Los Rap­tors en­cien­den To­ron­to

Una ciu­dad vin­cu­la­da al hockey so­bre hie­lo se ha con­ver­ti­do en el re­fe­ren­te de la NBA

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - BALONCESTO - Ro­man Stubbs

LA EVO­LU­CIÓN de To­ron­to en una de las ciu­da­des de ba­lon­ces­to más po­de­ro­sas del mun­do dio un pa­so cru­cial y có­mi­co en 1995, cuan­do su fran­qui­cia de ex­pan­sión de la NBA, los Rap­tors, te­nía un año de vi­da.

El ve­te­rano Tracy Mu­rray son­reía mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia la lí­nea de ti­ros li­bres, no por el lo­go­ti­po de di­no­sau­rio de di­bu­jos ani­ma­dos que lle­va­ba en su uni­for­me, sino por­que los fa­ná­ti­cos de su pro­pio equi­po lo es­ta­ban dis­tra­yen­do agi­tan­do con glo­bos de plás­ti­co inflables. Al ter­mi­nar el par­ti­do, Mu­rray di­jo a los re­por­te­ros que si bien ama­ba la ener­gía que trans­mi­tían sus nue­vos fa­ná­ti­cos, les con­mi­na­ba a agi­tar los glo­bos du­ran­te los in­ten­tos de ti­ro de sus opo­nen­tes.

“El pri­mer año fue edu­ca­ti­vo”, ex­pu­so Mu­rray al re­fle­xio­nar so­bre el mo­men­to ac­tual que vi­ve el equi­po.

En ese año, los ju­ga­do­res de los Rap­tors, la ma­yo­ría de los cua­les eran nom­bres fa­mi­lia­res en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro extranjero­s en Ca­na­dá, acu­dían a las es­cue­las pa­ra pre­sen­tar­se an­te los ni­ños, lo que a la pos­tre ter­mi­na­ron por pre­pa­rar a una nue­va ge­ne­ra­ción de fa­ná­ti­cos. Y no só­lo eso, ter­mi­na­ron por ins­pi­rar a una co­se­cha de ado­les­cen­tes que años más tar­de con­ver­ti­rían a To­ron­to en un se­mi­lle­ro de ta­len­to.

Vin­ce Car­ter se con­ver­ti­ría en la primera es­tre­lla del equi­po ca­na­dien­se en un país co­no­ci­do por el hockey.

Los Rap­tors se han con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les fran­qui­cias de la NBA, con un va­lor de 1,700 mi­llo­nes de dó­la­res y el cuar­to en la Li­ga en cuan­to a la asis­ten­cia de afi­cio­na­dos se re­fie­re.

Ade­más, la mar­ca del equi­po se ha con­ver­ti­do en una de las más re­co­no­ci­das en la NBA; los Rap­tors tie­nen un po­de­ro­so em­ba­ja­dor: Dra­ke, el rey del rap na­ci­do en To­ron­to.

Aho­ra, has­ta su uni­for­me se ha con­ver­ti­do en­tre los fa­vo­ri­tos de los afi­cio­na­dos cuan­do an­te­rior­men­te era el haz­me­rreír.

Fo­to: afp

Los afi­cio­na­dos de los Rap­tors se en­cuen­tran en­tre los más apa­sio­na­dos de la Li­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.