Ve­ne­zue­la se­rá pro­ta­go­nis­ta en las elec­cio­nes del 2020

La per­ma­nen­cia de Ni­co­lás Ma­du­ro en el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res le po­dría sa­lir muy ca­ro al pre­si­den­te Trump en su in­ten­to de re­elec­ción

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - GEOPOLÍTIC­A - Sean Su­lli­van

AL­GU­NOS PO­LÍ­TI­COS de per­fil re­pu­bli­cano per­te­ne­cien­tes al es­ta­do de Flo­ri­da co­mien­zan a lan­zar ad­ver­ten­cias so­bre el ries­go que re­pre­sen­ta la po­lí­ti­ca so­bre Ve­ne­zue­la del pre­si­den­te Trump pa­ra las elec­cio­nes del 2020.

El des­tino de esa na­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra las gran­des co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos y cu­ba­nos que vi­ven en Flo­ri­da, un es­ta­do cla­ve pa­ra de­ci­dir al ga­na­dor de la con­tien­da del pró­xi­mo año.

Trump ha vin­cu­la­do su be­li­co­sa re­tó­ri­ca con­tra el lí­der au­to­ri­ta­rio de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, a su men­sa­je do­més­ti­co en una cla­ra mues­tra de que es­tá en fran­ca lu­cha con­tra el so­cia­lis­mo, y al ha­cer­lo, acu­sa a los de­mó­cra­tas por ser con­des­cen­dien­tes con el dic­ta­dor.

Pe­ro mien­tras Ma­du­ro per­ma­nez­ca en el po­der, Trump po­dría de­bi­li­tar­se por­que sus es­tra­te­gias fren­te a Ve­ne­zue­la se­rán in­ter­pre­ta­das co­mo dé­bi­les y, por lo tan­to, el es­fuer­zo del pre­si­den­te co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en un fra­ca­so y Ve­ne­zue­la en una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca de los re­pu­bli­ca­nos.

“Es­to po­dría ser otra Bahía de Co­chi­nos en lo que res­pec­ta al sen­ti­mien­to cu­bano”, di­jo Al Cár­de­nas, ex­pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de la Flo­ri­da, re­fi­rién­do­se a la fa­lli­da in­va­sión de Cu­ba por par­te de los EU en 1961. “Si Ma­du­ro fue­ra de­rro­ca­do, el nom­bre de Trump se con­ver­ti­ría en oro en el sur de la Flo­ri­da, pe­ro si no, lo va a de­bi­li­tar”, ma­ni­fes­tó.

El pe­li­gro­so es­ce­na­rio pue­de ex­ten­der­se a otros te­mas de la agen­da elec­to­ral his­pa­na del pre­si­den­te Trump en Flo­ri­da. Sus nue­vas san­cio­nes so­bre Cu­ba ga­nan aplau­sos en­tre los cu­ba­noa­me­ri­ca­nos más vie­jos, pe­ro las en­cues­tas de los úl­ti­mos años mues­tran que una ge­ne­ra­ción más jo­ven fa­vo­re­ce a que Es­ta­dos Uni­dos ten­ga re­la­cio­nes más abier­tas.

Mu­chos his­pa­nos se en­cuen­tran mo­les­tos las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción de lí­nea du­ra que es­tá in­ten­tan­do apli­car Trump, lo mis­mo con la res­pues­ta que tu­vo con Puer­to Ri­co después de que el hu­ra­cán Ma­ría lo de­vas­ta­ra.

El es­ta­do de Flo­ri­da fue cru­cial en la vic­to­ria de Trump en no­viem­bre del 2016 y, por lo tan­to, se­rá cla­ve pa­ra que in­ten­te su re­elec­ción.

