Una pre­si­den­ta lle­ga­rá pron­to, pe­ro no en el 2020

Seis pre­can­di­da­tas de­mó­cra­tas son eclip­sa­das por co­ber­tu­ras me­diá­ti­cas mas­cu­li­nas: Joe, Ber­nie, Be­to y Pe­te

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - OPINIÓN - Kath­leen Par­ker

LA SA­BI­DU­RÍA que exis­te en mi círcu­lo ín­ti­mo de he­chi­ce­ros y fuen­tes po­lí­ti­cas me di­cen que la primera mu­jer pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos se­rá del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Es­to se de­be a que Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do en su ma­yo­ría un país de cen­tro-de­re­cha y los vo­tan­tes se sen­ti­rían más có­mo­dos con una mu­jer de ten­den­cia con­ser­va­do­ra.

Quien es­tá de acuer­do con es­ta con­je­tu­ra es la re­pu­bli­ca­na Nik­ki Ha­ley, ex­go­ber­na­do­ra de Ca­ro­li­na del Sur y em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos an­te las Na­cio­nes Uni­das.

Mien­tras que la po­si­bi­li­dad de una re­elec­ción de Trump es es­pe­ra­da por los re­pu­bli­ca­nos (por­que la vi­da es ex­tra­ña), los de­mó­cra­tas han lle­na­do su ban­ca de pre­can­di­da­tos una bue­na can­ti­dad de mu­je­res, seis en el úl­ti­mo re­cuen­to, y uno se pre­gun­ta por qué siem­pre ha­bla­mos de hom­bres.

Si só­lo aten­dié­ra­mos la co­ber­tu­ra de los me­dios, uno po­dría pen­sar que los úni­cos can­di­da­tos son Joe, Ber­nie, Be­to y Pe­te.

El he­cho de que esos cua­tro sean co­no­ci­dos por sus nom­bres de pi­la re­ve­la un buen po­si­cio­na­mien­to de mer­ca­do­tec­nia po­lí­ti­ca. Joe Bi­den y Ber­nie San­ders no ne­ce­si­tan pre­sen­ta­ción por­que lle­van años mos­tran­do in­te­rés por la pre­si­den­cia.

Be­to O’Rour­ke es­tre­na su fa­ma. Y el al­cal­de Pe­te But­ti­gieg (South Bend, In­dia­na) es muy sim­pá­ti­co.

Pe­ro ¿qué pa­sa con Amy, Eli­za­beth, Ka­ma­la, Kirs­ten, Ma­rian­ne y Tul­si?

La se­na­do­ra Amy Klo­bu­char, de Min­ne­so­ta, se­gún se in­for­ma, co­mió una en­sa­la­da con su pei­ne cuan­do un asis­ten­te le en­tre­gó su al­muer­zo sin uten­si­lios de plás­ti­co.

A la se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren, Trump la lla­ma Po­cahon­tas a pe­sar de que en su ADN só­lo lle­va una pe­que­ña frac­ción de san­gre de na­ti­vos ame­ri­ca­nos. El des­pre­cio de Trump es una ver­güen­za da­do el con­si­de­ra­ble in­te­lec­to de Wa­rren, su pa­sión y su do­mi­nio aca­dé­mi­co.

Kirs­ten Gi­lli­brand se­rá re­cor­da­da por pe­dir la des­ti­tu­ción del ex­se­na­dor Al Fran­ken por acu­sa­cio­nes de con­duc­ta se­xual inapro­pia­da. Los de­mó­cra­tas pue­den es­tar sa­tis­fe­chos por sus ac­cio­nes en las ba­ta­llas de #MeToo, pe­ro se­gu­ro que no les gus­tó per­der a uno de sus se­na­do­res fa­vo­ri­tos.

Tul­si Gab­bard es muy po­lé­mi­ca. Ha­ce dos años se reunió con el dic­ta­dor ge­no­ci­da si­rio Bas­har al As­sad y lla­mó te­rro­ris­tas a la opo­si­ción res­pal­da­da por Es­ta­dos Uni­dos.

Ma­rian­ne Wi­lliam­son es una es­pe­cia­lis­ta en au­toa­yu­da, y cla­ro, es ama­da por Holly­wood.

No se des­ani­me, por­que una pre­si­den­ta ven­drá pron­to, pro­ba­ble­men­te en el 2024.

Se­rá ne­gra, in­dia con pa­dres de Pun­jab o es­po­sa con ras­gos su­re­ños.

Fo­to: ap

Nik­ki Ha­ley, exem­ba­ja­do­ra an­te Na­cio­nes Uni­das, en con­fe­ren­cia de pren­sa en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.