an­te el dis­pen­dio de los go­ber­na­do­res que la han ha­bi­ta­do. Al­gu­nos de ellos han te­ni­do el des­ca­ro, in­clu­so, de re­mo­de­lar­la, co­mo si no go­ber­na­ran a un pue­blo que es­tá en cri­sis, su­frien­do.

¿Có­mo en­ten­der la fal­ta de sen­si­bi­li­dad de Ar­tu­ro

an­te el ac­tual pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co que vi­ve Núñez Ta­bas­co? Qué hon­ra­do ha­bría si­do si hu­bie­ra de­ci­di­do po­ner­le fin a ese os­ten­to­so y has­ta ex­tra­va­gan­te in­mue­ble que, sé­pa­lo us­ted lec­tor, le ha cos­ta­do al bol­si­llo de los ta­bas­que­ños ¡176 millones de pe­sos! en es­te go­bierno.

Des­de el 2007, el es­ta­do arras­tra una suer­te de cri­sis —‘sa­la­ción’, di­ría el ta­bas­que­ño—, pri­me­ro con las gran­des inun­da­cio­nes en el go­bierno de y aho­ra Gra­nier, con el des­em­pleo, la caí­da del pe­tró­leo y el in­do­len­te go­bierno de para en­fren­tar los pro­ble­mas. Núñez El pró­xi­mo go­ber­na­dor, Adán Au­gus­to Ló­pez

tie­ne en sus ma­nos la opor­tu­ni­dad de Her­nán­dez, mos­trar sen­sa­tez, aus­te­ri­dad, pe­ro so­bre­to­do, sen­si-bi-li-dad con sus pai­sa­nos. Tie­ne que ser aho­ra, sin mi­rar atrás, de una vez por to­das que de­ci­da se­pa­rar­se de ese pe­lo­tón de go­ber­na­do­res que des­de la épo­ca del ga­rri­dis­mo se han com­por­ta­do co­mo au­tén­ti­cos vi­rre­yes.

ten­drá que se­guir los pa­sos de

Adán AMLO, co­mo ya lo han he­cho su cuñado Ru­ti­lio Escandón

en Chia­pas, quien es­ta semana acla­ró que Ca­de­nas, “se de­ja­rán de usar ins­tru­men­tos ca­ros co­mo la Ca­sa de Go­bierno, la cual se con­ver­ti­rá en la Ca­sa de las Be­llas Ar­tes de Chia­pas”, y tam­bién los del go­ber­na­dor quien con­fir­mó Cuitláhuac Gar­cía Ji­mé­nez, que vi­vi­rá en su do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar y no ha­rá uso de la Ca­sa Ve­ra­cruz, la cual “pon­drá a dis­po­si­ción de los ve­ra­cru­za­nos”.

Si el nue­vo go­bierno de en Ta­bas­co, que Mo­re­na tan­ta ilu­sión ha des­per­ta­do, ne­ce­si­ta un ac­to sim­bó­li­co, de gran im­pac­to mo­ral para ini­ciar su an­da­du­ra, aquí es­tá. El es­ta­do ya no de­be dar­le vi­da fa­raó­ni­ca a sus go­ber­nan­tes, hoy, vi­vir en esa ca­sa, le­jos de ge­ne­rar res­pe­to o si­nó­ni­mo de po­der, pro­yec­ta to­do lo que la gen­te ya no quie­re: pa­ra­fer­na­lia, lu­jo ex­ce­si­vo, de­rro­che…

Ocul­tos, pro­te­gi­dos con lar­gos ale­ga­tos de la Uni­dad de Trans­pa­ren­cia de la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción, ya­cen los nú­me­ros que evi­den­cian el gas­to que su­po­ne man­te­ner una re­si­den­cia ofi­cial del ta­ma­ño de la