Pa­ra fi­nes elec­to­ra­les de la cam­pa­ña de Trump, el país ha si­do di­vi­di­do en nue­ve re­gio­nes, co­men­ta­ron ase­so­res a The Was­hing­ton Post, ca­da uno con su pro­pio di­rec­tor po­lí­ti­co. Ba­jo es­te plan, Flo­ri­da es el úni­co es­ta­do que con­for­ma una de las nue­ve re­gio­nes, to­das las de­más se in­te­gran por más de dos es­ta­dos co­mo mí­ni­mo. Y es que Flo­ri­da tie­ne más vo­tos elec­to­ra­les que cual­quier otro es­ta­do com­pe­ti­ti­vo, con már­ge­nes ga­na­do­res que han si­do es­ca­sos en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Y apro­xi­ma­da­men­te uno de ca­da seis vo­tan­tes de Flo­ri­da es his­pano.

TRUMP PO­DRÍA CRU­ZAR LA ME­TA EN FLO­RI­DA

“Siem­pre po­de­mos es­pe­rar una ca­rre­ra muy ce­rra­da en Flo­ri­da”, ex­pre­só el ex­re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano Car­los Cur­be­lo. “Las de­ci­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción res­pec­to a Ve­ne­zue­la po­drían ha­cer to­da la di­fe­ren­cia, ya sea pa­ra que el pre­si­den­te cru­ce la lí­nea de me­ta en Flo­ri­da o, si es­te es­fuer­zo se de­tie­ne, po­dría cos­tar­le a tra­vés de una de­rro­ta”.

Las crí­ti­cas agre­si­vas del pre­si­den­te so­bre el so­cia­lis­mo y el co­mu­nis­mo en el oes­te de Ham­ps­hi­re pa­re­cían dar­le un fuer­te em­pu­jón elec­to­ral has­ta ha­ce muy po­co tiem­po. Los re­pu­bli­ca­nos creían que las pa­la­bras de Trump iban al co­ra­zón de los de­mó­cra­tas de ex­tre­ma iz­quier­da, lo que se tra­du­ci­ría en el apo­yo de jó­ve­nes que tie­nen raí­ces de Cu­ba o Ve­ne­zue­la.

Sin em­bar­go, los es­fuer­zos pa­ra ex­pul­sar a Ma­du­ro del Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res se han dis­per­sa­do,

mien­tras que el lí­der de la opo­si­ción res­pal­da­do por Es­ta­dos Uni­dos, Juan Guai­dó, es­tá lu­chan­do pa­ra pre­sio­nar su sa­li­da.

Es­ta reali­dad es­tá cau­san­do cons­ter­na­ción en las co­mu­ni­da­des ve­ne­zo­la­nas y cu­ba­noa­me­ri­ca­nas del sur de la Flo­ri­da. La sen­sa­ción de que Trump in­sis­ta en que Ma­du­ro de­ba ir­se, sin que se lo­gre ese ob­je­ti­vo, no ha si­do tan efi­caz co­mo ha­bía es­pe­ra­do.

Fal­tan 18 me­ses pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos y Flo­ri­da po­dría cam­biar el re­sul­ta­do.

DECEPCIONA POM­PEO

Cur­be­lo, al igual que otros lí­de­res his­pa­nos, ex­pre­só su de­cep­ción con el re­cien­te co­men­ta­rio que hi­zo el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, de que el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se es­tá tra­ba­jan­do con el go­bierno de Mi­guel Díaz-Ca­nel pa­ra tra­tar de que Ma­du­ro se va­ya.

“Di­ría que has­ta ese mo­men­to, el go­bierno lo ha­bía en­ten­di­do bien, pe­ro con ese anun­cio se han equi­vo­ca­do”, co­men­tó Cur­be­lo, un cu­bano-es­ta­dou­ni­den­se que no cree que el li­de­raz­go co­mu­nis­ta de La Ha­ba­na ayu­de a desem­pe­ñar un pa­pel cons­truc­ti­vo.

A me­di­da que Ma­du­ro en­fren­ta­ba desafíos do­més­ti­cos a prin­ci­pios de es­te año, Trump apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de cri­ti­car­lo a tra­vés de un dis­cur­so que le­yó en Flo­ri­da. Se es­ti­ma que exis­ten 200,000 per­so­nas de as­cen­den­cia ve­ne­zo­la­na en ese es­ta­do.