Quin­ta Grijalva. Si us­ted pre­gun­ta por fac­tu­ras, por nó­mi­nas de tra­ba­ja­do­res, por pa­gos ge­ne­ra­les, la pri­me­ra ba­rre­ra que se en­con­tra­rá es que el su­je­to obli­ga­do que con­tro­la la in­for­ma­ción no se lla­ma sino “Quin­ta Grijalva”, Uni­dad de Apo­yo Eje­cu­ti­vo, de­pen­dien­te de Ad­mi­nis­tra­ción, de es­ta for­ma in­ten­ta­ron des­alen­tar va­rias pe­ti­cio­nes de in­for­ma­ción. Lue­go, bus­ca­rán cual­quier ren­di­ja le­gal para alar­gar las res­pues­tas has­ta que el in­tere­sa­do se abu­rra.

Gracias a ex­per­tos, in­can­sa­bles en pre­sen­tar re­cur­sos de re­vi­sión, ten­go en mi po­der (de for­ma frag­men­ta­da), re­por­tes de gas­tos de la del Quin­ta Grijalva 2013 al 2017. Re­pa­sé va­rios días los re­ci­bos de ener­gía eléc­tri­ca, de agua po­ta­ble, te­lé­fono, gas y un ser­vi­cio sa­te­li­tal con el que cuen­ta la ca­sa.

En nú­me­ros re­don­dos, la re­si­den­cia ofi­cial del Eje­cu­ti­vo en Ta­bas­co nos cues­ta a us­ted y a mí 30 millones de pe­sos al año en pro­me­dio, lo que ha­ce un gas­to se­xe­nal de 176 millones de pe­sos, al­go así co­mo 83 mil pe­sos dia­rios, di­ne­ro que bien se pu­do uti­li­zar para com­prar me­di­ca­men­tos, para ma­te­ria­les de cu­ra­ción o para la aten­ción a ni­ños en­fer­mos con cán­cer.

Mi­re us­ted, en la par­ti­da del Ca­pí­tu­lo 1000, re­fe­ren­te a ser­vi­cios per­so­na­les que in­clu­ye suel­dos, bo­nos y sa­la­rios, el re­por­ta que Go­bierno de Ta­bas­co tri­mes­tral­men­te pa­gó un pro­me­dio de 4 millones 848 mil 283 pe­sos a ¡160 tra­ba­ja­do­res!, y si us­ted pre­gun­ta a qué se de­di­can tan­tos em­plea­dos, es­tas son al­gu­nas res­pues­tas:

•“Lim­piar, arre­glar, or­de­nar, aco­mo­dar, ha­bi­ta­cio­nes o dor­mi­to­rios asig­na­dos”.

• “Dis­tri­buir y ser­vir co­rrec­ta y ama­ble­men­te pla­ti­llos y be­bi­das a co­men­sa­les”. • “Sem­brar, po­dar, re­gar y dar man­te­ni­mien­to a las plan­tas”. • “Su­bir, ba­jar y mez­clar bo­tes y ca­rre­ti­llas de

ce­men­to y/o are­na”.

Y así, tres ho­jas com­ple­tas con una lis­ta de ge­ne­ra­li­da­des a las que la Sub­se­cre­ta­ría de Re­cur­sos Hu­ma­nos, lla­ma ‘ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das co­ti­dia­na­men­te en la re­si­den­cia’ que úni­ca­men­te ha­bi­tan dos per­so­nas: el go­ber­na­dor y su es­po­sa.

En el Ca­pí­tu­lo 2000, re­la­cio­na­do a ma­te­ria­les, in­su­mos y ar­tícu­los, la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción di­ce gas­tar tri­mes­tral­men­te 1 mi­llón 542 mil 465 pe­sos, mien­tras que el Ca­pí­tu­lo 3000 de ser­vi­cios ge­ne­ra­les, co­mo son luz, agua, te­lé­fono, gas, re­por­ta pa­gos por 946 mil 217 pe­sos al tri­mes­tre.

Así te­ne­mos que, en sa­la­rios la ero­ga Quin­ta Grijalva al año 7 millones 792 mil 255 pe­sos, y en to­do el se­xe­nio: 46 millones 753 mil 532 pe­sos; la luz: 1 mi­llón 626 mil 522 pe­sos al año y un apro­xi­ma­do de 9 millones 759 mil 132 pe­sos en seis años. El ser­vi­cio de agua po­ta­ble es de 58 mil 395 pe­sos al año, 350 mil 372 pe­sos en to­da la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción.

Ah, pe­ro ade­más, re­por­tan viá­ti­cos por 152 mil pe­sos al año, lo que ha­ce un to­tal de 912 mil pe­sos en los úl­ti­mos seis años de es­te go­bierno.

Ima­gí­ne­se us­ted, 176 millones de pe­sos en seis años, para el fun­cio­na­mien­to de una ca­sa, una pro­pie­dad que por cier­to la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ad­mi­nis­tra­ción del Pa­tri­mo­nio del Es­ta­do, en su re­por­te Ana­lí­ti­co de Bie­nes In­mue­bles tie­ne va­lua­da en 178 millones 969 mil 087 pe­sos con 75 cen­ta­vos, mas un pre­dio ale­da­ño con un va­lor de 1 mi­llón 330 mil pe­sos. ¡O sea que cues­ta más man­te­ner la que su Quin­ta Grijalva va­lor ca­tas­tral!

¿A Adán le cru­za­rá por la ca­be­za se­guir usan­do co­mo re­si­den­cia ofi­cial es­ta pro­pie­dad, que más bien pa­re­ce un ae­ro­puer­to lleno de avia­do­res?

Yo na­da más pre­gun­to.

La re­si­den­cia cum­plió en oc­tu­bre pa­sa­do 123 años de exis­ten­cia. Se­gún el li­bro “Quin­ta Grijalva Cien

edi­ta­do en 1998 por el go­bierno años de his­to­ria”, de el te­rreno don­de se cons­tru­yó Ro­ber­to Ma­dra­zo, la pro­pie­dad fue ad­qui­ri­do en 1895 por don Fe­li­ciano

El pre­dio era co­no­ci­do co­mo de la To­rre. “El

(una de las zo­nas más al­tas de

Ce­rro de Gua­da­lu­pe” Villahermosa) y per­te­ne­cía al des­apa­re­ci­do ba­rrio de Es­qui­pu­las.

A lo lar­go de su his­to­ria, tu­vo diez due­ños y tres nom­bres, en­tre los pro­pie­ta­rios más re­co­no­ci­dos es­tán una Do­ña Fi­den­cia Fer­nán­dez Ve­raud, ta­bas­que­ña muy res­pe­ta­da de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do que la vi­vió 14 años y que ter­mi­nó ven­dién­do­se­la en 1931 a otra mu­jer: es­po­sa de Dolores Llo­ve­ra, To­más Ga­rri­do Ca­na­bal.

En aque­llos años, la fin­ca era co­no­ci­da co­mo la quin­ta y la uti­li­zó de

‘El Ce­rro’, Ga­rri­do Ca­na­bal for­ma muy in­tere­san­te, ins­ta­lan­do en los te­rre­nos un cen­tro de ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al desa­rro­llo so­cial y edu­ca­cio­nal. Ahí, la gen­te apren­día de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, en sus tie­rras ha­bían hor­ta­li­zas y una es­ta­ción aví­co­la, así co­mo una fá­bri­ca de que­sos y dul­ces.

La his­to­ria re­gis­tra uno de los mo­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de la po­se­sión ocu­rri­do en mar­zo de 1934, cuan­do el ge­ne­ral en­ton­ces can­di­da­to Lázaro Cár­de­nas, pre­si­den­cial, acom­pa­ña­do del ge­ne­ral Plu­tar­co

acu­den a una co­mi­da en la ca­sa del ce­rro, Elías Ca­lles in­vi­ta­dos por En aquel año, el ge­ne­ral To­más Ga­rri­do. Cár­de­nas es­tu­vo to­da una semana en Ta­bas­co y re­co­rrió los 17 mu­ni­ci­pios del es­ta­do en bus­ca del vo­to.