“Se acer­ca un nue­vo día en Amé­ri­ca La­ti­na”, pro­cla­mó Trump en su dis­cur­so en Mia­mi. Des­ta­có la rá­pi­da de­ci­sión de Es­ta­dos Uni­dos de re­co­no­cer a Guai­dó co­mo el le­gí­ti­mo lí­der in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la in­fluen­cian­do a otras na­cio­nes pa­ra que tam­bién lo hi­cie­ran. “En Ve­ne­zue­la y en to­do el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, el so­cia­lis­mo se es­tá mu­rien­do”, di­jo Trump.

Hu­bo un cla­ro tras­fon­do po­lí­ti­co en las pa­la­bras de Trump, ya que pa­re­cía es­ta­ble­cer una co­ne­xión di­rec­ta en­tre Ve­ne­zue­la y el de­ba­te so­bre el so­cia­lis­mo que se desa­rro­lla en la cam­pa­ña del 2020. Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les li­be­ra­les, co­mo el se­na­dor Ber­nie San­ders y la re­pre­sen­tan­te Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, se con­si­de­ran so­cia­lis­tas, aun­que la ma­yo­ría re­cha­za esa eti­que­ta.

“Pa­ra aque­llos que in­ten­tan im­po­ner el so­cia­lis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, nue­va­men­te en­via­mos un men­sa­je muy sim­ple: Es­ta­dos Uni­dos nun­ca se­rá un país so­cia­lis­ta”, ma­ni­fes­tó Trump.

El vo­ce­ro de la cam­pa­ña de Trump, Tim Mur­taugh, di­jo que el equi­po pla­nea se­guir en­fa­ti­zan­do ese pun­to, al que lla­mó un ar­gu­men­to “es­pe­cial­men­te emo­ti­vo” en Flo­ri­da. Mur­taugh agre­gó: “Nun­ca se­rá un error de­fen­der la li­ber­tad con­tra la ti­ra­nía”.

RU­BIO, EL CON­SE­JE­RO DE TRUMP

Si bien el pre­si­den­te ha di­cho que to­das las op­cio­nes es­tán so­bre la me­sa, al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos quie­ren que la ad­mi­nis­tra­ción de Trump adop­te una pos­tu­ra más com­ba­ti­va. El ex­se­na­dor de Flo­ri­da Mel Mar­tí­nez de­cla­ró que le gus­ta­ría una ame­na­za más creí­ble que con­lle­ve una ac­ción mi­li­tar.

“Creo que la re­tó­ri­ca ha si­do más enér­gi­ca que las ac­cio­nes”, sos­tu­vo Mar­tí­nez, un re­pu­bli­cano que hu­yó de Cu­ba en 1962.

El se­na­dor Mar­co Ru­bio, quien re­cien­te­men­te via­jó con el pre­si­den­te en el Air For­ce One y lo es­tá ase­so­ran­do so­bre Ve­ne­zue­la, re­cor­dó que Trump reac­cio­nó brus­ca­men­te después de en­te­rar­se de que un ofi­cial de la opo­si­ción ha­bía si­do arres­ta­do por el ré­gi­men dic­ta­to­rial de Ma­du­ro.

El se­na­dor Rick Scott di­jo que la caí­da de Ma­du­ro “no va a ocu­rrir en un día”.

Por lo pron­to, se acer­ca el 2020. Y Ve­ne­zue­la se­rá de­ci­si­va.

Fo­to: reu­ters

El pre­si­den­te Trump du­ran­te un dis­cur­so so­bre la cri­sis ve­ne­zo­la­na en Mia­mi, Flo­ri­da, el pa­sa­do fe­bre­ro.

Fo­to: ap

El se­na­dor Mar­co Ru­bio es fi­gu­ra cla­ve en el di­se­ño de la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de Trump en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.