Ese mis­mo año, de­ci­de cam­biar­se a Ga­rri­do vi­vir a la pro­pie­dad, tiem­po des­pués es in­vi­ta­do a in­cor­po­rar­se al ga­bi­ne­te de co­mo Lázaro Cár­de­nas se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra; más tar­de cae en des­gra­cia po­lí­ti­ca, es exi­lia­do a Costa Rica y la pro­pie­dad que­da en uso de ami­gos de él has­ta su muer­te.

Otro mo­men­to his­tó­ri­co ocu­rrió en 1946 cuan­do

ad­quie­re la ca­sa y en ho­nor Fran­cis­co J. San­ta­ma­ría su es­po­sa, la nom­bra do­ña Isa­bel Cal­za­da, Quin­ta

allí vi­vió por mu­chos años el es­cri­tor mien­tras

Isa­bel, go­ber­nó Ta­bas­co, al tér­mino de su pa­so por el es­ta­do se fue a re­si­dir a Ve­ra­cruz, has­ta don­de Ma­nuel

lle­gó a bus­car­lo para pe­dir­le que Bartlett Bautista le ven­die­ra la quin­ta al para Go­bierno de Ta­bas­co, po­der ha­bi­tar­la co­mo nue­vo go­ber­nan­te del es­ta­do.

Es así que com­pra en 1953 para Bartlett Bautista el Es­ta­do la pro­pie­dad en 250 mil pe­sos, para ello emi­te el de­cre­to 187, que por cier­to fue fir­ma­do por los dipu­tados co­mo Pre­si­den­te Pe­dro Cé­sar Ocam­po, del Con­gre­so y co­mo se­cre­ta­rio. Je­sús Si­bi­lla Zu­ri­ta,

En oc­tu­bre de ese año, el Po­der Eje­cu­ti­vo pu­bli­ca en el dia­rio ofi­cial la im­po­si­ción de un nue­vo nom­bre, el cual per­du­ra has­ta nues­tros días: Quin­ta Grijalva, en ho­nor a y tam­bién para mar­car el Juan de Grijalva mo­men­to his­tó­ri­co del país, el Pre­si­den­te Ruiz Cor­ti­nes

ini­cia­ba la cons­truc­ción de las gran­des obras de la cuen­ca del que per­mi­tie­ron crear las pre­sas y Grijalva re­gu­lar el cau­dal de agua que de esa zo­na ba­ja.

Es ahí cuan­do ini­cia su his­to­ria co­mo ca­sa de go­ber­nan­tes. Du­ran­te los úl­ti­mos 65 años han pa­sa­do por la 15 go­ber­na­do­res: Quin­ta Grijalva Bartlett

(1953-1955); (1956-1958); (19591964); Orri­co Ma­dra­zo (1965-1970); (1971-1976); Mo­ra Tru­ji­llo Ro­vi­ro­sa (1977-1982); Pe­dre­ro (1982-1987); (1988); Pe­ral­ta

(1989-1991); (1992-1994); Ne­me Gu­rría Ma­dra­zo

(1995-2000); (2001); (2002-2006); Prie­go An­dra­de

(2007-2012) y (2013-2018). Gra­nier Núñez

Con to­dos ellos de­be­ría dar­se por ce­rra­da una épo­ca. El pe­río­do del de­rro­che, del ca­ci­quis­mo, de la opa­ci­dad, de la pom­pa, del faus­to, de la pe­tu­lan­cia del po­der, para abrir una nue­va, ale­ja­da de la si­mu­la­ción, de la pa­ra­fer­na­lia y dar pa­so a la cuar­ta trans­for­ma­ción, esa que tie­ne co­mo prin­ci­pa­les ban­de­ras la aus­te­ri­dad y el fin de la co­rrup­ción. Es tiem­po.

Adán no de­be­ría vi­vir en la re­si­den­cia ofi­cial.

De Bartlett a Núñez, 65 años de dis­pen­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.